EN CASA DE D’AR­TAG­NAN

La des­co­no­ci­da Gas­cu­ña pue­de pre­su­mir de mo­nu­men­tos y ca­mi­nos me­die­va­les; con todo, su gran te­so­ro es el pai­sa­je ru­ral in­tac­to y la tran­qui­li­dad y la sen­ci­llez que se res­pi­ran

La Vanguardia - ES - - EN CASA -

co­mo el de los sá­ba­dos en Né­rac. Es­te tie­ne lu­gar en la zo­na pea­to­nal de la par­te al­ta de la vi­lla, que nos re­ci­be en la ba­ja con un par de puen­tes so­bre los ríos Baï­se y Gé­li­se y un con­jun­to de ca­sas me­die­va­les con en­tra­ma­do de ma­de­ra. Am­bos ríos con­flu­yen lue­go en el Ga­ro­na y se su­man al con­jun­to de vías na­ve­ga­bles que, a ba­se de ca­na­les y ex­clu­sas, atra­vie­san Fran­cia sin po­ner un pie en tie­rra. En lo al­to, el castillo re­na­cen­tis­ta de Né­rac fue la re­si­den­cia de Jean­ne d’Al­bret, reina de Navarra en el si­glo XVI. Al sur de Né­rac apa­re­ce Con­dòm, nom­bre que de­ri­va del ga­lo y sig­ni­fi­ca “lu­gar de la con­fluen­cia”. Por es­ta en­cru­ci­ja­da pa­sa la Via Po­dien­sis, una de las tres gran­des ru­tas del ca­mino de San­tia­go fran­cés, de la que da cuen­ta su gran­dio­sa ca­te­dral edi­fi­ca­da en gó­ti­co fla­mí­ge­ro. En ella tu­vo su se­de el obis­pa­do, pe­ro en la ciu­dad son más famosos otros per­so­na­jes: por de­trás del áb­si­de, en­con­tra­re­mos una es­ta­tua de­di­ca­da a Los tres mos­que­te­ros de Du­mas. No ol­vi­de­mos que el au­tén­ti­co d’Ar­tag­nan par­tió de Gas­cu­ña ha­cia Pa­rís, con la in­ten­ción de ser­vir al rey. En cam­bio, los pe­re­gri­nos se­guían ru­ta ha­cia la ve­ci­na co­mu­na de La­rres­sin­gle, que, co­mo par­te de la ru­ta ja­co­bea, aco­ge en su in­te­rior una igle­sia don­de los de­vo­tos es­tam­pan un se­llo en su car­net de ru­ta y clavan un cla­vo en un tra­ve­sa­ño que re­cuer­da el sa­cri­fi­cio de la cruz. El con­jun­to es re­co­no­ci­do con el dis­tin­ti­vo Les plus beaux vi­lla­ges de Fran­ce y con­ser­va una mu­ra­lla po­li­go­nal en per­fec­to es­ta­do. Jus­to al la­do, los ni­ños pue­den apren­der ju­gan­do las téc­ni­cas de ase­dio me­die­va­les.

BDes­de Con­dòm ha­cia el es­te, la ru­ta nos pro­po­ne una pa­ra­da en La Ro­mieu, tam­bién vin­cu­la­da al pe­re­gri­na­je co­mo se de­du­ce de su nom­bre. La ma­si­va co­le­gia­ta de St. Pie­rre es mo­ti­vo su­fi­cien­te pa­ra ha­cer un al­to y ad­mi­rar una es­truc­tu­ra que pa­re­ce más de­fen­si­va que mís­ti­ca. Po­cos ki­ló­me­tros nos se­pa­ran de Lec­tou­re, siem­pre si­guien­do ca­rre­te­ras que se cur­van, su­ben y ba­jan, adap­tán­do­se a un te­rreno de sua­ves co­li­nas, nos­tál­gi­co en in­vierno y co­lo­ri­do de gi­ra­so­les en ve­rano. Fren­te a la can­di­dez ru­ral, Lec­tou­re con­tra­po­ne la mag­ni­fi­cen­cia de la ca­te­dral de Saint Ger­vais o del pa­la­cio Epis­co­pal, pe­ro sin ol­vi­dar­se de es­ti­rar las ho­ras de la tar­de to­man­do un aro­má­ti­co ar­ma­ñac en al­guno de sus ca­fés con en­can­to. Por­que aquí la vi­da se dis­fru­ta con el rit­mo de otra épo­ca, aque­lla en que la gen­te se sa­lu­da­ba por la ca­lle y por su nom­bre.

ALO­JA­MIEN­TO

No­ble­za aco­ge­do­ra Si nos ape­te­ce ins­ta­lar­nos a pa­sar la no­che o unos días en un ver­da­de­ro castillo de la re­gión, el Châ­teau d’Au­gé es una gran op­ción. Ofre­ce dos po­si­bi­li­da­des de alo­ja­mien­to, de­pen­dien­do del nú­me­ro de hués­pe­des. En una, se ocu­pan las ha­bi­ta­cio­nes de la par­te cen­tral, in­clui­da la ha­bi­ta­ción don­de dur­mió En­ri­que IV. En la otra, ap­ta pa­ra pa­re­jas, nos alo­ja­mos en el to­rreón. La en­tra­da bor­dea­da de ce­dros del Lí­bano y el jar­dín som­brea­do por ti­los son una de­li­cia. Châ­teau d’Au­gé. La­plu­me. Tel. | +34-670-811-221 Tras los mu­ros Tam­bién en La­rre­sin­gle, “el pe­que­ño Car­cas­so­ne” co­mo lo lla­man los lo­ca­les, lo­ca­li­za­mos un alo­ja­mien­to con en­can­to: el Au­ber­ge de La­rre­sin­gle. Se en­cuen­tra den­tro del pro­pio re­cin­to, detalle que le aña­de más evo­ca­ción si ca­be, en es­pe­cial de no­che. La­rre­sin­gle. Gers. Tel. | +33-562-282-967

BUE­NA ME­SA

Ex­pe­rien­cia con his­to­ria Si de­ci­di­mos acer­car­nos a La­rre­sin­gle, pron­to des­cu­bri­re­mos que es­ta be­lla for­ti­fi­ca­ción es pe­que­ña por den­tro, pe­ro no tan­to co­mo pa­ra que no que­pan al­gu­nos ne­go­cios don­de ad­qui­rir re­cuer­dos o to­mar al­go. La cos­tum­bre en es­te lu­gar en con­cre­to es pe­dir unas cre­pes dul­ces o sa­la­das y acom­pa­ñar­las con una bo­te­lla si­dra lo­cal. Un show de ca­zue­las Éric Le­ces­ne y Phi­lip­pe Frat­ti­ni son dos ve­ci­nos de Agen bien co­no­ci­dos en el mun­do de la res­tau­ra­ción por sus ve­ci­nos, uno por sus pla­tos ca­lien­tes y el otro por su pas­te­le­ría. Am­bos han uni­do es­fuer­zos en un res­tau­ran­te de as­pec­to mo­derno sin de­jar de ser aco­ge­dor bau­ti­za­do co­mo L’Ar­ti Show. Dé­je­se acon­se­jar y sal­drá ga­nan­do. 25 rue des Cor­niè­res. Agen. Tel. | +33-553 -997-262

Pai­sa­je me­die­val de La­rres­sin­gle, con una mu­ra­lla po­li­go­nal de 270m

El río Baï­se atra­vie­sa el mu­ni­ci­pio de Né­rac, co­no­ci­do por sus ca­sas me­die­va­les con en­tra­ma­do de ma­de­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.