“A ve ve­ces me pre­gun­to si no me gas­to de­ma­sia­do tiemp tiem­po en­te­rán­do­me de todo lo que es­tá pa­san­do”

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO -

No ocu­rre nun­ca

Es bas­tan­te cier­to

Es ver­dad só­lo en par­te per­de­re­mos, con o sin re­des so­cia­les. Es­tar siem­pre dis­po­ni­ble, siem­pre co­nec­ta­do, no es tan in­tere­san­te co­mo ele­gir cuán­do que­re­mos es­tar dis­po­ni­bles y pa­ra quién”. Andrew Przybyls­ki va in­clu­so más allá. “No es que el FOMO sea al­go ma­lo. Es una ma­ne­ra, pa­ra al­guien de pen­sar: ¿cuá­les son las co­sas que más mie­do me da per­der­me? Y es­to lle­va a la pre­gun­ta esen­cial: ¿qué es lo que real­men­te quie­ro?”. Asi­mis­mo, co­mo se­ña­la Vic­tor Puig, “una ade­cua­da pre­sen­cia en in­ter­net tam­bién nos apor­ta­rá una cier­ta vi­si­bi­li­dad, lo que no­so­tros lla­ma­mos “repu­tación on li­ne”, que se tra­du­ce a me­nu­do en opor­tu­ni­da­des

Es cier­to

Es to­tal­men­te cier­to la­bo­ra­les: un nue­vo em­pleo, un as­cen­so, un nue­vo clien­te, con­tac­tos que nos lle­va­rán más le­jos en lo pro­fe­sio­nal y en lo per­so­nal. Por el con­tra­rio, una vi­si­bi­li­dad exa­ge­ra­da cau­sa­da por la an­sie­dad de es­tar siem­pre pre­sen­te sue­le te­ner efec­tos ne­ga­ti­vos: el que siem­pre es­tá pe­ro apor­ta po­co, aca­ba per­dien­do ese pres­ti­gio”. Así que pue­de ir­se a es­quiar aun­que no ha­ya co­ber­tu­ra. Lue­go, co­mo en el ci­ta­dí­si­mo cuen­to de Au­gus­to Mon­te­rro­so, más tar­de vol­ve­rá a co­nec­tar­se a in­ter­net y des­cu­bri­rá, con asom­bro, que “cuan­do se des­per­tó, el di­no­sau­rio to­da­vía es­ta­ba allí”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.