El me­jor ho­ra­rio de tra­ba­jo

Apos­tar por la fle­xi­bi­li­dad, re­du­cir el tiem­po de co­mer o vol­ver al hu­so ho­ra­rio del me­ri­diano de Green­wich. Son al­gu­nas de las pro­pues­tas pa­ra fa­ci­li­tar el ren­di­mien­to laboral

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to José An­drés Ro­drí­guez

Sue­na el des­per­ta­dor a las sie­te de la ma­ña­na. Hay que le­van­tar a los ni­ños, desa­yu­nar rá­pi­do y sa­lir co­rrien­do. A las nue­ve se lle­ga al tra­ba­jo y a las dos to­ca la pau­sa de un par de ho­ras pa­ra co­mer. Y a re­sis­tir has­ta las sie­te, las ocho o… has­ta que el je­fe sal­ga por la puer­ta. Y, al día si­guien­te, vuel­ta a em­pe­zar. Es­te es el ma­ra­tón laboral de mu­chas per­so­nas. Se­gún la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coope­ra­ción y el De­sa­rro­llo (OCDE), los es­pa­ño­les tra­ba­ja­ron una me­dia de 1.690 ho­ras en el 2011. Me­nos que en paí­ses co­mo Gre­cia (2.032) o Hun­gría (1.980), pe­ro más que en la ma­yo­ría de los paí­ses eu­ro­peos con­si­de­ra­dos un mo­de­lo en ma­te­ria de or­ga­ni­za­ción laboral, co­mo Ale­ma­nia (1.413), Di­na­mar­ca (1.522) u Ho­lan­da (1.379). En Es­pa­ña se tra­ba­ja mu­chas ho­ras, pe­ro es­tas son me­nos pro­duc­ti­vas que en los paí­ses eu­ro­peos más avan­za­dos. Co­mo in­di­ca Eu­ros­tat (la ofi­ci­na es­ta­dís­ti­ca de la Unión Eu­ro­pea), la pro­duc­ti­vi­dad por ho­ra de los es­pa­ño­les es de 107,1 pun­tos. Al­go por en­ci­ma de los 100 pun­tos de me­dia de la UE, aun­que le­jos de los 124,8 pun­tos de Ale­ma­nia o los 132,5 de Bél­gi­ca. ¿Por qué los es­pa­ño­les tra­ba­jan 277 ho­ras más que los ale­ma­nes pe­ro son me­nos pro­duc­ti­vos? En bue­na par­te, por­que los ho­ra­rios la­bo­ra­les no son los más ade­cua­dos pa­ra fa­ci­li­tar el ren­di­mien­to. En ge­ne­ral, se em­pie­za a tra­ba­jar al­go más tar­de que en mu­chos paí­ses del en­torno, se pa­ra de­ma­sia­do tiem­po pa­ra co­mer y se pro­lon­ga la jor­na­da en ex­ce­so. Co­mo se­ña­la Nu­ria Chin­chi­lla, pro­fe­so­ra del Iese, la es­cue­la de di­rec­ción de em­pre­sas de la Uni­ver­si­dad de Navarra, “nos re­gi­mos por lo que yo lla­mo el ‘ho­ra­rio re­li­gio­so’: en­tras cuan­do Dios man­da y sa­les cuan­do Dios quie­re”. El tra­di­cio­nal pre­sen­tis­mo laboral, con­sis­ten­te en per­ma­ne­cer en el pues­to de tra­ba­jo las ho­ras que ha­ga fal­ta pa­ra dar la im­pre­sión de que se es­tá im­pli­ca­do con la em­pre­sa, aun­que se rin­da a me­dio gas, es un há­bi­to que no aca­ba de des­apa­re­cer. “Hay quien de­ja la cha­que­ta en la si­lla pa­ra si­mu­lar que es­tá en la ofi­ci­na. Mu­chos em­plea­dos, y mu­chos je­fes, creen que el que pa­sa más tiem­po en la em­pre­sa es­tá más com­pro­me­ti­do. Pe­ro si es­tás mu­chas ho­ras, te can­sas más, eres me­nos crea­ti­vo, te que­mas y pier­des sa­lud. Tra­ba­jas más tiem­po pe­ro rin­des me­nos”. Aun­que hay pre­sen­tis­tas por con­vic­ción y pre­sen­tis­tas por obli­ga­ción, cu­yos je­fes tuer­cen el ges­to si los em­plea­dos sa­len de la em­pre­sa, a su jui­cio, de­ma­sia­do pron­to. “El pro­ble­ma del pre­sen­tis­mo es que te con­cen­tras me­nos por­que sa­bes que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.