Pón­gan­se de pie...

Un con­se­jo: lea es­te ar­tícu­lo de pie, deam­bu­lan­do allí don­de se en­cuen­tre. Pe­que­ños ges­tos co­mo es­te ayu­dan a re­du­cir las ho­ras que pa­sa­mos sen­ta­dos y que tan­to da­ño ha­cen a nues­tra sa­lud, al mar­gen de que se ha­ga o no de­por­te

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to May­te Rius

¿Por qué? Por­que nos pa­sa­mos bue­na par­te del día sen­ta­dos y eso, a la lar­ga, nos per­ju­di­ca la sa­lud

¿Cuán­tas ho­ras al día pa­sa sen­ta­do? Si no las ha con­ta­do, va­le la pe­na que lo ha­ga y cons­ta­te si for­ma par­te del nu­me­ro­so gru­po de per­so­nas que pa­san más de la mi­tad del tiem­po que es­tán des­pier­tos so­bre una si­lla. “Quin­ce mi­nu­tos pa­ra desa­yu­nar; unos cin­cuen­ta mi­nu­tos de trans­por­te has­ta el tra­ba­jo; ocho ho­ras en la ofi­ci­na; cua­ren­ta y cin­co mi­nu­tos en el res­tau­ran­te pa­ra co­mer; otros cin­cuen­ta y pi­co mi­nu­tos en el trans­por­te de vuel­ta a casa; vein­te pa­ra ce­nar; una ho­ri­ta en el so­fá con la te­le o el por­tá­til pa­ra des­co­nec­tar… To­tal: unas 12 ho­ras”, cal­cu­la Juan. A pe­sar de ello, es­te ofi­ci­nis­ta no se con­si­de­ra una per­so­na se­den­ta­ria o inac­ti­va, por­que dos días a la se­ma­na sa­le a co­rrer o va al gim­na­sio y el fin de se­ma­na jue­ga a pa­del con los ami­gos. Es cier­to que Juan cum­ple las re­co­men­da­cio­nes de ac­ti­vi­dad fí­si­ca mí­ni­ma pa­ra una vi­da sa­lu­da­ble, que pa­san por rea­li­zar 30 mi­nu­tos de ac­ti­vi­dad fí­si­ca mo­de­ra­da to­dos los días o 20 mi­nu­tos de ac­ti­vi­dad in­ten­sa tres días a la se­ma­na. Lo que Juan no sa­be es que en los úl­ti­mos años los ex­per­tos en ac­ti­vi­dad fí­si­ca y sa­lud han co­men­za­do a dis­tin­guir en­tre per­so­nas inac­ti­vas y se­den­ta­rias, y aun­que él no sea fí­si­ca­men­te inac­ti­vo sí tie­ne un com­por­ta­mien­to se­den­ta­rio. “En los úl­ti­mos cin­co años he­mos vis­to mu­chas evi­den­cias de que la inac­ti­vi­dad es di­fe­ren­te del com­por­ta­mien­to se­den­ta­rio y de que pa­sar ocho o diez ho­ras al día sen­ta­do o re­cli­na­do tie­ne efec­tos no­ci­vos pa­ra la sa­lud in­de­pen­dien­te­men­te de la ac­ti­vi­dad fí­si­ca de las per­so­nas”, ex­pli­ca An­na Puig, coor­di­na­do­ra del gru­po de in­ves­ti­ga­ción De­por­te y Ac­ti­vi­dad Fí­si­ca de la Uni­ver­si­tat de Vic. De co­no­cer esas evi­den­cias, Juan sa­bría que su se­den­ta­ris­mo no lo co­rri­gen tres ho­ras a la se­ma­na de gim­na­sio o pa­del, sino más ho­ras de pie y más pa­sos dia­rios. Por­que de pie au­men­tan los la­ti­dos por mi­nu­to, fun­cio­na me­jor el me­ta­bo­lis­mo de las gra­sas y de la glu­co­sa y se que­man más ca­lo­rías (un 40% más, se­gún al­gu­nos es­tu­dios). Y si tres ho­ras de su jor­na­da laboral trans­cu­rrie­ran de pie, Juan que­ma­ría unas 750 ca­lo­rías más a la se­ma­na, que en un año su­po­nen 30.000 ca­lo­rías ex­tras, lo mis­mo que co­rrer diez ma­ra­to­nes al año se­gún la equi­va­len­cia que ha­cen al­gu­nos in­ves­ti­ga­do­res. Por su­pues­to que no todo el mun­do pue­de es­tar de pie en su pues­to de tra­ba­jo y que tra­ba­jar mu­chas ho­ras de pie, pa­ra­do, tam­po­co es sano. Pe­ro di­ver­sas ini­cia­ti­vas han de­mos­tra­do que sí se pue­den rea­li­zar pe­que­ños ajus­tes en las ru­ti­nas dia­rias que su­pon­gan me­nos tiem­po sen­ta­do. Pa­ra unos fun­cio­na­rá deam­bu­lar mien­tras ha­blan por te­lé­fono, pa­ra otros acer­car­se has­ta la me­sa de los com­pa­ñe­ros a co­men­tar la ta­rea o pro­yec­to en lu­gar de co­mu­ni­car­se por co­rreo elec­tró­ni­co; pa­ra otros im­pri­mir los do­cu­men­tos por la im­pre­so­ra más ale­ja­da de su me­sa o uti­li­zar el la­va­bo ubi­ca­do en otra plan­ta. La cues­tión es au­men­tar el nú­me­ro de pa­sos y rom­per los tiem­pos que se es­tá sen­ta­do.

Lo ideal, se­gún al­gu­nos es­tu­dios, se­ría le­van­tar-

DAR ME­NOS DE 5.000 PA­SOS AL DÍA CON­LLE­VA RIES­GOS PA­RA LA SA­LUD PA­SAR LAR­GOS RA­TOS SEN­TA­DO DA­ÑA LAS AR­TE­RIAS

se y es­ti­rar­se ca­da vein­te mi­nu­tos. Una de las evi­den­cias al res­pec­to la apor­ta Vi­cen­te Martínez, co­di­rec­tor del Cen­tro de Es­tu­dios So­cio­sa­ni­ta­rios de la Uni­ver­si­dad de Cas­ti­lla-La Man­cha. Se­gún un es­tu­dio rea­li­za­do con adul­tos de en­tre 40 y 60 años, la du­ra­ción de los pe­rio­dos de in­mo­vi­li­dad y se­den­ta­ris­mo son un mar­ca­dor de ate­ros­cle­ro­sis o en­du­re­ci­mien­to de las ar­te­rias (y, por tan­to, de ries­go de en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar) al mar­gen del ta­ba­co, el al­cohol, la pre­sión ar­te­rial, el co­les­te­rol, los tri­gli­cé­ri­dos e in­de­pen­dien­te­men­te de la ac­ti­vi­dad fí­si­ca que se ha­ga. “He­mos me­di­do con un ecó­gra­fo el gro­sor de la ca­pa ín­ti­ma de la ar­te­ria ca­ró­ti­da, por­que cuan­to más gro­sor tie­ne esa ca­pa más ate­roes­cle­ro­sis hay, y he­mos cons­ta­ta­do que cuan­to más du­ra­ción tie­nen los pe­rio­dos de se­den­ta­ris­mo que acu­mu­las a lo lar­go del día más ries­go car­dio­vas­cu­lar tie­nes; en cam­bio, cons­ta­ta­mos que si los pe­rio­dos de in­mo­vi­li­dad no su­pe­ran los 20 mi­nu­tos por­que en­tre uno y otro te mue­ves uno o dos mi­nu­tos, el efec­to per­ni­cio­so del se­den­ta­ris­mo se mi­ti­ga”, sub­ra­ya. Con­ven­ci­do co­mo es­tá, él tra­ba­ja con un es­cri­to­rio al­to y una banqueta ti­po ba­rra de bar que le fa­ci­li­ta el le­van­tar­se y con­sul­tar in­for­ma­ción o grá­fi­cos en el or­de­na­dor de pie o mo­ver­se mien­tras ha­bla por te­lé­fono. El doc­tor Ig­na­cio Ramírez Ma­nent, coor­di­na­dor del gru­po de ac­ti­vi­dad fí­si­ca y sa­lud de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Me­di­ci­na de Fa­mi­lia y Co­mu­ni­ta­ria (Se­mfyc), ha bus­ca­do otro mé­to­do. “Me le­van­to y acom­pa­ño a ca­da pa­cien­te has­ta la puer­ta, y des­de allí lla­mo y acom­pa­ño a la con­sul­ta al si­guien­te; son mu­chos me­tros y ejer­ci­cio los que así se acu­mu­lan a lo lar­go del día sin ser cons­cien­te de ello, y eso lo pue­den ha­cer mu­chas per­so­nas que tra­ba­jan aten­dien­do al pú­bli­co, co­mo mé­di­cos o mu­chos fun­cio­na­rios”, ex­pli­ca. Cuen­ta el día a día “Lo que cuen­ta es la acu­mu­la­ción; de na­da sir­ve que un día no te sien­tes na­da o que el fin de se­ma­na ha­gas mu­cho de­por­te si lue­go el res­to del tiem­po es­tás sen­ta­do; es más im­por­tan­te de­jar de sen­tar­te 30 mi­nu­tos ca­da día, y ca­da per­so­na tie­ne que en­con­trar su ma­ne­ra ideal de ha­cer ese cam­bio pa­ra que sea sos­te­ni­ble en el tiem­po”, coin­ci­de An­na Puig. Con es­ta idea, su gru­po de in­ves­ti­ga­ción im­pul­sa el pro­yec­to Walk and Work Spain pa­ra re­du­cir el tiem­po de se­den­ta­ris­mo en las em­pre­sas. Una de las pri­me­ras ini­cia­ti­vas rea­li­za­das fue un pro­gra­ma de 19 se­ma­nas en una em­pre­sa de 265 per­so­nas de las que 129 for­ma­ban el gru­po de in­ter­ven­ción –al que se pro­por­cio­nó un po­dó­me­tro pa­ra me­dir los pa­sos que da­ban al día y se ani­mó a adop­tar es­tra­te­gias co­mo no co­ger el as­cen­sor, ha­cer las reunio­nes pa­sean­do, po­ner­se de pie pa­ra ha­blar por te­lé­fono…– y el res­to fue­ron gru­po de con­trol. Al ca­bo de las 19 se­ma­nas com­pro­ba­ron que quie­nes ha­bían au­men­ta­do los pa­sos dia­rios pre­sen­ta­ban me­jo­res ni­ve­les de bienestar en el tra­ba­jo, ha­bían ba­ja­do los in­di­ca­do­res de pre­sen­tis­mo (ir a tra­ba­jar pe­ro con es­ca­so ren­di­mien­to) y ha­bían re­du­ci­do un cen­tí­me­tro el pe­rí­me­tro de su cin­tu­ra, aun­que no ob­ser­va­ron cam­bios sig­ni­fi­ca­ti­vos en los in­di­ca­do­res de ma­sa cor­po­ral y pre­sión ar­te­rial. “El po­dó­me­tro re­sul­tó de ayu­da por­que mu­chas per­so­nas no son cons­cien­tes de lo po­co o mu­cho que ca­mi­nan al día –y me­nos de 5.000 pa­sos se re­la­cio­nan con un com­por­ta­mien­to se­den­ta­rio y pro­ble­mas de sa­lud–, y com­pro­ba­mos que mu­chos em­plea­dos que al ini­cio eran re­ti­cen­tes o no creían que pu­die­ran se­guir nues­tras re­co­men­da­cio­nes aca­ba­ron in­ven­tan­do sus pro­pias es­tra­te­gias pa­ra in­cre­men­tar sus es­ta­dís­ti­cas de pa­sos, co­mo im­pri­mir sus pa­pe­les en una im­pre­so­ra más ale­ja­da o co­ger el as­cen­sor só­lo la mi­tad de las ve­ces que iban a otra plan­ta”, co­men­ta Puig. Im­pli­ca­ción em­pre­sa­rial Al­fon­so Ji­mé­nez, de­cano de la fa­cul­tad de Cien­cias de la Ac­ti­vi­dad Fí­si­ca y el De­por­te de la Uni­ver­si­dad Eu­ro­pea, cree que el éxi­to de es­te ti­po de ini­cia­ti­vas de­pen­de de la vo­lun­tad per­so­nal pe­ro tam­bién mu­cho de la im­pli­ca­ción de los res­pon­sa­bles y man­dos in­ter­me­dios de las em­pre­sas. “Si el em­pre­sa­rio lo ve con bue­nos ojos, el em­plea­do tien­de a ser más ac­ti­vo, y en­ci­ma se pue­de crear una po­lí­ti­ca de vi­da ac­ti­va en to­da la com­pa­ñía; pe­ro si el man­do in­ter­me­dio ve mal que el tra­ba­ja­dor sal­ga al me­dio­día a pa­sear en lu­gar de co­mer­se un bo­ca­di­llo de­lan­te del or­de­na­dor, lo más fá­cil es que el em­plea­do se que­de sen­ta­do”, en­fa­ti­za. En Es­ta­dos Uni­dos y Aus­tra­lia, don­de se han rea­li­za­do mu­chos es­tu­dios so­bre la agre­si­vi­dad de es­tar sen­ta­do pa­ra la sa­lud, hay em­pre­sas que in­clu­so han mo­di­fi­ca­do los pues­tos de tra­ba­jo, ins­ta­lan­do es­cri­to­rios ele­va­dos pa­ra po­der tra­ba­jar de pie o en banqueta, no ad­ju­di­can­do me­sa fi­ja a los em­plea­dos o ins­ta­lan­do lu­ga­res de tra­ba­jo don­de el em­plea­do ha­ce al­gún ejer­ci­cio mien­tras cum­ple con su co­me­ti­do, co­mo pedalear pa­ra ge­ne­rar la elec­tri­ci­dad con que fun­cio­na su or­de­na­dor o ca­mi­nar en un ta­piz ro­dan­te a ba­ja ve­lo­ci­dad mien­tras atien­de en un mos­tra­dor. Pe­ro tam­bién pue­den cam­biar­se há­bi­tos sin es­tas in­ver­sio­nes. Ji­mé­nez tra­ba­jó du­ran­te un año con la em­pre­sa Sa­ni­tas pa­ra pro­mo­ver un es­ti­lo de vi­da más sa­lu­da­ble en­tre los em­plea­dos de las ofi­ci­nas cen­tra­les. “Los mar­tes y jue­ves no fun­cio­na­ban los as­cen­so­res y todo el mun­do te­nía que an­dar y su­bir es­ca­le­ras; ade­más, se es­ta­ble­cie­ron pe­que­ños pe­rio­dos du­ran­te la jor­na­da que per­mi­tían mo­ver­se y se ha­bi­li­tó una zo­na de gim­na­sio que los em­plea­dos po­dían uti­li­zar va­rios días a la se­ma­na, ade­más de un pro­gra­ma de co­mi­da sa­lu­da­ble; en un año me­jo­ra­ron to­das la va­ria­bles que me­día­mos, des­de el gra­do de sa­tis­fac­ción o el ren­di­mien­to en el tra­ba­jo has­ta mar­ca­do­res co­mo el con­su­mo má­xi­mo de oxí­geno, ca­pa­ci­da­des fí­si­cas co­mo fle­xi­bi­li­dad y fuer­za, o los ni­ve­les de co­les­te­rol y de glu­co­sa en san­gre”, ex­pli­ca. En reali­dad, las evi­den­cias de que es­tar de pie y mo­ver­se es me­jor que es­tar sen­ta­do son an­ti­guas. En la dé­ca­da de los cin­cuen­ta la re­vis­ta The Lan­cet ya pu­bli­có un es­tu­dio que mos­tra­ba que los re­vi­so­res de au­to­bús te­nían la mi­tad de ries­go de desa­rro­llar en­fer­me­da­des del co­ra­zón que los con­duc­to­res, que se pa­sa­ban la jor­na­da sen­ta­dos. Des­de en­ton­ces mu­chas in­ves­ti­ga­cio­nes han re­la­cio­na­do el pa­sar mu­cho tiem­po sen­ta­do con pro­ble­mas en el me­ta­bo­lis­mo de los azú­ca­res y las gra­sas. En con­cre­to, pa­re­ce que al es­tar sen­ta­dos se al­te­ra el me­ca­nis­mo de con­trol de la glu­co­sa y se re­du­ce una en­zi­ma lla­ma­da li­pa­sa que des­com­po­ne las gra­sas en la san­gre pa­ra que sean uti­li­za­das co­mo com­bus­ti­ble por los múscu­los, de mo­do que al ba­jar los ni­ve­les de esa en­zi­ma hay más tri­gli­cé­ri­dos y gra­sas en la san­gre y au­men­ta el ries­go de en­fer­me­da­des del co­ra­zón. Martínez apun­ta que la in­hi­bi­ción de es­ta en­zi­ma po­dría te­ner que ver con la gra­ve­dad. “En la po­si­ción de re­cos­ta­do no aguan­tas tu pe­so y pier­des el efec­to de la gra­ve­dad, y en ra­tas de la­bo­ra­to­rio es­tá com­pro­ba­do que en si­tua­ción de in­gra­vi­dez a las do­ce ho­ras ya su­fren cam­bios me­ta­bó­li­cos”, apun­ta. En es­te sen­ti­do, ase­gu­ra que no es lo mis­mo pa­ra el or­ga­nis­mo es­tar sen­ta­do er­gui­do, se­mi­erec­to, en que ha­ces tra­ba­jar la mus­cu­la­tu­ra ver­te­bral pa­ra sos­te­ner tu pe­so, que es­tar re­cos­ta­do en el res­pal­do. Otras in­ves­ti­ga­cio­nes han vin­cu­la­do la mi­cro­gra­ve­dad con el en­ve­je­ci­mien­to del or­ga­nis­mo, lo que jus­ti­fi­ca­ría que es­tar re­cos­ta­do lo de­te­rio­re más. Un ter­cio de los pa­sos de nues­tros abue­los “Es­tar de pie tie­ne el be­ne­fi­cio de que re­quie­re una se­rie de con­trac­cio­nes mus­cu­la­res que ge­ne­ran ener­gía y ac­ti­van el sis­te­ma ner­vio­so, pe­ro el pro­ble­ma no es tra­ba­jar de pie o sen­ta­do, sino no mo­ver­se, por­que nues­tra ge­né­ti­ca es­tá pre­pa­ra­da pa­ra acu­mu­lar ener­gía por­que pa­ra nues­tros an­te­pa­sa­dos no era fá­cil con­se­guir el ali­men­to, y hoy, aun­que no ne­ce­si­ta­mos mo­ver­nos pa­ra ali­men­tar­nos, el or­ga­nis­mo si­gue acu­mu­lan­do ener­gía”, apun­ta Al­fon­so Ji­mé­nez. Pe­ro tam­po­co ha­ce fal­ta re­mon­tar­se a la prehis­to­ria pa­ra cons­ta­tar que la so­cie­dad ac­tual

es la más se­den­ta­ria de to­dos los tiem­pos. Martínez re­la­ta que en Es­ta­dos Uni­dos han me­di­do la di­fe­ren­cia de pa­sos que dan los hom­bres y mu­je­res de la co­mu­ni­dad amish, que no han adop­ta­do las tec­no­lo­gías y co­mo­di­da­des mo­der­nas, con los del res­to de la po­bla­ción y los re­sul­ta­dos son con­tun­den­tes: los hom­bres amish ha­cen unos 18.000 pa­sos al día y las mu­je­res 14.000, mien­tras que la me­dia de los es­ta­dou­ni­den­ses es de 7.000 pa­sos los hom­bres y en­tre 5.000 y 6.000 las mu­je­res. An­na Puig ofre­ce una re­fe­ren­cia eu­ro­pea. Se­gún un es­tu­dio rea­li­za­do en­tre la po­bla­ción ho­lan­de­sa, en­tre 1975 y el 2005 se ha in­cre­men­ta­do en dos ho­ras se­ma­na­les el tiem­po que la gen­te pa­sa en un trans­por­te se­den­ta­rio y en un 17% el tiem­po que es­tá sen­ta­da de­lan­te de al­gu­na pan­ta­lla en su tiem­po li­bre. Si a eso se su­ma que el 80% de los adul­tos tie­ne tra­ba­jos en los que es­tán sen­ta­dos o de pie sin mo­ver­se, uno pue­de te­ner una idea apro­xi­ma­da de la ge­ne­ra­li­za­ción del se­den­ta­ris­mo. “Los cam­bios en la vi­da co­ti­dia­na han pro­vo­ca­do que en 50 o 60 años ha­ya­mos re­du­ci­do a un ter­cio el nú­me­ro de pa­sos que da­mos al día”, en­fa­ti­za Martínez. Y el nú­me­ro de pa­sos tie­ne que ver mu­cho con la sa­lud y con los ac­tua­les pro­ble­mas de so­bre­pe­so. Los ex­per­tos cal­cu­lan que una mu­jer de 60 ki­los só­lo que­ma 60 ca­lo­rías en una ho­ra sen­ta­da; así que si su jor­na­da laboral con­sis­te en ocho ho­ras sen­ta­da, que­ma­rá 480, que es me­nos de lo que la ma­yo­ría in­gie­re só­lo en la ce­na. Mi­ni­píl­do­ras de ejer­ci­cio El doc­tor Ramírez en­fa­ti­za que la so­lu­ción es­tá en mo­ver­se y to­mar pe­que­ñas píl­do­ras de ejer­ci­cio fí­si­co a lo lar­go del día. “Cuan­to más mo­vi­mien­to reali­ce­mos du­ran­te el día me­jor se­rá nues­tro pe­so, pe­ro tam­bién nues­tra fre­cuen­cia car­dia­ca, la pre­sión ar­te­rial, el con­trol del azú­car y del co­les­te­rol, las di­ges­tio­nes y la coa­gu­la­ción de la san­gre, de mo­do que ha­brá me­nos ries­go de em­bo­lia, y de va­ri­ces, y tam­bién me­nos de­pre­sión y an­sie­dad”, jus­ti­fi­ca. Y co­men­ta que las píl­do­ras de ejer­ci­cio son im­por­tan­tes du­ran­te la jor­na­da laboral pe­ro tam­bién fue­ra de ella, y del mis­mo mo­do que se pue­de uno le­van­tar pa­ra ir a bus­car los tra­ba­jos a la im­pre­so­ra más le­ja­na del des­pa­cho, pue­de op­tar por su­bir por las es­ca­le­ras dos o tres pisos y lue­go co­ger el as­cen­sor has­ta el pi­so de destino, o apar­car el co­che a dos man­za­nas de casa o del tra­ba­jo y ter­mi­nar el re­co­rri­do an­dan­do, o te­ner un pe­rro pa­ra obli­gar­se a dar al me­nos dos pa­seos dia­rios. La in­ves­ti­ga­do­ra de la Uni­ver­si­dad de Vic An­na Puig apun­ta que hay tra­ba­jos ex­pe­ri­men­ta­les que han de­mos­tra­do que sus­ti­tuir 30 mi­nu­tos de tiem­po se­den­ta­rio al día por ac­ti­vi­da­des li­ge­ras co­mo deam­bu­lar mien­tras se ha­bla por te­lé­fono o ver la te­le­vi­sión mien­tras se do­bla la ro­pa en lu­gar de es­tar sen­ta­do en el so­fá, re­du­ce los ni­ve­les de tri­gli­cé­ri­dos en san­gre un 1,9%; y que una sus­ti­tu­ción ma­yor, de unas dos ho­ras y me­dia dia­rias, pue­de au­men­tar el gas­to ener­gé­ti­co dia­rio en 2.000 ca­lo­rías y aca­bar con los pro­ble­mas de so­bre­pe­so de mu­chas per­so­nas. A es­te res­pec­to, Al­fon­so Ji­mé­nez, de la Uni­ver­si­dad Eu­ro­pea, ase­gu­ra que él pe­sa en­tre tres y cin­co ki­los me­nos que mu­chos pa­dres de ami­gos de sus hi­jos y lo atri­bu­ye a su há­bi­to de ha­blar por te­lé­fono de pie o de con­tes­tar los co­rreos elec­tró­ni­cos a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na des­de casa mien­tras pedalea en la bi­ci­cle­ta es­tá­ti­ca. Lo que no acon­se­ja nin­guno de los ex­per­tos con­sul­ta­dos es rom­per el se­den­ta­ris­mo por la vía de es­tar quie­to de pie o de con­si­de­rar que se ca­mi­na cuan­do se sa­le a mi­rar es­ca­pa­ra­tes. “Es­tar de pie quie­to pue­de lle­gar a ser más per­ju­di­cial que es­tar sen­ta­do por­que so­bre­car­ga­mos la es­pal­da, en es­pe­cial las lum­ba­res, con una fuer­za equi­va­len­te a más de 600 ki­los, y eso pro­vo­ca do­lo­res en la co­lum­na ver­te­bral y en las pier­nas, y au­men­ta los pro­ble­mas de re­torno ve­no­so y apa­re­cen más va­ri­ces”, ex­pli­ca el doc­tor Ramírez. Tam­po­co es so­lu­ción re­du­cir el tiem­po que pa­sa­mos sen­ta­dos op­tan­do por co­mer de pie. “Se mas­ti­ca peor, se tra­ga más ai­re y la di­ges­tión se di­fi­cul­ta más”, ad­vier­te. Re­mar­can los ex­per­tos que, aun­que el or­ga­nis­mo hu­mano es aho­rra­dor de ener­gía y va­go por na­tu­ra­le­za, a me­di­da que me­jo­ra nues­tra ca­pa­ci­dad fí­si­ca, tam­bién au­men­ta la ca­pa­ci­dad de dis­fru­te de los com­por­ta­mien­tos ac­ti­vos, e in­di­can que los gran­des be­ne­fi­cios ocu­rren en las fa­ses ini­cia­les, cuan­do se pa­sa de se­den­ta­rio a un po­co ac­ti­vo. Si hi­zo ca­so del con­se­jo y ha leído es­te ar­tícu­lo de pie, deam­bu­lan­do, ha­brá da­do el pri­mer pa­so pa­ra apre­ciar­los.

Des­ti­nar par­te del tiem­po de al­muer­zo a un pe­que­ño pa­seo dia­rio es sa­lu­da­ble

Ha­blar por te­lé­fono de pie es una es­tra­te­gia útil pa­ra re­du­cir el se­den­ta­ris­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.