EL PON­CHO DE ÁN­GE­LES GON­ZÁ­LEZ-SIN­DE

De su ar­ma­rio de in­vierno es­co­ge un pon­cho abri­ga­do, de pun­to grue­so pe­ro li­ge­ro y fá­cil de lle­var. El pon­cho es su pren­da fe­ti­che, con la que so­bre­lle­va el frío lo me­jor que pue­de

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Text Mar­ga­ri­ta Puig Fo­tos Marc Arias

La pa­sión por la mo­da le lle­gó a los 40, ha­ce só­lo ocho años, ca­si nue­ve (el 7 de abril), pe­ro ha si­do tiem­po su­fi­cien­te pa­ra que la ex­mi­nis­tra y ci­neas­ta (aho­ra tam­bién es­cri­to­ra de éxi­to) Án­ge­les Gon­zá­lez-Sin­de se ha­ya con­ver­ti­do en un icono del es­ti­lo. No le mo­les­ta. Tam­po­co le ex­tra­ña. Ella mis­ma re­co­no­ce que “el ves­tir de ca­da cual ayu­da a cons­truir un per­so­na­je, a enal­te­cer lo po­si­ti­vo y, ¿por qué no?, a di­fu­mi­nar o es­con­der los de­fec­tos de ca­da uno”. De ello se dio cuen­ta al cons­ta­tar la im­por­tan­cia del ves­tua­rio en el mun­do del ci­ne. Aun­que la re­cor­da­mos con sus es­ti­lis­mos atre­vi­dos (ca­si siem­pre acer­ta­dos), al­gu­nos an­te­rio­res a su épo­ca de mi­nis­tra: “Uno de los mo­men­tos de­fi­ni­ti­vos fue cuan­do acu­dí a los Go­ya en el 2007 con ese tra­je de Da­vid Del­fín con un tex­to de Ray­mond Car­ver en la fal­da. Fue co­men­ta­dí­si­mo...”, lo cier­to es que no siem­pre son ves­ti­dos con­tun­den­tes los que con­for­man su ves­tua­rio, sino las pren­das que más y me­jor se ade­cúan a ca­da mo­men­to. “Hay que sa­ber es­co­ger y aho­ra, la ver­dad, es que ya no ten­go tan­tas oca­sio­nes pa­ra lu­cir con­jun­tos co­mo esa fal­da de Car­ver”, ex­pli­ca. ¿Cuál es su es­ti­lo aho­ra? Muy fá­cil. “Es­co­jo lo más có­mo­do y fá­cil de lle­var y, so­bre todo, que se adap­te a ca­da si­tua­ción. No hay me­jor look que el que sir­va tan­to de día co­mo de cóc­tel”, ase­gu­ra. En­tre se­ma­na, sin oca­sio­nes y con el frío ace­chan­do, su pren­da fe­ti­che es el pon­cho. “Úl­ti­ma­men­te me cues­ta re­nun­ciar a uno de pun­to grue­so, li­ge­ro pe­ro abri­ga­dí­si­mo de TCN, una fir­ma que, por cier­to, tie­ne mu­cho que ver con mi ca­rác­ter: dignifica a la mu­jer y tien­de a la co­mo­di­dad y a sa­tis­fa­cer sus ne­ce­si­da­des, con con­si­de­ra­ción, sin con­ver­tir­la en un ob­je­to de adorno”. Gon­zá­lez-Sin­de, fi­na­lis­ta del premio Pla­ne­ta 2013 por El buen hi­jo, cree que son mu­chas las si­mi­li­tu­des en­tre las em­pre­sas ci­ne­ma­to­grá­fi­cas y el en­tra­ma­do de la mo­da. “Las dos exi­gen una gran in­ver­sión y lue­go se lo jue­gan todo ca­da seis me­ses, tan­to si ha­bla­mos de una pe­lí­cu­la co­mo de un des­fi­le”. Pe­ro lo que real­men­te tie­ne aho­ra atra­pa­da a la ci­neas­ta es su fa­ce­ta co­mo es­cri­to­ra. Le per­mi­te “ahon­dar en la im­por­tan­cia de las vi­das sen­ci­llas y en los es­fuer­zos de tan­ta gen­te anó­ni­ma por ha­llar un lu­gar fe­liz en el mun­do”, cuen­ta. Eso que­dó cla­ro en sus na­rra­cio­nes pa­ra el ci­ne y la te­le­vi­sión y tam­bién en la do­més­ti­ca his­to­ria de Vi­cen­te, el pro­ta­go­nis­ta de su no­ve­la de éxi­to. ¿La pró­xi­ma? De nue­vo una te­má­ti­ca cer­ca­na, de gen­te de a pie. “Un ma­tri­mo­nio se­pa­ra­do por mu­cho tiem­po que se ve obli­ga­do al re­en­cuen­tro... y sur­ge una his­to­ria ines­pe­ra­da, al me­nos pa­ra los pro­ta­go­nis­tas”, ade­lan­ta es­ta ma­dri­le­ña que úl­ti­ma­men­te ha si­do in­clu­so pre­sa de la pren­sa del co­ra­zón por su re­la­ción con el edi­tor (no de su obra, de mo­men­to) y aris­tó­cra­ta Clau­dio Ló­pez de La­ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.