¿Es us­ted un FOMO?

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO -

¿Pa­ra qué nos ha ser­vi­do in­ter­net y la re­vo­lu­ción de los mó­vi­les? Pues bá­si­ca­men­te pa­ra ace­le­rar. Pa­ra ace­le­rar­lo todo: pro­ce­sos de pro­duc­ción, ac­ce­so ins­tan­tá­neo a todo ti­po de in­for­ma­ción, men­sa­jes, co­rreos que lle­gan al mo­men­to... Todo va a ma­yor ve­lo­ci­dad, in­clu­so las emo­cio­nes. Si nos pa­ra­mos a pen­sar, el FOMO (Fear of Mis­sing Out, mie­do a per­der­se al­go) ha exis­ti­do siem­pre. El te­mor del ado­les­cen­te a per­der­se la juer­ga de sus ami­gos, la preo­cu­pa­ción de ese ado­les­cen­te o de un adul­to por lo que es­ta­rán tra­man­do sus her­ma­nos a sus es­pal­das, la som­bra de los ce­los de la mu­jer por có­mo se lo pa­sa su ma­ri­do en esa ce­na... (o vi­ce­ver­sa). Esas in­quie­tu­des han exis­ti­do siem­pre, pe­ro los mó­vi­les, or­de­na­do­res y ta­ble­tas las han am­pli­fi­ca­do, y los preo­cu­pa­dos o ce­lo­sos de ayer se han con­ver­ti­do en FOMO de hoy. Ac­tual­men­te, millones de per­so­nas es­tán ca­da se­gun­do pen­dien­tes de cuán­do su pa­re­ja se ha co­nec­ta­do por úl­ti­ma vez al What­sapp o ca­da cuar­to de ho­ra com­prue­ban lo que cuen­tan sus ami­gos en Fa­ce­book. Pue­de pa­re­cer una in­quie­tud pro­pia de fri­quis, pe­ro la ma­yo­ría po­de­mos caer en ella. Si quie­ren com­pro­bar­lo, ha­gan el test que en­con­tra­rán en Ra­temy­fo­mo.com (en in­glés). Pue­de que se sor­pren­dan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.