A ra­ya con la hi­per­ten­sión

Cuan­do la ten­sión ar­te­rial au­men­ta no sue­le ser fá­cil iden­ti­fi­car unos sín­to­mas que pon­gan so­bre avi­so a la per­so­na que la pa­de­ce. Los pro­fe­sio­na­les apues­tan por ad­qui­rir unos há­bi­tos sa­lu­da­bles y re­vi­sar la pre­sión ar­te­rial al me­nos una vez al año pa­ra p

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Jordi Jar­que

Hay que es­tar ojo avizor si te­ne­mos la ten­sión al­ta, en­fer­me­dad que a ve­ces no pre­sen­ta sín­to­mas evi­den­tes

Re­sul­ta di­fí­cil con­tro­lar as­pec­tos de la sa­lud cuan­do no hay sín­to­mas re­le­van­tes. Es lo que su­ce­de cuan­do se tie­ne la ten­sión al­ta, que sal­vo en los ca­sos más se­ve­ros, se ca­rac­te­ri­za por no mos­trar­se de ma­ne­ra evi­den­te. Y sin sín­to­mas no es ex­tra­ño que ha­ya per­so­nas que ni tan si­quie­ra se­pan que pa­de­cen es­te tras­torno, por lo que su pre­sión ar­te­rial es­tá sin con­trol. Es el ca­so del 14% de los afec­ta­dos. Ha­gan cálcu­los: si en Es­pa­ña ca­si 14 millones la pa­de­cen, al­re­de­dor de dos millones no lo sa­ben, se­gún re­sal­ta la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Hi­per­ten­sión y Li­ga Es­pa­ño­la pa­ra la Lu­cha con­tra la Hi­per­ten­sión. Más que una en­fer­me­dad en sí mis­ma, Nie­ves Martell, presidenta de la en­ti­dad men­cio­na­da, acla­ra que la hi­per­ten­sión “es una se­ñal de aler­ta de la pre­sen­cia de otros mu­chos fac­to­res de ries­go car­dio­vas­cu­lar que, a la lar­ga, tie­nen con­se­cuen­cias pa­ra la sa­lud”. Tam­bién pue­de ser el re­sul­ta­do de otra afec­ción mé­di­ca re­la­cio­na­da con los ri­ño­nes, el ti­roi­des o el em­ba­ra­zo, en­tre otras. La bue­na no­ti­cia es que sea el ca­so que sea (tan­to si el afec­ta­do lo sa­be co­mo si no), los ex­per­tos se­ña­lan que es po­si­ble man­te­ner­la ba­jo con­trol. Por eso, aun­que apa­ren­te­men­te no ha­ya se­ña­les, se re­co­mien­da to­mar pre­cau­cio­nes pa­ra que no so­bre­pa­se los va­lo­res con­si­de­ra­dos nor­ma­les (140/90 mi­lí­me­tros de mer­cu­rio, mmHg, en los adul­tos; aun­que la óp­ti­ma es de 120/80 mmHg). Es­tas pre­cau­cio­nes es­tán re­la­cio­na­das con la ali­men­ta­ción y con los es­ti­los de vi­da, se­ña­la Fe­de­ri­co Lom­be­ra, car­dió­lo­go, coor­di­na­dor de Guías de prác­ti­ca de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Car­dio­lo­gía en hi­per­ten­sión ar­te­rial. Si bien es cier­to que hay fac­to­res que pre­dis­po­nen a te­ner una pre­sión al­ta y no es­tá en ma­nos de ca­da uno cam­biar­los, co­mo la he­ren­cia ge­né­ti­ca, la edad y la et­nia, hay otros que sí se pue­den mo­di­fi­car co­mo el es­trés, el con­su­mo ex­ce­si­vo de cier­tos ali­men­tos, la fal­ta de ejer­ci­cio fí­si­co y otros há­bi­tos de vi­da. En­tre el 90% y el 95% de to­dos los ca­sos de pre­sión ar­te­rial al­ta cons­ti­tu­yen lo que se de­no­mi­na hi­per­ten­sión pri­ma­ria o esen­cial. Es­to sig­ni­fi­ca que se des­co­no­ce la ver­da­de­ra cau­sa de la pre­sión al­ta aun­que la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca es­tá de acuer­do que los fac­to­res an­tes men­cio­na­dos in­ci­den en su des­con­trol. Y en­tre el 5% y el 10% res­tan­te su­fren lo que se de­no­mi­na hi­per­ten­sión se­cun­da­ria. Es­to sig­ni­fi­ca que la pre­sión al­ta es­tá cau­sa­da por mo­ti­vos que sí se co­no­cen co­mo tras­tor­nos re­na­les, glán­du­las su­pra­rre­na­les o in­ges­ta de me­di­ca­men­tos u otras ra­zo­nes. Va­ria­cio­nes de la pre­sión Aun­que la hi­per­ten­sión en oca­sio­nes pue­de dar sín­to­mas co­mo do­lo­res de ca­be­za, he­mo­rra­gias na­sa­les, vér­ti­go o can­san­cio, es di­fí­cil ha­cer el diag­nós­ti­co por los sín­to­mas, ex­pli­ca Genís Ca­rras­co, mé­di­co, au­tor en­tre otros li­bros de El pa­cien­te in­te­li­gen­te (Se­llo Edi­to­rial). En es­te sen­ti­do, Nie­ves Martell acon­se­ja to­mar­se la pre­sión ar­te­rial pe­rió­di­ca­men­te a fin de con­tro­lar­la, al me­nos una vez al año. De to­das ma­ne­ras hay que te­ner pre­sen­te que los va­lo­res no son es­ta­bles. Y no es ex­tra­ño que cam­bie se­gún sea de día o de no­che, se­gún la ac­ti­vi­dad que se aca­ba de rea­li­zar o si ha­ce frío o ca­lor o es­tá pa­sean­do por la mon­ta­ña o la pla­ya. “La pre­sión va­ría de la­ti­do a la­ti­do, du­ran­te el día y la no­che, fren­te a si­tua­cio­nes co­ti­dia­nas co­mo ca­mi­nar, ha­blar por te­lé­fono o rea­li­zar ejer­ci­cios. Por lo tan­to, la va­ria­ción de la pre­sión ar­te­rial es un fe­nó­meno nor­mal”. La pre­sión ar­te­rial cam­bia con­ti­nua­men­te pa­ra adap­tar­se a las ne­ce­si­da­des

AL­GU­NOS FÁR­MA­COS PUE­DEN PRO­VO­CAR CAM­BIOS EN LA TEN­SIÓN TAM­BIÉN AFEC­TA SI ES DE DÍA O DE NO­CHE, ASÍ CO­MO LA ES­TA­CIÓN DEL AÑO

del or­ga­nis­mo en ca­da mo­men­to. Y ca­da per­so­na tie­ne una ca­pa­ci­dad di­fe­ren­te de res­pues­ta que se tras­lu­ce en las va­ria­cio­nes de la pre­sión ar­te­rial. Las di­fe­ren­cias que se pro­du­cen se­gún sea de día o de no­che es­tá aso­cia­do con la ac­ti­vi­dad y el re­po­so al dor­mir. “Las ci­fras de pre­sión ar­te­rial si­guen un rit­mo a lo lar­go de las 24 ho­ras, que se re­pro­du­ce de un día a otro y se lla­ma ‘rit­mo nic­te­me­ral de la pre­sión ar­te­rial’, de ma­ne­ra que las ci­fras de pre­sión son más al­tas du­ran­te la ac­ti­vi­dad y se re­du­cen du­ran­te el sue­ño. De ma­dru­ga­da la ten­sión ar­te­rial es es­pe­cial­men­te ba­ja y pos­te­rior­men­te, en las ho­ras del des­per­tar, la ten­sión ar­te­rial au­men­ta has­ta un va­lor má­xi­mo, ne­ce­sa­rio pa­ra ‘po­ner­nos en mar­cha’. Lo im­por­tan­te es que en re­po­so (du­ran­te el sue­ño), la pre­sión ar­te­rial des­cien­da un po­co más del 10% de las ci­fras me­dias cuan­do se es­tá ac­ti­vo”. En es­tas pe­que­ñas va­ria­cio­nes in­flu­yen más fac­to­res co­mo la pos­tu­ra cor­po­ral, los cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra y hu­me­dad am­bien­te, las co­mi­das o al­gu­nos fár­ma­cos. In­clu­so el mis­mo he­cho de to­mar la pre­sión ar­te­rial pue­de pro­du­cir una reac­ción de aler­ta ele­va­da que se tra­du­ce en un au­men­to de la ten­sión. Los ex­per­tos lo iden­ti­fi­can co­mo hi­per­ten­sión de ba­ta blan­ca, y se ob­ser­va en pa­cien­tes cu­ya pre­sión ar­te­rial siem­pre se en­cuen­tra ele­va­da al ser me­di­da en la con­sul­ta del mé­di­co o de la en­fer­me­ra, mien­tras que sue­le ser nor­mal fue­ra de la mis­ma. Su­ce­de por la an­sie­dad an­te la vi­si­ta al mé­di­co. Es es­pe­cial­men­te fre­cuen­te en­tre las mu­je­res de edad avan­za­da. Por eso Genís Ca­rras­co re­co­mien­da que en el ca­so de que se dé una pre­sión su­pe­rior a 140/90 mi­lí­me­tros de mer­cu­rio (cuan­do se iden­ti­fi­ca co­mo hi­per­ten­sión) es ne­ce­sa­rio con­fir­mar­lo

al me­nos seis ve­ces, “dos lec­tu­ras al día en tres días di­fe­ren­tes”. Las es­ta­cio­nes del año tam­bién in­flu­yen. En los me­ses de ca­lor los va­lo­res de pre­sión ar­te­rial son más ba­jos que en los me­ses de fríos. En ve­rano, con el ca­lor, se pro­du­ce va­so­di­la­ta­ción pa­ra fa­vo­re­cer la pér­di­da de tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral y, co­mo con­se­cuen­cia, la ten­sión ar­te­rial ba­ja. Si una per­so­na se ex­po­ne de­ma­sia­do al sol en ve­rano, so­bre todo si no se hi­dra­ta ade­cua­da­men­te, pue­de su­frir una hi­po­ten­sión muy gra­ve, in­clu­so con pér­di­da de co­no­ci­mien­to. To­mar agua, un re­fres­co o una li­mo­na­da pue­den ser me­di­das pre­ven­ti­vas apro­pia­das pa­ra evi­tar es­tos efec­tos de la in­so­la­ción, aun­que no son su­fi­cien­tes si la ex­po­si­ción al sol y a las al­tas tem­pe­ra­tu­ras es muy exa­ge­ra­da. En in­vierno, el frío pro­vo­ca va­so­cons­tric­ción (es­tre­cha­mien­to de las ar­te­rias) pa­ra evi­tar que se pier­da ca­lor por la piel y por eso sube la ten­sión ar­te­rial. No só­lo las es­ta­cio­nes del año. La pre­sión ar­te­rial tam­bién va­ría se­gún el lu­gar don­de se es­té. Es­tar en lo al­to de una mon­ta­ña (la al­ti­tud) fa­vo­re­ce el au­men­to de la ten­sión ar­te­rial, mien­tras que pa­sear a ni­vel del mar la re­du­ce. Por eso no es re­co­men­da­ble el alpinismo pa­ra los hi­per­ten­sos. Te­nien­do pre­sen­te es­tas po­si­bles va­ria­cio­nes en un mis­mo in­di­vi­duo, la cues­tión es qué me­di­das se pue­den adop­tar pa­ra man­te­ner la pre­sión ba­jo con­trol. Con­su­mo de sal To­dos los ex­per­tos in­sis­ten en to­mar con­cien­cia so­bre las can­ti­da­des de sal que se in­gie­ren al ca­bo del día. El con­su­mo de sal es ne­ce­sa­rio pa­ra el buen fun­cio­na­mien­to del or­ga­nis­mo: hi­dra­ta y re­gu­la los flui­dos cor­po­ra­les, man­tie­ne el pH de la san­gre y ayu­da tan­to a trans­mi­tir im­pul­sos ner­vio­sos co­mo a la re­la­ja­ción mus­cu­lar. Pe­ro Nie­ves Martell ad­vier­te que “la in­ges­ta ex­ce­si­va de sal y el re­du­ci­do apor­te de po­ta­sio, ca­rac­te­rís­ti­cas de la ali­men­ta­ción del mun­do oc­ci­den­tal, in­ci­de ne­ga­ti­va­men­te en la ten­sión ar­te­rial”. Se­gún es­ta ex­per­ta “se con­su­me una me­dia de diez gra­mos de sal al día, du­pli­can­do así la can­ti­dad re­co­men­da­da por la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), que acon­se­ja un má­xi­mo de cin­co gra­mos dia­rios pa­ra man­te­ner los va­lo­res de pre­sión ar­te­rial en ni­ve­les acep­ta­bles”. El gran pro­ble­ma no es tan­to el gus­to por co­mer sa­la­do co­mo la sal ocul­ta en la ces­ta de la com­pra. Cer­ca del 80% del apor­te dia­rio pro­ce­de de los ali­men­tos pro­ce­sa­dos y pre­pa­ra­dos. Un error ge­ne­ra­li­za­do es aso­ciar la sal con el pan o el sa­le­ro, cuan­do en reali­dad el 80% del apor­te dia­rio pro­vie­ne de las con­ser­vas y pre­co­ci­na­dos. El 10% de la sal res­tan­te se agre­ga al co­ci­nar o en la me­sa y el otro 10% es so­dio na­tu­ral de los ali­men­tos y los me­di­ca­men­tos. Tam­bién se cree erró­nea­men­te que el ja­món york tie­ne me­nos sal que el ja­món serrano. O que los ali­men­tos dul­ces, co­mo las ga­lle­tas o las pas­tas, no con­tie­nen sal. A es­ta lista se su­man las so­pas de so­bre, las pas­ti­llas de cal­do, los que­sos cu­ra­dos o be­bi­das co­mo el agua con gas y re­fres­cos. “Una

PA­RA CON­FIR­MAR LA TEN­SIÓN AL­TA DE­BE ME­DIR­SE DU­RAN­TE TRES DÍAS

apues­ta se­gu­ra es ele­gir ali­men­tos fres­cos fren­te a los trans­for­ma­dos, con mu­cha más sal por­que a me­nu­do es uti­li­za­da co­mo con­ser­van­te”, aña­de Fran­cis­co Adán Gil, pre­si­den­te de la So­cie­dad Rio­ja­na de Hi­per­ten­sión Ar­te­rial. Al ha­cer la com­pra, por tan­to, con­vie­ne te­ner en cuen­ta el eti­que­ta­do nu­tri­cio­nal y mul­ti­pli­car por 2,5 la can­ti­dad de so­dio que in­di­ca el ali­men­to pa­ra cal­cu­lar los gra­mos de sal reales. Cam­biar los há­bi­tos nu­tri­cio­na­les pa­ra re­du­cir el con­te­ni­do en so­dio de la die­ta es un ejer­ci­cio in­dis­pen­sa­ble pa­ra un es­ta­do de sa­lud óp­ti­mo. “Una bue­na ma­ne­ra de acos­tum­brar­se a to­mar ali­men­tos ba­jos en sal es dis­mi­nuir po­co a po­co su con­su­mo, de tal for­ma que el pa­la­dar se va­ya acos­tum­bra­do y la can­ti­dad dia­ria no su­pere los 1,5 gra­mos al día (el equi­va­len­te a un de­dal)”, sub­ra­ya Fran­cis­co Adán Gil. Exis­ten otros tru­cos co­mo sa­zo­nar los pla­tos con li­món, ajo, hier­bas aro­má­ti­cas, pi­mien­ta y otras es­pe­cias. La sal es una cues­tión de do­sis, re­su­me Jesús Ho­no­ra­to, ca­te­drá­ti­co de la Uni­ver­si­dad de Navarra e im­pul­sor del Ser­vi­cio de Farmacología Clí­ni­ca de la Clí­ni­ca Uni­ver­si­dad de Navarra. Una can­ti­dad de so­dio ra­zo­na­ble en la die­ta es de dos gra­mos dia­rios, lo que equi­va­le a la can­ti­dad que ca­be en una cu­cha­ri­lla de té. So­bre­pe­so Fe­de­ri­co Lom­be­ra in­sis­te en la ne­ce­si­dad de au­men­tar la in­ges­ta de fru­tas, ver­du­ras, ce­rea­les y le­gum­bres. “Son ali­men­tos ri­cos en vi­ta­mi­nas, po­ta­sio y po­bres en so­dio. Con­tri­bu­yen a la re­duc­ción de la pre­sión ar­te­rial por una ac­ción re­duc­to­ra in­tes­ti­nal de la ab­sor­ción de gra­sas sa­tu­ra­das y so­dio y qui­zá por un efec­to diu­ré­ti­co. La in­ges­ta de pes­ca­do tam­bién de­be­ría ser au­men­ta­da por­que con­tri­bu­ye a la re­duc­ción de pe­so”. Ade­más, acon­se­ja dis­mi­nuir la in­ges­ta de gra­sas sa­tu­ra­das (pue­de en­con­trar­se so­bre todo en los cor­tes gra­sos de la car­ne roja, así co­mo en la le­che en­te­ra y pro­duc­tos de­ri­va­dos). “Las gra­sas sa­tu­ra­das es­tán re­la­cio­na­das con ci­fras ele­va­das de pre­sión ar­te­rial y peor evo­lu­ción de la hi­per­ten­sión”. Al­cohol, ca­fé y ni­co­ti­na El vino en pe­que­ñas can­ti­da­des no es no­ci­vo. Un va­so o dos con­tri­bu­ye a un buen equi­li­brio ali­men­ta­rio y pue­de lle­gar a ser un pla­cer. Pe­ro be­ber al­cohol en ex­ce­so au­men­ta la ten­sión ar­te­rial. “De­be li­mi­tar­se la in­ges­ta de al­cohol a 30 g de eta­nol por día en los va­ro­nes y 20 g al día en las mu­je­res. Si no se so­bre­pa­san es­tos ni­ve­les, no au­men­ta sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la pre­sión ar­te­rial”, se­ña­la Fe­de­ri­co Lom­be­ra. Por su par­te, Genís Ca­rras­co es­pe­ci­fi­ca las can­ti­da­des que to­mar: me­nos de 750 mi­li­li­tros de cer­ve­za al día, 250 mi­li­li­tros en el ca­so del vino o 65 mi­li­li­tros de whisky. Tam­bién acla­ra que en al­gu­nas per­so­nas el acohol ha­ce su­bir la pre­sión, “pe­ro tam­bién es cier­to que en otras la ba­ja”. En cuan­to al ca­fé, exis­te la creen­cia de que la in­ges­ta de ca­fé es­tá aso­cia­da a la ele­va­ción de las pre­sio­nes ar­te­ria­les y que el hi­per­ten­so no de­be ni si­quie­ra pro­bar­lo. Sin em­bar­go, no pa­re­ce que el con­su­mo de can­ti­da­des moderadas de ca­fé, no más de tres ta­zas dia­rias, se aso­cie a ele­va­cio­nes de la

EL MIS­MO HE­CHO DE TO­MAR LA TEN­SIÓN PUE­DE HA­CER QUE AU­MEN­TE EL CON­SU­MO EX­CE­SI­VO DE SAL Y EL SO­BRE­PE­SO IN­CI­DEN DE FOR­MA NE­GA­TI­VA

pre­sión ar­te­rial. “La ca­feí­na pro­du­ce una ele­va­ción tran­si­to­ria de la pre­sión ar­te­rial, aun­que no se ha de­mos­tra­do que sea un fac­tor res­pon­sa­ble de la hi­per­ten­sión ar­te­rial”, in­di­ca Lom­be­ra. De to­das ma­ne­ras, re­co­mien­da res­trin­gir su con­su­mo. En per­so­nas es­pe­cial­men­te ner­vio­sas, tan­to el ca­fé co­mo el té u otros ex­ci­tan­tes no ayu­dan a un es­ta­do re­la­ja­do. En cuan­to a la ni­co­ti­na “pro­du­ce con­trac­ción tem­po­ral de las ar­te­rias, au­men­tan­do la pre­sión so­bre ellas”, ase­gu­ra Genís Ca­rras­co. Ac­ti­vi­dad fí­si­ca Es nor­mal que el ejer­ci­cio fí­si­co pro­vo­que un con­si­de­ra­ble au­men­to de la pre­sión ar­te­rial. La exi­gen­cia de ma­yor apor­te de oxí­geno al sis­te­ma mus­cu­lar du­ran­te el ejer­ci­cio ex­pli­ca es­te au­men­to. Pe­ro tras el es­fuer­zo se pro­du­ce una dis­mi­nu­ción de la pre­sión ar­te­rial que es muy be­ne­fi­cio­sa. Ha­cer ejer­ci­cio fí­si­co de for­ma mo­de­ra­da es al­ta­men­te re­co­men­da­ble, sea cual sea la edad. “La rea­li­za­ción de ejer­ci­cio ae­ró­bi­co no in­ten­so y re­gu­lar, co­mo na­dar o ca­mi­nar, de 30 a 45 mi­nu­tos tres o cua­tro ve­ces a la se­ma­na pue­de lle­gar ha­cer dis­mi­nuir la pre­sión ar­te­rial en­tre 4 mmHg y 8 mmHg. Los ejer­ci­cios co­mo le­van­tar pe­sos de­be­rían evi­tar­se”, co­men­ta Lom­be­ra. Ideal­men­te, el plan de ejer­ci­cio de­be­ría ser in­di­vi­dua­li­za­do a las ca­rac­te­rís­ti­cas par­ti­cu­la­res de ca­da per­so­na. In­flu­ye la edad, si se ha prac­ti­ca­do ejer­ci­cio an­te­rior­men­te y el es­ta­do de sa­lud ac­tual. Los ex­per­tos tam­bién re­co­mien­dan pe­que­ños tru­cos co­mo usar las es­ca­le­ras pa­ra su­bir en lu­gar del as­cen­sor, no co­ger el co­che si se pue­de ir an­dan­do o en bi­ci­cle­ta, así co­mo ba­jar­se una o dos pa­ra­das an­tes en el ca­so de uti­li­zar trans­por­te pú­bli­co. Es­trés El es­trés tam­bién in­flu­ye en la ten­sión ar­te­rial, in­clu­so en mo­men­tos cir­cuns­tan­cia­les, sea en el tra­ba­jo por acu­mu­la­ción o en las re­la­cio­nes. Las emo­cio­nes fuer­tes, el do­lor, el mie­do pue­den mo­di­fi­car los ni­ve­les de ten­sión ar­te­rial; in­clu­so se des­cri­ben nue­vos cua­dros clí­ni­cos co­mo es “el sín­dro­me del co­ra­zón ro­to”, más fre­cuen­te­men­te en mu­je­res, que se pro­du­ce por un to­rren­te de hor­mo­nas lla­ma­das ca­te­co­la­mi­nas an­te una si­tua­ción de es­trés emo­cio­nal , con re­cu­pe­ra­ción to­tal en un cor­to pe­rio­do de tiem­po. El yoga, la psi­co­te­ra­pia, la me­di­ta­ción, los ejer­ci­cios de re­la­ja­ción…. pue­den ayu­dar a re­du­cir la pre­sión ar­te­rial, por lo que pue­den ser re­co­men­da­bles en los ca­sos de es­trés, in­di­ca Fran­cis­co Lom­be­ra. Todo sea por me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da, en al­gu­nos as­pec­tos al me­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.