En la mu­ñe­ca

La mu­ñe­ca es el la­bo­ra­to­rio don­de es­tá em­pe­zan­do a an­dar una nue­va era tec­no­ló­gi­ca con un sin­fín de usos pa­ra el ejer­ci­cio fí­si­co, la sa­lud y la co­mu­ni­ca­ción

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Mar­ga­ri­ta Puig

Du­ran­te dé­ca­das he­mos lle­va­do re­loj, pul­se­ras... pe­ro aho­ra lle­gan los mi­ni­or­de­na­do­res, mó­vi­les y todo ti­po de sen­so­res que lu­cen en nues­tras mu­ñe­cas

Ya no sor­pren­de a na­die ver a per­so­nas ha­blan­do so­las por la ca­lle. Se so­bre­en­tien­de que, an­te esa ima­gen has­ta no ha­ce mu­cho in­só­li­ta, el par­lan­chín so­li­ta­rio es­tá man­te­nien­do una con­ver­sa­ción con la op­ción ma­nos li­bres de su te­lé­fono. Pe­ro pron­to esa es­tam­pa pue­de aca­bar sien­do ob­so­le­ta pa­ra de­jar pa­so a otra tec­no­ló­gi­ca­men­te más avan­za­da: gen­te ha­blan­do, es­cu­chan­do o re­ci­bien­do ór­de­nes de su mu­ñe­ca. Es la era de los smart­wat­ches, los re­lo­jes in­te­li­gen­tes, y tam­bién de to­da una sor­pren­den­te tec­no­lo­gía que pue­de con­tro­lar­se con ban­das y otros dis­po­si­ti­vos ata­dos al­re­de­dor de la mano.

Los aman­tes del golf, por ejem­plo, pue­den cal­cu­lar la dis­tan­cia de su ap­proach. Ca­sio tie­ne un mo­de­lo de su G-Shock ca­paz de ello. Su his­to­ria pa­ra lo­grar avan­ces tec­no­ló­gi­cos en la mu­ñe­ca vie­ne de le­jos. En 1989 pre­sen­tó su pri­mer re­loj di­gi­tal BM-100WJ con fun­ción de pre­vi­sión me­teo­ro­ló­gi­ca. Diez años más tar­de in­tro­du­jo el Sa­te­li­te Na­vi, que se con­ver­tía en el pri­mer re­loj ul­tra­com­pac­to GPS. En el 2000, el WQV-1 Wrist Ca­me­ra, una cá­ma­ra di­gi­tal del ta­ma­ño de un re­loj de pul­se­ra. Y un año más tar­de, un re­loj de pul­se­ra ac­cio­na­do por ener­gía so­lar y ra­dio­con­tro­la­do, el WVA-300.

Tam­bién hay má­qui­nas es­pe­cí­fi­cas pa­ra el alpinismo (Gar­min) y, por su­pues­to, pa­ra la avia­ción o el bu­ceo. Y pa­ra los co­rre­do­res (los que gus­tan de los cir­cui­tos abier­tos) no só­lo pue­den con­tro­lar los ki­ló­me­tros, el pul­so o si la me­dia de sus zan­ca­das es la óp­ti­ma, sino que pue­den en­con­trar las me­jo­res ru­tas pa­ra ejer­ci­tar co­ra­zón y pier­nas. Es el ca­so de los re­lo­jes en­tre­na­dor de Ni­ke,

HA­BLAR O ES­CU­CHAR AL RE­LOJ VA A SER HA­BI­TUAL

Gar­min o Adi­das, por po­ner al­gu­nos ejem­plos. El ci­ta­do GPS de Ca­sio in­cor­po­ra bus­car ru­tas apro­pia­das pa­ra el running, así co­mo po­dó­me­tro y pul­sí­me­tro.

Tam­bién des­de los dis­po­si­ti­vos que ocu­pan el lu­gar que en otros tiem­pos fue só­lo pa­ra pul­se­ras y re­lo­jes al uso hay la op­ción de me­dir, in­ter­pre­tar y me­jo­rar, con la in­for­ma­ción ob­te­ni­da, la ca­li­dad del sue­ño. La pro­pues­ta de Fit­bit (una fir­ma que tam­bién ha­ce una bás­cu­la ca­paz de me­dir la ma­sa cor­po­ral me­dian­te un aná­li­sis de bio­im­pe­dan­cia) fue una de las pio­ne­ras en el asun­to al in­ven­tar ya ha­ce unas tem­po­ra­das una pul­se­ra que cuen­ta los pa­sos, las ca­lo­rías y que cal­cu­la el pro­gre­so dia­rio en fun­ción del ob­je­ti­vo del usua­rio. La ins­crip­ción en Fit­bit.com in­clu­ye la po­si­bi­li­dad de re­gis­trar y mo­ni­to­ri­zar las ac­ti­vi­da­des, los

ali­men­tos, el sue­ño, el agua, la ma­sa cor­po­ral, el pe­so (y ahí en­tra de nue­vo en jue­go su otro in­ven­to, el de la bás­cu­la), en­tre otros as­pec­tos cuan­ti­fi­ca­bles. Todo eso es­tá ya asen­ta­do en el mer­ca­do pe­ro aho­ra lle­ga el turno de los re­lo­jes in­te­li­gen­tes. Por el mo­men­to, to­da ver­sión del de­no­mi­na­do smart­watch no se con­ci­be co­mo un gad­get in­de­pen­dien­te sino co­mo un ac­ce­so­rio del te­lé­fono. Y tam­bién se aso­cia a la tec­no­lo­gía po­ni­ble la op­ción de las ga­fas de reali­dad au­men­ta­da, cu­ya po­pu­la­ri­za­ción pa­re­ce que va a ser me­nos in­me­dia­ta.

Sony ya va por la se­gun­da ge­ne­ra­ción de su smart­watch. Se tra­ta de un te­lé­fono de pan­ta­lla tác­til (que cues­ta al­re­de­dor de 300 eu­ros) y que per­mi­te leer el co­rreo y aten­der men­sa­jes SMS. Su fa­llo es que de mo­men­to no per­mi­te la con­sul­ta de la apli­ca­ción hoy por hoy más so­li­ci­ta­da, la om­ni­pre­sen­te What­sApp. A la es­pe­ra de que Ap­ple por fin se atre­va con la tec­no­lo­gía en la mu­ñe­ca (se di­ce que su iWatch po­dría pre­sen­tar­se en sep­tiem­bre en San Fran­cis­co), Sam­sung ya se ha subido a ese tren.

Su pro­pues­ta es el Ga­laxy Gear, un re­loj con pan­ta­lla tác­til que se co­nec­ta, eso sí, só­lo a los te­lé­fo­nos de la fir­ma co­rea­na. Avi­sa de las lla­ma­das, los co­rreos y las aler­tas e in­clu­ye un al­ta­voz que sir­ve in­clu­so co­mo un ma­nos li­bres y da la op­ción de trans­cri­bir men­sa­jes de voz. Pa­ra ha­cer­lo más atrac­ti­vo lo han equi­pa­do con una cá­ma­ra de 1,9 me­ga­pí­xe­les, ca­paz de gra­bar tam­bién ví­deos, y ade­más sir­ve de cuen­ta­pa­sos (el tí­pi­co po­dó­me­tro de uso de­por­ti­vo) y per­mi­te el con­trol mu­si­cal de sus usua­rios a los Ga­laxy con que se co­nec­ta. En­tre­tan­to, Google se ha pre­pa­ra­do el te­rreno con la re­cien­te com­pra de Wimm. Se tra­ta de una em­pre­sa que co­men­zó en el 2011 a tra­ba­jar con pro­to­ti­pos y que es­tá ha­cien­do un es­fuer­zo des­co­mu­nal en el ám­bi­to me­nos cui­da­do del mun­do de los smartp­ho­ne, el de apro­ve­char al má­xi­mo cual­quier apli­ca­ción An­droid y si­mul­ta­near­lo en las pan­ta­llas del te­lé­fono y el re­loj in­te­li­gen­te.

La am­plia pe­ne­tra­ción de in­ter­net y de los dis­po­si­ti­vos in­te­li­gen­tes han im­pul­sa­do de for­ma de­fi­ni­ti­va los smart­watch, que son una ca­ja inaca­ba­ble de sor­pre­sas. Hay mu­cha más tec­no­lo­gía sor­pren­den­te al­re­de­dor de la mu­ñe­ca desa­rro­lla­da por fir­mas re­lo­je­ras tra­di­cio­na­les (co­mo Breitling) que per­mi­ten, por ejem­plo, lle­var una ba­li­za de emer­gen­cia real en la mu­ñe­ca pa­ra avi­sar de cual­quier apu­ro en cual­quier lu­gar del mun­do. Es un au­ten­ti­co tool watch o re­loj ins­tru­men­to. Con­ce­bi­do pa­ra sal­var vi­das, sa­lió al mer­ca­do en el año 1995.

Pen­sa­do pa­ra pi­lo­tos, con la ca­rac­te­rís­ti­ca de lle­var una ba­li­za de emer­gen­cia (trans­mi­sor de ra­dio) que emi­te en 121.5 MHZ (fre­cuen­cia de so­co­rro). An­tes del mo­de­lo ci­vil se reali­zó una ver­sión que emi­tía en la fre­cuen­cia 243,5 MHZ de uso úni­ca­men­te mi­li­tar y que no se pu­so a la ven­ta. Ha­ce un año es­ca­so sa­lió el Emer­gency II, di­se­ña­do es­pe­cial­men­te pa­ra las gran­des aven­tu­ras ae­ro­náu­ti­cas en cual­quie­ra de los cin­co con­ti­nen­tes, pe­ro tam­bién pa­ra la na­ve­ga­ción, alpinismo, trek­king, sen­de­ris­mo, ex­plo­ra­ción y deportes ex­tre­mos en ge­ne­ral.

Tam­bién aho­ra es el mo­men­to que pa­re­ce apro-

BREITLING FIR­MA EL ÚNI­CO RE­LOJ CON BA­LI­ZA IN­CLUI­DA

pia­do pa­ra el afian­za­mien­to de las bands o pul­se­ras in­te­li­gen­tes. Más allá de la pro­pues­ta ya co­men­ta­da de Fit­Bit, la úl­ti­ma gran no­ve­dad es la LG Life Band Touch . La em­pre­sa co­rea­na no se ha que­da­do con lo has­ta aho­ra vis­to en ese sec­tor, sino que acom­pa­ña­rá (pron­to lle­va­rá el in­ven­to al mer­ca­do pe­ro de mo­men­to no se co­no­ce ni su pre­cio) su band con un ac­ce­so­rio lla­ma­do Heart Ra­te Earp­ho­ne. Se tra­ta de un au­ri­cu­lar que me­dian­te una tec­no­lo­gía de sen­so­res óp­ti­cos mi­de el rit­mo car­dia­co y la pre­sión san­guí­nea. LG se es­tre­na así en el uni­ver­so de los wea­ra­bles, el que pa­re­ce que se­rá el seg­men­to de mo­da en el 2014. Su pul­se­ra in­te­li­gen­te des­ti­na­da a mo­ni­to­ri­zar nues­tros en­tre­na­mien­tos, sa­li­das pa­ra co­rrer, con­tar los pa­sos y ver qué dis­tan­cia he­mos re­co­rri­do mos­tra­rá en su pe­que­ña pan­ta­lla a co­lor led di­fe­ren­tes no­ti­fi­ca­cio­nes, co­mo la de lla­ma­das o men­sa­jes.

MyK­ro­noz ZeWatch Te­lé­fono, co­ne­xión a re­des so­cia­les y di­se­ño. Uno de los mo­de­los más avan­za­dos de la fir­ma sui­za, muy

pre­sen­te en el sec­tor

Fit­bit La ban­da in­te­li­gen­te pa­ra mo­ni­to­ri­zar la ac­ti­vi­dad du­ran­te las 24 ho­ras del día, in­clu­so du­ran­te el sue­ño. 94 eu­ros

Emer­gency II Un au­tén­ti­co tool watch o re­loj ins­tru­men­to. Lo fir­ma Breitling, lle­va una ba­li­za de emer­gen­cia, pen­sa­da

pa­ra sal­var vi­das

Peb­ble Per­mi­te ges­tio­nar des­de la mu­ñe­ca las no­ti­fi­ca­cio­nes que lle­gan al te­lé­fono mó­vil y la re­cep­ción de co­rreos

y SMS. 219 eu­ros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.