Ten­go ham­bre

Los me­ca­nis­mos que re­gu­lan el ham­bre y la sa­cie­dad no son só­lo fi­sio­ló­gi­cos o di­ges­ti­vos. In­som­nio, es­trés, edu­ca­ción, ge­nes, flo­ra in­tes­ti­nal o es­ta­do de áni­mo me­dian en el ape­ti­to. Hay ham­bre de bo­ca, ham­bre de es­tó­ma­go, ham­bre de men­te, ham­bre de ol­fat

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to May­te Rius

Sí, pe­ro ¿de qué ti­po? Hay mu­chos: ham­bre de bo­ca, de es­tó­ma­go, de men­te, de ol­fa­to, so­cial, emo­cio­nal...

La res­pues­ta a la pre­gun­ta del ti­tu­lar pue­de pa­re­cer muy ob­via (pa­ra vi­vir, ¿no?), pe­ro no lo es tan­to. Hay mu­chas ra­zo­nes que nos im­pul­san a con­su­mir ali­men­tos más allá de la su­per­vi­ven­cia. ¿Por qué si no mi­les de per­so­nas op­ta­ron por ce­nar el 25 de di­ciem­bre pa­sa­do a pe­sar de que mu­chos de ellos ha­bían dis­fru­ta­do de dos co­pio­sos ága­pes se­gui­dos? ¿O có­mo se ex­pli­ca que al­guien pi­da un pos­tre des­pués de no aca­bar­se el se­gun­do pla­to por fal­ta de ape­ti­to? ¿O que nos en­tre ham­bre vien­do un pro­gra­ma te­le­vi­si­vo de ex­qui­si­te­ces gas­tro­nó­mi­cas en ple­na so­bre­me­sa? “El cen­tro re­gu­la­dor del com­por­ta­mien­to ali­men­ta­rio es el hi­po­tá­la­mo, co­no­ci­do tam­bién co­mo cen­tro del bienestar, y el hi­po­tá­la­mo re­ci­be se­ña­les ho­meos­tá­ti­cas o fi­sio­ló­gi­cas, co­mo la exis­ten­cia de re­ser­vas ali­men­ti­cias en los adi­po­si­tos, de nu­trien­tes en la san­gre o de de­ter­mi­na­das hor­mo­nas en el or­ga­nis­mo, pe­ro tam­bién to­da una se­rie de se­ña­les he­dó­ni­cas –co­mo las que en­vían los sen­ti­dos al per­ci­bir los ali­men­tos o las hor­mo­nas se­cre­ta­das por el pla­cer o dis­pla­cer que pro­vo­can esos ali­men­tos– y otras me­dioam­bien­ta­les”, fru­to del es­trés, de la an­sie­dad, de la fal­ta o ex­ce­so de sue­ño, de las con­ven­cio­nes so­cia­les o del apren­di­za­je, re­su­me Luis Mi­guel Ló­pez Mo­ja­res, pro­fe­sor de Fi­sio­lo­gía de la Uni­ver­si­dad Eu­ro­pea de Ma­drid. En el ám­bi­to co­ti­diano es fá­cil ob­ser­var que a ve­ces se co­me “por los ojos”, que des­de pe­que­ños se in­cul­ca que no hay que de­jar na­da en el pla­to in­de­pen­dien­te­men­te del ape­ti­to que uno ten­ga, que en oca­sio­nes se co­me por preo­cu­pa­ción –“si no to­mas su­fi­cien­te fru­ta al día o lác­teos no es­ta­rás sano”–, que de vez en cuan­do se co­me sin ham­bre por no desai­rar al an­fi­trión o por an­to­jo por­que “me lo pi­de el cuer­po”. Jan Cho­zen Bays, pe­dia­tra de Har­vard y au­to­ra de Mind­ful ea­ting: a gui­de to re­dis­co­ve­ring a healthy and joy­ful re­la­tions­hip with food (co­mer con con­cien­cia: una guía pa­ra re­des­cu­brir la re­la­ción sa­lu­da­ble y di­ver­ti­da con la co­mi­da), con­si­de­ra que hay sie­te ti­pos de ham­bre con los que ca­da per­so­na pue­de iden­ti­fi­car­se en uno u otro mo­men­to: el co­mer por los ojos (ese que nos ha­ce desear un ali­men­to con ver­lo), el ham­bre de ol­fa­to (el que nos ha­ce ape­te­ci­bles las palomitas o un crois­sant re­cién he­cho só­lo con per­ci­bir su aro­ma), el ham­bre de bo­ca (que nos obli­ga a pro­bar uno y otro pla­to en un bu­fet por ex­pe­ri­men­tar di­fe­ren­tes sa­bo­res y tex­tu­ras), el ham­bre de es­tó­ma­go (la sen­sa­ción de es­tó­ma­go va­cío que lle­va a pi­co­tear en­tre ho­ras), el ham­bre ce­lu­lar (el que nos lle­va a sa­tis­fa­cer an­to­jos), el ham­bre de pen­sa­mien­to (que nos con­mi­na a re­du­cir las gra­sas o a co­mer más fru­ta) y el ham­bre de co­ra­zón (que nos im­pul­sa a co­mer por pla­cer pa­ra com­pen­sar al­gu­na otra in­sa­tis­fac­ción). En­do­cri­nos y nu­tri­cio­nis­tas ase­gu­ran que, por di­fí­cil que re­sul­te ex­pli­car­lo cien­tí­fi­ca­men­te, es­tá cons­ta­ta­do que hay de­ter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias so­cia­les, fa­mi­lia­res y psi­co­ló­gi­cas que van aso­cia­das a un ma­yor con­su­mo de cier­tos ali­men­tos, co­mo aque­llos que tie­ne más gra­sas, más ca­lo­rías o más car­bohi­dra­tos –cho­co­la­tes, ga­lle­tas, pa­ta­tas fri­tas o ape­ri­ti­vos cru­jien­tes...–, lo que ha pro­vo­ca­do que hoy se ha­ble de co­me­do­res emo­cio­na­les, de de­vo­ra­do­res de car­bohi­dra­tos, de adic­tos a la co­mi­da… La di­rec­to­ra del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción en Cien­cias de la Ali­men­ta­ción del CSIC, Vic­to­ria Mo­reno, ase­gu­ra que “gracias a los avan­ces en neu­ro­cien­cia y en la in­ves­ti­ga­ción so­bre ali­men­ta­ción sa­be­mos que los me­ca­nis­mos que re­gu­lan el ham­bre y la sa­cie­dad son com­ple­jos y es­tán re­la­cio­na­dos con la ac­ti­vi­dad del cerebro; y que de­ter­mi­na­dos ali­men­tos son ca­pa­ces de ac­ti­var dis­tin­tas par­tes del cerebro, o que los me­ca­nis­mos que re­gu­lan la con­duc­ta de sa­cie­dad no son los mis­mos que nos ani­man a co­mer”. Y pre­ci­sa que la sa­cie­dad tie­ne más que ver con las sus­tan­cias que se li­be­ran en el sis­te­ma di­ges­ti­vo pa­ra in­for­mar al sis­te­ma ner­vio­so que no he­mos co­mi­do o que ya he­mos co­mi­do su­fi­cien­te, mien­tras que las ga­nas de co­mer es­tán ade­más re­la­cio­na­das con la in­for­ma­ción que lle­ga de los sen­ti­dos –vis­ta, oí­do, ol­fa­to, gus­to y tac­to–, que se in­te­gra con la que ya te­ne­mos en la me­mo­ria y pro­du­ce una per­cep­ción que se aso­cia con el pla­cer de in­ge­rir ali­men­tos o con la sen­sa­ción de ha­ber co­mi­do su­fi­cien­te.

Hor­mo­nas y neu­ro­trans­mi­so­res El pre­si­den­te de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de En­do­cri­no­lo­gía y Nu­tri­ción (SEEN), Ja­vier Sal­va­dor Ro­drí­guez, ex­pli­ca que hay “to­da una orquesta de hor­mo­nas” que se se­cre­tan al co­mer y mo­du­lan el com­por­ta­mien­to en re­la­ción con los ali­men­tos, pe­ro tam­bién se ha ob­ser­va­do que hay neu­ro­trans­mi­so­res, co­mo la do­pa­mi­na, la se­ro­to­ni­na y al­gu­nos pép­ti­dos opioi­des, que in­flu­yen en ese com­por­ta­mien­to des­de el cerebro. El es­pe­cia­lis­ta de la SEEN re­co­no­ce que los en­do­cri­nos tie­nen iden­ti­fi­ca­das las hor­mo­nas re­la­cio­na­das con el ape­ti­to y la sa­cie­dad y sa­ben dón­de se pro­du­cen pe­ro no tan­to có­mo ac­túan, y tam­bién han vis­to en es­tu­dios ex­pe­ri­men­ta­les que hay una re­la­ción en­tre los neu­ro­trans­mi­so­res y la ali­men­ta­ción, en­tre el fun­cio­na­mien­to neu­ro­nal, el es­trés o el sue­ño y

EL ME­CA­NIS­MO QUE RE­GU­LA EL APE­TI­TO NO ES EL MIS­MO QUE RE­GU­LA LA SA­CIE­DAD HAY RA­ZO­NES EVO­LU­TI­VAS QUE IM­PUL­SAN A CO­MER MÁS DE LO NE­CE­SA­RIO

los ni­ve­les de al­gu­nas de es­tas hor­mo­nas, aun­que to­da­vía no tie­nen evi­den­cias cla­ras pa­ra ex­pli­car todo el fun­cio­na­mien­to de los com­por­ta­mien­tos ali­men­ta­rios. De for­ma sin­té­ti­ca po­dría de­cir­se que las hor­mo­nas que re­gu­lan el ham­bre son la lep­ti­na, que se pro­du­ce en el te­ji­do adi­po­so, y la gh­re­li­na, se­gre­ga­da en la mu­co­sa gás­tri­ca. Cuan­do una per­so­na pa­sa va­rias ho­ras sin co­mer, ba­jan sus ni­ve­les de lep­ti­na (que tie­ne efec­to sa­cian­te) y su­ben los de gh­re­li­na, que es­ti­mu­la el ape­ti­to. Pe­ro cuan­do se duer­me po­co tam­bién sube la gh­re­li­na y ba­ja la lep­ti­na, así que la per­so­na sue­le co­mer más. Ade­más, quie­nes duer­men me­nos tam­bién tie­nen más re­sis­ten­cia a la in­su­li­na, que es otra hor­mo­na im­pli­ca­da en la

sen­sa­ción de sa­cie­dad. Tam­bién han ob­ser­va­do que en los obe­sos la se­cre­ción de lep­ti­na no fun­cio­na bien, y que en si­tua­cio­nes de es­trés es la gh­re­li­na la que se ve al­te­ra­da. Por otra par­te, hay es­tu­dios que su­gie­ren que los lla­ma­dos co­me­do­res emo­cio­na­les –per­so­nas que ad­mi­ten co­mer sin ham­bre en fun­ción de su es­ta­do aními­co, por eu­fo­ria, de­pre­sión, an­sie­dad…– no re­gu­lan bien la se­cre­ción de gh­re­li­na; y es­tu­dios ex­pe­ri­men­ta­les han com­pro­ba­do que el cerebro de un ani­mal obe­so que co­me ali­men­tos ri­cos en gra­sa pro­du­ce me­nos do­pa­mi­na que el de ani­ma­les no obe­sos, y co­mo los ni­ve­les de do­pa­mi­na es­tán re­la­cio­na­dos con la sa­tis­fac­ción, se cree que el ani­mal tien­de a co­mer más can­ti­dad pa­ra po­der ele­var sus ni­ve­les de do­pa­mi­na y con ello su bienestar. El doc­tor Sal­va­dor aña­de que imá­ge­nes to­ma­das con to­mo­gra­fía PET han evi­den­cia­do que se ac­ti­van zo­nas ce­re­bra­les dis­tin­tas cuan­do la per­so­na pa­sa por una res­tric­ción ca­ló­ri­ca que cuan­do es­tá sa­cia­da; y que la in­ges­ta de car­bohi­dra­tos es­tá re­la­cio­na­da con más ni­ve­les de se­ro­to­ni­na en el cerebro, que es un neu­ro­trans­mi­sor im­pli­ca­do en el buen es­ta­do de áni­mo. “Por eso no es ra­ro que una per­so­na ba­ja de áni­mo ten­ga ape­ten­cia de cho­co­la­te, de ga­lle­tas u otros car­bohi­dra­tos, por­que sa­be que cuan­do los to­ma se sien­te me­jor, así que los co­me ten­ga ham­bre o no”, di­ce. Pla­cer y evo­lu­ción “La in­ges­ta com­pul­si­va, la que rea­li­za­mos cuan­do co­me­mos sin te­ner fal­ta de nu­trien­tes, se de­be a que nues­tro hi­po­tá­la­mo res­pon­de a las se­ña­les he­dó­ni­cas que pro­du­cen los ali­men­tos gra­tos al pa­la­dar, y tie­ne que ver con los me­ca­nis­mos de re­com­pen­sa y ob­ten­ción de pla­cer del cerebro, por­que ac­ti­va los mis­mos cir­cui­tos neu­ro­ló­gi­cos que las adic­cio­nes”, ex­pli­ca Ló­pez Mo­ja­res, que es ase­sor cien­tí­fi­co del mé­to­do Thin­king pa­ra adel­ga­zar, ba­sa­do en psi­co­nu­tri­ción. De ahí que mu­chos es­pe­cia­lis­tas ha­blen de dos gran­des ti­pos de ham­bre, el fi­sio­ló­gi­co de­ri­va­do del ba­lan­ce ener­gé­ti­co en­tre lo que co­mes y lo que gas­tas, y el ham­bre he­dó­ni­co, en el que en­glo­ban el res­to de es­tí­mu­los que in­du­cen a co­mer, des­de el sue­ño has­ta el es­trés pa­san­do por las emo­cio­nes o las per­cep­cio­nes sen­so­ria­les. Pe­ro que se re­la­cio­ne con el es­trés o con el pla­cer de los ali­men­tos no quie­re de­cir que el he­dó­ni­co sea un ham­bre nue­vo, de la so­cie­dad ac­tual. “Se cree que es­te ti­po de ham­bre se desa­rro­lló en los hu­ma­nos ha­ce 100.000 o 200.000 años co­mo con­se­cuen­cia de nues­tra evo­lu­ción en un me­dio hos­til, en el cual se re­que­ría un gran es­fuer­zo fí­si­co dia­rio (por ejem­plo sen­so­ria­les a la ho­ra de co­mer es tal que, se­gún el doc­tor Ló­pez Mo­ja­res, mu­chos tra­ta­mien­tos pa­ra adel­ga­zar se ba­san hoy día en en­se­ñar a las per­so­nas a con­tro­lar su com­por­ta­mien­to an­te los im­pul­sos vi­sua­les, ol­fa­ti­vos o au­di­ti­vos de los ali­men­tos con téc­ni­cas psi­co­ló­gi­cas de mo­di­fi­ca­ción de con­duc­ta.

ca­mi­nar una me­dia de 20 o 30 ki­ló­me­tros) y unos días con­se­guían ali­men­tos y otros no, de mo­do que la evo­lu­ción fa­vo­re­cía a los in­di­vi­duos que se­guían con­su­mien­do a pe­sar de te­ner sus re­ser­vas ener­gé­ti­cas re­ple­tas por­que eso les ca­pa­ci­ta­ba pa­ra una ma­yor su­per­vi­ven­cia en días de ca­ren­cia”, co­men­ta Ló­pez. Y agre­ga que, por eso, “los hu­ma­nos ac­tua­les, que bio­ló­gi­ca­men­te so­mos igua­les a nues­tros abue­los del pa­leo­lí­ti­co pe­ro no ne­ce­si­ta­mos rea­li­zar ape­nas ejer­ci­cio pa­ra dis­po­ner de una enor­me y fa­vo­re­ce la acu­mu­la­ción de gra­sa ab­do­mi­nal. Al­gu­nos ex­per­tos ha­cen ex­ten­si­va la eti­que­ta a ham­bre emo­cio­nal, por­que tam­bién se han re­la­cio­na­do otras emo­cio­nes –de­pre­sión, so­le­dad, eu­fo­ria...– con una ma­yor in­ges­ta de ali­men­tos, so­bre todo de hi­dra­tos de car­bono. La ra­zón, ex­pli­can, es que la in­ges­ta de al­gu­nos ali­men­tos ac­ti­va los me­ca­nis­mos de re­com­pen­sa del cerebro, aque­llos de los que de­pen­de la sen­sa­ción de pla­cer y que tam­bién es­tán in­vo­lu­cra­dos en las adic­cio­nes.

GE­NES Y BAC­TE­RIAS IN­TES­TI­NA­LES IN­FLU­YEN EN LA CON­DUC­TA ALI­MEN­TA­RIA

can­ti­dad de nu­trien­tes de al­ta den­si­dad ca­ló­ri­ca, so­mos fir­mes can­di­da­tos a la gran epi­de­mia del si­glo XXI pro­du­ci­da por ma­la adap­ta­ción: la obe­si­dad”. Por eso Ló­pez, co­mo mu­chos nu­tri­cio­nis­tas, es­tá con­ven­ci­do de la im­por­tan­cia de iden­ti­fi­car los im­pul­sos que nos lle­van a co­mer y los am­bien­tes y ali­men­tos que nos re­sul­tan adic­ti­vos, pa­ra con­tro­lar­los y ser ca­pa­ces de lle­var una ali­men­ta­ción más sa­na y acor­de con los es­ti­los de vi­da ac­tua­les. Ge­nes y bac­te­rias Pe­ro más allá del am­bien­te, del ba­lan­ce ener­gé­ti­co o de las ten­ta­cio­nes he­dó­ni­cas, las mo­ti­va­cio­nes del ham­bre tam­bién tie­nen que ver con la ge­né­ti­ca, en­ten­dien­do por tal des­de el ge­no­ma has­ta el mi­cro­bio­ma (la ge­né­ti­ca de las bac­te­rias que lle­va­mos en nues­tro cuer­po), pa­san­do por la epi­ge­né­ti­ca, que son las ex­pe­rien­cias que a lo lar­go de nues­tra vi­da pue­den mo­di­fi­car la ten­den­cia na­tu­ral de una per­so­na a en­gor­dar, a co­mer más o me­nos, a pa­de­cer de­ter­mi­na­das en­fer­me­da­des, et­cé­te­ra. “La di­ver­si­dad ge­né­ti­ca y fun­cio­nal in­flu­ye mu­cho en las reac­cio­nes de las per­so­nas an­te la ali­men­ta­ción; de en­tra­da, ca­da uno tie­ne un nú­me­ro di­fe­ren­te de pa­pi­las en la len­gua, y hay tra­ba­jos que su­gie­ren que la can­ti­dad de pa­pi­las gus­ta­ti­vas pue­de afec­tar a la die­ta por­que de­ter­mi­na la pre­fe­ren­cia por unos u otros sa­bo­res”, jus­ti­fi­ca Vic­to­ria Mo­reno. La in­ves­ti­ga­do­ra del CSIC agre­ga que tam­bién se ha com­pro­ba­do que la com­po­si­ción de la flo­ra in­tes­ti­nal –que di­fie­re de una per­so­na a otra e in­clu­so en la mis­ma per­so­na se­gún la edad–, in­flu­ye en có­mo me­ta­bo­li­za­mos la glu­co­sa o có­mo ab­sor­be­mos los nu­trien­tes de los ali­men­tos. “Se ha com­pro­ba­do que si se tras­plan­ta la mi­cro­bio­ta in­tes­ti­nal de ra­to­nes obe­sos a ra­to­nes de ba­jo pe­so, en me­nos de un mes es­tos úl­ti­mos se con­vier­ten en obe­sos”, ejem­pli­fi­ca.

Ham­bre de ol­fa­to El ol­fa­to re­sul­ta muy de­ter­mi­nan­te en la sen­sa­ción de ape­ti­to y sa­cie­dad. In­flu­yen dos ti­pos de ol­fa­to: el or­to­na­sal, el que per­ci­bi­mos a tra­vés de las fo­sas na­sa­les cuan­do co­ci- na­mos o cuan­do nos lle­ga el olor de las palomitas al en­trar al ci­ne, y el re­tro­na­sal, que se pro­du­ce cuan­do con­su­mi­mos un ali­men­to. Uno y otro ac­ti­van nues­tra ape­ten­cia o no por los ali­men­tos en co­la­bo­ra­ción con la me­mo­ria, por­que en­vían la per­cep­ción de un olor al cerebro, es­te lo re­la­cio­na con al­go que nos re­sul­ta agra­da­ble, pla­cen­te­ro o des­agra­da­ble y eso nos in­ci­ta a co­mer o no.

Ham­bre de vis­ta Los es­tí­mu­los vi­sua­les tie­nen mu­cha in­fluen­cia a la ho­ra de co­mer. Es di­fí­cil re­sis­tir la ten­ta­ción de pro­bar ali­men­tos cuan­do de­lan­te hay una me­sa lle­na de pla­tos de­li­cio­sos y bien de­co­ra­dos. Vic­to­ria Mo­reno ex­pli­ca que los ojos son ca­pa­ces de con­di­cio­nar nues­tra con­duc­ta ali­men­ta­ria has­ta el pun­to de en­ga­ñar a las pa­pi­las gus­ta­ti­vas. “No­so­tros ha­ce­mos un ex­pe­ri­men­to en los cur­sos de ca­ta: ofre­ce­mos a los es­tu­dian­tes un vino blan­co y el mis­mo te­ñi­do y, sien­do el mis­mo vino, al se­gun­do lo des­cri­ben con los atri­bu­tos de vino tin­to por­que las neu­ro­nas se fían de la per­cep­ción de la vis­ta”, ejem­pli­fi­ca. La in­ci­den­cia de las se­ña­les

Ham­bre de sue­ño Dor­mir po­co o mal tam­bién es­ti­mu­la el ape­ti­to a ni­vel neu­ro­nal. La fal­ta de sue­ño al­te­ra el me­ta­bo­lis­mo de la glu­co­sa y otras fun­cio­nes en­do­cri­nas, ele­va los ni­ve­les de gh­re­li­na y au­men­ta la sen­sa­ción de ham­bre de la per­so­na.

Ham­bre de es­trés Di­ver­sos es­tu­dios han evi­den­cia­do que cuan­do una per­so­na tie­ne es­trés o an­sie­dad pre­sen­ta ma­yo­res ni­ve­les de gh­re­li­na, que es una hor­mo­na que es­ti­mu­la el ape­ti­to, y tam­bién tie­ne ma­yo­res ni­ve­les de cor­ti­sol, una hor­mo­na que au­men­ta la in­ges­ta ca­ló­ri­ca a ni­vel ce­re­bral

Ham­bre so­cial Hay fac­to­res so­cia­les que es­ti­mu­lan las ga­nas de co­mer o que im­pul­san a in­ge­rir de­ter­mi­na­dos ali­men­tos al mar­gen de las ne­ce­si­da­des fi­sio­ló­gi­cas. Des­de las co­mi­das fa­mi­lia­res, has­ta la co­rrec­ción de no de­jar na­da en el pla­to o de co­mer a la ho­ra que to­ca se ten­ga o no ham­bre, o la vin­cu­la­ción de ce­le­bra­ción con co­mi­da y be­bi­da, o las cos­tum­bres fa­mi­lia­res. Los mé­di­cos ad­vier­ten que es im­por­tan­te iden­ti­fi­car los ali­men­tos y am­bien­tes pro­cli­ves a la co­mi­da pa­ra desa­rro­llar he­rra­mien­tas que per­mi­tan con­tro­lar el im­pul­so de co­mer más de la cuen­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.