Mo­ne­das al­ter­na­ti­vas

Las mo­ne­das so­cia­les tin­ti­nean a la som­bra del eu­ro y só­lo en Es­pa­ña exis­ten más de 70, sur­gi­das o no en el con­tex­to de va­cas fla­cas. To­das bus­can re­pro­du­cir el éxi­to de ex­pe­ri­men­tos si­mi­la­res en el ex­tran­je­ro, que han fa­vo­re­ci­do el co­mer­cio res­pon­sa­ble y

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Pe­dro Gar­cía

En Es­pa­ña hay más de 70 mo­ne­das que ha­cen sus pi­ni­tos pa­ra eri­gir­se en mo­des­ta al­ter­na­ti­va al eu­ro

En Má­la­ga uti­li­zan des­de 1988 el axar­co, la mo­ne­da so­cial más an­ti­gua de en­tre las que ope­ran ac­tual­men­te en Es­pa­ña. En Vi­la­no­va i la Gel­trú (Bar­ce­lo­na) guar­dan tu­ru­tas en la bi­lle­te­ra. Y en Cá­diz, zo­qui­tos. En Al­men­dra­le­jo (Ba­da­joz) se pa­ga con ex­pron­ce­das, en Sevilla la al­ter­na­ti­va al eu­ro se lla­ma pu­ma y en has­ta vein­te lo­ca­li­da­des ca­ta­la­nas se ma­ne­jan los ecos de la Coope­ra­ti­va In­te­gral. Las hay que fun­cio­nan con bi­lle­tes fí­si­cos o vir­tua­les y las que re­gis­tran los in­ter­cam­bios por me­dio de una car­ti­lla. En to­dos los ca­sos el me­ca­nis­mo con­lle­va ins­cri­bir­se en la red de mo­ne­da so­cial pa­ra lue­go com­prar y ven­der con ella bie­nes y ser­vi­cios a otros usua­rios. Opi­nio­nes so­bre es­te fe­nó­meno las hay de di­fe­ren­te ín­do­les, pe­ro pa­re­ce cla­ro que, en ma­yor o me­nor me­di­da, es­tas mo­ne­das –de las que tal vez la di­gi­tal bit­coin sea la más fa­mo­sa (véa­se re­cua­dro)– ayu­dan a ca­pear el tem­po­ral de la cri­sis eco­nó­mi­ca, te­jer re­des co­mer­cia­les lo­ca­les, pro­mo­ver el co­mer­cio jus­to o, di­rec­ta­men­te, a fun­cio­nar fue­ra de los ca­na­les mo­ne­ta­rios que di­ri­gen las gran­des ins­ti­tu­cio­nes eco­nó­mi­cas. Lo­ca­les, fun­cio­na­les, res­pon­sa­bles... Mer­cè So­ler par­ti­ci­pa en la Eco­Xar­xa de Bar­ce­lo­na y con su mo­ne­da ha com­pra­do y ven­di­do “pla­tos de co­ci­na, cla­ses par­ti­cu­la­res, tra­duc­cio­nes y se­sio­nes de ma­sa­jes”. Ade­más, afir­ma, “se co­no­ce a gen­te ma­jí­si­ma”. La Eco­Xar­xa de Bar­ce­lo­na ha pro­pi­cia­do más de 3.700 Al­gu­nas re­sul­tan in­ci­pien­tes y no aca­ban de fruc­ti­fi­car; otras, en cam­bio, se han eri­gi­do co­mo al­ter­na­ti­va real al eu­ro, la li­bra, el dó­lar o el pe­so ar­gen­tino. His­tó­ri­ca­men­te ha ha­bi­do al­gún ca­so de tan gran acep­ta­ción po­pu­lar que el Es­ta­do ha cor­ta­do sus alas ale­gan­do que se vul­ne­ra­ba su mo­no­po­lio en la emi­sión mo­ne­ta­ria. En Es­pa­ña, de mo­men­to, ya hay 10.000 per­so­nas ins­cri­tas en al­gu­na de las más de 70 re­des de mo­ne­da so­cial que fun­cio­nan. in­ter­cam­bios por par­te de los 480 par­ti­ci­pan­tes que han ido unién­do­se des­de que se crea­ra en el 2010, un año en el que apa­re­cie­ron un sin­fín de mo­ne­das al­ter­na­ti­vas en la Pe­nín­su­la. Su crea­dor, un jo­ven ale­mán afin­ca­do en Bar­ce­lo­na lla­ma­do Ste­fan Bla­sel, ex­pli­ca que “aun­que la ma­yo­ría de los pro­yec­tos son em­brio­na­rios, hay al­gu­nos que ya fun­cio­nan per­fec­ta­men­te”. Bla­sel po­ne co­mo ejem­plo la red de in­ter­cam­bio del Mon­tseny, que “me­dian­te el Eco­seny ha lo­gra­do que par­ti­ci­pen los pue­blos de la re­gión”, y el pu­ma se­vi­llano, que “has­ta ha pro­ta­go­ni­za­do un re­por­ta­je en The Wall Street Jour­nal en el que se des­ta­ca su ca­pa­ci­dad pa­ra reac­ti­var la eco­no­mía de las fa­mi­lias”. Cla­ro que las mo­ne­das, tam­bién las al­ter­na­ti­vas, tie­nen dos ca­ras, y al­gu­nas no aca­ban de le­van­tar el vue­lo. De eso se la­men­ta Maiol Vir­gi­li, pro­pie­ta­rio del su­per­mer­ca­do Mi­niCash de Vi­la­no­va i la Gel­trú (Bar­ce­lo­na), cuan­do cuen­ta que “tan po­cos son los co­mer­cios que uti­li­zan tu­ru­tas que no hay en qué gas­tar las ga­na­das”. Al­fred Lu­ke Brau, par­ti­ci­pan­te en una red de la mis­ma pro­vin­cia, ase­gu­ra: “To­da­vía son más una pro­me­sa que un he­cho, una fi­gu­ra de­co­ra­ti­va, una ne­bli­na de bue­nas ideas”. An­te esas du­das, Ju­lio Gisbert, que ofre­ce una pa­no­rá­mi­ca so­bre las mo­ne­das so­cia­les en el li­bro Vi­vir sin em­pleo (Los Li­bros del Lin­ce), res­pon­de que “es com­pli­ca­do que las re­des funcionen a pleno ren­di­mien­to, so­bre todo cuan­do ha­bla­mos de co­mer­cios”. En es­te sen­ti­do re­co­mien­da “pla­ni­fi­car es­tas mo­ne­das muy cui­da­do­sa­men­te e in­te­grar­las a los ayun­ta­mien­tos”. Un ejem­plo per­fec­to pa­ra él se­ría la ciu­dad in­gle­sa de Bris­tol, “en don­de el pro­pio al­cal­de co­bra con mo­ne­da lo­cal, la Bris­tol pound”. In­ter­na­cio­na­les, his­tó­ri­cas, po­lé­mi­cas... Es­ta ciu­dad de me­dio mi­llón de ha­bi­tan­tes es un hi­to en la his­to­ria

EN ES­PA­ÑA HAY 10.000 USUA­RIOS ADS­CRI­TOS A ES­TAS MO­NE­DAS

de las mo­ne­das so­cia­les. Su éxi­to, se­gún Gisbert, ra­di­ca en “ha­ber in­te­gra­do las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas has­ta tal pun­to que uno de sus me­jo­res pro­mo­to­res es el Ayun­ta­mien­to”. Otro lo­gro es ha­ber crea­do un red de tri­bu­tos que per­mi­te pa­gar a los co­mer­cios con mo­ne­da so­cial. Bris­tol no es el úni­co ca­so ex­tran­je­ro que sir­ve de ejem­plo. Hu­go Ro­drí­guez, in­ves­ti­ga­dor del Ins­ti­tu­to de Aná­li­sis Eco­nó­mi­co del CSIC, enu­me­ra va­rios pro­yec­tos. Des­de 1991, las It­ha­ca hours “fa­vo­re­cen el co­mer­cio jus­to con la mí­ni­ma ex­plo­ta­ción de re­cur­sos na­tu­ra­les o hu­ma­nos en la ciu­dad de It­ha­ca”, en el es­ta­do de Nue­va York. Los berks­ha­re de Mas­sa­chus­sets, “son ex­pe­di­dos por cin­co ban­cos del con­da­do de Berks­hi­re”. Los chiem­gauer ale­ma­nes, aña­de Ro­drí­guez, “pro­mo­cio­nan ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les y me­dioam­bien­ta­les, así co­mo la sos­te­ni­bi­li­dad y la so­li­da­ri­dad”. Cu­rio­sa­men­te, es­ta mo­ne­da na­ci­da en una pe­que­ña ciu­dad de Ba­vie­ra lla­ma­da Prien am Chiems­se, de 10.000 ha­bi­tan­tes, fue obra de un pro­fe­sor de ins­ti­tu­to lla­ma­do Ch­ris­tian Ge­lle­ri, que en­car­gó a sus alum­nos que pro­yec­ta­ran y ges­tio­na­ran una uni­dad de cam­bio. ¿Y có­mo una mo­ne­da fa­vo­re­ce el me­dio am­bien­te o la eco­no­mía lo­cal? “Quien las crea de­fi­ne las con­di­cio­nes del in­ter­cam­bio pa­ra fo­men­tar ac­ti­vi­da­des acor­des a su fi­lo­so­fía”, ex­pli­ca Ro­drí­guez. Por tan­to, si só­lo es vá­li­da pa­ra ad­qui­rir un pro­duc­to con unas con­di­cio­nes es­pe­cí­fi­cas, se po­ten­cia­rá su mer­ca­do y así los va­lo­res o pro­ce­sos de pro­duc­ción que va­yan de su mano. Pe­ro si se quie­re un lu­gar en don­de ha­yan de­ve­ni­do cues­tión de Es­ta­do (o con­tra el Es­ta­do), en­ton­ces hay que via­jar a Ar­gen­ti­na, en don­de en el 2002 se con­ta­ron más de 2 millones y me­dio de usua­rios di­rec­tos de mo­ne­das so­cia­les y en­tre cin­co y ocho millones in­di­rec­tos, pa­ra un país de 36 millones de ha­bi­tan­tes. Las cau­sas prin­ci­pa­les fue­ron la cri­sis eco­nó­mi­ca que arras­tra­ba el país des­de 1998 y la pos­te­rior fal­ta de li­qui­dez que de­ri­vó del co­rra­li­to ban­ca­rio. Es­te úl­ti­mo fue la go­ta que col­mó el va­so pa­ra que mu­chos ar­gen­ti­nos par­ti­ci­pa­ran en al­guno los 6.000 clubs de true­que que se crea­ron por todo el país. Se­gún cuen­ta Ju­lio Gisbert en su li­bro, es­tos clubs “die­ron sus­ten­to a los sec­to­res más cas­ti­ga­dos de la cla­se me­dia, que prác­ti­ca­men­te ha­bía des­apa­re­ci­do”. Asi­mis­mo, por su ta­ma­ño y desen­la­ce, es­te ca­so sa­ca a la luz las de­fi­cien­cias de es­tos sis­te­mas si se per­vier­ten. “Jun­to con la eco­nó­mi­ca, po­lí­ti­ca y so­cial, las re­des su­frie­ron los efec­tos de su pro­pia cri­sis: so­bre­emi­sión, ven­ta in­dis­cri­mi­na­da, fal­si­fi­ca­cio­nes... Todo ello sig­ni­fi­có un ma­za­zo pa­ra los bo­nos de cam­bio, que ca­ye­ron en el des­pres­ti­gio y vol­vie­ron a la mar­gi­na­li­dad”. Pa­ra los más es­cép­ti­cos, las mo­ne­das so­cia­les son pro­cli­ves a desa­rro­llar los vi­cios que aca­ba­ron con la ex­pe­rien­cia ar­gen­ti­na, aun­que Ste­fan Bla­sel, crea­dor de la Eco­Xar­xa de Bar­ce­lo­na, man­tie­ne que “la so­bre­emi­sión o las fal­si­fi­ca­cio­nes no son in­he­ren­tes a las mo­ne­das so­cia­les sino a cual­quier ma­la ges­tión”. A la vez, las dis­tan­cia de su ha­bi­tual per­te­nen­cia al mer­ca­do ne­gro: “El per­jui­cio es mi­núscu­lo ya que en Es­pa­ña mue­ven can­ti­da­des mo­ne­ta­rias de­ma­sia­do pe­que­ñas co­mo pa­ra preo­cu­par­se”. Y si cre­cen, aña- de, “se­rá el Es­ta­do el pri­me­ro que in­ter­ven­drá pa­ra fi­jar un sis­te­ma de tri­bu­tos, co­mo en Bris­tol”. An­ti­cri­sis, rup­tu­ris­tas, al­ter­na­ti­vas... Otro ca­so re­cu­rren­te da­ta de la dé­ca­da de los trein­ta y su es­ce­na­rio fue un pue­blo aus­tria­co lla­ma­do Wörgl. Su al­cal­de, un tal Mi­chael Un­ter­gug­gen­ber, apli­có las teo­rías de Sil­vio Ge­sell, eco­no­mis­ta que re­co­men­da­ba que el va­lor del di­ne­ro de­cre­cie­se con el tiem­po, pa­ra in­cen­ti­var el gas­to y evi­tar las gran­des for­tu­nas. Ba­sán­do­se en es­ta idea, Un­ter­gug­gen­ber creó una mo­ne­da “que ayu­da­ra a man­te­ner la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca y el em­pleo des­pués del crac bur­sá­til de 1929”, ex­pli­ca Hu­go Ro­drí­guez, del CSIC. Pa­ra ello, aña­de, “pa­ga­ba en mo­ne­da lo­cal los tra­ba­jos de obra pú­bli­ca que ges­tio­na­ba el Ayun­ta­mien­to”. Fi­nal­men­te, y pe­se a con­tar con la sim­pa­tía de la po­bla­ción al ver que pros­pe­ra­ba el em­pleo en una épo­ca de pa­ro con­si­de­ra­ble, la ex­pe­rien­cia aca­bó en la cu­ne­ta. El Ban­co Cen­tral de Aus­tria la prohi­bió ape­nas un año des­pués por re­pre­sen­tar una ame­na­za a su mo­no­po­lio en la pro­duc­ción de di­ne­ro. Asi­mis­mo, y si bien fue cer­ce­na­do an­tes de que el tiem­po pro­ba­ra su va­lía, el bre­ve ex­pe­ri­men­to pa­só a los ana­les co­mo prue­ba feha­cien­te de que, igual que en Ar­gen­ti­na o ac­tual­men­te en Es­pa­ña, las mo­ne­das lo­ca­les ayu­dan a ca­pear el tem­po­ral de la cri­sis eco­nó­mi­ca. An­to­nio Ar­gan­do­ña, ca­te­drá­ti­co de Fun­da­men­tos del Aná­li­sis Eco­nó­mi­co del Iese, lo ex­pli­ca: “Si no re­ci­bo un suel­do ni un sub­si­dio de des­em­pleo, ni me dan cré­di­to, ma­ne­jar mo­ne­das lo­ca­les me per­mi­te gas­tar a pe­sar de no te­ner una en­tra­da de di­ne­ro ofi­cial”. Pe­ro tal co­mo en­tien­den los di­fe­ren­tes ex­per­tos con­sul­ta­dos, se erra­ría al creer que só­lo tie­nen sen­ti­do en pe­rio­dos de de­pre­sión. Ar­gan­do­ña de­fien­de que en tiem­pos de bo­nan­za re­sul­tan vá­li­das si “los in­tere­ses cre­di­ti­cios son ele­va­dos o pa­ra ob­te­ner otros ob­je­ti­vos, co­mo los del co­mer­cio res­pon­sa­ble o el fo­men­to de la pro­duc­ción lo­cal”. En es­te sen­ti­do, Ju­lio Gisbert sus­cri­be la opi­nión de Ar­gan­do­ña: “Ca­da cual tie­ne sus me­tas, que van des­de el dar un so­plo de ai­re fres­co a las fa­mi­lias sin li­qui­dez, al pre­ten­der su­plan­tar el eu­ro o al fa­vo­re­cer la pro­duc­ción lo­cal”. En todo ca­so, por el mo­men­to las mo­ne­das so­cia­les su­po­nen un es­tí­mu­lo pa­ra quie­nes abo­gan por una eco­no­mía al­ter­na­ti­va a la pre­do­mi­nan­te. Ju­lio Gisbert se con­gra­tu­la del éxi­to re­la­ti­vo que han al­can­za­do, “pues­to que re­pre­sen­tan una al­ter­na­ti­va real que brin­da ma­yor po­der de elec­ción al ciu­da­dano. Y eso siem­pre es bueno”.

EN BRIS­TOL, HAS­TA EL AL­CAL­DE CO­BRA EN LAS LI­BRAS LO­CA­LES EL ÉXI­TO INI­CIAL EN AR­GEN­TI­NA ACA­BÓ EN FRA­CA­SO

Da­vid Bo­wie sir­ve de ima­gen del bi­lle­te de 10 li­bras de Brix­ton, el po­pu­lar ba­rrio del sur de Lon­dres

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.