Vein­ti­cua­tro ho­ras en la vi­da de una mu­jer

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO -

“Es­to sig­ni­fi­có pa­ra mí aquel de­sen­can­to, de­sen­can­to que no me con­fe­sé ni en­ton­ces ni más tar­de. Más la in­tui­ción de una mu­jer lo adi­vi­na todo sin ne­ce­si­dad de pa­la­bras, ca­si in­cons­cien­te­men­te. Por­que... ya no me en­ga­ño: si aquel hom­bre me hu­bie­ra abra­za­do y pe­di­do que le si­guie­ra has­ta el fin del mun­do, no ha­bría va­ci­la­do un se­gun­do en des­hon­rar mi nom­bre y el de mis hi­jos; hu­bie­ra par­ti­do con él, des­pre­cian­do la opi­nión de to­das mis amis­ta­des e in­di­fe­ren­te a to­das las con­ve­nien­cias so­cia­les...”. Así ha­bla la dis­tin­gui­da an­cia­na in­gle­sa Mrs. C, en Vein­ti­cua­tro ho­ras en la vi­da de una mu­jer (El Acan­ti­la­do), obra del aus­tria­co Ste­fan Zweig que na­rra la his­to­ria de una mu­jer ca­paz de aban­do­nar a su fa­mi­lia por un jo­ven que co­no­ció años atrás en una sa­la de jue­gos de Mon­te­car­lo. Mrs. C, el per­so­na­je de fic­ción hu­bie­ra re­nun­cia­do a todo por amor, guián­do­se por su in­tui­ción, por una co­ra­zo­na­da. Y se le hu­bie­ra echa­do en ca­ra su con­duc­ta. ¿Ha­bría pa­sa­do lo mis­mo si Zweig hu­bie­ra crea­do un pro­ta­go­nis­ta hom­bre? ¿El au­tor ha­bría re­cu­rri­do a la in­tui­ción o ha­bría ar­gu­men­ta­do la du­ra de­ci­sión?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.