LA SUER­TE

La Vanguardia - ES - - CREAR -

Vi­vo aque­ja­do por el sín­dro­me de la ce­re­za. Al in­ten­tar co­ger una de un ces­to, vie­nen con ella otras en­re­da­das. Lo mis­mo me ocu­rre con las ideas, imá­ge­nes o pa­la­bras. Ca­da vez me cues­ta más tra­ba­jo ais­lar los te­mas. Por ello, sos­pe­cho que mi me­mo­ria de­be de ser una gi­gan­tes­ca ba­nas­ta de ce­re­zas. Ha­ce unos días, mi ami­ga Pe­pa Fer­nán­dez me pi­dió que ha­bla­ra en su pro­gra­ma so­bre la suer­te. Eran los días del sor­teo de la lo­te­ría de Na­vi­dad. Me em­pu­jó así a un te­ma inago­ta­ble que ha ob­se­sio­na­do al ser hu­mano a lo lar­go de la his­to­ria. Se tra­ta de un fe­nó­meno muy sim­ple: acon­te­ci­mien­tos que tie­nen sus pro­pias cau­sas se cru­zan y su­ce­den co­sas im­pre­vis­tas. Fui a aque­lla fies­ta por­que es­ta­ba abu­rri­do y en­con­tré a la mu­jer de mis sue­ños, que ha­bía ido allí con su no­vio, pri­mo de la an­fi­trio­na. Per­dí el avión y en el vue­lo si­guien­te coin­ci­dí con un an­ti­guo ami­go, que se iba

EN MU­CHAS CUL­TU­RAS SE NIE­GA LA CA­SUA­LI­DAD Y SE ATRI­BU­YE

A DIOS, AL DESTINO O A RAS­GOS QUE DAN SUER­TE

de va­ca­cio­nes, y me pro­pu­so un fan­tás­ti­co pro­yec­to que ha cam­bia­do mi vi­da. Un con­duc­tor bo­rra­cho aca­bó con la ca­rre­ra de­por­ti­va de un ci­clis­ta pro­me­te­dor que ha­bía sa­li­do a en­tre­nar­se. Lo que re­sul­ta sor­pren­den­te es la di­fi­cul­tad que tie­nen los hu­ma­nos pa­ra ad­mi­tir al­go tan evi­den­te. En to­das las cul­tu­ras se ha in­ten­ta­do ne­gar la ca­sua­li­dad. Se ha afir­ma­do que lo que su­ce­de obe­de­ce a un destino, a un fa­tum, a la moi­ra − que, se­gún Ho­me­ro, hi­la la he­bra de la vi­da hu­ma­na des­de el na­ci­mien­to−, a los de­sig­nios de un dios o a al­gún ras­go es­pe­cial que mar­ca a una per­so­na y le ha­ce te­ner bue­na es­tre­lla o ser ga­fe. El cal­vi­nis­mo lle­gó a de­fen­der la teo­ría de la pre­des­ti­na­ción. Un ni­ño na­cía sal­va­do o con­de­na­do. ¡Eso sí que era es­tar ga­fa­do pa­ra to­da la eter­ni­dad! Una ideo­lo­gía pa­re­ci­da acep­tan quie­nes to­da­vía creen que al­guien tie­ne bue­na suer­te, que atrae las ca­sua­li­da­des afor­tu­na­das. Igual que los que creen en amu­le­tos, con­ju­ros o ri­tua­les. To­das las pa­la­bras que se re­fie­ren a la suer­te tie­nen re­la­ción con los jue­gos de azar. Azar pro­ce­de de una pa­la­bra ára­be que sig­ni­fi­có flor y lue­go de­sig­nó una mar­ca que se ha­cía en la ta­ba, el as­trá­ga­lo, un hue­so an­te­ce­den­te del jue­go de da­dos. En la­tín, ha­bía va­rias pa­la­bras pa­ra in­di­car suer­te. Una de ellas era alea. Cuan­do es­tu­diá­ba­mos la­tín, apren­di­mos que Ju­lio César, pa­ra atra­ve­sar el Ru­bi­cón, gri­tó: “Alea iacta est”. La suer­te es­tá echa­da. Alea, de don­de vie­ne alea­to­rio, se re­fe­ría al jue­go de da­dos, aun­que la pa­la­bra pro­vie­ne de una in­doeu­ro­pea que sig­ni­fi­ca­ba hue­so. Vol­ve­mos a las ta­bas. La eti­mo­lo­gía de suer­te es más cu­rio­sa: de ella de­ri­va sor­ti­ja y con­sor­te, un pro­ce­di­mien­to pa­ra con­fiar al azar el re­par­to de una he­ren­cia. Con­sor­tes eran los que dis­fru­ta­ban del mis­mo lo­te. Lo­te­ría guar­da el re­cuer­do de las pro­pie­da­des re­par­ti­das por azar. ¿Y sor­ti­ja? Pro­ce­de de sor­tí­cu­la, suer­te­ci­lla, por­que eran unos ob­je­tos que se uti­li­za­ban en los jue­gos. El in­glés luck tam­bién de­ri­va­ba del jue­go de azar. Te­nía ra­zón en lo de las ce­re­zas. Pen­sa­ba ha­blar­les de si hay per­so­nas con suer­te y per­so­nas des­afor­tu­na­das, si unos na­cen con es­tre­lla y otros es­tre­lla­dos, pe­ro no pue­do ha­cer­lo. Lo de­ja­ré pa­ra la se­ma­na que vie­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.