LOS ZUE­COS

DE JA­SON MAR­TIN De Da­mien Hirst di­ce que le ro­bó su pro­ce­so de pin­tu­ra, por lo de­más com­par­ten no­to­rie­dad en­tre los co­ti­za­dos Young Bri­tish Ar­tist (YBA)

La Vanguardia - ES - - EN CASA - Tex­to Mar­ga­ri­ta Puig Fo­tos Pe­dro Ma­due­ño

Ja­son Mar­tin es, aun­que di­ga y re­pi­ta que el mun­do del ar­te se ha vuel­to es­tú­pi­do y ba­nal, una de las prin­ci­pa­les re­fe­ren­cias del ar­te con­tem­po­rá­neo. Lo es des­de que en la dé­ca­da de los no­ven­ta bri­lló en una de las pro­mo­cio­nes de la Golds­mith Uni­ver­sity de Lon­dres. Des­de en­ton­ces su obra en­con­tró su lu­gar en ga­le­rías de re­fe­ren­cia co­mo Lis­son o Thad­daeus Ro­pac de Pa­rís. Y más des­de que en 1997 Char­les Saat­chi or­ga­ni­zó la ex­po­si­ción Sen­sa­tion en la Royal Aca­demy lon­di­nen­se, que abrió real­men­te las puer­tas a una nue­va mar­ca de ar­te bri­tá­ni­co. Ja­son Mar­tin (Jer­sey, 1970) re­nie­ga de la es­te­la de los Young Bri­tish Ar­tists (YBA) por sen­tir­se muy le­jos de sus pro­vo­ca­cio­nes (des­de los ma­ni­quíes de Ja­ke y Di­nos Chap­man a la vir­gen es­ca­to­ló­gi­ca de Ch­ris Ofi­li). Pe­ro so­bre todo de los ani­ma­les di­se­ca­dos de Da­mien Hirst, a quien ad­mi­ra aun­que, sin em­bar­go, no le per­do­na que en su día “me ro­bó mi pro­ce­so de cen­tri­fu­ga­do de la pin­tu­ra”. En­tre la pin­tu­ra y la es­cul­tu­ra, sus obras des­ta­can con luz pro­pia por sus su­per­po­si­cio­nes de ca­pas de acrí­li­co so­bre ace­ro inoxi­da­ble, alu­mi­nio o me­ta­cri­la­to. El re­sul­ta­do: un be­llo ¿olea­je? que es su se­ña de iden­ti­dad. Le gus­ta la na­tu­ra­le­za y lo trans­mi­te en su obra. Pe­ro so­bre todo se per­ci­be en su for­ma de vi­da. Des­de ha­ce un tiem­po se ins­ta­ló en el Alen­te­jo por­tu­gués pa­ra vi­vir ro­dea­do de su ar­te pe­ro tam­bién de sus dos ca­ba­llos, sus dos lo­ros y tam­bién sus pe­rros y sus ga­tos, que tam­bién cui­da por pa­re­jas. Su vi­da es “muy ru­ral, ca­si sal­va­je” y por lo tan­to su for­ma de ves­tir y de mi­rar el mun­do, tam­bién. Ha en­con­tra­do la co­mo­di­dad en esa cá­li­da zo­na por­tu­gue­sa y en el con­fort de sus pan­ta­lo­nes va­que­ros que siem­pre, pe­ro so­bre todo cuan­do pin­ta, acom­pa­ña con sus in­dis­pen­sa­bles zue­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.