En jue­go

La Vanguardia - ES - - NEWS - ORIOL RI­POLL es@lavan­guar­dia.es

19 Lo­ve Let­ter es un jue­go de me­sa que se con­vier­te en una aven­tu­ra epis­to­lar: ha­cer lle­gar una car­ta a la prin­ce­sa. Re­mi­te: Oriol Ri­poll

Lo­ve Let­ter es un jue­go de cartas que ha si­do una re­vo­lu­ción en el mun­do de los jue­gos de me­sa en el úl­ti­mo año. Es ideal pa­ra quien bus­que un pa­sa­tiem­po de es­tra­te­gia rá­pi­do y sin com­pli­ca­cio­nes. Su au­tor es Sei­ji Ka­nai y Ho­mo­lu­di­cus aca­ba de edi­tar­lo aquí. Los ju­ga­do­res son pre­ten­dien­tes que quie­ren ha­cer lle­gar una car­ta de amor a la prin­ce­sa An­net­te. Ga­na quien con­si­gue acer­car­se más, dán­do­le la car­ta en per­so­na o por un in­ter­me­dia­rio. Se jue­ga con 16 cartas y 10 cu­bos pa­ra mar­car la pun­tua­ción. La me­cá­ni­ca es muy sim­ple. Se co­mien­za re­par­tien­do una car­ta a ca­da ju­ga­dor y se de­ja el res­to bo­ca aba­jo, en un mon­tón. Por tur­nos ca­da uno co­ge una car­ta del mon­tón, eli­ge en­tre una de las dos que tie­ne en la mano, la jue­ga bo­ca arri­ba so­bre la me­sa y eje­cu­ta la ac­ción que hay es­cri­ta. Hay ac­cio­nes que

EN LO­VE LET­TER GA­NA­RÁ QUIEN SE ACER­QUE MÁS A LA PRIN­CE­SA Y LE EN­TRE­GUE UNA CAR­TA

per­mi­ten eli­mi­nar al­gún ju­ga­dor, otras que des­cu­bren qué tie­nen los otros ju­ga­do­res en la mano o unas ter­ce­ras que pro­te­gen de los ata­ques. La ron­da pue­de aca­bar por­que só­lo que­de un ju­ga­dor en la par­ti­da o por­que ya no que­den cartas en el mon­tón. En es­te ca­so to­dos los que to­da­vía es­tén ju­gan­do mues­tran el nai­pe que tie­nen en la mano. Ga­na quien ten­ga la car­ta con el va­lor más al­to y se que­da un cu­bo. Y ga­na la par­ti­da quien ha­ya con­se­gui­do ga­nar un nú­me­ro de ron­das de­ter­mi­na­do (7 pa­ra 2 ju­ga­do­res, 5 por 3 ju­ga­do­res y 4 pa­ra 4) . Ca­da car­ta re­pre­sen­ta un per­so­na­je que pue­de ha­cer lle­gar la car­ta a la prin­ce­sa. Hay ocho di­fe­ren­tes y ca­da uno tie­ne un gra­do de pro­xi­mi­dad con la prin­ce­sa. El más cer­cano es ella mis­mas (el 8), lue­go la con­de­sa Wil­hel­mi­na (un 7) y la más ale­ja­da es la guar­dia que se lla­ma Odet­te (1). Ade­más ca­da car­ta tie­ne un tex­to que mues­tra có­mo ac­tuar. Por ejem­plo, To­más, el clé­ri­go , tie­ne un va­lor 2 y cuan­do se jue­ga per­mi­te mi­rar qué car­ta tie­ne en la mano otro ju­ga­dor. O el ba­rón Ta­lus va­le 3 y el que la jue­gue eli­ge otro ju­ga­dor pa­ra com­pa­rar las cartas que tie­nen en la mano, y eli­mi­nan­do quien ten­ga el va­lor más ba­jo. Los ju­ga­do­res de­ben de­du­cir qué cartas pue­den te­ner sus ad­ver­sa­rios vien­do sus ac­cio­nes: si des­pués de ju­gar un ba­rón Ta­lus que­da eli­mi­na­do un ju­ga­dor que tie­ne una car­ta 4, se sa­be que el ga­na­dor tie­ne un va­lor su­pe­rior. Hay que te­ner en cuen­ta cuán­tas cartas hay de ca­da per­so­na­je: 5 guar­dias, 2 don­ce­llas pe­ro só­lo un prín­ci­pe o una con­de­sa. Co­mo la ba­ra­ja no tie­ne un nú­me­ro muy ele­va­do de cartas, la es­tra­te­gia es­tá al al­can­ce de cual­quier ju­ga­dor. Se tra­ta de un jue­go trans­por­ta­ble, de me­cá­ni­ca sim­ple, que per­mi­te plan­tear una es­tra­te­gia no muy com­ple­ja y con una par­ti­da rá­pi­da, sue­le du­rar unos 20 mi­nu­tos. Y lo más im­por­tan­te, es muy en­tre­te­ni­do y di­ver­ti­do. Tie­ne to­dos los in­gre­dien­tes pa­ra for­mar par­te de mis pre­fe­ri­dos y se­gu­ro que cuan­do lo prue­ben tam­bién se­rá uno de los su­yos.

Ilus­tra­ción Lui­sa Ve­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.