AR­QUEO­LO­GÍA

La Vanguardia - ES - - ES CASA -

A san­gre y fue­go Te­sa­ló­ni­ca su­frió un gran in­cen­dio en 1917, que arra­só 9.500 edi­fi­cios se­gún las cró­ni­cas, es de­cir, bue­na par­te de su pa­sa­do oto­mano. La par­te que es­ca­pó a las lla­mas es­tá en el ba­rrio al­to, jun­to a las mu­ra­llas bi­zan­ti­nas; en sus ca­lle­jue­las aún se con­cen­tra la po­bla­ción mu­sul­ma­na y es po­si­ble re­cu­pe­rar la me­mo­ria de los tiem­pos pre­vios a la de­por­ta­ción de tur­cos y búl­ga­ros, se­gui­da de la re­po­bla­ción por grie­gos.

La an­ti­gua ca­pi­tal Pe­lla, al es­te de Te­sa­ló­ni- ca, es la ciu­dad na­tal de Ale­jan­dro Magno y un be­llo con­jun­to ar­queo­ló­gi­co que no de­ja de dar sor­pre­sas. Las más re­cien­tes ex­ca­va­cio­nes han sa­ca­do a la luz par­te del pa­la­cio y de las mu­ra­llas cons­trui­das por el pa­dre de Ale­jan­dro, Fi­li­po II, así co­mo va­rios san­tua­rios de­di­ca­dos a Afro­di­ta, De­mé­ter y Ci­be­les. Los me­jo­res mo­sai­cos es­tán en el mu­seo del ya­ci­mien­to. Se lle­ga has­ta allí en trans­por­te pú­bli­co. Sue­ño real Ver­gi­na es otro ya­ci­mien­to im­por­tan­te en la re­gión, don­de se en­cuen­tran las tum­bas reales de los re­yes de Ma­ce­do­nia, co­mo las del pa­dre y el hi­jo de Ale­jan­dro Magno. La vi­sión de los fres­cos que hay en el in­te­rior, co­mo El rap­to de Per­sé­fo­ne, jus­ti­fi­ca por sí so­la la de­cla­ra­ción del con­jun­to co­mo pa­tri­mo­nio de la hu­ma­ni­dad. En el ve­cino pue­blo de Ve­rria hay de­ce­nas de pe­que­ñas igle­sias bi­zan­ti­nas, que com­ple­men­tan la vi­si­ta.

El po­der de la men­te La pe­nín­su­la Cal­cí­di­ca, aque­lla que pa­re­ce ex­ten­der tres de­dos ha­cia el mar Egeo, fue la pa­tria de uno de los fi­ló­so­fos más famosos de to­dos los tiem­pos: Aris­tó­te­les. En con­cre­to na­ció en Es­tá­gi­ra, cer­ca de la lo­ca­li­dad de Olim­pia­de, un con­jun­to ar­queo­ló­gi­co con fan­tás­ti­cas vis­tas so­bre el mar. En Nea Sta­gi­ra, la po­bla­ción ac­tual que que­da re­ti­ra­da ha­cia el in­te­rior, se en­cuen­tra al­go así co­mo un

par­que te­má­ti­co de­di­ca­do a la fi­gu­ra del fi­ló­so­fo.

Mu­je­res, no Los tres de­dos de ro­ca de la Cal­cí­di­ca tie­nen ca­rac­te­rís­ti­cas bien di­fe­ren­cia­das: mien­tras Ka­san­dra y Sit­ho­nia son im­por­tan­tes cen­tros tu­rís­ti­cos de ve­ra­neo, Ac­té es el lu­gar don­de se al­za el Mon­te At­hos, una re­pú­bli­ca au­tó­no­ma de Gre­cia ba­sa­da en re­glas mo­nás­ti­cas. En sus 20 gran­des ce­no­bios tie­nen prohi­bi­da la en­tra­da las mu­je­res y hay que pe­dir un per­mi­so es­pe­cial pa­ra vi­si­tar­los por un má­xi­mo de cua­tro días. Aten­ción, por­que la fe­cha del per­mi­so se fi­ja se­gún el ca­len­da­rio or­to­do­xo. Di­rec­ción de Asun­tos Po­lí­ti­cos Gre­cia Nor­te. Tel. | +30-2310-270-0292

¡Por Zeus! Des­de Te­sa­ló­ni­ca y ha­cia el sud­oes­te se al­can­za con fa­ci­li­dad el mí­ti­co mon­te Olim­po, la mo­ra­da de los dio­ses. Tam­bién lla­ma­do My­ti­kas, su cum­bre es­tá a 2.917 me­tros y se al­can­za en unas cua­tro o cin­co ho­ras de mar­cha des­de la po­bla­ción de Prio­nia. Se pue­de di­vi­dir la as­cen­sión en dos eta­pas, pa­san­do la no­che en el re­fu­gio de Spi­lios Aga­pi­tos. El con­jun­to es hoy en día par­que na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.