EN­TRE CO­LES

De acuer­do, igual no es el ali­men­to que me­jor hue­le, ni tam­po­co el más po­pu­lar, pe­ro apar­te de eso, las co­les no dan más que ven­ta­jas: tie­nen pro­pie­da­des an­ti­oxi­dan­tes y an­ti­can­ce­rí­ge­nas... y re­sul­ta que en enero es cuan­do es­tán más sa­bro­sas

La Vanguardia - ES - - CREAR -

Co­li­flor, re­po­llo, de Bru­se­las, bró­co­li y un lar­go et­cé­te­ra que al­can­za a 380 gé­ne­ros y tres mil es­pe­cies de va­rie­da­des de co­les. Sor­pren­den­te. Pe­ro só­lo unas po­cas, muy po­cas, se co­mer­cia­li­zan. Es un ti­po de ver­du­ra que ne­ce­si­ta mu­cha luz pa­ra cre­cer. Aun­que se pue­de com­prar en los mer­ca­dos todo el año, su me­jor mo­men­to es en in­vierno. Ex­per­tos en pro­duc­tos de pro­xi­mi­dad y eco­ló­gi­cos se­ña­lan que enero es un mes pro­pi­cio pa­ra con­su­mir co­les. Son más nu­tri­ti­vas, más sa­bro­sas. Y pue­de ha­cer­se ex­ten­si­vo des­de oto­ño has­ta fi­na­les de in­vierno. Es tem­po­ra­da de co­les, unas ver­du­ras que no pa­san des­aper­ci­bi­das cuan­do se co­ci­nan en casa por su pe­cu­liar olor. Es uno de los olo­res me­nos atrac­ti­vos de la cul­tu­ra gas­tro­nó­mi­ca, se­gún coin­ci­den los que son ex­per­tos y los que no, y es­tá re­la­cio­na­do por su con­te­ni­do en azu­fre. Un aro­ma que re­ve­la pre­ci­sa­men­te unas de las ca­rac­te­rís­ti­cas más in­tere­san­tes de es­te ali­men­to: sus pro­pie­da­des an­ti­can­ce­rí­ge­nas, aun­que tie­ne otros be­ne­fi­cios, así co­mo sus pre­cau­cio­nes por­que no siem­pre es acon­se­ja­ble. Veá­mos­lo por par­tes. Ca­da unas de las va­rie­da­des tie­ne sus ca­rac­te­rís­ti­cas par­ti­cu­la­res. Aun así, tie­nen en co­mún su po­der an­ti­oxi­dan­te, por lo que Ma­riano Bueno, que fue miem­bro de la pri­me­ra Coor­di­na­do­ra de Agri­cul­tu­ra Eco­ló­gi­ca y au­tor de Del huer­to a la des­pen­sa ( RBA Li­bros), acon­se­ja con­su­mir la má­xi­ma va­rie­dad po­si­ble de co­les. “Una de las claves son los glu­co­si­no­la­tos”, re­sal­ta Marta Cuer­vo, ex­per­ta en Cien­cia y Tec­no­lo­gía de los Ali­men­tos y miem­bro del co­mi­té cien­tí­fi­co de Tu Nu­tri­cio­nis­ta, una red de clí­ni­cas de nu­tri­ción. Es­tas sus­tan­cias son las res­pon­sa­bles del sa­bor ca­rac­te­rís­ti­co de es­tas ver­du­ras. A su jui­cio, los glu­co­si­no­la­tos es­tán sien­do in­ves­ti­ga­dos por­que al­gu­nos au­to­res ase­gu­ran que po­seen ac­ti­vi­dad an­ti­can­ce­rí­ge­na. José An­to­nio Vi­lle­gas, ca­te­drá­ti­co de Me­di­ci­na del De­por­te, acla­ra que los com­pues­tos lla­ma­dos glu­co­si­no­la­tos son pre­cur­so­res de bio­mo­lé­cu­las co­mo el sul­fo­ra­fano (1-iso­tio­cia­na­to-4-(me­til­sul­fi­nil)-bu­tano). “En reali­dad se tra­ta de un fi­to­quí­mi­co en es­tu­dio de­bi­do a sus pro­pie­da­des an­ti­mi­cro­bia­nas, an­ti­car­ci­no­gé­ni­cas y qui­mio­pre­ven­ti­vas de­mos­tra­das en ani­ma­les de ex­pe­ri­men­ta­ción. Es­tas pro­pie­da­des se es­tu­dian en re­la­ción con pa­to­lo­gías co­mo de­ter­mi­na­dos ti­pos de cán­cer o la en­fer­me­dad de Par­kin­son”. Por ejem­plo, re­du­ce el nú­me­ro de cé­lu­las de leu­ce­mia lin­fo­blás­ti­ca agu­da en en­sa­yos rea­li­za­dos in vi­tro, se­gún una in­ves­ti­ga­ción pu­bli­ca­da en la re­vis­ta PLoS ONE por cien­tí­fi­cos del Bay­lor Co­lle­ge of Me­di­ci­ne (Es­ta­dos Uni­dos). “Tam­bién se sa­be que au­men­ta las cé­lu­las pro­tec­to­ras del sis­te­ma in­mu­ne lla­ma­das lin­fo­ci­tos in­tra­epi­te­lia­les que es­tán pre­sen­tes en el es­tó­ma­go y en la piel, sien­do la pri­me­ra ba­rre­ra pro­tec­to­ra ca­paz de pro­te­ger­nos de nu­me­ro­sas in­fec­cio­nes”. Por es­tu­dios que no que­de. La BBC se hi­zo eco en agos­to del 2007 de los re­sul­ta­dos de una in­ves­ti­ga­ción pu­bli­ca­da en la re­vis­ta Jour­nal of the Na­tio­nal Can­cer Ins­ti­tu­te, que lle­gó a la con­clu­sión que el con­su­mo re­gu­lar de bró­co­li y co­li­flor po­dría re­du­cir el ries­go de muer­te por cán­cer de prós­ta­ta. El equi­po, for­ma­do por in­ves­ti­ga­do­res del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal del Cán­cer de EE.UU. y de la or­ga­ni­za­ción Can­cer Ca­re On­ta­rio, de To­ron­to, y di­ri­gi­do por Vic­to­ria Kirsch, ase­gu­ra que ya se sa­bía que el bré­col y la co­li­flor con­tie­nen com­pues­tos an­ti­can­ce­rí­ge­nos.

En an­te­rio­res es­tu­dios ya se ha­bía es­ta­ble­ci­do una aso­cia­ción en­tre el con­su­mo de ve­ge­ta­les y una re­duc­ción en el ries­go de cán­cer de prós­ta­ta, pe­ro los re­sul­ta­dos no fue­ron con­clu­yen­tes. Ade­más, mu­chos de ellos no es­tu­dia­ron las for­mas más mor­tí­fe­ras de la en­fer­me­dad. Aún así, los ex­per­tos so­lían acon­se­jar que el me­jor mo­do de re­du­cir el ries­go de cán­cer era se­guir una die­ta equi­li­bra­da con mu­cha fru­ta y ve­ge­ta­les. Así que Vic­to­ria Kirsch y su equi­po en­tre­vis­ta­ron a 1.300 hom­bres. Les pa­sa­ron unos cues­tio­na­rios ali­men­ti­cios en un gru­po de pa­cien­tes diag­nos­ti­ca­dos con cán­cer de prós­ta­ta. Los in­ves­ti­ga­do­res ob­ser­va­ron que el con­su­mo de fru­tas y ve­ge­ta­les en ge­ne­ral no es­ta­ba aso­cia­do con el ries­go de cán­cer de prós­ta­ta, mien­tras que un con­su­mo ele­va­do de ve­ge­ta­les cru­cí­fe­ros y de ho­ja ver­de, es­pe­cial­men­te el bré­col y la co­li­flor, sí es­ta­ba aso­cia­do a una dis­mi­nu­ción en el ries­go de cán­cer de prós­ta­ta agre­si­vo. Una ra­ción se­ma­nal de co­li­flor se aso­ció a una re­duc­ción del 52% y can­ti­da­des si­mi­la­res de bré­col re­du­je­ron el ries­go en un 45%. El con­su­mo de es­pi­na­cas tam­bién pa­re­cía es­tar aso­cia­do a una re­duc­ción en el ries­go, pe­ro los re­sul­ta­dos re­sul­ta­ron no ser sig­ni­fi­ca­ti­vos cuan­do el cán­cer se ha­bía ex­ten­di­do más allá de la prós­ta­ta. Vic­to­ria kirsch co­men­ta que si fi­nal­men­te se des­cu­bre que la aso­cia­ción ob­ser­va­da “es cau­sal, un po­si­ble mo­do de re­du­cir la in­ci­den­cia de es­ta en­fer­me­dad se­ría a tra­vés de pre­ven­ción pri­ma­ria, in­cre­men­tan­do el con­su­mo de bré­col, co­li­flor y, qui­zá tam­bién, es­pi­na­cas”. Se­gún Ch­ris Hi­ley, que fue in­ves­ti­ga­do­ra du­ran­te una dé­ca­da en The Pros­ta­te Can­cer Cha­rity (Reino Uni­do), “otros es­tu­dios han mos­tra­do la im­por­tan­cia po­ten­cial del bré­col y la co­li­flor en la de­fen­sa fren­te al cán­cer de prós­ta­ta”. Sin em­bar­go, “du­ran­te la es­pe­ra de prue­bas de­fi­ni­ti­vas, los hom­bres de­be­rían to­mar a me­nos cin­co ra­cio­nes de fru­ta y ve­ge­ta­les al día”. Un es­tu­dio más re­cien­te, pu­bli­ca­do en oc­tu­bre del 2013 en Pro­cee­dings of the Na­tio­nal Aca­demy of Scien­ces, su­gie­re que el DIM (3,3’-diin­do­lil­me­tano), un com­pues­to de­ri­va­do de ve­ge­ta­les cru­cí­fe­ras co­mo la col, la co­li­flor y el bró­co­li, pue­de pro­te­ger los te­ji­dos nor­ma­les du­ran­te la ra­dio­te­ra­pia con­tra el cán­cer y pre­ve­nir o mi­ti­gar la en­fer­me­dad cau­sa­da por la ex­po­si­ción a la ra­dia­ción. Al me­nos es­ta es la con­clu­sión de los in­ves­ti­ga­do­res de di­cho es­tu­dio del Cen­tro Mé­di­co de la Uni­ver­si­dad de Geor­ge­town, en Was­hing­ton, Es­ta­dos Uni­dos, quie­nes ase­gu­ran que el DIM pro­te­ge a ra­tas y ra­to­nes de do­sis le­ta­les de ra­dia­ción. Aun­que años atrás ya se ha­bía vis­to que es­te com­pues­to tie­ne pro­pie­da­des pre­ven­ti­vas pa­ra el cán­cer, “es­ta es la pri­me­ra in­di­ca­ción de que tam­bién pue­de ac­tuar co­mo un pro­tec­tor de la ra­dia­ción”, des­ta­ca el res­pon­sa­ble del es­tu­dio Eliot Ro­sen, pro­fe­sor de On­co­lo­gía, Bio­quí­mi­ca, Bio­lo­gía Ce­lu­lar y Mo­le­cu­lar y Me­di­ci­na Ra­dio­ló­gi­ca del Lom­bar­di Com­prehen­si­ve Can­cer Cen­ter de la Uni­ver­si­dad de Geor­ge­town. Pa­ra el es­tu­dio, los in­ves­ti­ga­do­res irra­dia­ron a ra­tas con do­sis le­ta­les de ra­yos gam­ma, a la vez que los ani­ma­les fue­ron tra­ta­dos con una in­yec­ción dia­ria de DIM du­ran­te dos se­ma­nas, co­men­zan­do diez mi­nu­tos des­pués de la ex­po­si­ción a la ra­dia­ción. Se­gún Eliot Ro­sen el re­sul­ta­do fue “im­pre­sio­nan­te”: “To­das las ra­tas no tra­ta­das mu­rie­ron, pe­ro más de la mi­tad de los ani­ma­les tra­ta­dos con DIM si­guie­ron vi­vos 30 días des­pués de la ex­po­si­ción a la ra­dia­ción”. Ro­sen aña­de que el DIM tam­bién pro­te­gió si la pri­me­ra in­yec­ción se ad­mi­nis­tró 24 ho­ras an­tes o has­ta 24 ho­ras des­pués de la ex­po­si­ción a la ra­dia­ción le­tal. “Mos­tra­mos que el DIM pro­te­ge la su­per­vi­ven­cia de ra­to­nes irra­dia­dos le­tal­men­te.” José An­to­nio Vi­lle­gas ex­pli­ca que no só­lo pue­de apo­yar en la pre­ven­ción del de­sa­rro­llo de un cán­cer, to­mar co­les tam­bién pue­de ser be­ne­fi­cio­so pa­ra las en­fer­me­da­des del co­ra­zón, así co­mo pa­ra los hue­sos y el sis­te­ma ner­vio­so. Pa­ra los hue­sos por­que su con­te­ni­do en bo­ro pre­vie­ne la pér­di­da de es­tró­ge­nos que ayu­dan a fi­jar el cal­cio en los hue­sos, por lo que es re­co­men­da­ble so­bre todo pa­ra quie­nes su­fran de os­teo­po­ro­sis y ten­gan la me­no­pau­sia. Y pa­ra el sis­te­ma ner­vio­so por su ele­va­do con­te­ni­do en áci­do fó­li­co, con­ve­nien­te pa­ra quie­nes pa­de­cen es­trés. Ade­más, el áci­do fó­li­co es es­pe­cial­men­te im­por­tan­te en las mu­je­res ges­tan­tes, pues­to que in­ter­vie­ne en el de­sa-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.