CA­LI­GRA­FÍA MILENARIA

La Vanguardia - ES - - SIPUEDES -

La pa­la­bra ca­li­gra­fía en ja­po­nés se di­ce sho­do, que sig­ni­fi­ca “el ca­mino de es­cri­bir”. Eso es lo que in­ten­ta trans­mi­tir Miho­ko Ono en las cla­ses de ca­li­gra­fía ja­po­ne­sa que im­par­te en los ta­lle­res que or­ga­ni­za Casa Asia, en Bar­ce­lo­na, que tam­bién ha he­cho ta­lle­res de ca­li­gra­fía chi­na, in­dia y per­sa. “Es un ca­mino, y la téc­ni­ca es prac­ti­car­la to­dos los días. Es un ar­te de es­cri­bir y, co­mo to­das las ar­tes, no se aca­ba nun­ca: es ha­cer un ca­mino pa­ra per­fec­cio­nar­nos a no­so­tros mis­mos”. La ca­li­gra­fía chi­na es un ar­te mi­le­na­rio que des­ta­ca tan­to en su ver­tien­te co­mo es­cri­tu­ra co­mo en una ver­tien­te más grá­fi­ca, co­mo re­pre­sen­ta­ción sim­bó­li­ca y ar­te abs­trac­to. A lo lar­go de los si­glos ha si­do uno de los pi­la­res del ar­te chino, y pa­só a for­mar par­te de las cul­tu­ras de Ja­pón, Co­rea y otros paí­ses del Sud­es­te Asiá­ti­co, que desa­rro­lla­ron sus pro­pias es­cue­las y es­ti­los. “La es­cri­tu­ra chi­na lle­gó al Ja­pón en el si­glo V, y allí se mo­di­fi­có el es­ti­lo kan­ji, de Chi­na, con el ka­na, de Ja­pón”, ex­pli­ca Ono, que de­ta­lla có­mo vi­ven en su país el apren­di­za­je de es­te ar­te. “Los ja­po­ne­ses apren­de­mos a es­cri­bir en el co­le­gio, pe­ro, ade­más, con­si­de­ra­mos que apren­der a es­cri­bir con pin­cel y tin­ta so­bre pa­pel ja­po­nés es una ma­ne­ra de edu­car pa­ra com­por­tar­se, co­no­cer­nos, en­ten­der el ar­te, en­con­trar la ar­mo­nía y apren­der la vi­da mis­ma”. Ex­pli­ca que en la ca­li­gra­fía ja­po­ne­sa hay tres ma­ne­ras de es­cri­bir: “El kais­ho es la for­ma es­tán­dar, el gyos­ho se­mi­cur­si­vo i el sos­ho, el ar­tís­ti­co. Pa­ra ini­ciar­se, hay que apren­der el kais­ho. Hay que sa­ber ha­cer las lí­neas rec­tas con shihit­su, el pun­to de ini­cio, y shuhit­su, de fi­nal. Des­pués el ten, el pun­to; ore, los án­gu­los; ha­ne, el sal­to, y so­ri, la in­cli­na­ción. Sen­tar­se con la es­pal­da rec­ta, ela­bo­rar la tin­ta co­rrec­ta­men­te, co­ger bien el pin­cel, la mano iz­quier­da en la par­te iz­quier­da del pa­pel, y con­cen­trar­se. Yo les ofrez­co tran­qui­li­dad y paz y uso la mú­si­ca pa­ra crear un am­bien­te ar­mó­ni­co”. La ma­yo­ría de sus alum­nos son per­so­nas in­tere­sa­das en la cul­tu­ra ja­po­ne­sa, que es­tán apren­dien­do el idio­ma y quie­ren pro­fun­di­zar. “Bus­can la tran­qui­li­dad, el mo­vi­mien­to cor­po­ral, có­mo en­con­trar el si­len­cio en su in­te­rior... A la ma­yo­ría le gus­ta la pin­tu­ra y quie­ren am­pliar pro­ban­do el pin­cel con tin­ta chi­na, o sim­ple­men­te quie­ren re­la­jar­se des­pués de tra­ba­jar todo el día con el or­de­na­dor”. ¿Por qué cree que tie­ne tan­to éxi­to la ca­li­gra­fía? Miho­ko Ono con­si­de­ra que a sus alum­nos les gus­ta el tac­to del pin­cel, la tin­ta y el pa­pel, y ase­gu­ra: “Mien­tras se con­cen­tran es­cri­bien­do, pa­re­ce que se ol­vi­dan de todo”. Y cree que la ca­li­gra­fía ja­po­ne­sa ofre­ce mu­chas co­sas a quien la prac­ti­ca: “Ofre­ce la es­té­ti­ca de la pin­ce­la­da, apren­der a es­cri­bir ja­po­nés pro­fun­da­men­te, ofre­ce el enig­ma del ar­te ja­po­nés y la re­la­ja­ción, la paz y la ar­mo­nía”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.