LA EX­CU­SA DE LA IN­TUI­CIÓN FE­ME­NI­NA

Pa­ra al­gu­nos siem­pre ha si­do un ra­dar im­pla­ca­ble, una ca­pa­ci­dad es­pe­cial de ellas pa­ra des­ci­frar có­di­gos aje­nos. Lle­gó la ho­ra de rom­per el mi­to: hom­bres y mu­je­res se pa­re­cen más de lo que di­fie­ren, pe­ro nos fas­ci­nan las di­fe­ren­cias. ¿Quién in­ven­tó la con

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO -

hom­bres y mu­je­res tie­nen que ver con el sis­te­ma hor­mo­nal y re­pro­duc­tor, las di­fe­ren­cias cog­ni­ti­vas son mar­gi­na­les. Por de­cir­lo de otra ma­ne­ra, tie­nen mu­cha más in­ci­den­cia las di­fe­ren­cias cul­tu­ra­les en­tre hom­bres y mu­je­res que las de se­xo”.

Llá­me­lo in­tui­ción... o sen­si­bi­li­dad Así, el es­te­reo­ti­po cul­tu­ral que des­de siem­pre ha acom­pa­ña­do a la in­tui­ción fe­me­ni­na es que es me­jor que la mas­cu­li­na en jui­cios in­ter­per­so­na­les, en las re­la­cio­nes so­cia­les. Hay la creen­cia que ellas des­cu­bren las men­ti­ras de sus pa­re­jas con só­lo mi­rar­les a los ojos, que na­da pue­de es­ca­par del ful­mi­nan­te exa­men del sex­to sen­ti­do fe­me­nino. En reali­dad, se­ría más co­rrec­to ha­blar de sen­si­bi­li­dad, cua­li­dad que fa­ci­li­ta que los jui­cios que ha­cen las mu­je­res sean mu­chas ve­ces co­rrec­tos. No hay más in­tui­ción fe­me­ni­na co­mo tal, sino más sen­si­bi­li­dad pa­ra adi­vi­nar qué pa­sa. Así lo ha es­tu­dia­do Ro­bin Ho­garth, doc­to­ra­do por la Uni­ver­si­dad de Chica­go e in­ves­ti­ga­dor en el cam­po de la to­ma de de­ci­sio­nes, quien ex­pli­ca en el li­bro Edu­car la in­tui­ción: el de­sa­rro­llo del sex­to sen­ti­do (Pai­dós), que las mu­je­res com­pren­den me­jor que los hom­bres las se­ña­les no ver­ba­les. In­ves­ti­ga­cio­nes so­bre es­te ti­po de co­mu­ni­ca­ción han de­mos­tra­do que ellas son me­jo­res le­yen­do y en­ten­dien­do las emo­cio­nes de los que tie­nen a su al­re­de­dor y tam­bién ex­pre­san­do sus pro­pias emo­cio­nes, por ese mo­ti­vo el ra­dar de las men­ti­ras es más ágil en una mu­jer. Ellas son más há­bi­les tam­bién cuan­do se tra­ta de de­tec­tar men­ti­ras, de dis­cer­nir si dos miem­bros de una pa­re­ja es­tán real­men­te enamo­ra­dos o bien fin­gen y adi­vi­nar, con una sim­ple fo­to­gra­fía, qué miem­bro de la pa­re­ja es más con­tro­la­dor, se­gún Da­vid G. Myers, pro­fe­sor de Psi­co­lo­gía del Hope Co­lle­ge de Mi­chi­gan (EE.UU.). La in­tui­ción fe­me­ni­na se si­túa co­mo una cons­truc­ción so­cial, que se ha con­fun­di­do, sin sa­ber­lo, con los sen­ti­mien­tos y la sen­si­bi­li­dad. ¿Pe­ro por qué ellas son más sen­si­bles? Las ra­zo­nes son evo­lu­ti­vas: mien­tras los hom­bres fue­ron se­lec­cio­na­dos por sus des­tre­zas pa­ra la ca­za y la bús­que­da de ali­men­tos, ellas eran las ma­dres, las de­fen­so­ras del ho­gar, las que te­nían que per­ci­bir cual­quier cam­bio en las con­duc­tas de pe­que­ños y adul­tos. “Co­mo ani­ma­les ma­mí­fe­ros que so­mos, es­ta­mos pre­pa­ra­das bio­ló­gi-

SE­RÍA MÁS ADE­CUA­DO HA­BLAR DE SEN­SI­BI­LI­DAD QUE DE IN­TUI­CIÓN

ca­men­te pa­ra el cui­da­do de los hi­jos. El afec­to y los sen­ti­mien­tos son muy im­por­tan­tes pa­ra el co­rrec­to cui­da­do de nues­tros be­bés, es más, si nos es­cu­chá­ra­mos más a no­so­tras mis­mas y de­já­ra­mos al mar­gen el rui­do de la so­cie­dad, sin du­da, se­ría­mos me­jo­res ma­dres”, apun­ta Ca­ro­li­na Pé­rez-Due­ñas, doc­to­ra en Psi­co­lo­gía por la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da. Tam­bién son ra­zo­nes hor­mo­na­les. To­ni Go­mi­la lo atri­bu­ye a las di­fe­ren­cias que no só­lo se ma­ni­fies­tan en las ca­rac­te­rís­ti­cas se­xua­les co­mo la voz, el pe­lo, los pe­chos o la ca­de­ra, sino tam­bién en las ac­ti­tu­des. Así, una ma­dre es más pro­pen­sa a cap­tar qué pa­sa y qué po­dría pa­sar, llá­men­lo in­tui­ción, llá­men­lo sen­si­bi­li­dad. O in­clu­so po­de­mos ha­blar de ra­zo­nes cul­tu­ra­les. Ro­bin Ho­garth pien­sa que esa es­pe­cial sen­si­bi­li­dad de la mu­jer se de­be a la so­cia­li­za­ción, en con­cre­to a una po­si­ción so­cial in­fe­rior de la mu­jer. “En mu­chas so­cie­da­des, pa­ra triun­far, ellas ne­ce­si­tan ob­ser­var có­mo ac­túan los de­más, mien­tras que los miem­bros de los gru­pos ma­yo­ri­ta­rios no sien­ten la mis­ma ne­ce­si­dad de ob­ser­var, se li­mi­tan a ac­tuar, per­dien­do la opor­tu­ni­dad de desa­rro­llar sus des­tre­zas ob­ser­va­cio­na­les”, co­men­ta. Por eso ellas siem­pre han es­ta­do más aten­tas a su al­re­de­dor, per­cep­cio­nes que los hom­bres no tie­nen tan desa­rro­lla­das. Un premio de con­so­la­ción “La in­tui­ción de una mu­jer es más pre­ci­sa que la cer­te­za de un hom­bre”, de­cía el es­cri­tor bri­tá­ni­co Rud­yard Ki­pling. El mis­mo que a prin­ci­pios del si­glo XX apo­ya­ba las cau­sas de la de­re­cha bri­tá­ni­ca y es­cri­bía en con­tra del su­fra­gio fe­me­nino. En épo­ca de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial ya atri­buía la in­tui­ción a la mu­jer y la cer­te­za al hom­bre. ¿Que­ría de­cir Ki­pling que cuan­do las mu­je­res te­nían ra­zón era por pu­ra in­tui­ción? ¿Que si ellas go­za­ban de ra­zón en al­gún asun­to era por su ca­pa­ci­dad in­tui­ti­va? ¿Que cuan­do ellas eran me­jo­res lo eran por­que sí, sin el tra­ba­jo que le re­quie­re a un hom­bre lle­gar a la cer­te­za? “Nun­ca ha­bla­mos de in­tui­ción mas­cu­li­na y es muy in­tere­san­te re­fle­xio­nar so­bre es­ta di­fe­ren­cia de tra­to”, ar­gu­men­ta Da­niel Clo­sa. Pa­ra él, se tra­ta de una tram­pa in­te­lec­tual, un premio de con­so­la­ción pa­ra las mu­je­res, a quie­nes se les im­pi­de con­se­guir re­co­no­ci­mien­to por sus pro­pios mé­ri­tos. No só­lo el in­ves­ti­ga­dor del CSIC ha­ce re­fe­ren­cia a la con­no­ta­ción ne­ga­ti­va que pue­de te­ner el tér­mino, tam­bién los ha­cen las ca­te­drá­ti­cas de Fi­lo­so­fía de la Uni­ver­si­dad de Vi­go Cris­ti­na Ca­run­cho y Pu­ri­fi­ca­ción Ma­yo­bre. Se­gún ellas, iden­ti­dad fe­me­ni­na e in­tui­ción van de la mano a cau­sa de la di­co­to­mía en la que es­tá ba­sa­do todo el pen­sa­mien­to oc­ci­den­tal, en­ten­di­do a tra­vés de bi­no­mios: “Mu­jer-hom­bre, pri­va­do-pú­bli­co, re­pro­duc­ción-pro­duc­ción, cuer­poin­te­lec­to e in­tui­ción-ra­zón”. Así, se han je­rar­qui­za­do his­tó­ri­ca­men­te es­tos tér­mi­nos y el hom­bre se ha aso­cia­do a la es­fe­ra pú­bli­ca, a la pro­duc­ción, al in­te­lec­to y a la ra­zón. La mu­jer, en cam­bio, ha si­do re­le­ga­da a los me­nos pres­ti­gio­sos: ám­bi­to pri­va­do y fa­mi­liar, re­pro­duc­ción, cuer­po… e in­tui­ción. In­tui­ción mas­cu­li­na Son ellas quie­nes, des­de siem­pre y qui­zás por su con­di­ción de ma­dres, han te­ni­do que mos­trar de una for­ma más abier­ta los sen­ti­mien­tos. “Fra­ses co­mo los hom­bres no llo­ran o los hom­bres no de­ben de­jar­se lle­var por sen­si­ble­rías han he­cho que no sea po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to en nues­tra so­cie­dad ha­blar de in­tui­ción mas­cu­li­na”, ex­pli­ca Ca­ro­li­na Pé­rez-Due­ñas. “Es­to no quie­re de­cir que ha­ya hom­bres con mu­cha in­tui­ción y tam­po­co mu­je­res con po­ca”, aña­de. Así, los hom­bres es­tán igual de ca­pa­ci­ta­dos que las mu­je­res pa­ra te­ner in­tui­cio­nes, mos­trar sus emo­cio­nes y no­tar las de los que los ro­dean, aun­que ini­cial­men­te no se fi­jen. Un es­tu­dio con 50 pa­re­jas en una sa­la, de­mos­tró que las mu­je­res en los pri­me­ros diez mi­nu­tos ya ha­bían ave­ri­gua­do (o ima­gi­na­do) la re­la­ción de ca­da pa­re­ja de la ha­bi­ta­ción. Las mu­je­res iden­ti­fi­ca­ron las pa­re­jas que se lle­va­ban bien, las que ha­bían dis­cu­ti­do, cuá­les eran las com­pe­ti­ti­vas o las sim­pá­ti­cas. En el ca­so de los hom­bres, fue bien di­fe­ren­te: ellos bus­ca­ron las en­tra­das y las sa­li­das de emer­gen­cia de la sa­la. Sin que es­te es­tu­dio im­pli­que que los hom­bres no son sen­si­bles, ellos tie­nen otra per­cep­ción del en­torno. Si­mon Ba­ron-Cohen, pro­fe­sor de Psi­quia­tría y Psi­co­lo­gía en la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge y au­tor de La gran di­fe­ren­cia: có­mo son real­men­te los ce­re­bros de hom­bres y mu­je­res (Amat), es par­ti­da­rio de no es­te­reo­ti­par a tra­vés del se­xo: “Hay pa­dres ca­pa­ces de mos­trar emo­cio­nes y em­pa­ti­zar to­tal­men­te con las ne­ce­si­da­des de sus hi­jos, in­clu­so me­jor que una ma­dre”. Se­gún Ro­bin Ho­garth, “los hom­bres pue­den apren­der a al­can­zar los mis­mos ni­ve­les de

LA IN­TUI­CIÓN MAS­CU­LI­NA TAM­BIÉN EXIS­TE, PE­RO HA SI­DO RE­LE­GA­DA

ca­pa­ci­dad de las mu­je­res, es una des­tre­za con­duc­tual que se pue­de me­jo­rar, al igual que otras”. “Evi­den­te­men­te, la pre­sión evo­lu­ti­va ha ido for­jan­do di­fe­ren­cias en­tre hom­bres y mu­je­res a lo lar­go de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad, pe­ro ta­les di­fe­ren­cias no son tan sig­ni­fi­ca­ti­vas co­mo la cul­tu­ra po­pu­lar cree”, apun­ta Al­bert Bar­qué. “Hay que ex­tir­par de nues­tra cul­tu­ra mi­tos, fa­la­cias y falsas creen­cias”. Ellos y ellas se pa­re­cen más de lo que di­fie­ren, pe­ro nos si­guen fas­ci­nan­do esas di­fe­ren­cias. La in­tui­ción se da por igual en hom­bres y mu­je­res, pe­ro ellas tie­nen ma­yor dis­po­si­ción a pro­ce­sar in­for­ma­ción en teo­ría irre­le­van­te pa­ra ana­li­zar y adi­vi­nar. Ellas pres­tan ma­yor aten­ción al detalle. Leen la le­tra pe­que­ña del en­torno, de las son­ri­sas, ges­tos y mi­ra­das que cons­tru­yen su vi­da. Y ellos que­dan to­tal­men­te des­con­cer­ta­dos. Se­ño­res, si todo es cues­tión de de­ta­lles, ha­brá que fi­jar­se más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.