In­fan­cia e in­fan­ti­lis­mo

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Fè­lix Ba­dia Sub­di­rec­tor Es-

“He­mos con­fun­di­do in­fan­cia con in­fan­ti­lis­mo”. Lo di­ce Irene Ba­la­guer, presidenta de la aso­cia­ción Ro­sa Sen­sat, una de las ex­per­tas que to­ma par­te en el re­por­ta­je de por­ta­da de es­ta se­ma­na. Se re­fie­re a la po­lí­ti­ca y al he­cho que es­te te­ma, de la mis­ma ma­ne­ra que su­ce­de en los gran­des asun­tos que afec­tan a la so­cie­dad, se ha co­la­do en las au­las o, más que co­lar­se, siem­pre ha es­ta­do allí. Los ni­ños oyen ha­blar de po­lí­ti­ca en casa, en la ca­lle, con sus fa­mi­lia­res, en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y, en con­se­cuen­cia, sus con­clu­sio­nes aca­ban lle­gan­do a las au­las. Por eso, el de­ba­te so­bre si con­vie­ne man­te­ner­los ais­la­dos de la po­lí­ti­ca que­da su­pe­ra­do por los he­chos: no con­vie­ne man­te­ner­los ais­la­dos sim­ple­men­te por­que no es po­si­ble. Y, ya que no se pue­de, lo me­jor, co­mo pa­dres, es acom­pa­ñar­los en ese te­rreno fo­men­tan­do su es­pí­ri­tu crí­ti­co, am­plian­do sus fuen­tes de in­for­ma­ción, y, por su­pues­to, res­pe­tan­do sus pun­tos de vis­ta. En eso con­sis­te, jus­ta­men­te, no in­fan­ti­li­zar a los ni­ños sino em­pe­zar a tra­tar­los co­mo per­so­nas ma­yo­res. Con todo, y perdonen el arre­ba­to de pe­si­mis­mo, la ten­den­cia ge­ne­ra­li­za­da de la so­cie­dad es la con­tra­ria, es la de in­fan­ti­li­zar la in­fan­cia, y mu­chas ve­ces, por des­gra­cia, in­clu­so a los adul­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.