Cui­da­do con la voz

Ca­da vez abu­sa­mos más de nues­tra voz. La con­ta­mi­na­ción, los gri­tos, fu­mar, ha­blar más de la cuen­ta (el lí­mi­te de nues­tro apa­ra­to fo­na­dor es de cua­tro ho­ras dia­rias) y no dar­le des­can­so pa­san fac­tu­ra ca­si siem­pre en for­ma de afo­nías

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Mar­ga­ri­ta Puig

Y pues­tos ya a re­co­men­dar, una guía so­bre có­mo te­ne­mos que cui­dar la voz

To­dos, o ca­si to­dos, te­ne­mos voz. Pe­ro es­ta he­rra­mien­ta tie­ne una vi­da li­mi­ta­da. Sí li­mi­ta­da, su du­ra­bi­li­dad de­pen­de de ca­da per­so­na y de có­mo la uti­li­za. Y de có­mo la mi­ma. Al me­nos en­tre el 5% y el 7% de la po­bla­ción mun­dial su­fre al­gún tras­torno de la voz que re­quie­re aten­ción mé­di­ca por par­te de un es­pe­cia­lis­ta que ten­ga los co­no­ci­mien­tos pa­ra la pre­ven­ción, el diag­nós­ti­co y el tra­ta­mien­to de las pa­to­lo­gías re­la­cio­na­das con es­te ins­tru­men­to. Pe­ro son po­cos los que se de­ci­den a tra­tar­se. ¿La cau­sa del pro­ble­ma de afo­nías que en los úl­ti­mos tiem­pos pa­re­ce una au­tén­ti­ca epi­de­mia? Su mal uso. Y el abu­so. “Los tras­tor­nos vo­ca­les sue­len ve­nir de un es­fuer­zo ex­ce­si­vo que con­du­ce a la dis­fo­nía”, ex­pli­ca el oto­rrino Iván Do­mè­nech, del hos­pi­tal uni­ver­si­ta­ri Qui­rón De­xeus. Y en cuan­to a las dis­fo­nías (tras­torno de la voz cuan­do se al­te­ra la ca­li­dad de es­ta en cual­quier gra­do ex­cep­tuan­do el to­tal), cuen­ta que pue­den ser fun­cio­na­les, or­ga­no­fun­cio­na­les y or­gá­ni­cas. Las pri­me­ras no lle­gan li­ga­das a nin­gu­na ra­zón anató­mi­ca evi­den­te, las se­gun­das se pro­du­cen cuan­do el mal uso de la voz con­du­ce a una le­sión (nó­du­los, pó­li­pos…) y las ter­ce­ras, por la al­te­ra­ción del ór­gano fo­na­dor cau­sa­do por ra­zo­nes aje­nas al mal uso (pue­den ser pa­rá­li­sis de cuer­das vo­ca­les, en­fer­me­da­des en­do­cri­nas y cán­cer de la­rin­ge…). Los maes­tros y los pro­fe­so­res sue­len ser los más afec­ta­dos por las dis­fo­nías. Tam­bién los pre­sen­ta­do­res de ra­dio o te­le­vi­sión y los can­tan­tes (to­dos ellos uti­li­zan la voz co­mo he­rra­mien­ta pa­ra su pro­fe­sión) sue­len te­ner pro­ble­mas con ella. La doc­to­ra M. Pi­lar Mur­tró Ayats, mé­di­co fo­nia­tra del equi­po de la doc­to­ra Ma­ria Co­lo­mé en el cen­tro mé­di­co Tek­non, re­cuer­da que “la voz de­be tra­tar­se con de­li­ca­de­za y pre­ve­nir­la de agre­sio­nes me­dioam­bien­ta­les, co­mo el hu­mo, el rui­do o el ai­re frío. Lo que la fa­ti­ga so­bre todo es el tono ha­bla­do grue­so y per­ma­nen­te, y el gri­tar o in­ten­tar ha­blar por en­ci­ma de si­tua­cio­nes rui­do­sas. Por tan­to, se cui­da evi­tan­do es­tas si­tua­cio­nes es­tre­san­tes pa­ra la voz, des­can­sán­do­la ocho ho­ras ca­da día y be­bien­do agua y lí­qui­dos”. Y, so­bre todo, “de­ján­do­la fluir li­bre de ten­sio­nes, to­man­do cons­cien­cia de que no hay que so­me­ter­la a ex­ce­sos”. Es­ta es­pe­cia­lis­ta ad­vier­te que hay que ve­lar por su sa­lud y tam­bién por man­te­ner­la jo­ven. Por­que, sí, la voz en­ve­je­ce. “Co­mo to­dos los ór­ga­nos y múscu­los del cuer­po, los te­ji­dos se de­bi­li­tan y la fuer­za mus­cu­lar de­cli­na (las cuer­das vo­ca­les for­man par­te de los te­ji­dos fi­bro­sos de nues­tro cuer­po a que los años pa­san irre­me­dia­ble­men­te fac­tu­ra). En­ton­ces se vuel­ve más di­fí­cil man­te­ner un flu­jo de ai­re su­fi­cien­te pa­ra la co­rrec­ta vi­bra­ción de los re­plie­gues vo­ca­les”, cuen­ta Co­lo­mé. Pe­ro no en­ve­je­ce de gol­pe. “Con el cre­ci­mien­to, el tono de la voz se ha­ce más gra­ve (muy evi­den­te en el se­xo mas­cu­lino por el ma­yor de­sa­rro­llo de la la­rin­ge en la pu­ber­tad) y en eda­des ma­du­ras, de­bi­do tam­bién a cam­bios hor­mo­na­les, tien­de a ser más gra­ve en las mu­je­res y más agu­da en los hom­bres”, ex­pli­ca. ¿Un se­cre­to pa­ra re­ju­ve­ne­cer la voz? Cui­dar­la. El me­jor lif­ting son las se­sio­nes de téc­ni­ca vo­cal (o la lo­go­pe­dia o la prác­ti­ca del can­to que tra­ba­jan la elas­ti­ci­dad vo­cal, una co­rrec­ta emi­sión pa­ra no da­ñar las cuer­das vo­ca­les) y apren­der a res­pi­rar. Àn­gels Ci­vit Fons, ex­per­ta en téc­ni­ca vo­cal y reha­bi­li­ta­ción res­pi­ra­to­ria de Tek­non, ex­pli­ca que hay que ha­cer­lo “pro­fun­da­men­te, des­ple­gan­do el ab­do­men y la ba­se del tó­rax en lu­gar de ele­var só­lo la par­te su­pe­rior. La idea es tra­ba­jar con po­ca can­ti­dad de ai­re bien ad­mi­nis­tra­da”. Ade­más, “se de­be res­pi­rar siem­pre por la na­riz, tan­to pa­ra in­ha­lar co­mo pa­ra ex­ha­lar el ai­re. El ai­re se hu­me­de­ce, se ca­lien­ta, y no re­se­ca las cuer­das vo­ca­les. Ocu­pa las par­tes in­fe­rio­res de los pul­mo­nes, per­mi­tien­do una me­jor oxigenación y ayu­dan­do a re­la­jar­se en si­tua­cio­nes de es­trés o an­sie­dad”, re­cuer­da. Ejer­ci­cios que se pue­den ha­cer en casa pa­ra cui­dar la voz, se­gún es­tas dos es­pe­cia­lis­tas, son tan fá­ci­les co­mo “per­mi­tir que el ai­re pe­ne­tre en la ca­ja to­rá­ci­ca de for­ma na­tu­ral, sin for­zar su en­tra­da, cul­ti­var la en­to­na­ción de las fra­ses, la me­lo­día, pa­ra con­ser­var la elas­ti­ci­dad de los re­plie­gues vo­ca­les”. Re­co­mien­dan tam­bién “pro­fun­di­zar en ejer­ci­cios de re­pa­ra­ción dia­frag­má­ti­ca, pro­fun­da y na­sal, a rit­mo len­to y am­plio. Ejer­ci­cios pa­ra man­te­ner un tono ade­cua­do en nues­tra emi­sión vo­cal ha­bla­da o can­ta­da”, siem­pre “aten­dien­do a la pos­tu­ra y a las si­tua­cio­nes me­dioam­bien­ta­les y be­bien­do agua a me­nu­do si te­ne­mos que ha­blar o usar nues­tra voz pa­ra tra­ba­jar”. ¿Cuán­do hay que preo­cu­par­se? En epi­so­dios de ron­que­ras y fa­rin­gi­tis fre­cuen­tes o pro­gre­si­vas, y

HA­BLAR SIN PRO­BLE­MAS TIE­NE SU LÍ­MI­TE: CUA­TRO HO­RAS DIA­RIAS CUAN­DO UNA RON­QUE­RA DU­RA MÁS DE UN MES HAY MO­TI­VOS PA­RA ACU­DIR AL MÉ­DI­CO

cuan­do la voz can­sa­da no res­pon­de a los re­que­ri­mien­tos ha­bi­tua­les o apa­re­cen afo­nías sú­bi­tas. Tam­bién en ca­sos de dis­fo­nías, tono apa­ga­do de la voz, te­ner que for­zar con el ai­re pa­ra po­der emi­tir so­ni­dos, do­lor, sen­sa­ción de oclu­sión de la gar­gan­ta. “Son sen­sa­cio­nes fuer­tes y des­agra­da­bles, por tan­to son inequí­vo­cas y no hay que pa­sar­las por al­to”, ex­pli­ca Ci­vit. Las ra­zo­nes de­be de­ter­mi­nar­las el mé­di­co. Mu­chas ve­ces se de­be a “si­tua­cio­nes de es­trés y an­sie­dad, que pro­vo­can con­trac­tu­ras mus­cu­la­res que afec­tan a la coor­di­na­ción fono-res­pi­ra­to­ria im­pi­dien­do la co­rrec­ta vi­bra­ción de los re­plie­gues vo­ca­les y obs­ta­cu­li­zan­do la trans­mi­sión del so­ni­do”, aña­de es­ta es­pe­cia­lis­ta, que ex­pli­ca que “los ner­vios afec­tan al es­ta­do ge­ne­ral de la per­so­na y tam­bién a la voz. Di­fi­cul­tan el con­trol de la res­pi­ra­ción y la voz pue­de re­sen­tir una emi­sión dé­bil o en­tre­cor­ta­da. Unas se­sio­nes de ejer­ci­cios respiratorios ayu­da­rán a la per­so­na a con­tro­lar si­tua­cio­nes de pá­ni­co es­cé­ni­co”. “Es muy im­por­tan­te que to­da per­so­na que lle­ve más de diez o quin­ce días de afo­nía, so­bre todo si fu­ma, acu­da al oto­rrino. Es una prio­ri­dad”, ad­vier­te muy en se­rio Iván Do­mé­nech. Es­te es­pe­cia­lis­ta re­cuer­da que hay que de­ter­mi­nar rá­pi­da­men­te las cau­sas en ta­les ca­sos. A ve­ces pue­de ser mo­ti­va­da por “la ali­men­ta­ción, que pue­de pro­vo­car gas­tri­tis y re­flu­jo y una la­rin­gi­tis. En ta­les ca­sos, acon­se­ja­mos evi­tar co­mi­das co­pio­sas, be­bi­das ga­seo­sas, et­cé­te­ra, e in­clu­so acon­se­ja­mos pro­tec­to­res de es­tó­ma­go pa­ra ayu­dar a la la­rin­ge en ca­sos de afo­nía”. Do­mé­nech re­cuer­da que lo pri­mor­dial pa­ra cui­dar la voz es eli­mi­nar el ta­ba­co y tam­bién be­bi­das muy ca­lien­tes que, en ex­tre­mo, se aso­cian in­clu­so co­mo des­en­ca­de­nan­tes de cán­cer de esó­fa­go… y, por ex­ten­sión, pue­den dar pro­ble­mas de la­rin­gi­tis”. Es tan evi­den­te que hay pro­ble­mas re­la­cio­na­dos con el apa­ra­to fo­na­dor que in­clu­so exis­te in­clu­so el día mun­dial de la Voz. Se ce­le­bra, ya des­de 1999 y aus­pi­cia­do por la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de So­cie­da­des de Oto­rri­no­la­rin­go­lo­gía, el 16 de abril. ¿El ob­je­ti­vo? Con­cien­ciar acer­ca de la im­por­tan­cia de con­tar con una voz en bue­nas con­di­cio­nes pa­ra el de­sa­rro­llo de las re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les, ya sean a ni­vel per­so­nal co­mo pro­fe­sio­nal. Con­cier­tos, con­fe­ren- de la voz al me­nos una vez du­ran­te el cur­so aca­dé­mi­co, lo que oca­sio­na una gran par­te de las ba­jas la­bo­ra­les”, ex­pli­ca Co­be­ta. ¿Otras cu­rio­si­da­des? Los nó­du­los en las cuer­das vo­ca­les son más fre­cuen­tes en mu­je­res que en hom­bres, ya que la la­rin­ge fe­me­ni­na es más pe­que­ña y las cuer­das de­ben vi­brar el do­ble, ad­vier­te es­te es­pe­cia­lis­ta. Los oto­rri­nos re­co­mien­dan no ha­blar en cla­se más de 4 ho­ras al día, hi­dra­tar­se, evi­tar el ta­ba­co y el al­cohol, ha­cer lla­ma­das de aten­ción no vo­ca­les (aplau­sos, pi­ti­dos, et­cé­te­ra), uti­li­zar gra­ba­cio­nes y fo­men­tar la par­ti­ci­pa­ción cias, con­sul­tas mé­di­cas so­bre el cui­da­do de la voz y char­las edu­ca­ti­vas quie­ren acen­tuar la im­por­tan­cia de es­ta he­rra­mien­ta hu­ma­na que tan po­cos cui­dan. ¿Los pro­ble­mas fre­cuen­tes? Son ha­bi­tua­les los nó­du­los (una pa­to­lo­gía con una afec­ta­ción de en­tre el 17% y el 24%) que sue­len apa­re­cer o en la vein­te­na o en la cin­cuen­te­na, so­bre todo en el ca­so de las mu­je­res. Tam­bién los pó­li­pos son usua­les, aun­que por lo ge­ne­ral afec­tan más a los hom­bres (una pro­por­ción de cua­tro a uno) cuan­do tie­nen trein­ta y tan­tos o ya a par­tir de los se­sen­ta. Mu­cho más gra­ve es el cán­cer de la­rin­ge, “más ha­bi­tual en pa­cien­tes con una con­duc­ta aso­cia­da al ta­ba­co y al al­cohol”. Ha­blar de­ma­sia­do (el lí­mi­te fo­na­dor es de cua­tro ho­ras dia­rias), con un tono de­ma­sia­do al­to, de for­ma rá­pi­da, for­zan­do la vo­ca­li­za­ción, ca­rras­pean­do, to­sien­do o gri­tan­do son al­gu­nos de los gran­des enemi­gos de la voz sa­na. Pe­ro el peor de to­dos es can­tar con una téc­ni­ca inade­cua­da por­que pue­de le­sio­nar el apa­ra­to fo­na­dor. La si­tua­ción to­da­vía pue­de ser peor si se ha­ce en un en­torno con­ta­mi­na­do (con hu­mo). Cuan­do se tie­nen pro­ble­mas de voz, lo más im­por­tan­te es que se diag­nos­ti­que, lo que hoy en día es rá­pi­do y cer­te­ro. Lue­go, el es­pe­cia­lis­ta de­ci­di­rá si hay que me­di­car, reha­bi­li­tar o, fi­nal­men­te, op­tar por la ci­ru­gía. ¿Lo ha­bi­tual? La reha­bi­li­ta­ción con fo­nia­tras, lo­go­pe­das, pro­fe­so­res de can­to, psi­có­lo­gos… de­pen­dien­do de la per­so­na que tra­tar. Pe­ro si hay que in­ter­ve­nir, sue­le ha­cer­se por ci­ru­gía am­bu­la­to­ria. En el li­bro Pa­to­lo­gía de la voz, pu­bli­ca­do re­cien­te­men­te por la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Oto­rri­no­la­rin­go­lo­gía y Pa­to­lo­gía Cér­vi­co-Fa­cial (SEORL-PCF), se re­co­ge el avan­ce que su­po­ne la ci­ru­gía am­bu­la­to­ria de la voz en pa­rá­li­sis vo­ca­les, que su­fren a me­nu­do quie­nes fuer­zan la voz y quie­nes se so­me­ten a in­ter­ven­cio­nes qui­rúr­gi­cas re­la­cio­na­das con el apa­ra­to fo­na­dor (co­mo en las ti­roi­des). “Bas­ta in­yec­tar unas sus­tan­cias que ayu­den a res­tau­rar la vi­bra­ción de las cuer­das vo­ca­les”, co­men­ta el pro­fe­sor Ig­na­cio Co­be­ta, je­fe del ser­vi­cio de ORL del hos­pi­tal Ra­món y Ca­jal, de Ma­drid. La ci­ru­gía de la voz es­tá sien­do ca­da vez más uti­li­za­da en an­cia­nos, apun­ta, “ya que con la edad se va per­dien­do la ca­li­dad de la voz y, gracias a la ci­ru­gía, se con­si­gue re­ju­ve­ne­cer­la y eso re­du­ce el ais­la­mien­to so­cial”. en el au­la pa­ra no ha­blar todo el tiem­po, apro­ve­char los re­creos pa­ra des­can­sar la voz, va­ler­se de mi­cró­fo­nos y al­ta­vo­ces y edu­car la voz. “Se pue­de, ade­más, re­cu­rrir a cla­ses de lo­go­pe­dia pa­ra apro­ve­char me­jor el po­ten­cial de la pro­pia voz y no forzarla”, co­men­ta es­te es­pe­cia­lis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.