Des­pa­ci­to y bue­na le­tra

Te­cla­dos, pan­ta­llas, pan­ta­llas, te­cla­dos... ¿Cuán­to tiem­po ha­ce que no es­cri­be na­da a mano? El gus­to por la ca­li­gra­fía, por el tra­zo, la mar­ca de la tin­ta es­tá en au­ge: cur­si­llos, in­ter­ven­cio­nes en la ca­lle... ¿Uti­li­da­des? Pla­cer, re­la­ja­ción y gus­to por l

La Vanguardia - ES - - SI­PUE­DES - Tex­to Car­men Gi­ró

Tra­ba­ja­mos con el or­de­na­dor, man­da­mos men­sa­jes por Twit­ter y What­sApp, es­cri­bi­mos en Fa­ce­book, con­sul­ta­mos al­go en la ta­ble­ta… Te­cla­dos, pan­ta­llas, te­cla­dos, pan­ta­llas... ¿Cuán­to tiem­po ha­ce que no es­cri­bi­mos na­da a mano? En los úl­ti­mos tiem­pos ha sur­gi­do la ne­ce­si­dad de re­cu­pe­rar el gus­to por co­ger un lá­piz o un pin­cel y crear al­go be­llo aun­que no sea útil ni sus­cep­ti­ble de col­gar en la web. Es­tá cre­cien­do la ten­den­cia de ha­cer cur­sos de ca­li­gra­fía, es­cri­tu­ra y ti­po­gra­fía pa­ra re­cu­pe­rar el sen­ti­do del tac­to a tra­vés de tex­tu­ras, mo­vi­mien­tos y emo­cio­nes que un te­cla­do no pro­por­cio­na. El he­cho es que ca­da vez sur­gen cur­sos más o me­nos re­gla­dos de ca­li­gra­fía ar­tís­ti­ca (gó­ti­ca, in­gle­sa, itá­li­ca…), y tam­bién mo­vi­mien­tos al­ter­na­ti­vos que uti­li­zan es­tas téc­ni­cas pa­ra ha­cer per­for­man­ces en la ca­lle. En esa lí­nea, re­sur­gen tam­bién los cur­sos de ca­li­gra­fía ja­po­ne­sa y chi­na, pa­ra aden­trar­se en la cul­tu­ra asiá­ti­ca. La ca­li­gra­fía ha es­ta­do siem­pre li­ga­da al mun­do aca­dé­mi­co a tra­vés de los es­tu­dios de di­se­ño. Keith Adams, por ejem­plo, es pro­fe­sor de la ma­te­ria en el de­par­ta­men­to de Di­se­ño Grá­fi­co de la es­cue­la Ei­na, de la Uni­ver­si­tat Au­tò­no­ma de Bar­ce­lo­na, e im­par­te cur­sos por to­do el mun­do. En­tre los pro­yec­tos pú­bli­cos que ha lle­va­do a ca­bo des­ta­can la fa­cha­da que pin­tó en la Vi­lla del Li­bro Urue­ña, es­cri­bien­do un ca­pí­tu­lo de El Qui­jo­te. Aho­ra, di­ce, es­te ar­te ha ca­la­do en el gran pú­bli­co. Afron­tar emo­cio­nes “La ca­li­gra­fía me pa­re­ció be­lla, his­tó­ri­ca y ar­tís­ti­ca­men­te su­til, de una for­ma que la cien­cia no po­día cap­tu­rar. Y me fas­ci­nó”. Es­ta fra­se la pro­nun­ció el gu­rú de la tec­no­lo­gía Ste­ve Jobs en su cé­le­bre con­fe­ren­cia en la Uni­ver­si­dad de Stan­ford. Y sir­vió pa­ra ins­pi­rar al pe­da­go­go y fi­ló­so­fo ma­dri­le­ño Je­sús Da­mián Fer­nán­dez So­lís pa­ra ini­ciar un pro­yec­to que des­ta­ca por su no­ve­dad: fo­men­tar emo­cio­nes po­si­ti­vas con ca­li­gra­fía. “Me pu­se ma­nos a la tin­ta –re­cuer­da Fer­nán­dez– y me for­mé du­ran­te más de tres años con ca­lí­gra­fos in­ter­na­cio­na­les, tan­to en ca­li­gra­fía ca­nó­ni­ca co­mo ges­tual. Es­to, uni­do a mi for­ma­ción en edu­ca­ción e in­te­li­gen­cia emo­cio­nal hi­cie­ron que sur­gie­ra es­te pro­yec­to”. Pa­ra es­te pe­da­go­go, la tec­ni­fi­ca­ción de la so­cie­dad ac­tual pro­vo­ca la sa­tu­ra­ción de con­tac­tos y de in­for­ma­ción, con un ti­po de co­mu­ni­ca­ción in­abar­ca­ble. Por eso es ne­ce­sa­rio “bu­cear en nues­tro in­te­rior pa­ra res­ca­tar aque­llos as­pec­tos im­por­tan­tes que nos ha­cen ser y cre­cer co­mo per­so­nas”. La ca­li­gra­fía, el re­cu­pe­rar el tra­zo con la mano pa­ra ha­cer unas pa­la­bras con le­tra gó­ti­ca o in­gle­sa, per­mi­te, se­gún Fer­nán­dez, que mu­chos pro­fe­sio­na­les de dis­tin­tos cam­pos “se en­cuen­tren con­si­go mis­mos y vuel­van a des­cu­brir va­lo­res, ac­ti­tu­des y vir­tu­des tan in­tere­san­tes co­mo la ob­ser­va­ción, la tem­plan­za, el es­fuer­zo, la pa­cien­cia, el si­len­cio, la me­di­ta­ción, la con­cen­tra­ción, el buen gus­to o la be­lle­za”. A tra­vés de la ca­li­gra­fía se re­des­cu­bren los te­so­ros que ofre­ce des­de el pun­to de vis­ta pe­da­gó­gi­co pa­ra desa­rro­llar ac­ti­tu­des po­si­ti­vas. Je­sús Da­mián Fer­nán­dez ofre­ce char­las y ta­lle­res de ini­cia­ción y per­fec­cio­na­mien­to (Ca­li­gra­fia­pe­da­go­gi­ca.blogs­pot. com) y ex­pli­ca: “Ob­via­men­te, no pre­ten­de­mos que los par­ti­ci­pan­tes sal­gan co­mo es­cri­ba­nos al uso sino que se va­yan cons­tru­yen­do y desa­rro­llan­do co­mo per­so­nas a tra­vés de la es­cri­tu­ra”. En el úl­ti­mo año, ha desa­rro­lla­do el ta­ller con gru­pos de adul­tos en ries­go de ex­clu­sión o vul­ne­ra­bi­li­dad so­cial; con jó­ve­nes con com­por­ta­mien­tos con­flic­ti­vos den­tro de las es­cue­las; con mu­je­res adul­tas re­clu­sas, y con mu­je­res par­ti­ci­pan­tes en cur­sos en la Ca­sa de la Mu­jer de Al­co­ben­das. To­dos ellos, se­gún ex­pli­ca Fer­nán­dez, han po­di­do usar la ca­li­gra­fía co­mo he­rra­mien­ta pa­ra com­pren­der sus emo­cio­nes, au­men­tar su au­to­es­ti­ma y re­co­no­cer la im­por­tan­cia del es­fuer­zo, la de­di­ca­ción y la per­se­ve­ran­cia pa­ra con­se­guir lo que se desea. Ha­cer las co­sas con cal­ma Be­go­ña Vi­ñue­la im­par­te cur­sos en Bil­bao (Be­go­vi­nue­la.com) y tam­bién ta­lle­res en or­ga­nis­mos co­mo la Uni­ver­si­dad del País Vas­co, ayun­ta­mien­tos, co­le­gios y aso­cia­cio­nes. Con­si­de­ra que una de las ra­zo­nes del au­ge de es­tas ac­ti­vi­da­des es la so­cie­dad de la in­me­dia­tez. “To­do lo te­ne­mos muy fá­cil. Si nos equi­vo­ca­mos al es­cri­bir le da­mos a la te­cla de des­ha­cer, si ese co­lor no nos

gus­ta con un clic lo te­ne­mos cam­bia­do. Creo que es­ta so­cie­dad de la in­me­dia­tez nos ha lle­va­do a que­rer ha­cer las co­sas con más ca­ri­ño y cal­ma. En la ca­li­gra­fía y en el res­to de ac­ti­vi­da­des ma­nua­les, hay que pen­sar, hay que pla­ni­fi­car y hay que con­cen­trar­se, y, so­bre to­do, dis­fru­tar”. Vi­ñue­la ofre­ce cur­sos anua­les y tam­bién in­ten­si­vos, en los que los alum­nos se po­nen en con­tac­to con mu­chos ti­pos de le­tras (gó­ti­ca, un­cial, in­gle­sa...). “Pri­me­ro les ha­go una bre­ve con­tex­tua­li­za­ción his­tó­ri­ca de la le­tra, les ex­pli­co los ma­te­ria­les, los pa­sos que se­guir y nos po­ne­mos ma­nos a la obra. Siem­pre em­pe­za­mos con un ni­vel prin­ci­pian­te, pa­ra apli­car lo de des­pa­ci­to y con bue­na le­tra”. A su jui­cio hay dos per­fi­les de gen­te que se apun­tan a es­tos cur­sos. Por un la­do, los cu­rio­sos, in­tere­sa­dos y apa­sio­na­dos de la ca­li­gra­fía. “Siem­pre se han vis­to atraí­dos por las le­tras, los tex­tos ma­nus­cri­tos, la pa­la­bra es­cri­ta, pe­ro no ha­bían en­con­tra­do nin­gún es­pa­cio don­de po­der apren­der es­ta dis­ci­pli­na. Nor­mal­men­te no tie­nen na­da que ver con el mun­do ar­tís­ti­co: ten­go alum­nos téc­ni­cos de la­bo­ra­to­rio, ban­que­ros, me­cá­ni­cos... to­dos con una sen­si­bi­li­dad muy es­pe­cial”. Por otro la­do, es­tán los pro­fe­sio­na­les del di­se­ño y la co­mu­ni­ca­ción vi­sual, “que en­tien­den la im­por­tan­cia de la ca­li­gra­fía a la ho­ra de com­po­ner tex­tos o pa­ra te­ner un co­rrec­to cri­te­rio de se­lec­ción ti­po­grá­fi­ca”. Del ofi­cio al ar­te Oriol Mi­ró, in­ge­nie­ro y di­se­ña­dor grá­fi­co (Uri­mi­ro.com), ofre­ce cur­sos de muy di­fe­ren­tes ni­ve­les, tan­to en Es­pa­ña co­mo en el ex­tran­je­ro, y tam­bién ta­lle­res in­ten­si­vos “en los que dor­mi­mos y co­me­mos en­tre plu­mas y tin­ta, y se ha­ce muy cor­to”. Ex­pli­ca que ofre­ce una vi­sión de la ca­li­gra­fía “con mu­cha aten­ción a la ti­po­gra­fía y los es­pa­cia­dos, pe­ro tam­bién muy ar­te­sa­nal, y por eso asis­ten mu­chos di­se­ña­do­res grá­fi­cos y ti­pó­gra­fos, que tra­ba­jan la es­truc­tu­ra y el con­cep­to de la le­tra a tra­vés de la ca­li­gra­fía”. Pe­ro, apar­te de los que es­tán más o me­nos re­la­cio­na­dos pro­fe­sio­nal­men­te con es­ta dis­ci­pli­na, tam­bién asis­te mu­cha otra gen­te: “Vie­nen los que quie­ren ob­te­ner un pla­cer per­so­nal y pa­sar un buen ra­to es­cri­bien­do a mano una le­tra bo­ni­ta. Hay mu­cha gen­te que ha­ce ca­li­gra­fía co­mo hobby. Nos pi­de un ni­vel de aten­ción y de con­cen­tra­ción que di­lu­ye nues­tra per­cep­ción del es­pa­cio y del tiem­po. De re­pen­te, nos en­con­tra­mos es­cri­bien­do a mano un tex­to bo­ni­to, ha­cien­do una le­tra pre­cio­sa y es­for­zán­do­nos en me­jo­rar en ca­da nue­va pa­la­bra”. En eso ra­di­ca, se­gún Oriol Mi­ró, el éxi­to de es­ta dis­ci­pli­na: “La ca­li­gra­fía nos atrae por­que es­tá en la ba­se mis­ma de nues­tra cul­tu­ra. Es­cri­bir a mano es un pla­cer co­mo lo pue­de ser to­car un ins­tru­men­to mu­si­cal. Me­jo­ra nues­tro en­torno y me­jo­ra el ni­vel cul­tu­ral de nues­tra so­cie­dad. En el mun­do ac­tual, bus­ca­mos ata­jos y ar­te­fac­tos pa­ra aho­rrar tiem­po: es más fá­cil te­clear que es­cri­bir a mano. Co­mo con­se­cuen­cia, los te­cla­dos han ele­va­do el es­ta­tus de la ca­li­gra­fía, li­be­rán­do­la de las ta­reas me­cá­ni­cas más pe­sa­das: an­tes era un ofi­cio y aho­ra es un ar­te”. El he­cho de tra­ba­jar con plu­mas, pre­pa­rar el ma­te­rial y las tin­tas, dis­fru­tar de la tex­tu­ra del pa­pel, for­ma par­te del pla­cer de re­cu­pe­rar nues­tras ma­nos co­mo fuen­tes de crea­ción. Y, co­mo ex­pli­ca Mi­ró, el in­te­rés cre­cien­te por la ca­li­gra­fía tam­bién se de­be a la ne­ce­si­dad de ra­len­ti­zar el bom­bar­deo de in­for­ma­ción al que es­ta­mos so­me­ti­dos. “Cuan­do mi­ra­mos una ca­li­gra­fía, ve­mos una per­so­na que ha es­ta­do un tiem­po es­cri­bien­do unas le­tras bien he­chas y, en res­pues­ta, no­so­tros le da­mos un tiem­po de nues­tra aten­ción. Es­te he­cho es ob­vio si com­pa­ra­mos nues­tra reac­ción cuan­do re­ci­bi­mos un so­bre de co­rreos con nues­tro nom­bre y di­rec­ción im­pre­so, o cuan­do lo re­ci­bi­mos es­cri­to a mano con una bue­na le­tra”. Be­go­ña Vi­ñue­la coin­ci­de: “Nos gus­ta ha­cer las co­sas por no­so­tros mis­mos, ver el avan­ce, y va­lo­rar el tiem­po y la de­di­ca­ción que eso ha su­pues­to. Ser ori­gi­na­les, ha­cer al­go que la gen­te nor­mal­men­te no ha­ce. Siem­pre hay al­guien que lo es­cri­be en or­de­na­dor y le que­da di­vino, pe­ro tú lo has es­cri­to a mano, has ele­gi­do la tex­tu­ra del pa­pel, la tin­ta y lo has es­cri­to. Has ex­pre­sa­do al­go con la es­cri­tu­ra. Y co­mo to­do sig­ni­fi­ca, pe­ro no to­do va­le, el buen tra­ba­jo se va­lo­ra”, ana­li­za. Gra­fi­tis con agua Y la ca­li­gra­fía no sir­ve so­la­men­te so­bre el pa­pel. Re­cien­te­men­te, se es­tá po­nien­do de mo­da un ti­po de ac­tua­ción ca­lle­je­ra que usa la téc­ni­ca de la ca­li­gra­fía, pe­ro a gran es­ca­la: los par­ti­ci­pan­tes se cons­tru­yen sus pro­pios pin­ce­les con es­pon­jas y sa­len a la ca­lle a es­cri­bir le­tras de bo­ni­ta fac­tu­ra en las ace­ras o en la fa­cha­da de al­gún edi­fi­cio em­ble­má­ti­co. Al es­ti­lo gra­fi­te­ro, pe­ro sin pin­tu­ra: to­do lo que es­cri­ben lo ha­cen con agua. Se tra­ta de un ar­te efí­me­ro (cu­yas obras des­apa­re­cen ca­si al ins­tan­te) pe­ro to­tal­men­te di­fe­ren­te, en el que se pue­de ver a un gru­po equi­pa­do con cu­bos de agua y pin­ce­les que pa­re­cen es­co­bas, de­jan­do un ras­tro ar­tís­ti­co a su pa­so. El Fes­ti­val Asal­to, en Za­ra­go­za, or­ga­ni­zó el pa­sa­do sep­tiem­bre un ta­ller de ca­li­gra­fía efí­me­ra en el es­pa­cio ur­bano, que, se­gún sus im­pul­so­res, es “uno de los pri­me­ros in­ten­tos de di­vul­gar la prác­ti­ca chi­na del Dis­hu en un con­tex­to Oc­ci­den­tal”. Ac­ti­vi­da­des pa­re­ci­das se han da­do en otras ciu­da­des eu­ro­peas, co­mo es el ca­so de Ams­ter­dam, don­de los par­ti­ci­pan­tes pin­ta­ron con pa­la­bras la fa­cha­da del Ayun­ta­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.