Crear

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - JOSÉ AN­TO­NIO MA­RI­NA es@lavan­guar­dia.es Ilus­tra­ción Raúl

Hay quie­nes las aguan­tan con en­te­re­za, hay quie­nes no las so­por­tan. ¿Y José An­to­nio Ma­ri­na? ¿Có­mo lle­va es­pe­rar en una co­la?

La pro­fe­so­ra María de la Vál­go­ma aca­ba de pu­bli­car una es­tu­pen­da In­tro­duc­ción al de­re­cho pa­ra jó­ve­nes de to­das las eda­des (Pai­dós) y me di­ce que es­tá es­tu­dian­do un cu­rio­so pro­ble­ma ju­rí­di­co. Al ocu­par un pues­to en una co­la, ¿se ad­quie­re al­gún de­re­cho? O di­cho de otra ma­ne­ra, ¿si al­guien se cue­la co­me­te só­lo una fal­ta de edu­ca­ción o es un ac­to con re­le­van­cia ju­rí­di­ca? Ese li­bro me ha en­se­ña­do que el de­re­cho se mez­cla en nues­tras vi­das. Por ejem­plo, ca­da vez que me­to una mo­ne­da en una má­qui­na ex­pen­de­do­ra, es­toy es­ta­ble­cien­do un con­tra­to con el due­ño de la má­qui­na. Nos so­me­te­mos a cien­tos de con­tra­tos im­plí­ci­tos que no co­no­ce­mos. Pe­ro vol­va­mos a las co­las. Nun­ca ha­bía re­fle­xio­na­do so­bre ellas, tal vez por­que me irri­tan mu­cho, pe­ro aho­ra des­cu­bro que es uno de esos te­mas de fi­lo­so­fía mí­ni­ma que tan­to me in­tere­san. For­man par­te del di­na­mis­mo del mer-

PA­RA EVI­TAR CON­FLIC­TOS, LA SO­CIE­DAD SE OR­GA­NI­ZA EN CO­LAS PE­RO ES­TA­LLAN CON PRE­SIÓN O AN­GUS­TIA

ca­do. Apa­re­cen cuan­do la de­man­da es ma­yor que la ofer­ta o cuan­do un ca­nal de dis­tri­bu­ción es de­ma­sia­do es­tre­cho, por ejem­plo, la co­la an­te una ven­ta­ni­lla. Las co­las tra­di­cio­na­les ha­bían si­do co­sa de po­bres, per­so­nas que no te­nían más re­me­dio que so­por­tar esa mo­les­tia. En los años de mi in­fan­cia, el ta­ba­co es­ta­ba ra­cio­na­do y re­cuer­do la co­la que se for­ma­ba de­lan­te del al­ma­cén de Ta­ba­ca­le­ra el día que lle­ga­ba el nue­vo su­mi­nis­tro. La for­ma­ban los des­di­cha­dos que ha­bían con­su­mi­do su ra­ción an­tes de tiem­po y no po­dían com­prar ta­ba­co de es­tra­per­lo. En los mo­men­tos de es­ca­sez, las co­las au­men­tan. En un blog ve­ne­zo­lano leo un co­men­ta­rio iró­ni­co so­bre los tres ni­ve­les de co­la: ha­cer­la pa­ra sa­car nú­me­ro pa­ra es­tar al día si­guien­te en una co­la, don­de se con­se­gui­rá nú­me­ro pa­ra la co­la de­fi­ni­ti­va. En un re­por­ta­je so­bre tra­ba­jos ra­ros en­cuen­tro el de fi­le­ro, per­so­na a la que se con­tra­ta pa­ra que ha­ga co­la. En Chi­na es un tra­ba­jo ca­da vez más po­pu­lar y, en Es­ta­dos Uni­dos, hay al­gu­na web don­de se les pue­de lo­ca­li­zar. Las co­las son una prue­ba de que la so­cie­dad tien­de a or­ga­ni­zar­se es­pon­tá­nea­men­te. Se­gre­ga nor­mas pa­ra evi­tar con­flic­tos. Me re­cuer­da las teo­rías de Frie­drich Hayek, premio No­bel de Eco­no­mía, so­bre el or­den es­pon­tá­neo. Co­mo ocu­rre con to­das las or­ga­ni­za­cio­nes es­pon­tá­neas, en mo­men­tos de an­gus­tia o pre­sión, las co­las tien­den a es­ta­llar. To­dos he­mos vis­to imá­ge­nes del re­par­to de ali­men­tos en zo­nas mar­ti­ri­za­das por el ham­bre. La esen­cia es es­pe­rar, pe­ro es di­fí­cil ha­cer­lo cuan­do se es­tá de­ses­pe­ra­do. Lle­ga­dos a es­te pun­to, el ma­ra­vi­llo­so mun­do de las matemáticas me per­mi­te ha­cer una pi­rue­ta cir­cen­se y aban­do­nar el aje­trea­do mun­do de la vi­da, pa­ra al­can­zar el apa­ci­ble mun­do de la abs­trac­ción. Los or­de­na­do­res uti­li­zan la teo­ría de las co­las que co­men­zó a ela­bo­rar el ma­te­má­ti­co da­nés Er­lang en 1909. Un or­de­na­dor re­ci­be mu­chas ór­de­nes y pue­de re­gir­se por la dis­ci­pli­na FIFO, co­mo las co­las reales, ( first in, first out: el pri­me­ro en lle­gar es el pri­me­ro en sa­lir) o por la LIFO ( last in, first out: el úl­ti­mo en lle­gar se­rá el pri­me­ro en sa­lir, tra­sun­to del evan­gé­li­co los úl­ti­mos se­rán los pri­me­ros). He que­ri­do una vez más con­ven­cer­les de que la fi­lo­so­fía mí­ni­ma pue­de te­ner re­sul­ta­dos má­xi­mos, de que cual­quier co­sa pue­de ser apa­sio­nan­te si sa­be­mos mi­rar­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.