Crear

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - JOSÉ AN­TO­NIO MA­RI­NA es@lavan­guar­dia.es

La hu­ma­ni­dad se pa­re­ce mu­cho a los me­ca­nis­mos de su­per­vi­ven­cia de las se­mi­llas. Le­tras sabias de José An­to­nio Ma­ri­na

Hay mu­chas co­sas ad­mi­ra­bles en la na­tu­ra­le­za, pe­ro una de las más sor­pren­den­tes es su inago­ta­ble va­rie­dad. Hay millones de es­pe­cies de ani­ma­les y de plan­tas. Pa­re­ce una má­qui­na in­can­sa­ble de pro­du­cir no­ve­da­des. El mís­ti­co Berg­son la des­cri­bió co­mo una “ener­gía crea­do­ra” in­ca­paz de pa­rar. Hoy quie­ro fi­jar­me en una ca­rac­te­rís­ti­ca no­ta­ble. La na­tu­ra­le­za es una mag­ní­fi­ca so­lu­cio­na­do­ra de pro­ble­mas. Has­ta tal pun­to que no se ha con­ten­ta­do con una so­lu­ción, sino que ha crea­do mu­chas en pa­ra­le­lo. Por ejem­plo, pa­ra re­pro­du­cir­se, ha pro­du­ci­do múl­ti­ples ma­ne­ras de atraer a los po­li­ni­za­do­res. Siem­pre me lla­mó la aten­ción la as­tu­cia con que ha desa­rro­lla­do pro­ce­di­mien­tos pa­ra dis­per­sar las se­mi­llas. El pro­ble­ma era evi­den­te: las nue­vas plan­tas de­bían cre­cer le­jos de la plan­ta ma­dre, pa­ra te­ner es­pa­cio vi­tal y po­der pros­pe­rar. Las so­lu­cio­nes va­rían. Hay plan­tas que

AN­TE UN PRO­BLE­MA, LA NA­TU­RA­LE­ZA PRE­FIE­RE CREAR NO UNA, SINO MU­CHAS SO­LU­CIO­NES

guar­dan la se­mi­lla en una es­pe­cie de hé­li­ce que gi­ra con el vien­to. Otras, la am­pa­ran con un pa­ra­caí­das plu­mo­so, que vue­la con cual­quier bri­sa. Son los vi­la­nos, que Vi­cen­te Alei­xan­dre com­pa­ró con la in­quie­tud del desamor : “Y pa­sa, y se que­da. Y se al­za y vuel­ve. Siem­pre le­ve, siem­pre aquí, siem­pre allí, siem­pre. Co­mo el vi­lano”. Otras es­pe­cies con­fían su fu­tu­ro al agua. Los co­cos, por ejem­plo, pue­den aguan­tar en el mar mu­cho tiem­po, has­ta que arri­ban a tie­rra. Al­gu­nas se­mi­llas se hin­chan al caer al agua, pa­ra po­der flo­tar y na­ve­gar. Los ani­ma­les son los gran­des di­fu­so­res de las se­mi­llas. Mu­chas de ellas se en­cuen­tran en fru­tos ape­ti­to­sos que los ani­ma­les co­men, pe­ro es­tán pro­te­gi­das pa­ra no ser di­ge­ri­das. Al de­fe­car, ha­cen ac­tos de plan­ta­ción no cons­cien­tes. Otras se­mi­llas han desa­rro­lla­do gar­fios, púas o pe­los pa­ra pe­gar­se a la piel de los ani­ma­les, con­ver­ti­dos en trans­por­tis­tas in­vo­lun­ta­rios. No ha­ce fal­ta de­cir que los se­res hu­ma­nos he­mos si­do los más efi­cien­tes dis­per­sa­do­res de se­mi­llas. Bas­ta pen­sar en la can­ti­dad de plan­tas que vi­nie­ron des­de Amé­ri­ca a Eu­ro­pa: to­ma­tes, pa­ta­tas, pi­mien­tos, maíz. Por es­ta ne­ce­si­dad de dis­per­sar­se, las se­mi­llas se lla­man diás­po­ras, lo que nos acer­ca a los se­res hu­ma­nos, que tam­bién tien­den a se­pa­rar­se. La es­pe­cie hu­ma­na ha es­ta­do so­me­ti­da a un con­ti­nuo mo­vi­mien­to de aso­cia­ción y de dis­per­sión. Ha­ce unos no­ven­ta mil años, un gru­po de unos dos mil an­te­pa­sa­dos sa­lió de Áfri­ca. Tras múl­ti­ples se­pa­ra­cio­nes, co­lo­ni­za­ron el pla­ne­ta en­te­ro y ol­vi­da­ron su ori­gen co­mún. Al se­pa­rar­se, los gru­pos te­nían que in­ten­si­fi­car el sen­ti­mien­to de per­te­nen­cia de sus miem­bros. Más tar­de ten­die­ron a in­te­grar­se en im­pe­rios o en fe­de­ra­cio­nes. To­das las co­mu­ni­da­des se en­fren­ta­ban con los mis­mos pro­ble­mas: so­bre­vi­vir, or­ga­ni­zar­se, coope­rar, dis­tin­guir­se, in­ven­tar len­gua­jes, crear re­li­gio­nes, idear el ar­te y la téc­ni­ca, ex­pli­car la reali­dad. Aun­que las so­lu­cio­nes da­das pue­dan re­sul­tar­nos ex­tra­ñas, nin­gu­na cul­tu­ra nos re­sul­ta in­com­pren­si­ble, por­que to­das se en­fren­tan a los mis­mos pro­ble­mas. Por eso, cuan­do sur­gen in­com­pren­sio­nes y opo­si­cio­nes in­sal­va­bles, es de sa­bios in­ten­tar pro­fun­di­zar has­ta el pro­ble­ma co­mún que esas po­si­cio­nes dis­pa­res pre­ten­den re­sol­ver. Eso nos ha­ce ser sen­sa­ta­men­te hu­mil­des. Y ya es ho­ra de ter­mi­nar es­ta me­di­ta­ción so­bre la se­mi­lla.

Ilus­tra­ción Raúl

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.