Un pa­seo por el di­se­ño del fu­tu­ro

La mo­da ha­lla un gran alia­do en la tec­no­lo­gía pun­ta pa­ra crear di­se­ños in­só­li­tos. La ten­den­cia que per­mi­te la mul­ti­fun­cio­na­li­dad del mo­bi­lia­rio, el no­ma­dis­mo, se con­vier­te en el com­pa­ñe­ro per­fec­to pa­ra nues­tro aje­trea­do es­ti­lo de vi­da. Jo­yas im­pre­sas en 3

La Vanguardia - ES - - SI­PUE­DES -

1930. Ciu­dad ale­ma­na de Ulm. En un au­la de la Hochs­chu­le für Ges­tal­tung –Es­cue­la Su­pe­rior de Di­se­ño, con­si­de­ra­da por al­gu­nos una pro­gre­sión de la tam­bién ger­ma­na Bauhaus–, el di­se­ña­dor in­dus­trial, do­cen­te y teó­ri­co Gui Bon­sie­pe de­fi­nió el con­cep­to de di­se­ño co­mo “ha­cer dis­po­ni­ble un ob­je­to pa­ra una ac­ción efi­caz”. Mu­cho ha llo­vi­do des­de en­ton­ces pa­ra ca­te­go­ri­zar al di­se­ño en una úni­ca afir­ma­ción. Echan­do un vis­ta­zo a las úl­ti­mas ten­den­cias pre­sen­ta­das en las gran­des fe­rias de di­se­ño in­ter­na­cio­na­les y en las pá­gi­nas web a la ca­za de la úl­ti­ma ten­den­cia, la con­clu­sión a la que se lle­ga rá­pi­da­men­te gi­ra en torno al eclec­ti­cis­mo. El di­se­ño abra­za no só­lo una sino nu­me­ro­sas ten­den­cias que des­pun­tan por cu­rio­sas, in­te­li­gen­tes y fun­cio­na­les. Pe­se a abar­car di­ver­sos ám­bi­tos, to­das ellas tie­nen en co­mún el uso de la tec­no­lo­gía pa­ra lo­grar la fun­cio­na­li­dad del ob­je­to di­se­ña­do. Es de­cir, el di­se­ño ac­tual pa­re­ce ser una ale­go­ría de la in­ter­co­nec­ta­da y efer­ves­cen­te so­cie­dad en la que vi­vi­mos. Tal co­mo co­men­ta Ju­lia Weems, di­rec­to­ra del mó­du­lo di­dác­ti­co en mo­da del IED (Is­ti­tu­to Eu­ro­peo di De­sign Bar­ce­lo­na): “Vi­vi­mos ro­dea­dos de di­se­ño to­dos los días, no po­de­mos vi­vir sin él. El di­se­ño y nues­tra per­cep­ción-sen­si­bi­li­dad so­bre él nos per­mi­te de­fi­nir­nos co­mo so­cie­dad, cla­se so­cial, in­di­vi­duos, gru­pos, et­cé­te­ra. Ade­más, ac­tual­men­te hay más con­cien­cia a ni­vel de crea­ción de que el ob­je­ti­vo del di­se­ño ha de lle­gar a to­do el mun­do: en su fa­se de con­cep­ción crea­ti­va el di­se­ño con­tem­pla que más per­so­nas pue­dan dis­fru­tar y usar el pro­duc­to”. Pa­sen y vean el es­ca­pa­ra­te de las co­rrien­tes más so­fis­ti­ca­das del mer­ca­do. Tec­no­lo­gía y cos­tu­ra La al­ta tec­no­lo­gía se une al di­se­ño de mo­da pa­ra crear pro­yec­tos arries­ga­dos, úni­cos e irre­ve­ren­tes. Qui­zás no sean to­da­vía idó­neos pa­ra lu­cir­los en una ce­na de em­pre­sa, pe­ro lo cier­to es que crea­cio­nes co­mo la del di­se­ña­dor ho­lan­dés Dan Roo­se­gaar­de son un au­tén­ti­co pa­ra­dig­ma de có­mo el di­se­ño se fu­sio­na con la reali­dad co­ti­dia­na y so­cial de nues­tros días. In­ti­macy 2.0 es su úl­ti­mo y am­bi­cio­so pro­yec­to que ex­plo­ra la re­la­ción en­tre la mo­da, la tec­no­lo­gía, la sen­sua­li­dad y, co­mo bien in­di­ca su nom­bre, la in­ti­mi­dad. In­te­re­sa­do en crear pren­das con fi­nes no só­lo fun­cio­na­les sino tam­bién de tras­cen­den­cia ar­tís­ti­ca y poé­ti­ca, In­ti­macy 2.0 se tra­ta de un ves­ti­do crea­do con lu­ces led, co­bre y ho­jas smart un tan­to opa­cas que se vuel­ven pau­la­ti­na­men­te trans­pa­ren­tes cuan­do hay un en­cuen­tro cer­cano o per­so­nal con al­guien. “La idea de crear In­ti­macy 2.0 sur­gió fru­to de una llu­via de ideas en una reunión des­pués de la se­ma­na de la mo­da en Vie­na. Aun­que el mun­do de la mo­da ha­bía res­pon­di­do con en­tu­sias­mo a la pri­me­ra ver­sión del pro­yec­to 1.0 –In­ti­macy Black e In­ti­macy Whi­te– ha­bía tam­bién mu­cha con­fu­sión. Tal vez es­to sea una con­se­cuen­cia ló­gi­ca de tra­ba­jar al fi­lo del ar­te, la tec­no­lo­gía y la mo­da. En to­do ca­so, el mun­do de la mo­da no en­tien­de ni com­par­te siem­pre nues­tra vi­sión. No ha­go di­se­ños que si­guen ten­den­cias o se desa­rro­llen en una co­lec­ción. Mis di­se­ños se acer­can más a una vi­sión de fu­tu­ro y, por ello, me des­vío de los tí­pi­cos pro­ce­sos de tra­ba­jo pa­ra adop­tar otros nue­vos”, afir­ma Dan Roo­se­gaar­de. Si­guien­do la mis­ma es­te­la pe­ro me­dian­te pro­ce­sos quí­mi­cos, el di­se­ña­dor es­pa­ñol Ma­nel To­rres en­car­na la co­la­bo­ra­ción en­tre mo­da y cien­cia. Jun­to con la com­pa­ñía de ro­pa Fa­bri­ca e in­ge­nie­ros quí­mi­cos del Im­pe­rial Co­lle­ge de Lon­dres, Ma­nel To­rres ha crea­do un nue­vo con­cep­to de la mo­da que, sin du­da, per­mi­ti­rá a los di­se­ña­do­res crear nue­vas y úni­cas pren­das: la ro­pa en spray. Ins­pi­rán­do­se qui­zás en el body pain­ting –téc­ni­ca que con­sis­te en di­si­mu­lar la des­nu­dez de un cuer­po pin­tan­do so­bre él to­do ti­po de di­bu­jos–, el ma­te­rial es­tá com­pues­to por una mez­cla de pe­ga­men­to, po­lí­me­ros y fi­bras cor­tas. Vie­ne con­cen­tra­do en un ae­ro­sol y se es­par­ce por el cuer­po de­jan­do una ca­pa del­ga­da de ro­pa usa­ble y

Goo­gle Glass es el súm­mum de los com­ple­men­tos tec­no­ló­gi­cos, unas ga­fas neo­fu­tu­ris­tas con las que es po­si­ble rea­li­zar prác­ti­ca­men­te cual­quier idea que pa­se por su men­te. Con una mon­tu­ra que al­ber­ga un mi­cros­có­pi­co y un ca­mu­fla­do or­de­na­dor y me­dian­te ór­de­nes efec­tua­das por voz se pue­de rea­li­zar una vi­deo­con­fe­ren­cia con otra per­so­na; gra­bar un ví­deo; sa­ber que tiem­po ha­ce, qué ru­ta to­mar; qué ho­ra es... Bas­ta con de­cir: “Goo­gle Glass to­ma una fo­to- gra­fía de es­te pai­sa­je” y, co­mo por ar­te de ma­gia, ha­brá fo­to­gra­fía. No só­lo la tec­no­lo­gía elec­tró­ni­ca ocu­pa un pa­pel pro­mi­nen­te en la fu­sión con la mo­da. La bio­tec­no­lo­gía es la otra pro­ta­go­nis­ta. Es­tu­dios de di­se­ño co­mo BioCul­tu­re o Bio­lo­gi­cal Ate­lier in­ves­ti­gan las dis­tin­tas po­si­bi­li­da­des que los mi­cro­or­ga­nis­mos co­mo los hon­gos o el moho pue­den ofre­cer al di­se­ño. El ob­je­ti­vo de la bio­tec­no­lo­gía, por lo tan­to, no es otro que pro­yec­tar una vi­sión sos­te­ni­ble del di­se­ño.

re­mo­vi­ble que pue­de ser la­va­da y usa­da de nue­vo. Otro ejem­plo es la ca­mi­sa Ox­ford, del neo­yor­quino Nat Diss­ton, que se ha con­ver­ti­do en la pren­da de ar­ma­rio fun­da­men­tal pa­ra cual­quier jo­ven adic­to a su te­lé­fono in­te­li­gen­te o ta­ble­ta. ¿Qué tie­ne de in­ge­nio­so es­te clá­si­co y sen­ci­llo di­se­ño? Su re­vés es­tá for­ma­do por una te­la de mi­cro­fi­bras per­fec­ta pa­ra lim­piar cual­quier su­per­fi­cie iri­dis­cen­te. “Sa­qué las ga­fas de la fun­da y em­pe­cé a lim­piar la sal que se ha­bía que­da­do in­crus­ta­da en las co­mi­su­ras con el re­ver­so de mi ca­mi­sa. Me di cuen­ta de que no era el úni­co que lo ha­cía y es­to fue lo que im­pul­só la idea”, di­ce Nat Diss­ton. La ini­cia­ti­va ha si­do to­do un éxi-

to pa­ra los pe­re­zo­sos uni­ver­si­ta­rios y la ca­mi­sa ha que­da­do fue­ra de stock en Vo­yVoy, pá­gi­na web en la que po­día com­prar­se. Tras­hu­man­cia del si­glo XXI: mue­bles mul­ti­fun­cio­na­les Con las re­des so­cia­les y la co­mu­ni­ca­ción sin fron­te­ras gra­cias a in­ter­net, no es ne­ce­sa­rio per­ma­ne­cer sen­ta­do en un es­cri­to­rio pa­ra tra­ba­jar. El no­ma­dis­mo –tér­mino cu­yas raí­ces his­tó­ri­cas pro­vie­nen de la era neo­lí­ti­ca pa­ra de­sig­nar a un gru­po de per­so­nas mi­gran­do de un lu­gar a otro– es hoy un nue­vo es­ti­lo de vi­da que res­ca­ta los prin­ci­pios de nues­tros an­te­pa­sa­dos y los vin­cu­la a la so­cie­dad ac­tual. Li­de­wij Edel­koort y Raf­fae­le Ca­rrie­ri, di­rec­tor de la Ga­le­ria Al­tai en Mi­lán, han si­do los co­mi­sa­rios de una ins­ta­la­ción de re­li­quias pri­mi­ti­vas y di­se­ño de van­guar­dia. ¿El ob­je­ti­vo? Ana­li­zar has­ta qué pun­to la in­fluen­cia y el re­torno del no­ma­dis­mo ha ca­la­do en el es­ti­lo de vi­da con­tem­po­rá­neo de nues­tra so­cie­dad. Co­mo bien cuen­ta Ca­rrie­ri, “aho­ra la tec­no­lo­gía nos ha per­mi­ti­do una co­mu­ni­ca­ción sin ca­bles. Po­de­mos es­tar li­bres de cier­tas ata­du­ras y nos he­mos da­do cuen­ta de que no ne­ce­si­ta­mos una ofi­ci­na o es­cri­to­rio. So­mos to­tal­men­te ca­pa­ces de rein­ven­tar de nue­vo nues­tras vi­das. Las fron­te­ras en­tre el tra­ba­jo y el tiem­po li­bre se des­va­ne­cen, pues so­mos no­so­tros mis­mos quie­nes de­ci­di­mos nues­tras agen­das y prio­ri­da­des”. Los di­se­ños de es­ta ten­den­cia se de­fi­nen, por tan­to, co­mo una sim­bio­sis en­tre lo tra­di­cio­nal y lo con­tem­po­rá­neo; la ar­te­sa­nía y lo in­dus­trial. Ob­je­tos de pro­duc­ción lo­cal con as­pi­ra­cio­nes de ex­pan­sión glo­ba­les que han si­do con­ce­bi­dos ba­jo la idea de la sos­te­ni­bi­li­dad. Así pues, el di­se­ño de in­te­rio­res sir­vién­do­se del no­ma­dis­mo adap­ta el mo­bi­lia­rio de to­da la vi­da a nues­tras cam­bian­tes ne­ce­si­da­des. Buen ejem­plo de ello es La Si­lla Nó­ma­da Nór­di­ca, de Bjar­ke Fre­de­rik­sen, que fun­cio­na co­mo sá­ba­na, si­lla, mo­chi­la, ces­to y es­tan­te­ría. Ro­gier Mar­tens ha crea­do pa­ra Wel­te­vree un ban­co en for­ma de ca­rre­ta con rue­da in­clui­da pa­ra que pue­das mo­ver­lo allá don­de quie­ras. Por su par­te, el es­tu­dio Mo­bi­lia­rio por Den­tro y por Fue­ra Mi­na­le-Mae­das (In­si­de Out Fur­ni­tu­re Mi­na­le-Mae­das) for­ma­do por el ja­po­nés Ku­ni­ko Mae­da y el ita­liano Ma­rio Mi­na­le han crea­do una ga­ma de mue­bles que pue­den di­se­ñar­se en cual­quier lu­gar don­de ha­ya una ta­la­dra­do­ra, un po­co de ma­de­ra y una im­pre­so­ra 3D. Es­tan­te­rías y me­sas es­tán di­se­ña­das con una gran ver­sa­ti­li­dad y fa­ci­li­dad de mon­ta­je, ya que son re­ver­si­bles por am­bas ca­ras. Aun­que, sin du­da al­gu­na, el má­xi­mo ex­po­nen­te del no­ma­dis­mo son las ca­sas por­ta­bles. El con­te­ne­dor­ca­sa con nom­bre Port-a-Bach, di­se­ña­da por los ar­qui­tec­tos Ate­lier­works­hop, o la APH80, con­ce­bi­da por el es­tu­dio ma­dri­le­ño Aba­ton, son al­gu­nos ejem­plos. Es­ta úl­ti­ma es­tá cons­trui­da con una mez­cla de ma­de­ra de abe­to, ma­de­ras so­bran­tes y ce­men­to. Dis­po­ne de 27 m2 en­tre los que se en­cuen­tran una co­ci­na, un ba­ño y una ha­bi­ta­ción do­ble y su pre­cio ron­da los 32.000 eu­ros. El di­cho “via­jar con la ca­sa a cues­tas” es ya to­da una reali­dad. Au­to­pis­tas in­te­li­gen­tes Mien­tras la tec­no­lo­gía de los co­ches avan­za a la ve­lo­ci­dad del ra­yo, po­cas son las in­ver­sio­nes rea­li­za­das en el man­te­ni­mien­to de las vías de cir­cu­la­ción. Se­gún un in­for­me pu­bli­ca­do por la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de la Ca­rre­te­ra, pre­si­di­da por Mi­guel Ma­ría Mu­ñoz (má­xi­mo res­pon­sa­ble de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Trá­fi­co des­de 1988 has­ta 1996), el man­te­ni­mien­to de las ca­rre­te­ras es­pa­ño­las no ha me­jo­ra­do des­de los años ochen­ta. Tal vez la au­to­pis­ta in­te­li­gen­te, el nue­vo e in­no­va­dor pro­yec­to de Dan Roo­se­gaar­de y la em­pre­sa de in­fra­es­truc­tu­ras Hei­mans, lle­gue al­gún día a ha­cer­se reali­dad en nues­tras vías. Es­ta fu­tu­ris­ta idea con­sis­te en ac­tua­li­zar y me­jo­rar tan­to el es­ta­do co­mo la ca­li­dad de las au­to­pis­tas con mar­cas via­les que bri­llan en la

os­cu­ri­dad, lu­ces in­ter­ac­ti­vas, ca­rri­les que fun­cio­nan co­mo re­car­ga pa­ra las ba­te­rías de los co­ches eléc­tri­cos e ico­nos con for­ma de co­po de nie­ve que apa­re­cen en el as­fal­to de las vías cuan­do se pro­du­cen he­la­das. ¿El com­po­nen­te cru­cial del pro­yec­to? Una nue­va pin­tu­ra re­flec­tan­te crea­da por el pro­pio Roo­se­gaar­de pa­ra di­chas mar­cas. Gra­cias a una fór­mu­la si­mi­lar a la uti­li­za­da en los ju­gue­tes pa­ra ni­ños, la luz del sol o los fa­ros de los vehícu­los re­car­gan las mar­cas pa­ra que lue­go es­tas bri­llen has­ta diez ho­ras des­pués de la caí­da del sol. Por el mo­men­to, se tra­ta de un pro­yec­to pi­lo­to que se pro­ba­rá en un tra­mo de 150 me­tros de ca­rre­te­ra en Bra­ban­te, pro­vin­cia ho­lan­de­sa si­tua­da en la fron­te­ra con Bél­gi­ca. Di­se­ños 3D El uni­ver­so de la crea­ción de ob­je­tos me­dian­te la tec­no­lo­gía e im­pre­sión 3D se es­tá con­vir­tien­do en la nue­va ga­lli­na de los hue­vos de oro, ya que ca­da vez son más los di­se­ña­do­res y las em­pre­sas que se unen al mun­do tri­di­men­sio­nal. Oli­ver Ol­mo, di­rec­tor de la Es­cue­la Po­li­téc­ni­ca Fe­de­ral de Lau­sa­na (Sui­za), afir­ma que “en diez o vein­te años ten­dre­mos una es­pe­cie de re­vo­lu­ción en tér­mi­nos de tec­no­lo­gía 3D dis­po­ni­ble pa­ra to­do el mun­do”. Sus prin­ci­pios fun­da­men­ta­les: el 3D no im­pri­me, cons­tru­ye. No es­par­ce tin­ta so­bre pa­pel, va acu­mu­lan­do ma­te­rial ca­pa tras ca­pa has­ta for­mar ob­je­tos. El pri­mer pa­so es di­bu­jar el ob­je­to en un plano tri­di­men­sio­nal pa­ra lo que es ne­ce­sa­rio un pro­gra­ma es­pe­cial. Des­pués de ello, se eli­ge el ma- te­rial con el que se rea­li­za­rá el ob­je­to –has­ta aho­ra se ha uti­li­za­do pa­pel, cho­co­la­te, plás­ti­co y cé­lu­las vi­vas–. A con­ti­nua­ción, se van aña­dien­do ca­pas de di­cho ma­te­rial en un pro­ce­so co­no­ci­do tam­bién con el nom­bre de ma­nu­fac­tu­ra por adi­ción. Las ca­pas tie­nen un gro­sor de una dé­ci­ma de mi­lí­me­tro y, por eso, el pro­ce­so pue­de pro­lon­gar­se más de un día. La re­vo­lu­ción ha lle­ga­do has­ta la NA­SA, dón­de se ha fa­bri­ca­do el pri­mer mo­tor con in­yec­to­res im­pre­sos en plás­ti­cos ABS 3D. Si el pro­yec­to se desa­rro­lla se­gún lo pre­vis­to, el año 2017 par­ti­rá la pri­me­ra ex­pe­di­ción al es­pa­cio equi­pa­da con di­cho mo­tor. La gran ven­ta­ja del di­se­ño por es­te pro­ce­di­mien­to es que gra­cias a su tri­di­men­sio­na­li­dad las crea­cio­nes pue­den es­tar do­ta­das de múl­ti­ples fun­cio­na­li­da­des. Des­de el me­ro di­se­ño de jo­yas, co­mo las ela­bo­ra­das por las mar­cas Sha­pe­ways o Hot Pop Fac­tory, has­ta la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca con la crea­ción de pró­te­sis. Vo­lat­ge es la úl­ti­ma co­lec­ción de al­ta cos­tu­ra pri­ma­ve­ra ve­rano de Iris Van Her­per y to­das sus pren­das han si­do di­se­ña­das a par­tir de la im­pre­sión 3D. Ni­ke tam­bién se ha subido al ca­rro de la ter­ce­ra di­men­sión y ha pre­sen­ta­do sus bam­bas 3D: Va­por La­ser Ta­lon. Pe­ro co­mo no siem­pre es oro to­do lo que re­lu­ce, el pre­cio de di­chas im­pre­sio­nes no es­tá al al­can­ce de cual­quie­ra. Por eso han sur­gi­do tam­bién ini­cia­ti­vas co­mo la es­ta­dou­ni­den­se Dream­box: una es­pe­cie de fo­to­ma­tón que en vez de fo­to­gra­fías a ti­ras im­pri­me di­se­ños en 3D.

Las pren­das In­ti­macy 2.0, que se van vol­vien­do trans­pa­ren­tes cuan­do se pro­du­ce un en­cuen­tro cer­cano con al­guien

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.