Tran­qui­li­zan­tes na­tu­ra­les

Hay plan­tas que ac­túan de mo­do pa­re­ci­do a los me­di­ca­men­tos que se re­ce­tan co­mo tran­qui­li­zan­tes. ¿Son un buen sus­ti­tu­ti­vo? Es cier­to que no tie­nen los efec­tos se­cun­da­rios de los fár­ma­cos, pe­ro tam­bién pre­sen­tan con­tra­in­di­ca­cio­nes. Los ex­per­tos las de­ta­llan

La Vanguardia - ES - - NEWS - Tex­to Jordi Jar­que

Las hier­bas que ayu­dan a cal­mar­nos no tie­nen los efec­tos se­cun­da­rios de las me­di­ci­nas, pe­ro tam­bién hay que leer la le­tra pe­que­ña

Hay mo­men­tos pa­ra todo, tan­to pa­ra la cal­ma co­mo pa­ra la ac­ti­vi­dad. Pe­ro cuan­do el ner­vio­sis­mo se ins­ta­la o se acre­cien­ta, más de uno con­tem­pla la po­si­bi­li­dad de in­ge­rir al­gún ti­po de tran­qui­li­zan­te. Y por los da­tos que ma­ne­ja el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad el con­su­mo de es­te ti­po de me­di­ca­men­tos no pa­ra de au­men­tar (del 5,1% en el 2005, al 11,4% de la po­bla­ción en el 2011) y con ello los ries­gos aso­cia­dos a su in­ges­ta. Sien­do así no es ex­tra­ño que ha­ya per­so­nas que bus­quen pro­duc­tos na­tu­ra­les con la con­vic­ción de que no hay con­se­cuen­cias por su con­su­mo, co­sa que tam­po­co es del todo exac­ta. En cual­quier ca­so, ca­da vez hay más per­so­nas que op­tan por to­mar­los, así co­mo por nu­trir­se de ali­men­tos de efec­tos re­la­jan­tes (véa­se tex­to ad­jun­to). “Una de ca­da cin­co per­so­nas to­ma plan­tas me­di­ci­na­les pa­ra tra­tar o pre­ve­nir al­gún tras­torno de la sa­lud. La ten­den­cia al uso de pre­pa­ra­dos far­ma­céu­ti­cos de ori­gen na­tu­ral va en au­men­to de­bi­do al me­jor co­no­ci­mien­to de su efi­ca­cia y se­gu­ri­dad”, ase­gu­ra Con­cha Na­va­rro, ca­te­drá­ti­ca de Farmacología de la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da y presidenta del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción so­bre Fi­to­te­ra­pia. Es­ta ex­per­ta ex­pli­ca que hay al­ter­na­ti­vas na­tu­ra­les a los an­sio­lí­ti­cos, pe­ro acla­ra que de­ben es­tar su­per­vi­sa­dos por un ex­per­to. Fran­cis­co Ja­vier Ca­rod Ar­tal, neu­ró­lo­go del hos­pi­tal Mi­guel Ser­vet (Za­ra­go­za) y con­sul­tor del hos­pi­tal pú­bli­co High­land Raig­mo­re (In­ver­ness, Reino Uni­do), ad­vier­te de la to­xi­ci­dad que pue­de pro­vo­car la in­ges­tión no con­tro­la­da de al­gu­nas plan­tas tran­qui­li­zan­tes con pro­pie­da­des alu­ci­nó­ge­nas co­mo el opio, el can­na­bis, la ayahuas­ca. Con­tie­nen prin­ci­pios ac­ti­vos (al­gu­nos de ellos pre­sen­tes tam­bién en cier­tos ali­men­tos) so­me­ti­dos a es­tu­dios y en­sa­yos des­de ha­ce años. O el ca­so de una plan­ta co­no­ci­da co­mo ka­va, usa­da co­mo po­ten­te re­la­jan­te, y que el or­ga­nis­mo de con­trol de los me­di­ca­men­tos en el Reino Uni­do ad­vier­te so­bre su in­ges­ta por­que se han do­cu­men­ta­do ca­sos de tras­tor­nos hepáticos re­la­cio­na­dos con el con­su­mo de es­ta plan­ta. La in­ges­ta du­ran­te uno a tres me­ses de ka­va ha obli­ga­do a al­gu­nos pa­cien­tes a so­me­ter­se a un tras­plan­te de hí­ga­do. Hay paí­ses que han prohi­bi­do su co­mer­cia­li­za­ción, co­mo re­cuer­da tam­bién la far­ma­céu­ti­ca Me­rit­xell Mar­tí. Sin du­da es­to no sig­ni­fi­ca que no pue­dan to­mar­se pro­duc­tos na­tu­ra­les. “Hay plan­tas efi­ca­ces y se­gu­ras sin los efec­tos se­cun­da­rios que pre­sen­tan los fár­ma-

cos hip­nó­ti­cos de sín­te­sis”, ase­gu­ra María Trán­si­to Ló­pez, far­ma­céu­ti­ca, téc­ni­ca en nu­tri­ción y ex­per­ta en fi­to­te­ra­pia. Aquí se re­co­gen las plan­tas que los ex­per­tos in­clu­yen en la ca­te­go­ría de tran­qui­li­zan­tes na­tu­ra­les. Pe­ro tam­bién ad­vier­ten de la ne­ce­si­dad de con­sul­tar­lo a un pro­fe­sio­nal por­que tam­bién pue­den te­ner sus con­tra­in­di­ca­cio­nes. Va­le­ria­na Con­cha Na­va­rro co­men­ta que es­ta plan­ta (tam­bién co­no­ci­da co­mo hier­ba de los ga­tos por­que ex­ha­la un olor des­agra­da­ble pe­ro atrac­ti­vo pa­ra es­tos ani­ma­les) es una de las que más es­tu­dios clí­ni­cos pu­bli­ca­dos de­mues­tran su efi­ca­cia. “Su efec­to an­sio­lí­ti­co ha si­do de­mos­tra­do en nu­me­ro­sas oca­sio­nes, sien­do in­tere­san­te pa­ra con­se­guir un es­ta­do de re­la­ja­ción y fa­vo­re­cer el sue­ño en per­so­nas que pa­de­cen in­som­nio. Otras lí­neas de in­ves­ti­ga­ción es­tán abier­tas pa­ra de­ter­mi­nar otras po­si­bles ac­ti­vi­da­des de los ac­ti­vos pre­sen­tes en la raíz de va­le­ria­na”. Tie­ne una ac­ción se­da­ti­va so­bre el sis­te­ma ner­vio­so cen­tral, por lo que se uti­li­za co­mo tran­qui­li­zan­te sua­ve en ca­sos de ner­vio­sis­mo ge­ne­ra­li­za­do, in­tran­qui­li­dad, in­som­nio y en es­ta­dos de an­sie­dad y ten­sión. María Trán­si­to Ló­pez aña­de que la raíz de va­le­ria­na tam­bién pre­sen­ta una ac­ti­vi­dad fuer­te­men­te an­ti­es­pas­mó­di­ca en la mus­cu­la­tu­ra li­sa, por lo que se ad­mi­nis­tra en ca­sos de do­lo­res gas­tro­in­tes­ti­na­les de ori­gen ner­vio­so. En cuan­to a las pre­cau­cio­nes, es­ta ex­per­ta in­di­ca que ca­re­ce de to­xi­ci­dad a do­sis ra­zo­na­bles. “Sin em­bar­go, su uso pro­lon­ga­do crea de­pen­den­cia, es­pe­cial­men­te en ca­sos de automedicación, de­bien­do por tan­to pres­cri­bir­se en tra­ta­mien­tos dis­con­ti­nuos. Ade­más, es­tá con­tra­in­di­ca­da en el em­ba­ra­zo y lac­tan­cia”. Tam­po­co es re­co­men­da­ble en el ca­so de que se qui­sie­ra com­bi­nar con la in­ges­ta de bar­bi­tú­ri­cos (un ti­po de fár­ma­co se­dan­te), ben­zo­dia­ze­pi­nas (me­di­ca­men­tos psi­co­tró­pi­cos), an­ti­his­ta­mí­ni­cos H1 (fár­ma­co pa­ra re­du­cir los efec­tos de las aler­gias) y al­cohol. Por otra par­te, si se to­ma de­ma­sia­da va­le­ria­na, pue­de lle­gar a pro­du­cir li­ge­ras fla­tu­len­cias y mo­les­tias gas­tro­in­tes­ti­na­les. Ama­po­la de Ca­li­for­nia Es una plan­ta con pro­pie­da­des hip­nó­ti­co-re­la­jan­tes, muy uti­li­za­da pa­ra com­ba­tir el in­som­nio en ni­ños y an­cia­nos por­que po­see una ac­ción sua­ve y per­sis­ten­te sin pro­vo­car es­ta­dos de de­pre­sión, de­ta­lla María Trán­si­to Ló­pez. En el mer­ca­do se sue­le en­con­trar aso­cia­da a otras plan­tas tran­qui­li­zan­tes en el ca­so de te­ner que tra­tar el in­som­nio. Con­cha Na­va­rro tam­bién re­cuer­da que ayu­da a re­du­cir la an­sie­dad le­ve y con­tri­bu­ye a

con­tro­lar el ner­vio­sis­mo ex­ce­si­vo, así co­mo la irri­ta­bi­li­dad y es­ta­dos de es­trés. Tam­bién se uti­li­za pa­ra cal­mar la tos y las irri­ta­cio­nes de gar­gan­ta, que en oca­sio­nes pue­den es­tar aso­cia­das a la ten­sión ner­vio­sa. Ade­más pue­de ser útil pa­ra ali­viar ja­que­cas y ca­lam­bres mus­cu­la­res, y se con­si­de­ra un buen apo­yo pa­ra evi­tar o re­du­cir la hi­per­ten­sión. La ama­po­la de Ca­li­for­nia ca­re­ce de to­xi­ci­dad y no pre­sen­ta ries­gos de crear de­pen­den­cia. Pe­ro por la fal­ta de evi­den­cia cien­tí­fi­ca dis­po­ni­ble no se re­co­mien­da su con­su­mo en mu­je­res em­ba­ra­za­das y en lac­tan­tes. Tam­bién se acon­se­ja pre­cau­ción en el ca­so de es­tar con­su­mien­do an­ti­de­pre­si­vos por­que pue­de in­ter­ac­tuar en los in­hi­bi­do­res de re­cap­ta­ción de se­ro­to­ni­na (la hor­mo­na aso­cia­da al bienestar). Co­mo tam­bién pue­de te­ner efec­tos hi­po­ten­so­res (dis­mi­nu­ye la pre­sión ar­te­rial) se acon­se­ja pre­cau­ción en pa­cien­tes con tras­tor­nos en la ten­sión y a quie­nes in­gie­ren me­di­ca­men­tos que al­te­ren la pre­sión ar­te­rial. Por ello mis­mo es­tá to­tal­men­te con­tra­in­di­ca­da en ca­sos de glau­co­ma (pre­sión ex­ce­si­va en la par­te in­te­rior del ojo). Pa­si­flo­ra Tam­bién co­no­ci­da co­mo pa­sio­na­ria o flor de la pa­sión. Pe­ro más que fo­men­tar la pa­sión o exal­ta­ción, pro­por­cio­na un efec­to re­la­jan­te, has­ta el pun­to de que hay quien lo con­si­de­ra tan efi­caz co­mo el va­lium pe­ro sin los efec­tos se­cun­da­rios de es­te úl­ti­mo. Dis­mi­nu­ye la an­sie­dad y es­tá in­di­ca­da co­mo tran­qui­li­zan­te, es­pe­cial­men­te en ca­so de in­som­nio, pal­pi­ta­cio­nes y tras­tor­nos ner­vio­sos, so­bre todo a los ni­ños por su mo­de­ra­da ac­ti­vi­dad, co­mo se­ña­la María Trán­si­to Ló­pez. Pe­ro, ojo con la edad, por­que al­gu­nos ex­per­tos ad­vier­ten que no es re­co­men­da­ble su­mi­nis­trar­la a ni­ños me­no­res de dos años. Tam­bién es­tá con­tra­in­di­ca­do du­ran­te el em­ba­ra­zo y la lac­tan­cia. Los ex­per­tos acla­ran que, en cual­quier ca­so, en can­ti­da­des con­tro­la­das por un ex­per­to ca­re­ce de to­xi­ci­dad. Con todo es ne­ce­sa­rio te­ner pre­sen­te que en do­sis ele­va­das pue­de oca­sio­nar náu­seas y vó­mi­tos. La pa­si­flo­ra pue­de au­men­tar el efec­to del pen­to­bar­bi­tal, un me­di­ca­men­to usa­do pa­ra los des­equi­li­brios del sue­ño y en el ca­so de su­frir con­vul­sio­nes. Lú­pu­loLú­pu­lo CCo­mo re­cuer­da d lal far­ma­céu­ti­caf María José Alon­so, es una plan­ta in­di­ca­da en los tras­tor­nos ner­vio­sos re­la­cio­na­dos con la me­no­pau­sia, pe­ro por su in­ci­den­cia en los es­tró­ge­nos (hor­mo­nas se­xua­les fe­me­ni­nas), “se de­be­ría con­sul­tar al mé­di­co o far­ma­céu­ti­co si se to­man otros tra­ta­mien­tos”. María Trán­si­to Ló­pez acla­ra que el lú­pu­lo pre­sen­ta una “ac­ción hip­nó­ti­ca-se­dan­te y de­pre­so­ra del sis­te­ma ner­vio­so” por lo que se uti­li­za en el ca­so de ma­les­tar aso­cia­do a es­ta­dos de an­sie­dad e in­tran­qui­li­dad, hi­per­ex­ci­ta­bi­li­dad e in­som­nio de ori­gen ner­vio­so. Tam­bién ad­vier­te que es­tá con­tra­in­di­ca­do du­ran­te el em­ba­ra­zo, la lac­tan­cia o si se pa­de­ce hi­per­es­tro­ge­nia (ni­ve­les de­ma­sia­do al­tos de es­tró­ge­nos). Ti­laTi­la GGe­ma BBe­ní­tez,ít biól­bió­lo­ga ex­per­ta en die­té­ti­ca na­tu­ris­ta, ase­gu­ra que la ti­la ayu­da a re­la­jar la ten­sión ner­vio­sa y el in­som­nio. Su ac­ción po­li­va­len­te es ideal tam­bién co­mo re­la­jan­te mus­cu­lar. No só­lo ac­túa so­bre el sis­te­ma ner­vio­so sino tam­bién so­bre el hí­ga­do au­men­tan­do su fun­ción des­in­to­xi­can­te, fun­da­men­tal pa­ra una bue­na re­la­ja­ción mus­cu­lar y ner­vio­sa. Es­tá in­di­ca­da pa­ra los es­ta­dos de an­gus­tia, an­sie­dad y ex­ci­ta­ción, así co­mo pa­ra aque­llos sín­to­mas de­ri­va­dos de la al­te­ra­ción del sis­te­ma ner­vio­so. No de­be to­mar­se con­jun­ta­men­te con fár­ma­cos an­ti­coa­gu­lan­tes o en pa­cien­tes con tras­tor­nos en la coa­gu­la­ción de la san­gre, ni con­su­mir­lo du­ran­te más de trein­ta días con­se­cu­ti­vos. Sin em­bar­go, un ex­ce­so de ti­la pue­de pro­vo­car un efec­to con­tra­rio de ta­qui­car­dia o in­som­nio, ase­gu­ra Me­rit­xell Mar­tí. Man­za­ni­lla Es una de las po­cas plan­tas que pue­den su­mi­nis­trar­se a un be­bé. Por su ac­ción tran­qui­li­zan­te sua­ve y su efec­to an­ties­pas­mó­di­co, se uti­li­za pa­ra ali­viar al re­cién na­ci­do del có­li­co del lac­tan­te, así co­mo en los ca­sos de tras­tor­nos di­ges­ti­vos de ori­gen ner­vio­so. El com­po­nen­te ac­ti­vo es la api­ge­ni­na, fla­vo­noid evo­noi­de que­que ayu­daa­yu­da aa re­la­jar llos do­lo­res ab­do­mi­na­les. Es­pi­noi al­barlb Tie­nei un po­derd tran­qui­li­zan­te ma­yor que el de la va­le­ria­na y la ti­la. En oca­sio­nes se com­bi­na con la pro­pia va­le­ria­na y la pa­si­flo­ra pa­ra po­ten­ciar sus efec­tos sin pro­vo­car des­com­pen­sa­cio­nes. Es una plan­ta que se uti­li­za pa­ra el es­trés, la an­sie­dad y otros tras­tor­nos ner­vio­sos, así co­mo los re­la­cio­na­dos con el sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar. Por eso mis­mo hay que to­mar pre­cau­cio­nes. Da­do que sus prin­ci­pios ac­ti­vos son la ba­se de nu­me­ro­sos fár­ma­cos uti­li­za­dos en el tra­ta­mien­to de pa­to­lo­gías car­dia­cas, no se de­ben so­bre­pa­sar las do­sis re­co­men­da­das. Con hi­per­ten­sión ar­te­rial, só­lo con­su­mir ba­jo su­per­vi­sión mé­di­ca. Su in­ges­ta du­ran­te lar­gos pe­rio­dos o do­sis al­tas pue­de cau­sar to­xi­ci­dad he­pá­ti­ca y pro­ble­mas respiratorios y car­dia­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.