Ha­cer en vez de com­prar

Ca­da día son más las per­so­nas que op­tan por ha­cer ellas co­sas que an­tes com­pra­ban. Ro­pa, pas­te­les, mue­bles, bi­su­te­ría… Pa­ra unos es una al­ter­na­ti­va eco­nó­mi­ca, pa­ra otros una te­ra­pia. Y de­trás hay todo un mer­ca­do que apro­ve­cha la pu­jan­za del haz­lo tú mis­mo

La Vanguardia - ES - - NEWS - Tex­to May­te Rius

Ca­da día son más las per­so­nas que op­tan por ha­cer ellos mis­mos co­sas que an­tes com­pra­ban

Los ma­ño­sos (aho­ra crafty) vuel­ven a es­tar de mo­da. Ha­cer­se la pro­pia ro­pa, res­tau­rar mue­bles, ela­bo­rar tar­tas y pas­te­les ca­se­ros, cul­ti­var las pro­pias hor­ta­li­zas, re­ga­lar ar­te­sa­nías y ju­gue­tes he­chos por uno mis­mo o ha­cer las re­pa­ra­cio­nes do­més­ti­cas es ten­den­cia. Los ta­lle­res de co­ci­na, re­pos­te­ría, cos­tu­ra, ma­nua­li­da­des, gan­chi­llo, cul­ti­vos ca­se­ros, scrap­boo­king, mu­ñe­cas y un sin­fín de ar­te­sa­nías más se su­man al alu­vión de ma­nua­les que cir­cu­lan en la red re­la­cio­na­dos con re­pa­ra­cio­nes, de­co­ra­ción, ma­nua­li­da­des, jar­di­ne­ría o ar­tes plás­ti­cas. Y en ple­na cri­sis se abren ne­go­cios de fe­rre­te­ría, mercería, tien­das de aba­lo­rios, de uten­si­lios de co­ci­na y re­pos­te­ría, de la­nas, de se­mi­llas, ca­fés-tertulia de la­bo­res… La cul­tu­ra del haz­lo tú mis­mo triun­fa. Dia­na Al­biol, Vic­to­ria Ba­lles­ta y Lour­des Pas­cual lo tie­nen tan cla­ro que han de­ci­di­do vi­vir de ello y en ple­na cri­sis han abier­to 100 por 100 Ma­nua­li­da­des, Vic­to­ria’s Ca­ke y Fet per Tu, sus res­pec­ti­vos ne­go­cios de­di­ca­dos a or­ga­ni­zar ta­lle­res y ven­der ma­te­ria­les. “Con la cri­sis ha ha­bi­do que bus­car­se afi­cio­nes más eco­nó­mi­cas y, ade­más, todo lo que ha­ce uno mis­mo, si sa­le bien, re­sul­ta muy gra­ti­fi­can­te”, afir­ma Ba­lles­ta pa­ra jus­ti­fi­car el au­ge de las ac­ti­vi­da­des crea­ti­vas y ar­te­sa­na­les. Tam­bién Al­biol re­la­cio­na la mo­da de ha­cer en lu­gar de com­prar con la cri­sis. “Hay mu­cha gen­te en pa­ro que ne­ce­si­ta ha­cer al­go co­mo te­ra­pia ocu­pa­cio­nal o que ve en una afi­ción de es­te ti­po una ma­ne­ra de lo­grar al­gu­nos in­gre­sos con co­sas he­chas por ellos mis­mos; y tam­bién hay quie­nes tra­ba­jan con mu­cha pre­sión y no tie­nen ca­si tiem­po y ven en es­tas ac­ti­vi­da­des ma­nua­les una te­ra­pia pa­ra el es­trés, una com­pen­sa­ción a la vi­da po­co crea­ti­va que lle­van, o una ma­ne­ra de per­so­na­li­zar sus re­ga­los u ob­je­tos de de­co­ra­ción”, co­men­ta. Pas­cual coin­ci­de en que las mo­ti­va­cio­nes de las per­so­nas que lle­gan a sus ta­lle­res de crea­ción de ob­je­tos de­co­ra­ti­vos son muy di­ver­sas pe­ro sue­len es­tar re­la­cio­na­das con la ca­pa­ci­dad te­ra­péu­ti­ca de es­tas ac­ti­vi­da­des. “La gen­te lo es­tá pa­san­do mal, co­mo evi­den­cian las es­ta­dís­ti­cas que ha­blan de un au­men­to del 12% en el con­su­mo de an­ti­de­pre­si­vos, y es­tas ac­ti­vi­da­des crea­ti­vas re­sul­tan muy gra­ti­fi­can­tes y per­mi­ten sen­tir­se bien, ser fe­liz du­ran­te el tiem­po que se em­plea en ha­cer una pie­za, por­que se dis­fru­ta du­ran­te todo el pro­ce­so, no só­lo al aca­bar­lo”, ase­gu­ra. Ra­zo­nes psi­co­ló­gi­cas Hay va­rias in­ves­ti­ga­cio­nes del ám­bi­to de la psi­co­lo­gía y del mar­ke­ting que co­rro­bo­ran el pla­cer y la sa­tis­fac­ción que pro­por­cio­na el crear o ar­mar al­go per­so­nal­men­te. Al­gu­nos lo de­no­mi­nan el efec­to Ikea co­mo con­se­cuen­cia de la in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da por las uni­ver­si­da­des de Har­vard, Ya­le y Du­ke pa­ra ana­li­zar por qué em­pre­sas co­mo Ikea han te­ni­do tan­to éxi­to en los úl­ti­mos años. Los in­ves­ti­ga­do­res com­pro­ba­ron que el he­cho de im­pli­car­se en la cons­truc­ción de los mue­bles se­gún un es­que­ma pre­vio pro­por­cio­na cier­to gra­do de sa­tis­fac­ción per­so­nal y pro­vo­ca que esas per­so­nas den más va­lor y pon­gan más pre­cio a la obra rea­li­za­da por ellos que a una si­mi­lar he­cha por otros o que se com­pra aca­ba­da. Ase­gu­ran los psi­có­lo­gos que uno in­cre­men­ta el va­lor del ob­je­to que crea con sus pro­pias ma­nos por la ex­pe­rien­cia per­so­nal que pro­yec­ta en él, por­que esa pie­za lle­va al­go de uno mis­mo, y por­que ha­cer las co­sas uno re­fuer­za el sen­ti­mien­to de or­gu­llo, de ca­pa­ci­dad y la au­to­es­ti­ma. Es­tra­te­gias de mar­ke­ting No obs­tan­te, psi­có­lo­gos, so­ció­lo­gos y es­pe­cia­lis­tas en con­su­mo ad­vier­ten que el ti­rón del haz­lo tú mis­mo y de la ar­te­sa­nía no res­pon­de a una úni­ca ra­zón. Vi­cent Bo­rràs, so­ció­lo­go del gru­po de in­ves­ti­ga­ción so­bre vi­da co­ti­dia­na y tra­ba­jo (QUIT) de la Uni­ver­si­tat Au­tò­no­ma de Bar­ce­lo­na (UAB), ase­gu­ra que, aun­que lo pa­rez­ca, no es un fe­nó­meno nue­vo, sino de lar­ga tra­di­ción en Es­pa­ña, que se reac­ti­va aho­ra fru­to de la cri­sis y de nue­vas es­tra­te­gias de mar­ke­ting. “His­tó­ri­ca­men­te en to­das las ca­sas es­pa­ño­las ha­bía una má­qui­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.