TES­TI­MO­NIOS

La Vanguardia - ES - - CREAR -

Los tras­tor­nos de la ti­roi­des son muy fre­cuen­tes. He aquí al­gu­nos re­la­tos (nom­bres fic­ti­cios, pa­ra res­pe­tar la in­ti­mi­dad del pa­cien­te). “Te­nía po­co más 20 años y vi­vía un pe­rio­do de mu­cho es­trés. Es­ta­ba me­ti­do en mu­chos asun­tos. Hu­bo un tiem­po en que lle­gué a te­ner dos tra­ba­jos y a ju­gar en dos equi­pos de fút­bol. No sé si es­to pu­do in­fluir. El he­cho es que em­pe­cé a sen­tir­me ace­le­ra­do, ner­vio­so y ten­so. Pe­ro lo peor fue la ta­qui­car­dia por la no­che. Ade­más, co­men­cé a adel­ga­zar de for­ma bru­tal. Pri­me­ro me diag­nos­ti­ca­ron es­trés y lue­go me re­ce­ta­ron me­di­ca­men­tos pa­ra el co­ra­zón. Has­ta que die­ron con el pro­ble­ma: el mé­di­co me di­jo que te­nía un hi­per­ti­roi­dis­mo de li­bro. Po­co se sa­be so­bre las cau­sas: que si la fal­ta de yo­do, la con­ta­mi­na­ción am­bien­tal. Co­mo en la ac­tua­li­dad ya no se ope­ra, me re­ce­ta­ron el yo­do ra­dio­ac­ti­vo, pa­ra re­du­cir el ta­ma­ño de la ti­roi­des. Pe­ro el re­sul­ta­do fi­nal fue que me la ma­cha­ca­ron de­fi­ni­ti­va­men­te. Lle­gué a su­frir el pro­ble­ma in­ver­so: pa­sé a ser hi­po­ti­roi­deo. Me en­gor­dé de gol­pe y sen­tía una me­nor elas­ti­ci­dad mus­cu­lar. Al fi­nal he con­se­gui­do equi­li­brar­me y a to­mar las do­sis ade­cua­das”. ¿Qué sig­ni­fi­ca? En la prác­ti­ca, en cuan­to la pro­duc­ción de TSH se sal­ga de es­tos pa­rá­me­tros, se­gún es­tos cri­te­rios, la ti­roi­des pue­den te­ner un pro­ble­ma. “Hoy se con­si­de­ran co­mo hi­po­ti­roi­deas per­so­nas que has­ta ha­ce só­lo cin­co años es­ta­ban ca­ta­lo­ga­das co­mo nor­ma­les, pe­se a que sus mo­les­tias no des­apa­re­cían. Y que vi­vían con an­gus­tia, pen­san­do que de­bi­do a los años, la vi­da o los ner­vios se es­ta­ban vol­vien­do ra­ras o his­trió­ni­cas”, ex­pli­ca el doc­tor Ve­las­co. Gracias a es­te cam­bio de eva­lua­ción, “des­de ha­ce dos o tres años se es­tá des­cu­brien­do que un por­cen­ta­je ele­va­do de pa­cien­tes diag­nos­ti­ca­dos de sín­dro­me de fa­ti­ga cró­ni­ca o de fi­bro­mial­gia tie­nen en reali­dad un hi­po­ti­roi­dis­mo ocul­to”, co­men­ta es­te ex­per­to. Ser­gio Don­nay, coor­di­na­dor del gru­po de Dé­fi­cit de Yo­do y dis­fun­ción Tiroidea de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de En­do­cri­no­lo­gía y Nu­tri­ción (SEEN), se mues­tra más bien cau­to. “Hay que dis­tin­guir: si ha­bla­mos de hi­po­ti­roi­dis­mo sub­clí­ni­co u ocul­to, no se tie­nen sín­to­mas. En­ton­ces, hay que mi­rar bien los aná­li­sis pa­ra ver si hay al­gu­na dis­fun­ción. En cam­bio, cuan­do se tie­nen sín­to­mas, en­ton­ces sí que la con­fu­sión con otras en­fer­me­da­des es po­si­ble”, pre­ci­sa. “En todo ca­so –ma­ti­za–, lo de cam­biar la hor­qui­lla de los va­lo­res no de­ja de ser una pro­pues­ta, pe­ro ca­da mé­di­co de­be ha­cer sus va­lo­ra­cio­nes, se­gún la pa­to­lo­gía del pa­cien­te. Yo si­go pen­san­do que una TSH de en­tre 4 y 5 es un buen cor­te”. Más allá del de­ba­te, los da­tos de­mues­tran que la ti­roi­des si­gue sien­do un que­bra­de­ro de ca­be­za. Uno de ca­da diez nor­te­ame­ri­ca­nos (un nú­me­ro ma­yor que los con dia­be­tes y cán­cer su­ma­dos) su­fre de es­ta en­fer­me­dad tiroidea y más de la mi­tad de ellos es­tán sin diag­nos­ti­car, se­gún las fuen­tes mé­di­cas ofi­cia­les de EE.UU. “La fre­cuen­cia de hi­po­ti­roi­dis­mo sin diag­nos­ti­car es es­can­da­lo­sa­men­te al­ta, te­nien­do en cuen­ta que es un pro­ble­ma fá­cil de tra­tar”, di­jo Hos­sein Gha­rib, ex­pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de En­do­cri­nó­lo­gos Clí­ni­cos de EE.UU. “No es que el hi­po­ti­roi­dis­mo ha­ya ido a más; es que an­tes,

“Po­co des­pués de los 30 años co­men­cé a adel­ga­zar de for­ma bru­tal. Y es­ta­ba de un hu­mor ines­ta­ble, no­ta­ba un gran can­san­cio, se me ha­bía pues­to el pe­lo feo y te­nía las ma­nos su­da­das. La irri­ta­bi­li­dad era ex­tre­ma, me ha­bía vuel­to muy sus­cep­ti­ble. Pe­ro lo peor fue la pér­di­da de pe­so: ba­jé has­ta los 50 ki­los. Al mé­di­co le con­té que ha­bía ha­bi­do ca­sos en mi fa­mi­lia de al­gún bro­te ti­roi­deo y en­ton­ces me hi­cie­ron unos aná­li­sis. Su­fría hi­per­ti­roi­dis­mo. El mío afor­tu­na­da­men­te no es un ca­so muy gra­ve. Me han re­ce­ta­do unas sus­tan­cias pa­ra in­hi­bir el ex­ce­so de pro­duc­ción hor­mo­nal. El pro­ble­ma es que los mé­di­cos van un po­co a cie­gas, has­ta que dan con la can­ti­dad exac­ta. El re­sul­ta­do es que ca­da tres me­ses me ten­go que ha­cer un con­trol pa­ra ajus­tar la do­sis”. MÓ­NI­CA “Soy mo­ni­to­ra de ae­ro­bic. Me han diag­nos­ti­ca­do hi­po­ti­roi­dis­mo sub­clí­ni­co au­to­in­mu­ne, pe­ro los mé­di­cos tar­da­ron seis me­ses en en­ten­der lo que me pa­sa­ba. A lo lar­go de es­te pe­río­do me en­gor­dé 10 ki­los, y eso que ha­cía cua­tro ho­ras dia­rias de ae­ro­bic. A es­to se su­mó ce­lu­li­tis, piel se­ca, can­san­cio enor­me, som­no­len­cia, des­ga­nas por todo, ma­la me­mo­ria, tor­pe­za men­tal, in­fla­ma­ción en la gar­gan­ta, inape­ten­cia se­xual, pér­di­da de ma­sa mus­cu­lar . Pri­me­ro me di­je­ron que te­nía que ha­cer más ejer­ci­cio, lue­go me di­je­ron que te­nía anemia. Al fi­nal, un en­do­crino me ex­pli­có el pro­ble­ma que te­nía: era hi­po­ti­roi­dea. Des­de que he re­ci­bi­do tra­ta­mien­to todo ha cam­bia­do. He vuel­to a ser la chi­ca sim­pá­ti­ca, di­ver­ti­da y ri­sue­ña que era. Ha­bía per­di­do mi per­so­na­li­dad”. LIN­DA

sim­ple­men­te, no so­lían ha­cer­se aná­li­sis y, por lo tan­to, no se de­tec­ta­ban ano­ma­lías”, re­ba­te Don­nay. Sea lo que sea, pa­ra cu­rar­se bas­ta­rá asu­mir me­di­ca­men­tos que con­tie­nen la can­ti­dad de hor­mo­na tiroidea que fal­ta. Eso sí: se­rá com­pli­ca­do al­can­zar el equi­li­brio y es re­co­men­da­ble so­me­ter­se a re­vi­sio­nes pe­rió­di­cas. “Nor­mal­men­te, se pres­cri­ben do­sis cre­cien­tes an­tes de en­con­trar el pun­to óp­ti­mo. Una vez que se con­si­ga, en­ton­ces bas­ta­rá ha­cer con­tro­les ca­da seis me­ses o ca­da año de­pen­dien­do de los ca­sos”, ex­pli­ca Don­nay. Hi­per­ti­roi­dis­mo Es­ta al­te­ra­ción es fre­cuen­te en­tre mu­je­res de en­tre 20 y 40 años. La más co­mún se co­no­ce co­mo en­fer­me­dad de Gra­ves. Las cau­sas no es­tán cla­ras. De he­cho, no se ha con­se­gui­do iden­ti­fi­car el fac­tor de­ter­mi­nan­te. De­bi­do a la ex­ce­si­va pro­duc­ción de hor­mo­nas ti­roi­deas, la glán­du­la se vuel­ve hi­per­ac­ti­va. “En es­te ca­so, la ti­roi­des es co­mo un co­che sin freno, se des­bo­ca y ac­túa de for­ma ace­le­ra­da tra­tan­do de pro­du­cir más y más, mul­ti­pli­can­do a su vez el nu­me­ro de cé­lu­las pro­duc­to­ras de hor­mo­nas”, ex­pli­ca Es­te­ban Ve­las­co. Pa­ra en­ten­der­nos, es co­mo si hu­bie­ra un over­boo­king. Es­ta vez, la TSH es más bien ba­ja por­que el cerebro per­ci­be que hay de­ma­sia­da ac­ti­vi­dad y tra­ta (inú­til­men­te) de ce­rrar el gri­fo. A di­fe­ren­cia del hi­po­ti­roi­dis­mo, es­te tras­torno es más pe­li­gro­so, por­que es más di­fí­cil de con­tro­lar y con­lle­va ries­gos de arrit­mias car­dia­cas. Es más fá­cil de de­tec­tar, por­que los sín­to­mas son más vi­si­bles. El tra­ta­mien­to pre­vé eli­mi­nar los ex­ce­sos de pro­duc­ción hor­mo­nal me­dian­te unas sus­tan­cias blo­quea­do­ras, ya que la op­ción qui­rúr­gi­ca (ex­tir­pa­ción) es el úl­ti­mo re­cur­so. Al ca­bo de un tiem­po, si las mo­les­tias per­sis­ten, se pres­cri­be al pa­cien­te to­mar yo­do ra­dio­ac­ti­vo. La idea con­sis­te en so­me­ter a do­sis ba­jas de ra­dia­cio­nes la glán­du­la pa­ra in­ten­tar re­con­du­cir­la. La ti­roi­des re­ten­drá el yo­do con­ta­mi­na­do y así la glán­du­la em­pe­za­rá a des­truir­se, re­du­cir el vo­lu­men y la ac­ti­vi­dad. Tam­bién en es­te ca­so se­rá di­fí­cil de ca­li­brar las do­sis. Y, de he­cho, es muy pro­ba­ble que el pa­cien­te, tras es­ta me­di­ca­ción, cai­ga en la si­tua­ción opues­ta: un dé­fi­cit de pro­duc­ción hor­mo­nal. De al­gu­na ma­ne­ra, pa­ra so­lu­cio­nar un pro­ble­ma se aca­ba crean­do otro. “Si to­ma ra­dio­yo­do, ca­si con ab­so­lu­ta cer­te­za la per­so­na aca­ba­rá sien­do hi­po­ti­roi­dea. Lo cual tam­po­co su­po­ne un pro­ble­ma gra­ve. Es pre­fe­ri­ble un buen hi­po­ti­roi­dis­mo a un mal hi­per­ti­roi­dis­mo. Se lo ase­gu­ro”, re­cuer­da Es­te­ban Ve­las­co. Ya lo han vis­to: ca­da vez que el pa­cien­te ten­ga que en­fren­tar­se a un des­equi­li­brio de la glán­du­la ti­roi­des, de­be­rá asu­mir fár­ma­cos a dia­rio pa­ra com­pen­sar el ni­vel hor­mo­nal. Afor­tu­na­da­men­te, todo tie­ne arre­glo (o ca­si). Acer­tar las can­ti­da­des es com­pli­ca­do, por­que ca­da per­so­na tie­ne su pro­pio me­ta­bo­lis­mo. La ti­roi­des es una glán­du­la ca­pri­cho­sa. Pe­ro, co­mo en las me­jo­res fa­mi­lias, a ve­ces hay que ha­cer­le ca­so a sus ra­bie­tas. Por­que ella, al fi­nal, es la que man­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.