La glán­du­la ca­pri­cho­sa

La ti­roi­des pro­du­ce unas hor­mo­nas esen­cia­les pa­ra el or­ga­nis­mo, que re­gu­lan el me­ta­bo­lis­mo del cuer­po hu­mano. Cuan­do hay al­te­ra­cio­nes se ma­ni­fies­tan sín­to­mas a me­nu­do di­fí­ci­les de diag­nos­ti­car

La Vanguardia - ES - - CREAR - Tex­to

Pier­gior­gio M. San­dri ¿Se sien­te can­sa­do? A lo me­jor no su­fre de­pre­sión. Ni fi­bro­mial­gia. ¿Se sien­te des­ani­ma­da? Tam­po­co tie­ne que ver con una ma­la ali­men­ta­ción o una anemia. Igual lo que pa­de­ce es un tras­torno de la ti­roi­des. Al oír es­ta pa­la­bra, mu­chos se ha­brán pre­gun­ta­do: ¿y es­to qué es?, ¿pa­ra qué sir­ve? Es­ta pe­que­ña glán­du­la en for­ma de ma­ri­po­sa si­tua­da en la ba­se del cue­llo, jus­to so­bre la trá­quea, desem­pe­ña un pa­pel cla­ve. Ela­bo­ra, al­ma­ce­na y li­be­ra dos hor­mo­nas, las lla­ma­das T4 y la T3, que ac­ti­van el me­ta­bo­lis­mo y re­gu­lan la fun­ción de ca­da ór­gano, te­ji­do y cé­lu­la del cuer­po hu­mano. Las hor­mo­nas ti­roi­deas in­ter­ac­túan a su vez con otras hor­mo­nas: in­su­li­na, cor­ti­sol, es­tró­geno, pro­ges­te­ro­na y tes­tos­te­ro­na. Así, su fun­cio­na­mien­to afec­ta a la fre­cuen­cia car­dia­ca, al ni­vel de co­les­te­rol, al pe­so cor­po­ral, a la fuer­za mus­cu­lar, al es­ta­do de la piel, a la re­gu­la­ri­dad mens­trual y a la me­mo­ria. In­flu­ye en el cre­ci­mien­to, re­gu­la la asi­mi­la­ción de pro­teí­nas, hi­dra­tos de car­bono, gra­sas, vi­ta­mi­nas y la ener­gía que ne­ce­si­ta­mos. Es una glán­du­la un tan­to ca­pri­cho­sa. Cuan­do no fun­cio­na de for­ma ade­cua­da, da lu­gar a una se­rie de pro­ble­mas. Por­que el me­ta­bo­lis­mo ideal no de­be­ría ser ni de­ma­sia­do len­to, ni de­ma­sia­do rá­pi­do. Cuan­do la ti­roi­des se des­ajus­ta, los sín­to­mas son tan am­plios y di­ver­sos se pue­den con­fun­dir con otras en­fer­me­da­des: des­de bron­qui­tis, in­som­nio, dia­rreas, der­ma­ti­tis, am­ne­sias… La ti­roi­des pue­de su­frir va­rias do­len­cias: des­de la apa­ri­ción de nó­du­los has­ta tu­mo­res. Nos va­mos a con­cen­trar en dos pa­to­lo­gías: el hi­po­ti­roi­dis­mo y el hi­per­ti­roi­dis­mo. Hi­po­ti­roi­dis­mo El pri­mer ca­so es el más ha­bi­tual (de 100 pa­cien­tes, un 80% es hi­po­ti­roi­deo, fren­te a un 20% hi­per­ti­roi­deo). El ti­po de tras­torno más co­mún se co­no­ce co­mo en­fer­me­dad de Has­hi­mo­to. Es una en­fer­me­dad au­to­in­mu­ne. Es de­cir, que pa­ra­dó­ji­ca­men­te, la ti­roi­des fun­cio­na bien. Pe­ro las de­fen­sas na­tu­ra­les del cuer­po se con­fun­den y tra­tan a las cé­lu­las de la ti­roi­des co­mo si fue­ran un in­va­sor da­ñino que hay que des­truir. Las hor­mo­nas em­pie­zan a des­cen­der y el cerebro, al de­tec­tar es­te dé­fi­cit, man­da una se­ñal a la glán­du­la di­cién­do­le que tie­ne que pro­du­cir más, pe­ro ella, ata­ca­da, no pue­de. Es­ta aca­ba hin­chán­do­se por el es­fuer­zo sin con­se­guir re­equi­li­brar la si­tua­ción. Es­te pro­ce­so ocu­rre en un pe­rio­do de tiem­po re­la­ti­va­men­te lar­go, lo que com­pli­ca el diag­nós­ti­co. Ade­más, las úl­ti­mas in­ves­ti­ga­cio­nes han de­ter­mi­na­do que cuan­do la ti­roi­des en­fer­ma, co­mien­za a fa­bri­car hor­mo­nas de peor ca­li­dad, de me­nor efec­ti­vi­dad, un tan­to des­ca­fei­na­das. Al­go que es di­fí­cil de­tec­tar me­dian­te un aná­li­sis de san­gre co­rrien­te. Po­co se sa­be so­bre las cau­sas. Pa­ra que se ten­ga una idea, a fi­na­les del si­glo XIX se co­no­cía el ti­roi­des, se sa­bía dón­de es­ta­ba, pe­ro no se sa­bía en ab­so­lu­to pa­ra qué ser­vía. De he­cho, los mé­di­cos iban per­di­dos. Has­ta que en 1874 un ci­ru­jano ope­ró a una per­so­na que te­nía un bul­to enor­me en el cue­llo y lo ex­tir­pó por com­ple­to: aque­llo era el ti­roi­des. Ob­via­men­te, aque­lla per­so­na se pu­so muy mal. Y de ahí empezó a de­fi­nir­se con más pre­ci­sión la pa­to­lo­gía. Se han he­cho va­rias hi­pó­te­sis pa­ra jus­ti­fi­car es­ta en­fer­me­dad de la ti­roi­des. Pue­de ha­ber fac­to­res he­re­di­ta­rios, in­fluen­cia del es­trés, de la con­ta­mi­na­ción am­bien­tal y el ré­gi­men ali­men­ta­rio. Por ejem­plo, una die­ta de­fi­cien­te en yo­do tam­bién pue­de cau­sar es­te pro­ble­ma. En efec­to, el yo­do es un mi­ne­ral que ha­ce las fun­cio­nes de com­bus­ti­ble. Cuan­do con­su­mi­mos po­co, la glán­du­la re­tie­ne las es­ca­sas re­ser­vas y así al­te­ra el fun­cio­na­mien­to. Se si­gue ci­tan­do en las re­vis­tas cien­tí­fi­cas el cé­le­bre via­je de Gre­go­rio Ma­ra­ñón con el rey Al­fon­so XII a Las Hurdes, que era una zo­na po­bre y de­pri­mi­da de Ex­tre­ma­du­ra, don­de la fal­ta de yo­do de­bi­do a una ma­la ali­men­ta­ción pro­du­cía el lla­ma­do bo­cio en­dé­mi­co, es de­cir, una hin­cha­zón de la glán­du­la. Pe­ro ojo: tam­bién una in­ges­ta ex­ce­si­va de yo­do pue­de blo­quear la pro­duc­ción de hor­mo­nas ti­roi­deas. Las ma­ni­fes­ta­cio­nes del hi­po­ti­roi­dis­mo son muy am­plias: di­fi­cul­tad pa­ra ba­jar de pe­so, fra­gi­li­dad de las uñas, se­que­dad del pe­lo y de la piel, can­san­cio, et­cé­te­ra. Es co­mo si pu­sié­ra­mos en un co­che ga­so­li­na con me­nos oc­ta­nos de lo ha­bi­tual: la res­pues­ta del mo­tor no es la co­rrec­ta y no va co­mo de­be­ría. El hi­po­ti­roi­dis­mo lo pa­de­ce en­tre el 2% y el 3% de la po­bla­ción, y es has­ta diez ve­ces más fre­cuen­te en mu­je­res que en hom­bres. Afec­ta al 10% de la po­bla­ción fe­me­ni­na (un 15% a par­tir de los 55 años). Es­to su­po­ne que en Es­pa­ña cer­ca de tres millones de per­so­nas su­fren es­te pro­ble­ma. Sin em­bar­go... ¡la ma­yo­ría de ellas ni lo sa­ben ni son cons­cien­tes de ello! “El 80% tie­ne mo­les­tias y al­te­ra­cio­nes a ve­ces muy im­por­tan­tes y sin diag­nos­ti­car. De ser al­go muy ex­cep­cio­nal, las en­fer­me­da­des ti­roi­deas han em­pe­za­do a ser al­go muy co­ti­diano y en­tre los mé­di­cos se ha­bla de hi­po­ti­roi­dis­mo ocul­to o sub­clí­ni­co”, sos­tie­ne J. Es­te­ban Ve­las­co, del Cen­tro Es­tu­dios Ti­roi­deos de Va­len­cia y uno de los má­xi­mos ex­per­tos del te­ma. ¿Có­mo diag­nos­ti­car el hi­po­ti­roi­dis­mo? Pa­ra en­con­trar la cau­sa exac­ta del pro­ble­ma, se de­be­rá exa­mi­nar la zo­na del cue­llo (con pal­pa­ción), ade­más de las prue­bas de san­gre y, si fue­ra ne­ce­sa­rio, una eco­gra­fía. Has­ta el 2002, los cri­te­rios uti­li­za-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.