¿Se­du­cir o men­tir?

En las re­la­cio­nes, hom­bres y mu­je­res no sue­len de­cir siem­pre la ver­dad. Mien­ten pa­ra con­se­guir se­xo, por ne­ce­si­dad, por amor… Las pa­re­jas man­tie­nen un equi­li­brio de­li­ca­do en­tre la sin­ce­ri­dad y la con­ve­nien­cia per­so­nal. Es el ar­te del com­pro­mi­so

La Vanguardia - ES - - NEWS - Tex­to Pier­gior­gio M. San­dri

Las ra­zo­nes o más bien las men­ti­ras, las ex­cu­sas que se di­cen o la tre­tas que se ur­den pa­ra con­se­guir se­xo

“Mien­tes co­mo na­die / cuan­do me di­ces te quie­ro”. Así so­na­ba el es­tri­bi­llo de una cé­le­bre can­ción del gru­po Ke­ta­ma de ha­ce unos años. ¿Li­cen­cia poé­ti­ca? En ab­so­lu­to. Es la vi­da mis­ma. “Hom­bres y mu­je­res, to­dos mien­ten sin dis­tin­ción. A los de­más y a uno mis­mo. Pa­ra que la re­la­ción o el en­cuen­tro man­ten­gan las ex­pec­ta­ti­vas o en nom­bre de la paz con­yu­gal. Es cier­to: ca­si siem­pre son men­ti­ras pe­que­ñas más pa­re­ci­das a jus­ti­fi­ca­cio­nes in­ne­ce­sa­rias que a dis­pa­ra­tes mal con­ta­dos. Pe­ro la reali­dad es que sir­ven a la pa­re­ja pa­ra pre­ser­var in­tac­to el sue­ño del amor o de la no­che de pa­sión”, ex­pli­ca Na­dia Bu­sa­to, es­cri­to­ra y di­vul­ga­do­ra ita­lia­na au­to­ra del

li­bro 101 bu­gie che ci rac­con­tia­mo in amo­re o sull’ amo­re (New­ton) (101 men­ti­ras que nos con­ta­mos en amor y so­bre el amor). ¿Las re­la­cio­nes se ba­san en men­ti­ras? No de­be­ría la sin­ce­ri­dad el pi­lar de todo? Cues­tión de gra­dos y de con­tex­to. Al prin­ci­pio, cuan­do no se co­no­cen, hom­bres y mu­je­res quie­ren se­du­cir. De al­gu­na ma­ne­ra, tra­tan de ven­der­se (o de com­prar­se) los unos a los otros. No hay que es­can­da­li­zar­se: a cam­bio de una no­che de se­xo, más de uno es­ta­ría dis­pues­to, aun­que sea de for­ma in­cons­cien­te, a con­tar al­gu­na his­to­ria pa­ra im­pre­sio­nar a la per­so­na que tie­ne por de­lan­te. “En tér­mi­nos bio­ló­gi­cos es al­go hu­mano. Se tra­ta de ga­ran­ti­zar la su­per­vi­ven­cia de la es­pe­cie. Se atrae a la me­jor pa­re­ja pa­ra ca­da uno. Y no se quie­re echar a per­der las pro­ba­bi­li­da­des de éxi­to”, di­jo, pre­gun­ta­do so­bre el te­ma, el psi­có­lo­go Phi­lip Hod­son, miem­bro del Aso­cia­ción Bri­tá­ni­ca de Psi­co­te­ra­pia, al ro­ta­ti­vo Daily Mail. ¿Bio­lo­gía o vo­lun­tad? ¿Se mien­te pa­ra con­se­guir se­xo por­que el de­seo es una pul­sión in­con­tro­la­ble e in­trín­se­ca del ser hu­mano? Pe­re Es­tu­pin­yà, quí­mi­co y di­vul­ga­dor, au­tor del li­bro La cien­cia del se­xo (De­ba­te) pre­ci­sa: “Es muy im­por­tan­te dis­tin­guir el de­seo

del com­por­ta­mien­to. El de­seo se­xual es en pri­me­ra ins­tan­cia irra­cio­nal. Es un ins­tin­to co­mo pue­de ser el ham­bre. Así que, el de­seo o fan­ta­sías no las po­de­mos con­tro­lar. Lo que sí po­de­mos con­tro­lar es el com­por­ta­mien­to. Y eso, en el cerebro, lo ges­tio­na el cór­tex pre­fron­tal, se­de de nues­tra ra­cio­na­li­dad”. Aho­ra bien, tal co­mo re­co­no­ce Es­tu­pin­yà, “pue­de ocu­rrir que no­so­tros de­ci­da­mos des­in­hi­bir­nos en cir­cuns­tan­cias de­ter­mi­na­das pa­ra dis­fru­tar más del go­zo se­xual”. Por ejem­plo, to­das las ve­ces que la cor­te­za pre­fron­tal es­tá me­nos ac­ti­va y le cues­ta con­tro­lar los ins­tin­tos, co­mo es­ta­do de em­bria­guez, de­pre­sión, et­cé­te­ra. En cam­bio, se­gún es­te ex­per­to, las men­ti­ras en­tre pa­re­jas son en­ga­ños de­li­be­ra­dos y cons­cien­tes que se usan pa­ra con­se­guir ob­je­ti­vos. “Es un me­ca­nis­mo que es­tá muy ins­tau­ra­do en nues­tra so­cie­dad y en nues­tra es­pe­cie. A ni­vel psi­co­ló­gi­co y de pro­ce­sos ce­re­bra­les, no son tan di­fe­ren­tes de las men­ti­ras en el tra­ba­jo, por ejem­plo”. “Pe­ro, en lo que se re­fie­re al se­xo –sub­ra­ya–, lo cu­rio­so es que an­tes de de­cir la men­ti­ra, es­ta ya sue­le te­ner una jus­ti­fi­ca­ción pro­pia. Se tra­ta de un en­ga­ño cog­ni­ti­vo, en el que no se ve la men­ti­ra co­mo al­go ma­lo, sino al­go jus­ti­fi­ca­do por otros fac­to­res. Un ca­so muy cla­ro es el de las in­fi­de­li­da­des, don­de apa­re­cen ex­cu­sas co­mo que al fi­nal es lo me­jor pa­ra la pa­re­ja. Pue­de ser­lo… pe­ro no de­ja de ser una men­ti­ra, aun­que to­le­ra­da por un fin (o ex­cu­sa) a la que le da­mos ma­yor im­por­tan­cia”. Co­mo se ve, al fi­nal los fac­to­res cul­tu­ra­les y so­cia­les mo­du­lan e in­flu­yen en la bio­lo­gía. En el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo se da tan por asu­mi­do que ha­brá que pa­sar por al­gún en­ga­ño y ar­ti­fi­cio si se quie­re lo­grar lle­var­se al­guien a la al­co­ba que en EE.UU., en una se­rie de éxi­to, How I met your mot­her (có­mo en­con­tré a tu ma­dre), el pro­ta­go­nis­ta, Bar­ney Stin­son, in­clu­so con­fec­cio­na un ma­nual de la men­ti­ra per­fec­ta con la que te­jer una tram­pa a las mu­je­res: es

el li­bro Play­book (li­bro de jue­gos), que abar­ca un am­plio ca­tá­lo­go de tru­cos y es­tra­ta­ge­mas, que van des­de ha­cer­se pa­sar por un hom­bre aban­do­na­do en bus­ca de con­sue­lo, has­ta ac­tuar de ma­cho pro­tec­tor. Se tra­ta de un re­cur­so de los guio­nis­tas, en una co­me­dia que ha­ce sá­ti­ra so­cial, pe­ro que, co­mo ocu­rre a me­nu­do, iro­ni­za so­bre he­chos reales. Eso sí, a ve­ces las fal­se­da­des o exa­ge­ra­cio­nes que un hom­bre o una mu­jer pue­de de­cir al otro no son fru­to de la ma­li­cia o de al­gún cí­ni­co plan, sino que se di­cen con to­da la bue­na fe. Ba­jo el en­tu­sias­mo, se lle­ga a sol­tar las tí­pi­cas fra­ses que, a pos­te­rio­ri, pue­den pa­re­cer po­co sin­ce­ras, co­mo “eres lo me­jor de mi vi­da” o “lle­va­ba años bus­cán­do­te”. “Pe­ro to­das es­tas, de al­gu­na ma­ne­ra, no son men­ti­ras: por­que, cuan­do se di­cen, uno las sien­te de ver­dad y uno es­tá con­ven­ci­do de que él o ella… es el amor en ma­yús­cu­las, co­mo si no se acor­da­ra de los fra­ca­sos del pa­sa­do. Son más bien men­ti­ras que uno se di­ce a sí mis­mo”, ad­vier­te Ali­cia Ga­llot­ti, psi­có­lo­ga, es­cri­to­ra y por­ta­voz del por­tal Vic­to­ria­mi­lan.es pa­ra “aven­tu­ras dis­cre­tas” (léa­se ex­tra­ma­tri­mo­nia­les) . Ti­pos y mo­ti­vos Por otra par­te, no to­das las men­ti­ras son igua­les. En su li­bro, Na­dia Bu­sa­to las di­vi­de en cua­tro ca­te­go­rías: las que de­ci­mos por ne­ce­si­dad, que son has­ta jus­ti­fi­ca­bles y com­pren­si­bles o inocen­tes (“en­tien­do que te veas con tu ex, no soy na­da ce­lo­so, me gus­tan las re­la­cio­nes li­bres”); las opor­tu­nis­tas: las que se di­cen pen­san­do só­lo en el be­ne­fi­cio per­so­nal y sus­cep­ti­bles de cau­sar do­lor (“ya no amo a mi mu­jer, só­lo ten­go se­xo con­ti­go”); las emo­ti­vas: son las que na­cen del co­ra­zón, fru­to de un ex­ce­so de sen­ti­mien­to, que se di­cen pa­ra re­equi­li­brar la si­tua­ción (“vol­ver a in­ten­tar­lo se­gu­ro que es una bue­na idea”) y las que se di­cen por in­se­gu­ri­dad, pa­ra de­fen­der­se de los fra­ca­sos (“me­jor apro­ve­char es­ta no­che, to­tal las re­la­cio­nes es­ta­bles no du­ran”.) Men­ti­ras hay mu­chas, pe­ro el ob­je­ti­vo sue­le ser siem­pre el mis­mo: con­se­guir una re­la­ción sa­tis­fac­to­ria. En un ex­tre­mo, se lle­ga a fal­si­fi­car la reali­dad de for­ma des­ca­ra­da. Hay quien pre­su­me vir­tu­des inexis­ten­tes o has­ta cons­tru­ye una iden­ti­dad fan­ta­sio­sa, al lí­mi­te de la im­pos­tu­ra. “Son aque­llas per­so­nas que quie­ren un me­ro in­ter­cam­bio de cuer­pos y lo quie­ren dis­fra­zar de en­cuen­tro ín­ti­mo. En reali­dad, es­ta­mos en es­te ca­so cer­ca de una ló­gi­ca eco­nó­mi­ca: yo te doy al­go, si tu acep­tas te­ner se­xo con­mi­go. Si las co­sas son

así, men­tir es ca­si su­per­fluo. Inú­til”, opi­na Bu­sa­to. Se­du­cir no es men­tir Otra co­sa es la se­duc­ción. Al prin­ci­pio, no hay por que en­trar en de­ta­lles so­bre la ta­lla de la ro­pa, la edad, la si­tua­ción fi­nan­cie­ra el tra­ba­jo, los mo­ti­vos de rup­tu­ras an­te­rio­res, las an­ti­guas pa­re­jas. Más que men­tir, se tra­ta más bien de un no de­cir. “Es el jue­go de los adul­tos, con re­glas que no son en­ga­ños: sim­ple­men­te ca­da uno asu­me el pa­pel que le es más cer­cano”, ma­ti­za Bu­sa­to. Co­mo di­jo una vez la gran ac­triz Clau­dia Car­di­na­le: “Nun­ca he in­ten­ta­do se­du­cir o men­tir. Me he li­mi­ta­do a ha­cer so­ñar”. Efec­ti­va­men­te. “El au­tén­ti­co se­duc­tor no só­lo se­du­ce a la pa­re­ja, sino al em­plea­do del ban­co o de la tien­da. Es un jue­go que pro­du­ce pla­cer y que fa­ci­li­ta la vi­da”, coin­ci­de Ali­cia Ga­llot­ti. Es­ta psi­có­lo­ga ha com­pro­ba­do un he­cho cu­rio­so. Se­gún los da­tos que ma­ne­ja, los usua­rios del por­tal Vic­to­ria­mi­lan.es no sue­len men­tir so­bre su es­ta­do ci­vil, pe­ro sí que sue­len ocul­tar la in­fi­de­li­dad a la mu­jer o al ma­ri­do. Con lo que se lle­ga a la si­guien­te pa­ra­do­ja: se mien­te a la pa­re­ja ofi­cial, pe­ro se es sin­ce­ro con el o la aman­te. “De­cir la ver­dad al aman­te per­mi­te vi­vir una re­la­ción de aven­tu­ra con cier­ta tran­qui­li­dad. En cam­bio, en la re­la­ción es­ta­ble todo es más di­fí­cil: hay mu­chos ele­men­tos afec­ti­vos, eco­nó­mi­cos. Los dos for­man una pe­que­ña so­cie­dad en la que, a ve­ces, hay quien es­tá dis­pues­to a pa­gar un pre­cio pa­ra man­te­ner cier­to equi­li­brio”, ex­pli­ca. Una in­ves­ti­ga­ción del Ins­ti­tu­to Ita­liano de es­tu­dios Trans­dis­ci­pli­na­rios de Roma ha re­ve­la­do que la vi­da de pa­re­ja du­ra cin­co años más en pro­me­dio si ma­ri­do y mu­jer evi­tan de­cir­se to­da la ver­dad en lo que se re­fie­re a las in­fi­de­li­da­des. Con­fe­sar una aven­tu­ra lle­va­ría a la rup­tu­ra en el 75% de los ca­sos. In­clu­so cuan­do no ha­ya in­fi­de­li­da­des, la pa­re­ja tam­po­co tie­ne que con­tár­se­lo todo. “Si ha­bla­mos de sen­ti­mien­tos, la sin­ce­ri­dad es­ta es la ba­se. Pe­ro en cual­quier re­la­ción, al ca­bo de un tiem­po, hay que con­ce­der­se el de­re­cho de des­viar­se, de re­cor­tar­se es­pa­cios en la som­bra, de te­ner se­cre­tos, de ex­pe­ri­men­tar al­go que de­be per­ma­ne­cer apar­ta­do. La men­ti­ra es un me­ca­nis­mo de de­fen­sa de la pro­pia in­ti­mi­dad que ayu­da a pre­ser­var un po­co de mis­te­rio y a man­te­ner vi­vas las ga­nas de co­no­cer­se a lo lar­go de to­da la vi­da”, sos­tie­ne Bu­sa­to. Tó­pi­cos de gé­ne­ro Por otra par­te, es­tu­dios cien­tí­fi­cos han de­mos­tra­do que hom­bres y mu­je­res no mien­ten igual. Una in­ves­ti­ga­ción de la psi­có­lo­ga Te­rri Fis­her, de la Ohio Sta­te Uni­ver­sity (EE.UU.), ha ana­li­za­do el com­por­ta­mien­to de 293 chi­cos de en­tre 18 y 25 años me­dian­te un cues­tio­na­rio que abar­ca­ba va­rios ar­gu­men­tos con la ayu­da de la lla­ma­da “má­qui­na de la ver­dad”. “En lo que se re­fie­re a la se­xua­li­dad, las per­so­nas pa­re­cían más cui­da­do­sas en res­pon­der de for­ma acor­de con los es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro. El se­xo pa­re­ce ser la úni­ca área en la que las per­so­nas se preo­cu­pan si no cum­plen las imá­ge­nes es­te­reo­ti­pa­das de un hom­bre o de una mu­jer “tí­pi­ca”, afir­mó Fis­her. Así, por ejem­plo, las mu­je­res con­fe­sa­ron ha­ber te­ni­do un nú­me­ro me­nor de pa­re­jas de las que real­men-

te ha­bían te­ni­do, pa­ra no dar la im­pre­sión de ser de­ma­sia­do fá­ci­les (el 64% di­ce que me­nos de diez). Asi­mis­mo, el es­tu­dio cer­ti­fi­có que ellas ad­mi­tie­ron con más di­fi­cul­tad ha­ber vi­vi­do his­to­rias de una no­che, por te­mor de ser juz­ga­das ex­ce­si­va­men­te frí­vo­las. Los hom­bres, por el con­tra­rio, de­cla­ra­ron ha­ber com­par­ti­do ca­ma con un nú­me­ro de com­pa­ñe­ras su­pe­rior a las que de ver­dad con­si­guie­ron lle­var­se al dor­mi­to­rio. Ellos tam­bién se va­na­glo­ria­ron de no ha­ber fa­lla­do nun­ca ba­jo las sá­ba­nas, al­go que no se­ría del todo cier­to: va­ni­dad, arro­gan­cia y cier­ta bra­vu­co­ne­ría per­sis­ten en­tre los va­ro­nes. “El tó­pi­co nos di­ce que los hom­bres mien­ten pa­ra ob- te­ner sa­tis­fac­ción se­xual y las mu­je­res pa­ra re­ci­bir un cier­to ti­po de se­gu­ri­dad sen­ti­men­tal. Aún así, yo creo que más que las men­ti­ras, más fre­cuen­tes son las co­sas que no se di­cen: so­bre el pa­sa­do, los de­seos o las pro­pias fan­ta­sías”, co­men­ta Bu­sa­to. Tan­to la mu­jer co­mo el hom­bre desean gus­tar y am­bos se ha­cen más dé­bi­les an­te los pi­ro­pos. En es­te sen­ti­do, hay fra­ses que son mú­si­ca pa­ra los oí­dos que, bien em­plea­das, pue­den sur­gir los efec­tos desea­dos. “El hom­bre siem­pre bus­ca en ellas ob­te­ner una cier­ta re­afir­ma­ción, de que es el me­jor aman­te que ellas han te­ni­do en su vi­da. En ese sen- ti­do, pa­ra las mu­je­res la me­jor for­ma de no he­rir­le es no dar­le un de­sen­ga­ño”, ex­pli­ca Ga­llot­ti. A su vez, ellos sa­ben que las mu­je­res son sen­si­bles… a lo sen­si­ble. “El va­rón, cuan­do quie­re dar una bue­na im­pre­sión, tien­de a de­mos­trar que tie­ne sen­ti­mien­tos, que ha llo­ra­do al­gu­na vez. Su par­te fe­me­ni­na se­du­ce mu­cho. Ella, en cam­bio, pa­ra no asus­tar­le o ex­po­ner­se a jui­cios mo­ra­les, pre­fie­re ocul­tar, por ejem­plo, que es­tá dis­pues­ta a te­ner sin nin­gún re­pa­ro re­la­cio­nes sin es­tar enamo­ra­da. Cues­ta creer­lo, pe­ro to­da­vía es así”, afir­ma es­ta psi­có­lo­ga. “Mien­tes con ter­nu­ra / qué lo­cu­ra / qué de­seo/ Mien­tes co­mo na­die…”. Só­lo es una can­ción.

Hom­bres y mu­je­res sue­len de­cir men­ti­ras en sus re­la­cio­nes, tan­to pa­ra con­se­guir se­xo…. co­mo pa­ra re­cha­zar­lo. Al­gu­nas son muy co­mu­nes. A con­ti­nua­ción, las más fre­cuen­tes “Aca­bo de sa­lir de una his­to­ria im­por­tan­te” ¿Es ver­dad? La per­so­na en todo ca­so es­tá di­cien­do dos co­sas al mis­mo tiem­po: que aho­ra no quie­re na­da se­rio, pe­ro que es al­guien ca­paz de asu­mir un com­pro­mi­so si ca­be. No quie­re de­fi­nir­se. “Nun­ca ha­bía si­do tan bo­ni­to” Se sue­le pro­nun­ciar des­pués de ha­cer el amor. El pa­so si­guien­te es: “Nun­ca ha­bía di­cho al­go así a na­die” o “nun­ca he ha­bía enamo­ra­do has­ta que te co­no­cí a ti”. Nun­ca, nun­ca, nun­ca… ¿Se­gu­ro? “Lo sien­to, el se­xo no me in­tere­sa” En reali­dad, sal­vo que uno si­ga ca­mi­nos as­cé­ti­cos, el se­xo in­tere­sa a cual­quier ser hu­mano. Se es­tá di­cien­do que es­ta no­che el horno no es­tá pa­ra bo­llos “Te ju­ro que cam­bia­ré” La fra­se sir­ve pa­ra pe­dir per­dón. Pe­ro la gen­te di­fí­cil­men­te cam­bia pa­ra com­pla­cer a uno “Dor­mi­mos jun­tos pe­ro te pro­me­to que no ha­ce­mos na­da” La pro­pues­ta sue­na bien. Pe­ro ¿cuán­to tiem­po van a re­sis­tir un hom­bre y una mu­jer en una ca­ma des­nu­dos sin ha­cer na­da? “Con­fía en mí. Nun­ca te men­ti­ría”

So­bran co­men­ta­rios “Só­lo es­toy con él / ella por mis hi­jos” Po­si­bles va­rian­tes: “Me es­toy di­vor­cian­do”. “Dá­me tiem­po pa­ra se­pa­rar­me”. “Le quie­ro pe­ro ha­ce tiem­po que el amor se aca­bó”. Ojo a los so­ña­do­res/as: en la prác­ti­ca es­to no sig­ni­fi­ca que la per­so­na va­ya a de­jar la pa­re­ja pa­ra lan­zar­se a una aven­tu­ra “Ya es­toy can­sa­do de aven­tu­ras” Im­pre­sio­na a aque­llos que bus­can al­go es­ta­ble. Mú­si­ca pa­ra sus oí­dos: ¡Fi­nal­men­te al­guien se­rio, con com­pro­mi­so! ¿Pe­ro se tie­nen da­tos pa­ra com­pro­bar­lo? ¿A qué no?

Se­xo, men­ti­ras y cin­tas

de vi­deo Es el tí­tu­lo de la pri­me­ra pe­lí­cu­la de Ste­ven So­der­bergh, que con­si­guió la Pal­ma de Oro en Can­nes en el 1989. Arri­ba, Ja­mes Spa­der y An­die Ma­cDo­well y, aba­jo, Lau­ra San Gia­co­mo

“Ten­go mie­do a me­ter­me en una his­to­ria im­por­tan­te” Por lo ge­ne­ral no se tra­ta de mie­do. Sim­ple­men­te uno no quie­re dar el pa­so. Es una de­ci­sión cons­cien­te. Tra­duc­ción: “No quie­ro na­da se­rio” “Ne­ce­si­to una pau­sa de re­fle­xión” Se­gui­da de “me sien­to con­fun­di­do”. Quie­re de­cir que se quie­re rom­per “No te me­rez­co”. Dis­mi­nuir­se pa­ra ha­la­gar el otro. Es una ma­ne­ra un tan­to re­tor­ci­da pa­ra de­cir, tal vez, que uno ya no es­tá enamo­ra­do. Y pa­ra que sea la otra per­so­na la que to­me la de­ci­sión de cor­tar la re­la­ción. Una vuel­ta de tor­ti­lla “Só­lo fue se­xo” Fra­se que se pro­nun­cia en ca­so de trai­ción. Pue­de que sea ver­dad. Pe­ro na­da ha­ce pen­sar que es­to no vuel­va a ocu­rrir en el fu­tu­ro “Ten­go fan­ta­sías con­ti­go” Sí, ¿por qué no? Pe­ro lo nor­mal, cuan­do se tra­ta de fan­ta­sías, es te­ner­las… con otras per­so­nas… “No quie­ro es­tro­pear nues­tra amis­tad” Tra­duc­ción: no quie­ro na­da con­ti­go. No hay atrac­ción “Es­ta no­che no, es­toy can­sa­do/a” Es la res­pues­ta más co­mún, jun­to al “no me pa­sa na­da”. Es pro­ba­ble que, de­trás del re­cha­zo, sí ha­ya al­gu­na mo­ti­va­ción con­cre­ta. ¡Des­cú­bre­la! “Ya te lla­ma­ré” Ca­si se­gu­ro que es­to no ocu­rri­rá. Pu­ra es­ta­dís­ti­ca “Ten­go mu­chos ad­mi­ra­do­res/as, pe­ro só­lo soy tu­yo/a” ¿Exis­ten de ver­dad es­tos ad­mi­ra­do­res o son un cuen­to pa­ra ven­der­se me­jor? Por cier­to: na­die es na­die

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.