¿MÚ­SI­CA? ¡UN CUERNO!

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - TEX­TO MER­CÈ PAU

Did­ge­ri­doo, yi­da­ki, gin­jun­garg, ebo­ro... Así lla­ma­ban los abo­rí­ge­nes al ins­tru­men­to de vien­to que uti­li­za­ban en sus ce­re­mo­nias. Tam­bién lo re­cu­pe­ró más tar­de Ja­mi­ro­quai a to­que de acid jazz. Hoy se lla­ma Me­gap­ho­ne (me­gá­fono), crea­do pa­ra us­ted, con unas mí­ni­mas va­ria­cio­nes. Hay que via­jar 2.000 años atrás ha­cia la lla­ma­da tie­rra des­co­no­ci­da del sur pa­ra en­con­trar la ins­pi­ra­ción que lle­vó a los di­se­ña­do­res ita­lia­nos Isa­be­lla Lo­ve­ro y En­ri­co Bos a crear su al­ta­voz es­tre­lla. No sir­ve pa­ra to­car mú­si­ca, sino pa­ra au­men­tar las on­das de so­ni­do de un te­lé­fono in­te­li­gen­te. Sí, es cier­to, no es lo mis­mo: es el signo de los tiem­pos. El Me­gap­ho­ne es un am­pli­fi­ca­dor analó­gi­co de di­se­ño, sin elec­tri­ci­dad ni ca­bles, que gracias a su for­ma y la ce­rá­mi­ca de que es­tá he­cho, mol­dea­da por ar­te­sa­nos trans­al­pi­nos, re­ver­be­ra el so­ni­do del dis­po­si­ti­vo y lo dis­tri­bu­ye por todo el es­pa­cio, ya sea mú­si­ca o la voz de una vi­deo­lla­ma­da. El in­ven­to se man­tie­ne ele­va­do y apo­ya­do so­bre un mar­co de ma­de­ra que lo le­van­ta li­ge­ra­men­te pa­ra au­men­tar su vi­bra­ción y op­ti­mi­zar la emi­sión del so­ni­do en una sa­la. Lo en­con­tra­rá en ver­sión blan­ca, ne­gra o re­ves­ti­da de oro de 24 qui­la­tes. Tam­bién mi­ni, de so­bre­me­sa. ¡Al cuerno con la ma­la acús­ti­ca!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.