Crear

La Vanguardia - ES - - NEWS - JOSÉ AN­TO­NIO MA­RI­NA es@lavan­guar­dia.es

Los po­lí­ti­cos que ob­tie­nen car­gos elec­tos de­be­rían lle­gar con un mar­cha­mo de ca­li­dad... pe­ro eso su­ce­de re­la­ti­va­men­te po­cas ve­ces. Ca­vi­la­cio­nes de José An­to­nio Ma­ri­na

Me gus­ta vo­lar. Amo los avio­nes. Me gus­ta­ría es­cri­bir una fi­lo­so­fía de la avia­ción. Todo en ella me pa­re­ce ma­ra­vi­llo­so. Ti­tu­lé uno de mis li­bros El vue­lo de la in­te­li­gen­cia. La téc­ni­ca ha he­cho po­si­ble lo im­po­si­ble, un sue­ño hu­mano. Esa es su gran­de­za. Y lo ha he­cho con au­da­cia y pru­den­cia. La con­cien­cia de que vo­lar es una ac­ti­vi­dad de al­to ries­go, an­ti­na­tu­ral pa­ra no­so­tros, ha­ce que la par­te más pe­li­gro­sa de via­jar en avión sea el tra­yec­to al ae­ro­puer­to. La avia­ción es prác­ti­ca­men­te la úni­ca in­ven­ción que lo­gra de ma­ne­ra sis­te­má­ti­ca fun­cio­nar al má­xi­mo ni­vel de ren­di­mien­to, lo que se de­fi­ne co­mo seis sig­ma. Así se ca­li­fi­can los pro­ce­sos que pro­du­cen me­nos de 3,4 de­fec­tos por ca­da mi­llón de opor­tu­ni­da­des de te­ner­los. Es fan­tás­ti­co que una ac­ti­vi­dad tan com­ple­ja co­mo vo­lar lo ha­ya con­se­gui­do. No ha si­do fá­cil. La for­ma­ción de los pi­lo­tos es du­rí­si­ma y con­ti­nua; los pro­to­co­los de re­vi­sión de los apa­ra­tos, mi­nu­cio­sos y ri­gu­ro­sa­men­te pau­ta­dos. Cuan­do la in­te­li­gen­cia hu­ma­na se em­pe­ña en ha­cer las co­sas bien, las ha­ce. Por ello me es­can­da­li­za que en el ex­tre­mo opues­to se en­cuen­tre la po­lí­ti­ca, co­mo pa­ra­dig­ma de una ac­ti­vi­dad que no ha con­se­gui­do es­ta­ble­cer cri­te­rios de ca­li­dad, ni for­mar a sus pro­ta­go­nis­tas, ni ela­bo­rar mo­dos de pre­ver los ries­gos. No so­mos cons­cien­tes de la gra­ve­dad de es­te asun­to. Un pi­lo­to de avión ne­ce­si­ta más prue­bas de com­pe­ten­cia que un pre­si­den­te de go­bierno. Un ac­ci­den­te aé­reo en el que mue­ren cien­tos de per­so­nas su­po­ne una con­mo­ción uni­ver­sal, pe­ro las tra­ge­dias po­lí­ti­cas que afec­tan a millones de per­so­nas no nos im­pre­sio­nan. La si­tua­ción es de­s­es­pe­ran­za­do­ra. Las ur­nas de­be­rían pro­por­cio­nar la cer­ti­fi­ca­ción de ca­li­dad po­lí­ti­ca, pe­ro no su­ce­de así. Todo cons­pi­ra con­tra una eva­lua­ción ri­gu­ro­sa. El ac­ce­so al po­der siem­pre ha si­do un asun­to tur­bio, que me­re­ce ser es­tu­dia­do. La de­mo­cra­cia es un in­ten­to de cla­ri­fi­car ese ac­ce­so, pe­ro no lo­gra eli­mi­nar la tur­bie­dad. La po­si­bi­li­dad de elec­ción es­tá muy li­mi­ta­da por di­fe­ren­tes fil­tros: en Es­pa­ña, por las lis­tas ce­rra­das; en to­dos los paí­ses de­mo­crá­ti­cos, por el po­der de los par­ti­dos o la ne­ce­si­dad de con­se­guir di­ne­ro pa­ra las cam­pa­ñas. Pe­ro no he­mos de echar to­da la cul­pa a los po­lí­ti­cos. Los es­tu­dios so­bre la de­ci­sión de vo­to nos di­cen que sue­le ser una de­ci­sión to­ma­da por im­pul­sos emo­cio­na­les, po­co ra­cio­na­les y na­da crí­ti­cos. Si­guien­do a los fi­ló­so­fos grie­gos, creo que go­ber­nar es la más di­fí­cil ta­rea hu­ma­na, pe­ro eso no im­pi­de afir­mar que na­da ha pro­vo­ca­do más do­lor ni ha pro­du­ci­do más tra­ge­dias que los ma­los go­ber­nan­tes. Es in­com­pren­si­ble que no ha­ya­mos si­do ca­pa­ces de ela­bo­rar un pro­ce­di­mien­to seis sig­ma pa­ra dis­tin­guir­los. ¿Qué ha­ce que los ciu­da­da­nos se so­me­tan al po­der de aque­llos quie­nes les con­du­cen al ma­ta­de­ro? Es­cri­bo mu­cho so­bre es­te te­ma, me preo­cu­pa. Me in­tere­sa ave­ri­guar por qué las pa­sio­nes po­lí­ti­cas son tan po­de­ro­sas. Veo la po­si­bi­li­dad de es­cri­bir un Tra­ta­do de pa­to­lo­gía po­lí­ti­ca, que no sé si ten­dré tiem­po de ha­cer: iden­ti­fi­car las con­duc­tas irra­cio­na­les, la in­ca­pa­ci­dad de de­jar­se con­ven­cer por la evi­den­cia, el con­ta­gio ideo­ló­gi­co, la vio­len­cia san­ti­fi­ca­da. Oja­lá al­guien más sa­bio que yo em­pren­da la ta­rea.

Ilus­tra­ción Raúl

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.