Ni­ños y po­lí­ti­ca

Pe­se a es­tar en el ni­vel más ba­jo de su po­pu­la­ri­dad, la pre­sen­cia de la po­lí­ti­ca en to­dos los ám­bi­tos so­cia­les es muy in­ten­sa. Los ni­ños no son aje­nos a ello. Hay que in­vo­lu­crar­los, pe­ro de for­ma plu­ral y se­re­na

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - FO­TO POR­TA­DA CRIS­TI­NA RE­CHE

Con los tiem­pos que co­rren, na­die es ajeno a la po­lí­ti­ca y me­nos los ni­ños. ¿Hay que in­vo­lu­crar­los? ¿Có­mo?

El día que Ana, de seis años, fue con a sus pa­dres a la pri­me­ra ma­ni­fes­ta­ción de su vi­da, tu­vo un buen sus­to. A la sa­li­da del me­tro, la fa­mi­lia se cru­zó con un po­li­cía, vi­sión que a la ni­ña le pro­vo­có un llan­to des­con­so­la­do. Días an­tes ha­bía vis­to en el te­le­dia­rio las imá­ge­nes de la car­ga po­li­cial con­tra la ini­cia­ti­va “Ro­dea el Con­gre­so” en Ma­drid. Ana iden­ti­fi­có a aquel agen­te co­mo uno de los que ha­bía sa­li­do en la te­le, le “en­tró mie­do” y rom­pió a llo­rar. Tras ser de­bi­da­men­te con­so­la­da por sus pa­dres, la ma­ni­fes­ta­ción (con­tra los re­cor­tes so­cia­les) dis­cu­rrió sin más in­ci­den­tes pa­ra la fa­mi­lia. Des­de en­ton­ces, han acu­di­do a va­rios otros ac­tos de pro­tes­ta. To­más, de nue­ve años, tam­bién tie­ne una cier­ta ex­pe­rien­cia en ac­tos po­lí­ti­cos. En­tre otros, ha par­ti­ci­pa­do en una acam­pa­da noc­tur­na con­tra los re­cor­tes en edu­ca­ción or­ga­ni­za­da en su co­le­gio y “en to­das las ma­ni­fes­ta­cio­nes con­tra es­te te­ma que han te­ni­do lu­gar en nues­tro ba­rrio, Horta-Gui­nar­dó, y en to­da Bar­ce­lo­na, des­de que em­pe­za­ron. Él y sus com­pa­ñe­ros han mar­cha­do con pan­car­tas y pi­tos: ha­cien­do rui­do, va­ya”, ex­pli­ca su ma­dre, Car­lo­ta. Muy in­vo­lu­cra­da en la Aso­cia­ción de Pa­dres y en los mo­vi­mien­tos ve­ci­na­les, Car­lo­ta cree que es muy im­por­tan­te in­vo­lu­crar tam­bién a su hi­jo en es­tas pro­tes­tas: “Se es­tán car­gan­do la cla­se me­dia de for­ma des­ca­ra­da y creo que los ni­ños han de sa­ber lo que pa­sa. No pue­den vi­vir en la inopia”, afir­ma. “Ade­más, él es ab­so­lu­ta­men­te cons­cien­te: ve có­mo les afec­tan los re­cor­tes a com­pa­ñe­ros más dé­bi­les, es­cu­cha­mos jun­tos la ra­dio a la ho­ra de desa­yu­nar… Sa­be lo que pa­sa y, si no, ¡lo pre­gun­ta!”. Has­ta no ha­ce mu­cho, la po­lí­ti­ca no for­ma­ba par­te de las exis­ten­cias de ni­ños co­mo Ana y To­más, pe­ro la si­tua­ción ac­tual, de al­to vol­ta­je po­lí­ti­co, ha pro­vo­ca­do que, pe­se a su des­pres­ti­gio, se ha­ble mu­chí­si­mo de lo que el dic­cio­na­rio des­cri­be co­mo el “ar­te, doc­tri­na u opi­nión re­fe­ren­te al go­bierno de los es­ta­dos”. En los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, en la ca­lle, en casa y en la es­cue­la la po­lí­ti­ca es­tá muy pre­sen­te. Es ca­si im­po­si­ble vi­vir ajeno a ella. In­clu­so los más pe­que­ños no só­lo la de­tec­tan sino que re­cla­man sa­ber qué pa­sa. “Sí, son los ni­ños quie­nes nos mar­can la pau­ta, por­que no es­tán al mar­gen de la reali­dad y es­te te­ma les in­flu­ye y les in­tere­sa”, ase­gu­ra Irene Ba­la­guer, presidenta de l’As­so­cia­ció de Mes­tres Ro­sa Sen­sat. Ja­vier Ló­pez, pri­mer se­cre­ta­rio de las Jo­ven­tuts So­cia­lis­tes de Ca­ta­lun­ya, apun­ta que es­te in­te­rés tam­bién se ex­tien­de en­tre la gen­te jo­ven, la cual “es pro­ba­ble­men­te la más po­li­ti­za­da des­de la tran­si­ción”. Fac­to­res co­mo la cri­sis eco­nó­mi­ca, la co­rrup­ción, los pro­ble­mas ge­ne­ra­cio­na­les, el fu­tu­ro in­cier­to y, en el ca­so de Ca­ta­lun­ya, las re­la­cio­nes con Es­pa­ña, son las cau­sas de la ma­yor po­li­ti­za­ción de una ge­ne­ra­ción que, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, apun­ta Ló­pez, “pro­ba­ble­men­te tam­bién sea la que me­nos re­pre­sen­ta­da se sien­ta en tér­mi­nos ins­ti­tu­cio­na­les”.

La cues­tión del de­ba­te so­be­ra­nis­ta, que do­mi­na

LA ES­CUE­LA SO­LA­MEN­TE DE­BE SER­VIR PA­RA DE­BA­TIR E IN­FOR­MAR EX­PLI­CAR LA PO­LÍ­TI­CA A LOS NI­ÑOS RE­QUIE­RE PLU­RA­LI­DAD Y SE­RE­NI­DAD

la agen­da po­lí­ti­ca ca­ta­la­na des­de sep­tiem­bre del 2012, tam­bién ha en­cen­di­do pa­sio­nes po­lí­ti­cas pre­co­ces. Co­mo la que tie­ne lu­gar en la cla­se de quin­to de pri­ma­ria de Da­nie­la, en un co­le­gio pú­bli­co de Bar­ce­lo­na, don­de des­de ha­ce unos me­ses se ha desata­do un de­ba­te en­tre los que es­tán a fa­vor de la in­de­pen­den­cia y los que no. Un te­ma que no se to­ca en las au­las pe­ro sí se dis­cu­te en el pa­tio, y en el que Da­nie­la ha to­ma­do par­ti­do: con diez años se ha po­si­cio­na­do en con­tra del in­de­pen­den­tis­mo. Su úl­ti­ma reivin­di­ca­ción: col­gar una ban­de­ra es­pa­ño­la en su ven­ta­na, en res­pues­ta a la es­te­la­da del ve­cino de en­fren­te. “¡Tam­bién nos su­gi­rió su­bir a Mon­tse­rrat pa­ra plan­tar una ban­de­ra es­pa­ño­la en la ci­ma!”, cuen­ta su pa­dre, rién­do­se. “Pe­ro, bro­mas apar­te, a no­so­tros no nos gus­tan ni las ban­de­ras ni el na­cio­na­lis­mo, sea ca­ta­lán, es­pa­ñol o zu­lú… Así que le he­mos di­cho que en casa no se cuel­gan ban­de­ras, de nin­gún ti­po”. Tan­to él co­mo su esposa es­tán un tan­to per­ple­jos an­te el ac­ti­vis­mo de su hi­ja, que les pa­re­ce al­go pre­ma­tu­ro: “Le ex­pli­ca­mos que ca­da uno pien­sa de una ma­ne­ra y que hay que res­pe­tar las dis­tin­tas ideas”, con­ti­núa. “Pe­ro que me­jor evi­ten es­te te­ma en­tre los ami­gos: no tie­nen edad pa­ra ha­blar de po­lí­ti­ca y me­nos en una cues­tión don­de, en mi opi­nión, las co­sas son más vis­ce­ra­les que ra­cio­na­les”. En casa de Nu­ria, una pro­fe­so­ra uni­ver­si­ta­ria, la po­lí­ti­ca tam­bién ha irrum­pi­do con fuer­za. Su hi­jo, que es­tá a pun­to de cum­plir quin­ce años, se ha de­cla­ra­do in­de­pen­den­tis­ta. Sus pa­dres es­tán sor­pren­di­dos an­te es­te po­si­cio­na­mien­to. En par­te, por­que Nu­ria es de Ma­drid, y en la fa­mi­lia no ha­bían tra­ta­do es­te te­ma. Por eso, cree que las nue­vas ideas de su hi­jo pro­ce­den de su es­cue­la, un cen­tro re­li­gio­so, con­cer­ta­do, en El Ei­xam­ple de Bar­ce­lo­na. En su opi­nión, des­de que se ha ini­cia­do el cur­so, los pro­fe­so­res vier­ten sus opi­nio­nes po­lí­ti­cas so­bre los alum­nos, una prác­ti­ca que ella no com­par­te. En opi­nión de Nu­ria, la es­cue­la no es el lu­gar ade­cua­do pa­ra ha­blar de po­lí­ti­ca y me­nos de for­ma uni­di­rec­cio­nal, co­mo ya se hi­zo du­ran­te tan­tos años. “Si la in­for­ma­ción fue­ra am­plia, me pa­re­ce­ría per­fec­to, por­que les ayu­da­ría a ele­gir, pe­ro veo que se da en un so­lo sen­ti­do y me pa­re­ce fa­tal”. Ade­más, en su casa, tan­to ella co­mo su ma­ri­do siem­pre han creí­do que a los hi­jos no ha­bía que pa­sar­les he­ren­cias ideo­ló­gi­cas, sino de­jar­les “más vír­ge­nes, pa­ra que pue­dan de­ci­dir por ellos mis­mos”. Por eso, a di­fe­ren­cia de la ma­dre de To­más o los pa­dres de Ana, ja­más los han lle­va­do a una ma­ni­fes­ta­ción, de nin­gún ti­po, ni se han de­can­ta­do por un par­ti­do u otro de­lan­te su­yo. Pe­ro, aun­que lo hu­bie­ran he­cho, tam­po­co hu­bie­ra ser­vi­do de ga­ran­tía, por­que la ideo­lo­gía po­lí­ti­ca no siem­pre se trans­mi­te a tra­vés de la fa­mi­lia. Un es­tu­dio rea­li­za­do por el po­li­tó­lo­go Elias Di­nas, pro­fe­sor de Cien­cias Po­lí­ti­cas de la Uni­ver­si­dad de Not­ting­ham, en In­gla­te­rra, ha lle­ga­do a la con­clu­sión de que cuan­to más po­li­ti­za­dos es­tén los pa­dres, más po­si­bi­li­da­des exis­ten que en la vi­da adul­ta uno se in­vo­lu­cre en po­lí­ti­ca pe­ro, tam­bién, de que se aban­do­nen las ideas de los pro­ge­ni­to­res. La cla­ve, se­gún Di­nas, es que al ha­ber más in­te­rés en la po­lí­ti­ca, los hi­jos, a me­di­da que cre­cen, bus­can con más ahín­co ex­pe­rien­cias pro­pias. El apren­di­za­je ideo­ló­gi­co pro­si­gue fue­ra de la fa­mi­lia y pue­de va­riar de­bi­do a nue­vas in­fluen­cias, co­mo los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, el am­bien­te uni­ver­si­ta­rio, el tra­ba­jo, las amis­ta­des y las nue­vas fa­mi­lias. Así, no siem­pre se pro­du­cen dos Geor­ge Bush (pa­dre e hi­jo), con ideo­lo­gías ca­si cal­ca­das, o di­nas­tías co­mo la de los Gand­hi en In­dia. Ro­nald Rea­gan jr., hi­jo del ho­mó­ni­mo pre­si­den­te re­pu­bli­cano es­ta­dou­ni­den­se, es un pe­rio­dis­ta de ideas li­be­ra­les que ha apo­ya­do pú­bli­ca­men­te a los de­mó­cra­tas. En el Reino Uni­do, la la­bo­ris­ta Vic­to­ria Scott, hi­ja del mi­nis­tro con­ser­va­dor sir Ni­cho­las Scott, fue una de las más fe­ro­ces crí­ti­cas de su pa­dre cuan­do és­te in­ten­tó pa­sar una ley que eli­mi­na­ba la dis­cri­mi­na­ción po­si­ti­va de los mi­nus­vá­li­dos. El asun­to aca­bó con la ca­rre­ra po­lí­ti­ca de sir Ni­cho­las, pe­ro él ase­gu­ró que, pe­se a ello, se sen­tía or­gu­llo­so de su hi­ja, edu­ca­da pa­ra pen­sar de for­ma crí­ti­ca e in­de­pen­dien­te. Pa­ra lo­grar cons­truir­se es­te pen­sa­mien­to pro­pio es ne­ce­sa­ria in­for­ma­ción, lo más plu­ral po­si­ble. Es lo que, en es­tos tiem­pos de tan­to rui­do po­lí­ti­co, los ex­per­tos acon­se­jan se ha­ga con los hi­jos. En el ca­so de Nu­ria, tras pre­gun­tar­le a su hi­jo có­mo se ha­bía in­for­ma­do pa­ra po­si­cio­nar­se po­lí­ti­ca­men­te y re­ci­bir co­mo res­pues­ta un no he leído na­da, ella y su ma­ri­do le han re­fe­ri­do a di­ver­sos li­bros de his­to­ria. Su men­sa­je es­tá cla­ro, si su hi­jo quie­re de­cla­rar­se par­ti­da­rio de una u otra ten­den­cia po­lí­ti­ca, “es­tá bien, pe­ro an­tes, in­fór­ma­te en mu­chas fuen­tes, y des­pués, de­ci­de”. Pe­ro la po­lí­ti­ca no só­lo se de­be abor­dar en fa­mi­lia, tam­bién de­be to­car­se en las au­las. “La es­cue­la ten­dría que re­co­ger es­te in­te­rés por­que tie­ne un pa­pel fun­da­men­tal en ha­cer ver que la so­cie­dad no es ho­mo­gé­nea; en con­tri­buir a que se es­cu­chen y se res­pe­ten las dis­tin­tas opi­nio­nes y que ca­da uno se cons­tru­ya la su­ya pro­pia, fun­da­men­ta­da”, afir­ma Irene Ba­la­guer. “Si la es­cue­la no ha­bla­ra de los te­mas que a los ni­ños les in­tere­san, co­mo en es­te ca­so, la po­lí­ti­ca –aña­de– se­ría una ins­ti­tu­ción muer­ta y ais­la­da de la reali­dad”. Tam­po­co, re­cal­ca la maes­tra, hay una edad lí­mi­te pa­ra in­tro­du­cir la cues­tión: “Con­fun­di­mos in­fan­cia con in­fan­ti­lis­mo y, des­de muy pe­que­ños, los ni­ños son ca­pa­ces de cap­tar lo que los me­dios cuen­tan. Hay que ha­blar, ten­gan la edad que ten­gan”. En es­te sen­ti­do, Ba­la­guer re­cuer­da la reac­ción de un gru­po de par­vu­la­rio el año del desas­tre del Pres­ti­ge. Los pe­que­ños, de tres años, es­ta­ban preo­cu­pa­dí­si­mos por lo que pa­sa­ba en Ga­li­cia, por el mar y los pá­ja­ros afec­ta­dos por la ma­rea ne­gra que ha­bía de­ja­do el pe­tro­le­ro. Se sen­tían tam­bién muy so­li­da­rios con los que lim­pia­ban las pla­yas. “Es­to quie­re de­cir que no es que ha­ya una edad u otra, sino que lo vi­ven de ma­ne­ra di­fe­ren­te. Por ello, el acom­pa­ña­mien­to que el maes­tro ha­ce en fun­ción de la edad tie­ne un abas­to dis­tin­to, pe­ro tie­ne que dar­se”. Lo que ja­más ha de ha­cer el maes­tro, re­cal­ca, es adoc­tri­nar. “El in­cul­car ideas o creen­cias es pro­pio de los re­gí­me­nes to­ta­li­ta­rios. Una es­cue­la adoc­tri­na­do­ra es una es­cue­la uni­for­ma­do­ra, que no ha­ce per­so­nas ca­pa­ces de pen­sar por ellas mis­mas. Es la an­ti­de­mo­cra­cia”, en­fa­ti­za Ba­la­guer, pa­ra quien el pa­pel de un buen maes­tro “es ayu­dar a los alum­nos a cons­truir su pro­pio pen­sa­mien­to”. El mal uso his­tó­ri­co que se ha he­cho de los ni­ños en po­lí­ti­ca (véa­se des­pie­ce), ha­ce que su in­clu­sión en

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.