Los co­ra­zo­nes de Mi­ran­da Ma­ka­roff

Co­lo­res y gui­ños ro­mán­ti­cos inun­dan su estilismo, la fir­ma que com­par­te con su ma­dre, Lydia Del­ga­do, y ca­si to­das sus co­la­bo­ra­cio­nes

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Mar­ga­ri­ta Puig Fo­tos Kim Man­re­sa

La di­se­ña­do­ra, mo­dis­ta, ac­triz... mues­tra los mo­ti­vos con los que tra­ba­ja

Blo­gue­ra, ar­tis­ta, dj, di­se­ña­do­ra de ro­pa, ilus­tra­do­ra e hi­ja de Lydia Del­ga­do y Ser­gio Ma­ka­roff. ¿Có­mo hay que pre­sen­tar­la? Pues jus­ta­men­te con to­das esas se­ñas por­que así es co­mo se sien­te ella, la lla­ma­ti­va y po­li­fa­cé­ti­ca Mi­ran­da Ma­ka­roff (Bar­ce­lo­na, 1984), ade­más de ac­triz y “una per­so­na ca­paz y abier­ta a ha­cer to­das las co­sas que me lla­men la aten­ción”. De su ma­dre, di­se­ña­do­ra de ro­pa, di­ce ha­ber he­re­da­do la li­ber­tad de ex­pre­sión en su sen­ti­do más li­te­ral, el no te­ner mie­do a ser ella mis­ma, la sen­si­bi­li­dad, el creer y con­fiar en sus ideas pa­se lo que pa­se. “Mi ma­dre es lo más má­xi­mo del uni­ver­so”, ex­pli­ca, y de su pa­dre, del que ha­bla co­mo “una per­so­na­li­dad arro­lla­do­ra”, ha apren­di­do a ser una per­so­na fuer­te, con las co­sas cla­ras pe­ro so­bre todo a ne­ce­si­tar la mú­si­ca pa­ra vi­vir. En de­fi­ni­ti­va, cree que ha he­re­da­do lo me­jor de ca­da uno de ellos, pa­ra quie­nes no es­ca­ti­ma elo­gios: “Son dos vol­ca­nes de pa­sión y los ado­ro”.

Ha­blar de sus pro­yec­tos es dis­pa­rar a dis­cre­ción. Pe­ro de en­tre las mil y una ideas que le ocu­pan en los úl­ti­mos tiem­pos des­ta­ca: “Las co­la­bo­ra­cio­nes que he he­cho con Brow­nie pri­me­ro y lue­go con una mar­ca de za­pa­tos con la que he tra­ba­ja­do ge­nial y con la má­xi­ma li­ber­tad pa­ra desa­rro­llar mi crea­ti­vi­dad”. Aho­ra mis­mo aca­ba de vol­ver de Los Án­ge­les, don­de ha per­ma­ne­ci­do tres se­ma­nas pa­ra tra­ba­jar con “una ami­ga que es su­per­ta­len­to­sa”, ha pin­cha­do con su no­vio en la Fas­hion Hjek de Mi­lán pa­ra una fir­ma con la que ya ha co­la­bo­ra­do en otras oca­sio­nes y es­tá tra­ba­jan­do en di­ver­sos mix (así de­fi­ne ella sus pro­pues­tas que reúnen su fa­ce­ta de di­se­ña­do­ra, de ce­le­bri­dad, de ac­triz y de blo­gue­ra) re­la­cio­na­dos con el mun­do de la mo­da. Un no pa­rar que, sin em­bar­go, es lo que le lle­na. “Lo bueno de hoy en día es que pue­des ha­cer mu­chas co­sas que te ha­gan fe­liz y en las que te sien­tas rea­li­za­do y no tie­nes por qué es­tar es­pe­cia­li­za­do so­la­men­te en una y lle­var­la a ca­bo to­da tu vi­da. Yo creo que lo su­yo es de­jar fluir y creer pro­fun­da­men­te en que uno pue­de ha­cer lo que quie­re”, acon­se­ja a quien no se atre­va a vi­vir a su rit­mo más que tre­pi­dan­te.

En reali­dad no tie­ne pre­fe­ren­cia por una u otra ac­ti­vi­dad. Ca­da día ha­ce al­go dis­tin­to y eso le mo­ti­va. “Un día me atra­pan pa­ra unas fo­tos pa­ra una re­vis­ta, al otro es­toy con una ilus­tra­ción y al si­guien­te ten­go que di­se­ñar pa­ra una mar­ca o pin­char en una tien­da. Ca­da día es una aven­tu­ra nue­va, así que el tiem­po lo de­di­co a mil co­sas por igual”, ex­pli­ca. Lo que sí en­cuen­tra a fal­tar es po­der­se in­vo­lu­crar más en el mun­do del ci­ne. “Es­tu­dié tea­tro ocho años y me en­can­ta. He tra­ba­ja­do en va­rias se­ries y pe­lí­cu­las y cuan­do lle­gué a Ma­drid hi­ce un mon­tón de anun­cios… Aho­ra ten­go en men­te ha­cer una co­sa muy chu­la de ac­triz pe­ro ne­ce­si­to un po­co de tiem­po li­bre por­que aho­ra mis­mo no lo ten­go”, ex­pli­ca, aun­que “si lle­gan ofer­tas, las es­cu­cho. Todo es bien­ve­ni­do”. De mo­men­to, que­da en el re­cuer­do su par­ti­ci­pa­ción en En la ciu­dad, de Cesc Gay, cuan­do te­nía 19 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.