AMAR

La Vanguardia - ES - - DE LIBRO -

Cuen­ta una his­to­ria per­sa que un es­po­so fue a vi­si­tar a un sa­bio con­se­je­ro y le di­jo que ya no que­ría a su mu­jer, y que pen­sa­ba se­pa­rar­se. El sa­bio le es­cu­chó, le mi­ro a los ojos y so­la­men­te le di­jo una pa­la­bra: “Áme­la”. Y se que­dó en si­len­cio. “Pe­ro es que ya no sien­to na­da por ella”, re­pli­có el ma­ri­do. “Áme­la”, re­pu­so el sa­bio. An­te el des­con­cier­to del jo­ven, el sa­bio con­ti­nuó: “Amar no só­lo es un sen­ti­mien­to, tam­bién es una de­ci­sión. Amar es de­di­ca­ción y en­tre­ga. Amar es un ver­bo y el fru­to de esa ac­ción es el amor. El amor es un ejer­ci­cio de jar­di­ne­ría: arran­que lo que ha­ce da­ño, pre­pa­re el te­rreno, siem­bre, sea pa­cien­te, rie­gue y cui­de. Es­té pre­pa­ra­do por­que ha­brá pla­gas, se­quías o inun­da­cio­nes. Pe­ro a pe­sar de todo eso, ja­más aban­do­ne el jar­dín. Ame a su pa­re­ja, acép­te­la, va­ló­re­la, res­pé­te­la, dé­le afec­to y ter­nu­ra, ad­mí­re­la y com­prén­da­la. Eso es todo: áme­la”. Re­sul­ta in­dis­pen­sa­ble pa­ra re­cu­pe­rar o man­te­ner la com­pli­ci­dad y la com­pe­ne­tra­ción, dos ca­rac­te­rís­ti­cas bá­si­cas pa­ra sa­lir ai­ro­sos de las si­tua­cio­nes de con­flic­to y ten­sión. Exis­ten mu­chos en­tre­na­mien­tos dis­tin­tos, pe­ro su esen­cia po­dría com­pri­mir­se en el co­no­ci­do co­mo en­tre­na­mien­to de las cua­tro ces: ca­be­za, co­ra­zón, ca­ma y com­pro­mi­so. Pa­ra ali­men­tar la pri­me­ra, ne­ce­si­ta­mos de­di­car tiem­po a la co­mu­ni­ca­ción. Dar­nos es­pa­cios pa­ra com­par­tir y con­ver­sar, a po­der ser fue­ra de la iner­cia del día a día, bien sea to­man­do un ca­fé mano a mano en un bar o sim­ple­men­te pa­sean­do. De­di­car un es­pa­cio se­ma­nal pa­ra plan­tear y con­sen­suar de­ci­sio­nes tam­bién re­sul­ta muy útil. Pa­ra cui­dar la se­gun­da c, co­ra­zón, re­sul­ta fun­da­men­tal ver­ba­li­zar de vez en cuan­do lo que sig­ni­fi­ca nues­tro com­pa­ñe­ro pa­ra no­so­tros, re­cor­dar­nos –y re­cor­dar­le– sus cua­li­da­des y to­das aque­llas co­sas que nos gus­tan y va­lo­ra­mos de él o ella. Aun­que lo crea­mos, no todo se da por so­bre­en­ten­di­do. La ter­ce­ra c, ca­ma, sig­ni­fi­ca mu­cho más que lo que su­gie­re la ob­vie­dad. Im­pli­ca desa­rro­llar la ter­nu­ra, el ca­ri­ño, al­go que po­dría lla­mar­se mi­mo­te­ra­pia. En es­te te­rreno en­tran los be­sos –¿cuán­to tiem­po ha­ce que no da­mos o re­ci­bi­mos un beso con to­das las le­tras?– y las ca­ri­cias. Po­de­mos mar­car una ci­ta al mes, ha­cer al­go di­fe­ren­te que nos ayu­de a re­co­nec­tar la in­ti­mi­dad, dan­do es­pa­cio a la piel. Por úl­ti­mo, la cuar­ta c, com­pro­mi­so, lo tie­ne todo que ver con rein­ven­tar­nos, yen­do más allá de nues­tra zo­na de co­mo­di­dad cuan­do sea ne­ce­sa­rio pa­ra vol­ver a re­en­con­trar­nos con el com­pa­ñe­ro. Ga­nar el par­ti­do Lle­ga­dos a es­te pun­to, ca­be apun­tar que la sa­lud de un equi­po se mi­de en ba­se al sen­ti­do de per­te­nen­cia que tie­nen sus miem­bros, ade­más de la so­li­da­ri­dad que ex­pre­san el uno con el otro. Lo que sig­ni­fi­ca que cuan­do uno no lle­ga, el otro to­ma el re­le­vo, y siem­pre tra­tan de so­lu­cio­nar sus di­fe­ren­cias. Com­par­tir va­lo­res, ac­ti­tu­des y prin­ci­pios for­ta­le­ce a un equi­po, de ahí la im­por­tan­cia de cues­tio­nar los pro­pios y po­ner­los en co­mún con el otro miem­bro del tán­dem fa­mi­liar. Una vez es­ta­ble­ci­das las re­glas bá­si­cas del jue­go, vie­ne la par­te di­fí­cil: po­ner­las en prác­ti­ca y ser cons­tan­tes. Eso pa­sa por ha­blar, li­mar, creer, cre­cer y re­cons­truir. A pe­sar del re­to dia­rio que su­po­nen, mu­chas ve­ces, nues­tras cir­cuns­tan­cias y la pa­ter­ni­dad com­par­ti­da. Esa es la úni­ca ma­ne­ra de ga­nar el par­ti­do. El re­sul­ta­do no se mi­de en go­les, ca­nas­tas ni sets. El premio es al­go más in­tan­gi­ble, y es­tá co­nec­ta­do al go­ce de ju­gar. Por­que cuan­do for­ma­mos equi­po con la pa­re­ja, y en­tre­na­mos los su­fi­cien­te, ga­na­mos en so­li­dez, es­ta­bi­li­dad y en ca­pa­ci­dad de amar. Es­te apren­di­za­je nos lle­va a aban­do­nar la creen­cia de que la fe­li­ci­dad de­pen­de de fac­to­res ex­ter­nos. En reali­dad, más allá de nues­tras reac­cio­nes im­pul­si­vas e in­cons­cien­tes, el ver­da­de­ro amor se fun­da­men­ta so­bre la res­pon­sa­bi­li­dad y la cons­cien­cia. Así, ¿a qué es­pe­ra­mos pa­ra ha­cer­nos fans de nues­tro equi­po?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.