San Pe­ters­bur­go

San Pe­ters­bur­go ha si­do una de las ciu­da­des ru­sas más cas­ti­ga­das por las re­vo­lu­cio­nes, gue­rras y bom­bar­deos de los úl­ti­mos si­glos, pe­ro ha con­se­gui­do con­ser­var in­tac­to su en­can­to, mu­dan­do de piel ca­da vez y adap­tán­do­se a los nue­vos tiem­pos, sin im­por­tar d

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua

La ciu­dad ru­sa es cu­na de gran­des es­tre­nos ope­rís­ti­cos

En las pri­me­ras es­ce­nas de El bar­be­ro de Sevilla, la pro­ta­go­nis­ta fe­me­ni­na can­ta con gran alar­de de to­nos y se­mi­to­nos Una voce po­co fa, una voz po­co pue­de ha­cer. Al con­tra­rio que en la ópe­ra bu­fa de Ros­si­ni, en la ciu­dad de San Pe­ters­bur­go se ha de­mos­tra­do que una so­la voz pue­de ha­cer mu­cho, y aún más si se cui­da y se jun­ta con al­gu­nas más, co­mo du­ran­te la re­vo­lu­ción de oc­tu­bre. Pe­ro el sino de la gran ca­pi­tal ru­sa del nor­te es ir va­rian­do de in­tér­pre­te ca­da cier­to tiem­po, un cam­bio de re­gis­tro que se re­co­no­ce en las mu­ta­cio­nes que ha su­fri­do su nom­bre, yen­do y vi­nien­do en­tre San Pe­ters­bur­go y Le­nin­gra­do, en­tre la año­ran­za za­ris­ta y la re­vo­lu­ción bol­che­vi­que. Al­gu­nas ins­ti­tu­cio­nes se­ñe­ras de la ciu­dad han su­fri­do el mis­mo destino cam­bian­te. Por ejem­plo, el tea­tro Ma­riins­ki, co­no­ci­do co­mo el tea­tro de Ópe­ra y Ba­llet Kí­rov en­tre los años 1935 y 1992, y co­mo Aca­de­mia Na­cio­nal de Ópe­ra y Ba­llet des­de su na­ci­mien­to en 1920 y has­ta 1935. Su nom­bre ac­tual rin­de ho­me­na­je a María Ale­xán­drov­na, esposa del zar Ale­jan­dro II de Ru­sia, y hoy, co­mo ayer, si­gue sien­do el enemi­go acé­rri­mo del Bols­hói de Mos­cú. En es­te as­pec­to, na­da ha cam­bia­do. El fan­tás­ti­co edi­fi­cio re­na­cen­tis­ta del tea­tro Ma­riins­ki es obra del ar­qui­tec­to Al­bert Ca­vos, que se ins­pi­ró pa­ra su con­cep­ción en la Ópe­ra de Dres­de. En su in­te­rior, el ves­tí­bu­lo re­ci­be al vi­si­tan­te con un con­jun­to de puer­tas de es­pe­jo que jue­gan con los sen­ti­dos, mien­tras que el te­cho de la sa­la ex­hi­be todo el co­lo­ri­do de la pin­tu­ra rea­li­za­da por En­ri­co Fran­chio­li. El te­lón tam­bién se con­si­de­ra una obra de gran va­lor, ya que lo reali­zó el pin­tor tea­tral Ale­xán­der Go­lo­vín en 1914. Por fue­ra, el edi­fi­cio se vis­te de azul y blan­co, imi­tan­do a otros edi­fi­cios de la ciu­dad que se ador­nan con una no­ta de co­lor pa­ra com­ba­tir la gris mo­no­to­nía de las nieblas que sur­gen de los ríos Né­va y Moi­ka y de los ca­na­les que atra­vie­san San Pe­ters­bur­go. In­clu­so hay va­rios puen­tes pin­ta­dos pa­ra dis­tin­guir­los me­jor, co­mo el Azul (el más an­cho de la ciu­dad), el Ro­jo, el Ver­de y el Ama­ri­llo. Es­tán lo­ca­li­za­dos ca­si se­gui­dos, par­tien­do del pa­la­cio de la Asam­blea Le­gis­la­ti­va y la es­ta­tua ecues­tre del zar Ni­co­lás I y an­dan­do en di­rec­ción a la Pers­pec­ti­va Nevs­ki. Lue­go vie­nen otros tan­tos, siem­pre ne­ce­sa­rios pa­ra co­nec­tar las 40 is­las del te­rreno pan­ta­no­so del gol­fo de Fin­lan­dia don­de Pe­dro I tu­vo la ge­nial idea de eri­gir su nue­va ca­pi­tal. Una ca­pi­tal ba­rro­ca de ai­res pa­ri­si­nos que se per­mi­te el lu­jo de lla­mar pers­pec­ti­va a su ave­ni­da más im­por­tan­te, co­mo se­ña­lan­do que aquí se vie­ne a mi­rar y a ad­mi­rar. Por eso es una suer­te que, por el mo­men­to, no pro­gre­se el pro­yec­to del mo­no­po­lio del gas ru­so Gaz­prom pa­ra le­van­tar una to­rre de ace­ro y cris­tal gi­gan­tes­ca que

des­tro­za­ría el sky­li­ne de la ciu­dad. La po­si­ble re­ti­ra­da del tí­tu­lo de pa­tri­mo­nio de la hu­ma­ni­dad por la Unesco pa­re­ce que ha te­ni­do al­go que ver, de ma­ne­ra que en el vie­jo San Pe­ters­bur­go si­gue vi­gen­te la ley de Ale­jan­dro I se­gún la cual no se pue­de cons­truir na­da que su­pere los 28 me­tros del Her­mi­ta­ge, a no ser que se tra­te de una igle­sia. En es­te ca­so, se pue­de re­zar tan al­to co­mo se desee. Y ha­blan­do de pers­pec­ti­vas y pun­tos de vis­ta, en to­da la ciu­dad no hay efec­to es­ce­no­grá­fi­co me­jor con­se­gui­do que el de la ca­lle Bols­ha­ya Mors­ka­ya cuan­do se acer­ca a la pla­za del Pa­la­cio. Es­ta vía es­tá tra­za­da mi­ran­do al nor­te, con tal pre­ci­sión que al me­dio­día sus edi­fi­cios no pro­yec­tan som­bras a pe­sar de re­tor­cer­se li­ge­ra­men­te ha­cia la iz­quier­da pa­ra ocul­tar la vi­sión del Her­mi­ta­ge has­ta que, de re­pen­te, se plan­ta fren­te al vi­si­tan­te, co­mo si se al­za­ra el te­lón. Cin­co re­la­tos cos­tum­bris­tas,

muy evo­ca­do­res de una épo­ca, en los que no fal­tan ni el to­que ro­mán­ti­co

ni el iró­ni­co.

Mu­seo del Her­mi­ta­ge, con una co­lec­ción de más de tres millones de pie­zas

Por una voz sa­na

Vis­ta de la Pers­pec­ti­va Nevs­ki des­de la ca­te­dral de la Vir­gen de Ka­zán, la más ve­ne­ra­da de Ru­sia

Pós­ters del tea­tro de ba­llet y ópe­ra Ma­riins­ki, ins­pi­ra­do en la Ópe­ra de Dres­de

La con­cu­rri­da Pers­pec­ti­va Nevs­ki, ca­lle prin­ci­pal de San Pe­ters­bur­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.