OTRA VE­NE­CIA

La ciu­dad de los ca­na­les atra­pa por la be­lle­za de­ca­den­te, pe­ro su fa­ma es tan gran­de que a ve­ces ago­bia al vi­si­tan­te que pa­sea por el cen­tro. ¿So­lu­ción? Lan­zar­se a des­cu­brir la ca­ra ocul­ta, los ba­rrios don­de vi­ven los ve­ne­cia­nos

La Vanguardia - ES - - SI­PUE­DES - Tex­to Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua

La bar­ca es la ca­sa, di­ce un vie­jo re­frán ve­ne­ciano, una má­xi­ma muy ade­cua­da pa­ra una ciu­dad don­de el agua es a la vez vía de co­mu­ni­ca­ción, enemi­go y ele­men­to bá­si­co. Por­que, al fi­nal, la Se­re­nis­si­ma es ca­si una is­la, siem­pre a mer­ced de las ma­reas. Qui­zá por eso se en­tu­sias­mó con la in­dus­tria de la edi­ción en la épo­ca del Re­na­ci­mien­to, por una ne­ce­si­dad de co­mu­ni­car­se o de tras­cen­der sus lí­mi­tes. De en­tre to­dos los stam­pa­to­ri ve­ne­cia­nos, hay uno que des­ta­ca en es­pe­cial: Al­do Ma­nu­zio, que, en el si­glo XV, a la edad de 40 años, de­ci­dió lan­zar­se al mun­do de la ti­po­gra­fía, pa­ra aca­bar re­vo­lu­cio­nán­do­lo. Pe­ro un di­se­ña­dor de ti­pos tie­ne que ser pri­me­ro un gran ca­lí­gra­fo, ya que nues­tro ce­re­bro me­mo­ri­za e iden­ti­fi­ca las si­lue­tas de las pa­la­bras y, si se pro­du­cen cam­bios brus­cos en las for­mas y las pro­por­cio­nes, se pier­de le­gi­bi­li­dad. Por eso aún hoy se es­tu­dia ca­li­gra­fía en las es­cue­las de di­se­ño. Y por eso Ma- nu­zio in­ven­tó la le­tra cur­si­va, ya que es la que me­jor imi­ta la es­cri­tu­ra ma­nual. En­tre sus ge­nia­li­da­des tam­bién es­tá la crea­ción del li­bro de bol­si­llo, que pu­so los tex­tos al al­can­ce de mu­chos. En las im­pren­tas de Ma­nu­zio tra­ba­ja­ban mu­chos grie­gos, por­que so­bre to­do edi­tó a los clá­si­cos de la an­ti­güe­dad y así evi­ta­ba erra­tas, y por­que en Ve­ne­cia el mes­ti­za­je pro­pio de los gran­des puer­tos siem­pre fue la nor­ma. Mes­ti­za­je, que no mez­cla de cla­ses. Aún hoy en día se pue­de com­pro­bar hu­yen­do del gen­tío que se con­cen­tra en San Mar­co y vi­si­tan­do los ba­rrios po­pu­la­res más vin­cu­la­dos al mar: Ar­se­na­le y Cas­te­llo. Si mi­ra­mos un ma­pa de Ve­ne­cia, ve­re­mos que sus lí­neas re­cuer­dan a un pez. El Ar­se­na­le ocu­pa to­da la co­la, y es uno de aque­llos lu­ga­res don­de aún se es­cu­chan las con­ver­sa­cio­nes de los ve­ci­nos por las ca­lles, se tien­de la ro­pa a se­car a la vis­ta de to­dos cuan­do sa­le el sol y, si el cli­ma acom­pa­ña, se jue­ga a las car­tas en me­si­tas ins­ta­la­das en la puer­ta de las ca­sas. Tam­bién es el lu­gar don­de po­de­mos res­pi­rar un cier­to ai­re bohe­mio, por ejem­plo en Cam­po dei Poz­zi, don­de se reúnen los tras­no­cha­do­res a to­mar la úl­ti­ma grap­pa. Por allí tam­bién es­tá el so­por­tal Zur­lin, el más ba­jo de la ciu­dad, y la ma­jes­tuo­sa en­tra­da al an­ti­guo as­ti­lle­ro del Ar­se­na­le, con cua­tro leo­nes que la guar­dan. El ma­yor, a la iz­quier­da, fue traí­do co­mo un tro­feo de gue­rra en el si­glo XVII y ori­gi­na­ria­men­te guar­da­ba el puer­to del Pi­reo, en Ate­nas. Si sa­li­mos del ba­rrio por la par­te sur, da­re­mos con la Ri­va de­gli Schia­vo­ni, cu­yo nom­bre ha­ce re­fe­ren­cia a los es­la­vos o dál­ma­tas de cuan­do Ve­ne­cia con­tro­la­ba par­te de la cos­ta croa­ta. Hoy atra­can en el mis­mo lu­gar los bo­tes que tras­la­dan a los pa­sa­je­ros de los cru­ce­ros a tie­rra, por lo que a las 10 de la ma­ña­na se con­vier­te en un her-

vi­de­ro que se acon­se­ja evi­tar. A esa ho­ra, y siem­pre hu­yen­do del gen­tío, nos con­vie­ne ir al ba­rrio ju­dío, si­tua­do en el ex­tre­mo opues­to del plano ve­ne­ciano. Allí en­con­tra­re­mos el Cam­po di Ghet­to Nuo­vo, tan gran­de que los cha­va­les jue­gan a pe­lo­ta en él, una ima­gen inusual en es­ta ciu­dad. Al­re­de­dor en­con­tra­re­mos si­na­go­gas y tien­das de co­mi­da kos­her, una ver­da­de­ra in­mer­sión en otra cul­tu­ra sin sa­lir de la ciu­dad. Los ju­díos nun­ca fue­ron muy que­ri­dos aquí, co­mo de­mues­tran El mer­ca­der de Ve­ne­cia, de Sha­kes­pea­re, o la clá­si­ca más­ca­ra de Pan­ta­león de la co­me­dia ve­ne­cia­na, aque­lla que ve­re­mos en las tien­das con una lar­ga y pi­cu­da na­riz. An­tes, in­clu­so se los con­fi­nó en la is­la de Spi­na­lun­ga, re­bau­ti­za­da Giu­dec­ca. Hoy se con­cen­tran allí va­rios ho­te­les muy tran­qui­los de al­to ni­vel, así co­mo un ba­rrio en­te­ro de apar­ta­men­tos de has­ta cua­tro pi­sos de al­tu­ra, muy agra­da­bles pa­ra vi­vir.

Una ima­gen cu­rio­sa del co­ra­zón de Ve­ne­cia: la pla­za San Mar­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.