Sí pue­des

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO -

Las cri­sis de an­sie­dad son co­mu­nes. Ra­mi­ro Ca­lle apun­ta an­tí­do­tos

Ho­la Ra­mi­ro, me lla­mo Sil­via. Me leí ha­ce mu­cho tiem­po un li­bro tu­yo que tra­ta­ba so­bre la an­sie­dad, por cu­rio­si­dad y co­mo te sien­to muy cer­cano, te cuen­to mi ca­so. Di­ri­jo un de­par­ta­men­to de ven­tas y no lle­go a los 35 años. Ha­ce unas se­ma­nas me plan­tée si pe­dir el tras­la­do a In­gla­te­rra, que­ría cam­biar de ai­res y ver có­mo era ca­paz de afron­tar la vi­da fue­ra de mi país. Lo sen­tí co­mo un re­to o desafío que de­bía po­ner­me. Ha­ce unos días te­nía que dar una char­la en pú­bli­co y mi­nu­tos an­tes de la mis­ma co­men­cé a sen­tir­me tan agi­ta­da y an­gus­tia­da, con tan­to mie­do, que me tu­vie­ron que lle­var al hos­pi­tal y me die­ron me­di­ca­ción. ¡Qué sus­to, y en­ci­ma me sen­tía ri­dí­cu­la! Des­de en­ton­ces no he le­van­ta­do ca­be­za, co­mo si no tu­vie­ra ener­gía, sin ilu­sión ni mo­ti­va­ción, muy in­de­ci­sa y apo­ca­da. Con­tar­te es­to ya me ali­via, Ra­mi­ro. Aho­ra no sé qué

A VE­CES HAY CON­FLIC­TOS

EN­TRE LA RA­ZÓN Y EL DE­SEO, EN­TRE LO QUE PO­DE­MOS Y QUE­RE­MOS

HA­CER

ha­cer. ¿Qué me ha­brá po­di­do pro­vo­car es­ta cri­sis? ¿Me re­co­mien­das un po­co de re­la­ja­ción?

Has te­ni­do una tí­pi­ca cri­sis de an­si­dad, pro­vo­ca­da por el mie­do y la in­se­gu­ri­dad que te es­tá pro­du­cien­do, en tu in­cons­cien­te, el desafío que te has pro­pues­to. Me gus­ta de­cir que la an­sie­dad es al al­ma lo que la fie­bre al cuer­po, o sea un sín­to­ma de que al­go ha de­ja­do de ope­rar ar­mó­ni­ca­men­te. Uno de los con­flic­tos más bá­si­cos en­tre el ser hu­mano es el que sur­ge en­tre la ra­zón y el de­seo, lo que nos pro­po­ne­mos y lo que lue­go po­de­mos o te­me­mos ha­cer. El con­flic­to es di­vi­sión in­te­rior y siem­pre re­sul­ta in­ten­sa­men­te des­ga­rra­dor y se cons­te­la co­mo an­gus­tia o an­sie­dad. Mu­chas ve­ces nos for­za­mos a ha­cer al­go que no po­de­mos ha­cer y en­ton­ces se abre una bre­cha en­tre lo que nos pro­po­ne­mos y lo que real­men­te po­de­mos o que­re­mos. Co­mo es­ta di­vi­sión es­tá su­mer­gi­da en la tras­tien­da o som­bra de la men­te, no sa­be­mos a ve­ces la cau­sa, pe­ro sí sen­ti­mos el efec­to, que pue­de ser aba­ti­mien­to, me­lan­co­lía, an­sie­dad, agi­ta­ción o ner­vio­sis­mo. An­te todo de­cir­te que no te asus­tes y que no crees un ti­po de an­sie­dad que sur­ge por el mie­do a vol­ver a sen­tir­la. Tra­ta de es­tar tran­qui­la y si­gue los con­se­jos de tu es­pe­cia­lis­ta o mé­di­co de ca­be­ce­ra. A ve­ces hay fa­ses en la vi­da (por in­de­ci­sión, com­pro­mi­so, exi­gen­cias) en las que vie­ne la an­sie­dad y lue­go se es­fu­ma. Si per­sis­te, ten­drás que con­sul­tar a tu mé­di­co y pue­de que te re­co­mien­de se­guir con un an­sio­lí­ti­co o no. Pe­ro no le veo ma­yor im­por­tan­cia. Tu men­te se ha es­tre­sa­do con el re­to que te has plan­tea­do. No te vio­len­tes, ni te ob­se­sio­nes, tran­qui­lí­za­te. Haz una se­sión dia­ria de re­la­ja­ción pro­fun­da. La me­jor ma­ne­ra de ven­cer esa fal­ta de ener­gía es ha­cer un so­bre­es­fuer­zo (te lo di­go así pa­ra que te sea más cla­ro) y que la ener­gía vuel­va a ac­ti­var­se y fluir. No te aban­do­nes. Si­gue con tu ac­ti­vi­dad, apar­ca de mo­men­to ese re­to, que lue­go po­drás re­to­mar, y prac­ti­ca un po­co de ejer­ci­cio y re­la­ja­ción. La an­sie­dad es una sen­sa­ción di­fu­sa y des­agra­da­ble, pe­ro mí­ra­la co­mo al­go que te es­tá di­cien­do que de­bes cam­biar de ac­ti­tud y evi­ta preo­cu­par­te. Sé tan­to de la an­sie­dad por­que pa­de­cí mu­chas cri­sis de jo­ven y uno com­pren­de que le es­tán tra­tan­do de dar un men­sa­je que hay que apren­der a des­ci­frar. Gracias por tu con­fian­za.

Ilus­tra­ción

Pablo Amargo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.