ME­MO­RIAS QUE CUEN­TAN

La Vanguardia - ES - - EN CASA -

Mis me­mo­rias Li­bros del si­len­cio Una de las jo­yas del gé­ne­ro. Vi­docq tu­vo una vi­da de no­ve­la, tan­to que ins­pi­ró a gen­te co­mo Vic­tor Hu­go, Bal­zac, Ale­jan­dro Du­mas e in­clu­so al mis­mí­si­mo au­tor de Sher­lock Hol­mes, sir Art­hur Co­nan Doy­le. Pre­sun­to ho­mi­ci­da, mu­je­rie­go, es­pa­da­chín, afi­cio­na­do al al­cohol y los due­los, re­clu­so, con­tra­ban­dis­ta, fu­gi­ti­vo, sol­da­do, es­ta­fa­dor y, fi­nal y asom­bro­sa­men­te, pri­mer je­fe de la Se­gu­ri­dad Na­cio­nal de Fran­cia, su vi­da atra­ve­só la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa, el re­torno a la mo­nar­quía y el im­pe­rio na­po­leó­ni­co. Sus re­fle­xio­nes La his­to­ria de San Mi­che­le Li­bros de Van­guar­dia Es­ta obra fue un best-se­ller des­de su pu­bli­ca­ción en 1929 en nu­me­ro­sas len­guas, el mé­di­co y psi­quia­tra re­pa­sa una vi­da cos­mo­po­li­ta –na­ció en Sue­cia, es­tu­dió y reali­zó sus pri­me­ros tra­ba­jos en Fran­cia, ma­tri­mo­nió con una aris­tó­cra­ta bri­tá­ni­ca y pa­só la ma­yor par­te de su vi­da en Ita­lia– ba­jo la luz de un hu­ma­nis­mo que le lle­vó a preo­cu­par­se por to­dos los se­res vi­vos, in­clui­dos los ani­ma­les. Cre­yen­te, gentle­men, apa­sio­na­do por el ar­te, es­ta edi­ción re­vi­sa­da y ac­tua­li­za­da in­clu­ye frag­men­tos que se cor­ta­ron en la edi­ción es­pa­ño­la tras la Gue­rra Ci­vil. Al oes­te con la no­che Li­bros del As­te­roi­de Ca­li­fi­ca­das en su día co­mo “las otras me­mo­rias de Áfri­ca”, en re­fe­ren­cia a las muy po­pu­la­res de la da­ne­sa Isak Di­ne­sen, Mark­ham fue al­go más que una pio­ne­ra en su épo­ca: fue una mu­jer que hi­zo lo que que­ría, in­clui­do pi­lo­tar so­bre la sa­ba­na de Ke­nia, don­de se crió (for­mó par­te del ser­vi­cio de co­rreos de aquel país) y ser la pri­me­ra pi­lo­to en cru­zar el Atlán­ti­co en so­li­ta­rio. El li­bro fue elo­gia­do por He­ming­way. Una vi­sión na­da co­lo­nial de un con­ti­nen­te que era una co­lo­nia. Éra­mos unos ni­ños Lu­men La can­tan­te nor­te­ame­ri­ca­na ga­nó el premio na­cio­nal de No Fic­ción en es­ta­dos Uni­dos por es­tas me­mo­rias cen­tra­das en la vi­da en co­mún de la ar­tis­ta con el fo­tó­gra­fo Ro­bert Map­plet­hor­pe, con quien per­ma­ne­ció has­ta la muer­te de es­te. La otra pro­ta­go­nis­ta de es­tas pá­gi­nas es la ciu­dad de Nue­va York, epi­cen­tro de todo el mun­do y de todo un mun­do que tran­si­ta­ba el ho­tel Chel­sea, Andy War­hol, Allen Gins­burg, los con­cier­tos, las dro­gas, y tam­bién el si­da. Un can­to de amor a una per­so­na, un lu­gar y una épo­ca. Bar­ce­lo­na, el am­bien­te en la ciu­dad, las co­mi­das en casa y las aven­tu­ras en la ca­lle, la for­ma­ción del es­cri­tor, la lle­ga­da de la mo­der­ni­dad, la bús­que­da de la iden­ti­dad se­xual, el ci­ne, los ami­gos… Un au­tén­ti­co “Con­fie­so que he vi­vi­do”. Me­mo­rias de un li­be­ral psi­co­dé­li­co RBA Es­cri­tor e in­te­lec­tual vi­vi­do y via­ja­do, Luis Ra­cio­ne­ro ob­tu­vo el premio Ga­ziel con es­tas “me­mo­rias in­te­lec­tua­les” que son una cró­ni­ca cul­tu­ral de los úl­ti­mos cua­ren­ta años, des­de su pa­so por la uni­ver­si­dad ca­li­for­nia­na de Ber­ke­ley, en ple­na con­tra­cul­tu­ra y mo­vi­mien­to hippy, a su en­tra­da en la po­lí­ti­ca, pa­san­do por su re­en­cuen­tro con la efer­ves­cen­te Bar­ce­lo­na de los se­ten­ta. Una ex­pe­rien­cia vi­tal y una tra­yec­to­ria atí­pi­cas con mu­cho que con­tar. Los círcu­los mo­ra­dos. Me­mo­rias I Lu­men Es­cri­tor y di­plo­má­ti­co, Ed­wards ha te­ni­do pri­vi­le­gia­do ac­ce­so du­ran­te su vi­da a nu­me­ro­sas per­so­na­li­da­des del mun­do po­lí­ti­co y cul­tu­ral, co­mo Pablo Ne­ru­da, quien apa­re­ce en es­tas pá­gi­nas en las que el au­tor re­crea tam­bién la vi­da de la bur­gue­sía chi­le­na en los años cua­ren­ta y cin­cuen­ta y los con­flic­tos ideo­ló­gi­cos tras la lle­ga­da de Sal­va­dor Allen­de al po­der. Fulls de con­tac­tes. Me­mò­ries Edi­cions 62 Mu­cha iro­nía y mu­cha sa­bi­du­ría pa­ra re­tra­tar la Bar­ce­lo­na de una épo­ca, la de los trans­for­ma­do­res años se­sen­ta, es lo que ha­cen par­ti­cu­lar­men­te atrac­ti­vas las me­mo­rias de es­te fo­tó­gra­fo que cap­tó pri­me­ro con su cá­ma­ra y lue­go con sus pa­la­bras el fi­nal de una épo­ca. Otras me­mo­rias fo­to­li­te­ra­rias son las de Fran­cesc Ca­ta­là-Ro­ca, Im­pres­sions d’un fo­tò­graf. Me­mò­ries ( Edi­cions 62), quien ha­ce aco­pio de re­cuer­dos, anéc­do­tas e im­pre­sio­nes de lo vi­vi­do a tra­vés de la cá­ma­ra, que fue mu­cho. La ma­ri­na­da sempre arri­ba Co­lum­na Foix na­ció a prin­ci­pios de los cua­ren­ta en Ro­ca­fort de Vall­bo­na, un pe­que­ño pue­blo al que aho­ra ha re­gre­sa­do, tan­tos años des­pués, pa­ra ha­cer no un ejer­ci­cio de nos­tal­gia, sino de re­cons­truc­ción. Mu­chas son las co­sas que han cam­bia­do y el pe­rio­dis­ta, aho­ra li­bre de la ser­vi­dum­bre de la in­me­dia­tez, se to­ma su tiem­po pa­ra ha­blar del tra­ba­jo en el cam­po y el es­tra­per­lo, la eco­no­mía de se­cano y la cul­tu­ra po­pu­lar. De tots co­lors Edi­cions 62 El gran eco­no­mis­ta fue tes­ti­go pri­vi­le­gia­do de una épo­ca y de sus trans­for­ma­cio­nes, des­de sus años de uni­ver­si­dad co­mo es­tu­dian­te a sus dos eta­pas co­mo rec­tor de la Uni­ver­si­tat de Bar­ce­lo­na, sus maes­tros, sus alum­nos, in­clu­so a su des­pa­cho en la pre­si­den­cia del go­bierno, todo ello pa­sa­do por su ca­rác­ter vi­ta­lis­ta y ex­tro­ver­ti­do. Fue premio Ga­ziel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.