En jue­go

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - ORIOL RI­POLL es@lavan­guar­dia.es

Oriol Ri­poll tie­ne por re­gla ex­pli­car­les ca­da se­ma­na un jue­go no­ve­do­so y di­ver­ti­do. Es­ta vez ha­ce una ex­cep­ción y eli­ge un li­bro pa­ra aden­trar­se en los orí­ge­nes y sig­ni­fi­ca­do de los ju­gue­tes

¿Qué es un ju­gue­te? En su obra La ciu­tat de les jo­gui­nes (Gre­gal), el doc­tor en His­to­ria del Ar­te Pe­re Capellà apor­ta una de­fi­ni­ción am­plia. A su jui­cio, un ju­gue­te es un ob­je­to que per­mi­te des­cu­brir la ima­gen que la so­cie­dad de una épo­ca de­ter­mi­na­da tie­ne de sí mis­ma pa­ra mos­trar a los ni­ños. Di­cho de otra for­ma, un ju­gue­te es un com­pen­dio de los va­lo­res, creen­cias, ma­ne­ras de vi­vir de una co­mu­ni­dad en un mo­men­to de­ter­mi­na­do. A me­dia­dos del si­glo XIX, el con­cep­to de ni­ño cam­bia, la pe­da­go­gía po­ne la mi­ra­da en el jue­go co­mo una he­rra­mien­ta que de­be acom­pa­ñar el cre­ci­mien­to y la bur­gue­sía aban­do­na la ca­lle y se jue­ga en un ám­bi­to pri­va­do. Y es­te pro­ce­so vie­ne acom­pa­ña­do por el au­men­to del po­der ad­qui­si­ti­vo de una par­te im­por­tan­te de la po­bla­ción.

A FI­NA­LES DEL XIX, EL JU­GUE­TE EM­PIE­ZA A TE­NER UNA IDEN­TI­DAD SE­PA­RA­DA DE

LAS AR­TES DE­CO­RA­TI­VAS

Es­te he­cho se com­bi­na con el tras­pa­so de co­no­ci­mien­tos y ex­pe­rien­cias que su­po­ne una ex­po­si­ción uni­ver­sal. Cuan­do Bar­ce­lo­na ce­le­bra la su­ya en 1888, ya se ha­bía des­ta­ca­do co­mo una po­bla­ción de in­te­rés pa­ra los fa­bri­can­tes de ju­gue­tes fran­ce­ses y ale­ma­nes pa­ra ha­cer lle­gar sus pro­duc­tos al mer­ca­do es­pa­ñol y co­lo­nial. Por pri­me­ra vez en un acon­te­ci­mien­to de es­te ti­po los ju­gue­tes se pu­die­ron en­con­trar se­pa­ra­dos de las ar­tes de­co­ra­ti­vas y hu­bo una pre­sen­cia im­por­tan­te de los fa­bri­can­tes fran­ce­ses. Pe­ro no hay que pen­sar que todo era só­lo im­por­ta­ción. A prin­ci­pios del si­glo XX se cuen­ta que en Bar­ce­lo­na ha­bía más de cien co­mer­cios de­di­ca­dos a la ven­ta de ju­gue­tes y un to­tal de 39 fá­bri­cas es­pe­cia­li­za­das. Y un ba­ró­me­tro pa­ra cap­tar su im­por­tan­cia lo po­de­mos en­con­trar en la pren­sa es­cri­ta. En la se­gun­da pá­gi­na de La Van­guar­dia de los úl­ti­mos días de 1882 y los pri­me­ros de 1883 los al­ma­ce­nes El Si­glo re­cuer­dan que hay una ex­po­si­ción de ju­gue­tes los días 4 y 5 de enero (con un sor­pren­den­te ho­ra­rio de 8 de la ma­ña­na a 12 de la no­che). Una vez ya se ha en­con­tra­do el mar­co his­tó­ri­co, las pá­gi­nas cen­tra­les del li­bro tie­nen una co­lec­ción de imá­ge­nes, fo­to­gra­fías de es­tu­dio y ju­gue­tes de todo ti­po que per­mi­ten ha­cer un re­tra­to so­cio­ló­gi­co de la épo­ca. Pe­re Capellà pre­sen­ta to­dos es­tos con­cep­tos con ejem­plos y ci­tas, así que se tra­ta de un li­bro que hay que leer con un lá­piz en la mano. Pa­ra aca­bar de com­ple­tar el cua­dro, hay unos apar­ta­dos de­di­ca­dos al de­ba­te que hu­bo en la épo­ca so­bre el ar­te y la in­dus­tria del ju­gue­te, a los prin­ci­pa­les co­mer­cios de la ciu­dad y a las fá­bri­cas más des­ta­ca­das. El re­su­men de es­ta vin­cu­la­ción ju­gue­te-so­cie­dad es la ima­gen de la por­ta­da de un ca­tá­lo­go de 1887 don­de hay una ilus­tra­ción que hi­zo el di­bu­jan­te, pin­tor y po­lí­ti­co Jo­sep Lluís Pe­lli­cer y don­de se mues­tran un mon­tón de ni­ños bo­quia­bier­tos y de­ba­jo hay una fra­se que di­ce: “Lo que se ve­rá en El Si­glo du­ran­te unos días”. La obra La ciu­tat de les jo­gui­nes es una mi­ra­da di­fe­ren­te a nues­tro pa­sa­do y per­mi­te re­pa­sar la his­to­ria de una épo­ca de­ter­mi­na­da des­de un pun­to de vis­ta de la in­dus­tria de­di­ca­da al ocio. El li­bro es un ha­llaz­go, una de esas obras en la que se­gu­ro vol­ve­ré pa­ra pro­fun­di­zar, am­pliar y se­guir apren­dien­do.

Ilus­tra­ción Lui­sa Ve­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.