ERRO­RES Y FRA­CA­SOS

La Vanguardia - ES - - SI­PUE­DES -

PRE­GUN­TA | Es­ti­ma­do se­ñor Ca­lle, me lla­mo Na­cho y es­toy al bor­de de los cua­ren­ta años. Ca­da día se me agu­di­za más el sen­ti­do del fra­ca­so y el la­men­tar­me por mis erro­res en dis­tin­tos ám­bi­tos de la vi­da, y eso que no pue­do que­jar­me. A me­nu­do, cuan­do me ator­men­to, me vie­nen a la men­te los erro­res que co­me­tí, les doy mu­chas vuel­tas y me sien­to muy mal. Por otro la­do, tam­bién se me ha in­ten­si­fi­ca­do el mie­do a fra­ca­sar en el tra­ba­jo o en las re­la­cio­nes hu­ma­nas, con la pa­re­ja o ami­gos, y no pa­ro de ob­se­sio­nar­me con es­tos te­mas. ¿Por qué te­me­mos tan­to el fra­ca­so? Me lo pre­gun­to yo y tam­bién bue­na par­te de mis ami­gos, que tam­bién se de­jan do­mi­nar por es­tas ob­se­sio­nes que cau­san an­sie­dad y des­con­cier­to. Le agra­de­ce­ré que com­par­ta con no­so­tros sus acer­ta­dos pun­tos de vis­ta, ya que siem­pre brin­da en­fo­ques pa­ra que ca­da lec­tor pue­da re­fle­xio­nar por su par­te, com-

NO PO­DE­MOS TRIUN­FAR EN TO­DOS LOS ÁM­BI­TOS; EN LA VI­DA HAY ELO­GIOS E IN­SUL­TOS,

ÉXI­TOS Y FRA­CA­SOS

pren­dien­do me­jor cier­tos te­mas. Mu­chas gra­cias y per­mí­ta­me que le en­víe con to­do res­pec­to un abra­zo.

RES­PUES­TA | Es­ti­ma­do Na­cho, te de­vuel­vo ese abra­zo, ex­ten­si­vo tam­bién a tus ami­gos. Va­mos por par­tes, em­pe­ce­mos por los erro­res. To­dos los co­me­te­mos, pe­ro no sir­ve de na­da la­men­tar­se por lo que ya no tie­ne re­me­dio y se­guir ro­yen­do el hue­so de la men­te. Lo que fue, fue y no se pue­de dar mar­cha atrás. Hay que asu­mir­lo y, so­bre to­do, apren­der de los erro­res. No es la­men­tar­se; apren­der es sa­car una en­se­ñan­za y tra­tar de cam­biar nues­tra ac­ti­tud y pro­ce­der. Po­dría­mos de­cir que se tra­ta de la­men­tar­se me­nos de los erro­res y evi­tar­los. Mu­chas per­so­nas se la­men­tan por ellos, pe­ro lue­go, cuan­do tie­nen oca­sión de evi­tar­los, los vuel­ven a co­me­ter, se vuel­ven a arre­pen­tir y, al fi­nal, se con­vier­te en un jue­go neu­ró­ti­co. To­ma cons­cien­cia de tus erro­res, no te la­men­tes, sa­ca el apren­di­za­je ne­ce­sa­rio y evi­ta vol­ver a co­me­ter­los. Mu­chas ve­ces cae­mos en ellos por no te­ner un buen gra­do de en­ten­di­mien­to, otras por tor­pe­za, ne­gli­gen­cia e in­clu­so per­ver­si­dad. En cuan­to al sen­ti­mien­to de fra­ca­so, se ha ins­ta­la­do en es­ta so­cie­dad com­pe­ti­ti­va y agre­si­va la ne­ce­si­dad de triun­far y uno sien­te el fra­ca­so co­mo una amar­ga frus­tra­ción, se an­gus­tia cuan­do no es­tá a la al­tu­ra de las ex­pec­ta­ti­vas. Co­mo si se pu­die­ra te­ner éxi­to en to­do y gus­tar a to­dos. Un sa­bio ada­gio re­za: “El que fra­ca­sa una vez se de­cep­cio­na; el que fra­ca­sa tres ve­ces es un maes­tro”. ¿Quién no fra­ca­sa en uno u otro ám­bi­to? Na­die pue­de con­se­guir to­do lo que quie­re o se pro­po­ne, na­die es Su­per­man y hay que acep­tar que la vi­da se com­po­ne de éxi­tos y fra­ca­sos, triun­fos y de­rro­tas, ga­nan­cias y per­di­das, elo­gios e in­sul­tos. Del mis­mo mo­do que hay que apren­der de los erro­res, tam­bién de los fra­ca­sos. La ac­ti­tud an­te ellos es muy im­por­tan­te. Se re­quie­re hu­mil­dad y acep­ta­ción. To­dos de­be­ría­mos cul­ti­var la ecua­ni­mi­dad, man­te­ner el áni­mo se­reno, es­ta­ble y equi­li­bra­do an­te las vi­ci­si­tu­des de la vi­da. Co­mo in­sis­to en mi re­la­to El fa­quir, so­mos co­mo fu­nám­bu­los en es­ta vi­da y te­ne­mos que apren­der a re­equi­li­brar­nos cuan­do nos des­equi­li­bra­mos. Lo real­men­te gra­ve es no ser su­fi­cien­te­men­te hu­ma­nos y amo­ro­sos con nues­tros fra­ca­sos. Siem­pre ten­go pre­sen­te aque­llo a lo que ex­hor­ta­ba Bu­da: “Men­te cla­ra, co­ra­zón com­pa­si­vo”.

Ilus­tra­ción

Pa­blo Amar­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.