Las ros­qui­llas de la abue­la

La Vanguardia - ES - - NEWS -

Mu­chos re­cuer­dan las ros­qui­llas que ha­cía su abue­la, o aque­llas ga­lle­tas de na­ta, que tam­bién pre­pa­ra­ba. Co­mo los jer­séis de la­na que lu­cían to­dos sus nie­tos, quie­nes en más de una oca­sión se en­re­da­ron con sus ovi­llos, des­pa­rra­ma­dos por el sue­lo y mo­vién­do­se a ba­se de pun­ta­das co­mo pe­rri­tos fal­de­ros. Esos ni­ños que hoy son ma­yo­res des­co­no­cen si su abue­la lo ha­cía pa­ra aho­rrar, pa­ra re­la­jar­se o di­ver­tir­se. Lo que sí sa­ben es que ga­lle­tas y pas­tas co­mo las de su abue­la no las han vuel­to a pro­bar. Y tam­bién sa­ben, por­que lo ven, in­clu­so en sus pro­pias ca­sas y en la aper­tu­ra de nue­vos co­mer­cios, que se es­tán re­cu­pe­ran­do al­gu­nas tra­di­cio­nes, co­mo el bri­co­la­je, el ha­cer biz­co­chos con los ni­ños, el co­ci­nar y com­par­tir ce­nas con los ami­gos cam­bian­do de do­mi­ci­lio en fun­ción del an­fi­trión ca­da se­ma­na o cul­ti­var un pe­que­ño huer­to en el bal­cón o el pa­tio de casa. Esos mu­chos, hoy ya ma­yo­res, de­tec­tan que vuel­ve el ayer, y que mar­ca ten­den­cia: haz­lo tú mis­mo. Hoy, co­mo ayer, no es­tá cla­ro si es pa­ra aho­rrar di­ne­ro, por­que nos re­la­ja, nos di­vier­te o por qué. El ca­so es que vuel­ve. May­te Rius lo ex­pli­ca en el re­por­ta­je prin­ci­pal de la se­ma­na. La pe­na es que las ros­qui­llas de la abue­la se fue­ron con ella.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.