En jue­go

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - ORIOL RI­POLL es@lavan­guar­dia.es

Oriol Ri­poll tie­ne una ca­pa­ci­dad asom­bro­sa pa­ra ha­llar jue­gos con ob­je­tos... in­clu­so po­sa­va­sos

Me gus­tan las bue­nas ideas que sor­pren­den. Y se ri­za el ri­zo cuan­do son jue­gos. Ha­ce unas se­ma­nas les ha­blé de Za­ca­trus! y Coup, pe­ro Za­ca­trus! no es só­lo una edi­to­rial, sino que tam­bién una im­por­tan­te tien­da de jue­gos on li­ne. Ha­ce unos días en Za­ca­trus.com apa­re­ció una pro­mo­ción que me pa­re­ció fan­tás­ti­ca: con ca­da com­pra se en­via­rá un po­sa­va­sos con una ima­gen y una fra­se. Tam­bién pue­de ad­qui­rir la co­lec­ción en­te­ra de do­ce po­sa­va­sos di­fe­ren­tes.

No se tra­ta só­lo de una se­rie de ob­je­tos de me­na­je del ho­gar: es tam­bién una ori­gi­nal pro­pues­ta que per­mi­te ju­gar mien­tras se es­tá to­man­do al­go. Me ex­pli­co. Los po­sa­va­sos pue­den ser de cua­tro co­lo­res di­fe­ren­tes (ro­jo, azul, ver­de y ama­ri­llo) y pue­den te­ner un sím­bo­lo (una pis­to­la, unas ba­las o un co­ra­zón). Ade­más, ca­da uno tie­ne una fra­se re­la­cio­na­da

CON UNOS SIM­PLES PO­SA­VA­SOS SE PUE­DE JU­GAR AL PIS­TO­LE­RO, AL BU­RRO Y AL ASE­SINO

con un jue­go, pe­ro que no tie­ne nin­gu­na uti­li­dad es­pe­cial en el mo­men­to de ju­gar. Con ellos se pro­po­ne una se­rie de adap­ta­cio­nes de jue­gos po­pu­la­res.

Uno de es­tos jue­gos es el Pis­to­le­ro, que tra­di­cio­nal­men­te se ha­ce con dos per­so­nas que se re­tan a un due­lo. En es­ta ver­sión pue­den par­ti­ci­par de 2 a 4 ju­ga­do­res y ca­da uno re­ci­be los tres po­sa­va­sos del mis­mo co­lor. Ca­da ju­ga­dor eli­ge uno y lo de­ja bo­ca aba­jo. To­dos lo gi­ran a la vez y si hay una pis­to­la, los ju­ga­do­res que es­tán re­car­gan­do (su po­sa­va­sos tie­ne unas ba­las) que­dan eli­mi­na­dos, mien­tras que los que han ele­gi­do el co­ra­zón se sal­van del ata­que. ¡Ah! Evi­den­te­men­te no se pue­de dis­pa­rar sin ha­ber re­car­ga­do. Se pue­de ha­cer­lo has­ta tres ve­ces sin dis­pa­rar y cuan­do se sa­ca una pis­to­la só­lo se pier­de una de las ba­las y, por tan­to, se pue­de vol­ver a dis­pa­rar dos ve­ces más. Ga­na el úl­ti­mo ju­ga­dor que que­da.

El se­gun­do de es­ta co­lec­ción lle­va por nom­bre Za­ca­trus! y es la adap­ta­ción del po­pu­lar bu­rro. Se mez­clan y se re­par­ten tres po­sa­va­sos a ca­da ju­ga­dor. Se cuen­ta has­ta tres y ca­da uno pa­sa un po­sa­va­sos a su de­re­cha. Si en al­gún mo­men­to al­guien tie­ne los tres del mis­mo co­lor, po­ne la mano en el cen­tro de la me­sa. Co­mo en el clá­si­co, to­dos los de­más de­ben co­lo­car su mano for­man­do un mon­tón. El úl­ti­mo que lo ha­ce su­ma un pun­to ne­ga­ti­vo.

Y otro de los jue­gos es el Ase­sino. Se de­ja só­lo un po­sa­va­sos con una pis­to­la, el res­to se sa­ca de la par­ti­da (o los apro­ve­chan ba­jo al­gún va­so de re­fres­co) y se re­par­ten en se­cre­to en­tre to­dos los par­ti­ci­pan­tes. El ju­ga­dor al que le to­que el que tie­ne la ima­gen del re­vól­ver de­be eli­mi­nar a los ad­ver­sa­rios mos­trán­do­les la len­gua y bus­car­se un com­pa­ñe­ro gui­ñán­do­le el ojo. Y quien ten­ga el co­ra­zón ver­de es un po­li­cía que in­ten­ta­rá atra­par al mal­he­chor. El po­li­cía se mues­tra cuan­do co­mien­za la par­ti­da y, por tan­to, el jue­go se aca­ba cuan­do só­lo que­da el po­li­cía y el ase­sino (y su cóm­pli­ce) o si el po­li­cía atra­pa al cri­mi­nal.

Me gus­ta la idea de los jue­gos que pue­den lle­var­se en­ci­ma y sa­car­los mien­tras se es­tá to­man­do al­go. Pe­ro la co­lec­ción que pro­po­nen des­de Za­ca­trus! me que­da cor­ta. Siem­pre se pue­den ha­cer pro­pues­tas pa­ra me­jo­rar el re­per­to­rio. ¿Se les ocu­rre al­gu­na?

Ilus­tra­ción Lui­sa Ve­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.