Apu­ra­dos en Ma­ce­do­nia

La re­gión grie­ga de Ma­ce­do­nia siem­pre ha ac­tua­do de bi­sa­gra en­tre Orien­te y Oc­ci­den­te. Me­nos vi­si­ta­da que otras zo­nas tu­rís­ti­cas de Gre­cia, me­re­ce que se le de­di­que aten­ción por los ex­tra­or­di­na­rios con­jun­tos ar­queo­ló­gi­cos re­la­cio­na­dos con Ale­jan­dro Magno

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua

La re­gión del nor­te de Gre­cia don­de Ale­jan­dro Magno im­pul­só el afei­ta­do

Aun­que los grie­gos no in­ven­ta­ron el ar­te del afei­ta­do, sí que sen­ta­ron cá­te­dra so­bre la cues­tión, co­mo en tan­tas co­sas. El ma­yor im­pul­sor del ra­su­ra­do fue Ale­jan­dro Magno, si bien no lo im­pu­so a sus tro­pas por mo­ti­vos es­té­ti­cos o hi­gié­ni­cos, sino por­que en la lu­cha cuer­po a cuer­po, la bar­ba ofre­cía al enemi­go un pun­to de aga­rre ideal. Lo de sen­tir una cu­chi­lla en el cue­llo es al­go en lo que la fa­mi­lia de Ale­jan­dro III de Ma­ce­do­nia acu­mu­ló ex­pe­rien­cia: tan­to su pa­dre co­mo su ma­dre, su esposa y su hi­jo mu­rie­ron ase­si­na­dos, así co­mo el mis­mo Ale­jan­dro, aun­que las cir­cuns­tan­cias de la muer­te del Magno es­tán en­vuel­tas en el mis­te­rio. Es­te aven­ta­ja­do dis­cí­pu­lo de Aris­tó­te­les na­ció en la po­bla­ción grie­ga de Pe­lla, pe­ro es la ciu­dad de Te­sa­ló­ni­ca la que se arro­di­lla más a me­nu­do an­te el re­cuer­do del que con­si­guió ex­ten­der los do­mi­nios grie­gos has­ta In­dia. En con­tras­te, su re­gión na­tal de Ma­ce­do­nia ocu­pa las úl­ti­mas po­si­cio­nes en­tre los tu­ris­tas que vi­si­tan Gre­cia, qui­zá por su si­tua­ción fron­te­ri­za. Sin em­bar­go, sus pai­sa­jes se ale­jan del tó­pi­co he­lé­ni­co de la tie­rra par­da co­ro­na­da de rui­nas con un mar azul ho­mé­ri­co la­mién­do­le los pies y se vis­ten de ver­de y de cam­pos fru­ta­les.

Te­sa­ló­ni­ca es la se­gun­da ciu­dad de Gre­cia en nú­me­ro de ha­bi­tan­tes y la pri­me­ra en cuan­to a nú­me­ro de es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios ma­tri­cu­la­dos se re­fie­re. Fun­da­da por el rey Ca­san­dro, re­ci­be el nom­bre de su esposa Thes­sa­lo­ni­ké, her­ma­nas­tra de Ale­jan­dro Magno. Des­de an­ti­guo se con­vir­tió en uno de los puer­tos prin­ci­pa­les del Egeo, por­que has­ta allí lle­ga­ban di­ver­sas ru­tas te­rres­tres, re­for­za­das por los ro­ma­nos y su Via Eg­na­tia, que iba del Adriá­ti­co has­ta Bi­zan­cio. Y por cier­to, los oto­ma­nos se apo­de­ra­ron de ella en el si­glo XV, la mis­ma épo­ca en que Te­sa­ló­ni­ca se con­vir­tió en re­fu­gio de los se­far­díes ex­pul­sa­dos de Es­pa­ña por los Re­yes Ca­tó­li­cos. De la len­gua la­di­na que ha­bla­ban no que­da ni ras­tro, ya que la po­bla­ción ju­día fue ani­qui­la­da du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. En cam­bio, en las la­de­ras y la par­te ba­ja de Te­sa­ló­ni­ca abun­dan los res­tos de la ciu­dad tur­ca, re­cu­pe­ra­da jun­to con va­rias igle­sias bi­zan­ti­nas y el Bey Ham­mam, un ba­ño pú­bli­co del año 1444. Pe­ro, al fi­nal, son só­lo dos los mo­nu­men­tos que se dispu­tan el tí­tu­lo de sím­bo­lo de la ciu­dad: uno es la Lef­kos Pyr­gos o To­rre Blan­ca, que ex­hi­be su es­truc­tu­ra ci­lín­dri­ca jun­to al mar des­de que la man­dó eri­gir So­li­mán el Mag­ní­fi­co. Du­ran­te las gue­rras por la in­de­pen­den­cia grie­ga del si­glo XIX, los par­ti­sa­nos la pin­ta­ron de blan­co tras to­mar­la. Hoy ha per­di­do la cal que la cu­bría.

El otro mo­nu­men­to es el Ar­co de Ga­le­rio, más co­no­ci­do por los ha­bi­tan­tes de Te­sa­ló­ni­ca co­mo Ka­ma­ra, si­tua­do en la ac­tual ca­lle de Eg­na­tia y Di­mi­trios Gou­na­ri. An­tes pa­sa­ba por allí la cal­za­da que lle­va­ba has­ta el pa­la­cio del emperador ro­mano Ga­le­rio, que con­me­mo­ró con el ar­co su vic­to­ria so­bre los per­sas sa­sá­ni­das. Su tum­ba se en­cuen­tra en la Ro­ton­da, la ve­ci­na igle­sia de San Jor­ge, que tam­bién guar­da unos ex­ce­len­tes mo­sai­cos del si­glo IV. Pa­ra ob­te­ner la me­jor pa­no­rá­mi­ca, hay que su­bir has­ta el mo­nas­te­rio de Vla­ta­don, un lu­gar in­tere­san­te por­que es el úni­co de cre­do or­to­do­xo en ac­ti­vo de la re­gión. Aun­que lo que en­can­di­la son las vis­tas des­de los jar­di­nes que lo ro­dean y la cer­te­za de que Te­sa­ló­ni­ca es la úl­ti­ma gran ciu­dad an­tes de pe­ne­trar en los se­cre­tos de Asia.

GUIZIOU FRANCK

Detalle del Ar­co de Ga­le­rio, en Te­sa­ló­ni­ca, le­van­ta­do el 299 d.C.

1 La Igle­sia de la Ro­ton­da o de San Jor­ge fue cons­trui­da co­mo mau­so­leo pa­ra el emperador

2 El cli­ma me­di­te­rrá­neo de Te­sa­ló­ni­ca per­mi­te to­mar al­go en las te­rra­zas del cen­tro

3 El Ar­co de Ga­le­rio es­ta­ba anexo al pa­la­cio del emperador ro­mano del mis­mo nom­bre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.