Sí pue­des

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - RA­MI­RO CA­LLE es@lavan­guar­dia.es MON­TSE­RRAT CA­SA­NO­VAS

Yoga y dia­be­tes. Ecua­ción in­tere­san­te. Ra­mi­ro Ca­lle des­pe­ja las in­cóg­ni­tas

PRE­GUN­TA | Ho­la, co­mo sus­crip­to­ra de La Van­guar­dia, leo siem­pre sus pá­gi­nas. Soy una se­ño­ra de más de 70 años, con un so­bre­pe­so im­por­tan­te: en un pe­rio­do de dos años, en las ana­lí­ti­cas que me han he­cho, sa­le una dia­be­tes del ti­po 2. Es cier­to que ha­go die­ta y to­mo la me­di­ca­ción se­ña­la­da, pe­ro aún man­ten­go una ta­sa de glu­ce­mia por en­ci­ma de lo desea­ble, por lo que el mé­di­co me ha co­men­ta­do que si no con­se­gui­mos re­du­cir­la, ten­dré que aca­bar poniéndome in­su­li­na. Ten­go un li­bro de yoga pa­ra prin­ci­pian­tes de An­dré Van Ly­se­beth, ase­qui­ble y fá­cil de en­ten­der, con el que que­rría pro­bar téc­ni­cas tan fa­vo­ra­bles a to­dos, pa­ra ver si pue­den ayu­dar­me a dar un cam­bio a la si­tua­ción. Pe­ro pa­ra em­pe­zar me es im­po­si­ble prac­ti­car las pos­tu­ras in­ver­ti­das so­bre la ca­be­za. Me gus­ta­ría que me in­di­ca­ra al­gún ti­po de ejer­ci­cio que be­ne­fi­cia­ra el tra­ba­jo del pán­creas, que

EN IN­DIA EL GO­BIERNO DES­TI­NA FON­DOS A IN­VES­TI­GAR EL YOGA PA­RA TRA­TAR LA DIA­BE­TES Y EL AS­MA

pa­re­ce ser no me fun­cio­na co­rrec­ta­men­te. Mu­chas gracias.

RES­PUES­TA | Es­ti­ma­da Mon­tse­rrat, mu­chas gracias por es­cri­bir­me y por leer­me. An­tes que na­da le quie­ro co­men­tar que, en In­dia, el Go­bierno só­lo da fon­dos pa­ra in­ves­ti­gar el yoga fí­si­co en dos te­rre­nos: la dia­be­tes y el as­ma, to­da vez que en es­tas do­len­cias es par­ti­cu­lar­men­te muy be­ne­fi­cio­so. Le con­ta­ré la anéc­do­ta de la se­ño­ra de la lim­pie­za en el cen­tro de yoga que di­ri­jo: ella es dia­bé­ti­ca de in­yec­ción y cuan­do ha­ce yoga asi­dua­men­te se sien­te in­fi­ni­ta­men­te me­jor. Por su­pues­to, hay que se­guir se­ria­men­te el tra­ta­mien­to mé­di­co, con todo ri­gor, pe­ro uno pue­de ayu­dar­se mu­cho de es­tas téc­ni­cas mi­le­na­rias del bienestar, cla­ro que sí, pues ade­más el yoga es el pri­mer mé­to­do de me­jo­ra­mien­to hu­mano del or­be. No ha­ga pos­tu­ras de in­ver­sión, pe­ro sí pos­tu­ras de yoga que le sean fá­ci­les. En mi Fa­ce­book hay un ví­deo con una cla­se sen­ci­lla, al al­can­ce de todo el mun­do, y en mi web (Ra­mi­ro­ca­lle.com) pue­de en­con­trar una cla­se de re­la­ja­ción y otra de me­di­ta­ción, así co­mo ta­blas de po­si­cio­nes. Lo im­por­tan­te es prac­ti­car­lo, tra­tar de es­tar tran­qui­la, ca­mi­nar lo con­ve­nien­te, ser cui­da­do­sa con las co­mi­das y te­ner una ac­ti­tud men­tal po­si­ti­va. In­sis­ta en la re­la­ja­ción, apo­yán­do­se en res­pi­ra­cio­nes con el ab­do­men, que son muy tran­qui­li­zan­tes. Tam­bién le pue­de ser útil la men­ta­li­za­ción al res­pi­rar, que con­sis­te en sen­tir que se so­sie­ga al in­ha­lar y men­ta­li­zar­se de que al ex­ha­lar se li­be­ra de to­das las ten­sio­nes y preo­cu­pa­cio­nes. En cuan­to a las pos­tu­ras del yoga, le ven­drán muy bien to­das las que son del gru­po de la es­pi­na dor­sal en fle­xión ha­cia de­lan­te, man­te­nién­do­las me­dio mi­nu­to o más, pe­ro sin for­zar. No se con­ten­te con pa­sear so­la­men­te, sino con ca­mi­nar más de­pri­sa. Tam­bién al­gu­nos ejer­ci­cios de ti­po de los de la gim­na­sia de an­tes, la que nos da­ban de ni­ños en los co­le­gios (y us­ted y yo te­ne­mos la mis­ma edad), le pue­den ve­nir muy bien. Mu­chas gracias.

Ilus­tra­ción Pablo Amargo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.