La era de los fur­goa­dic­tos

En los se­sen­ta los hip­pies las po­pu­la­ri­za­ron, pe­ro an­tes mu­chas fa­mi­lias cam­pe­ras ya las usa­ban. Hoy ca­da vez más per­so­nas se de­can­tan por unas vacaciones a bor­do de es­tas ca­sas ro­dan­tes, sím­bo­lo de li­ber­tad

La Vanguardia - ES - - PORTADA - Tex­to Cris­ti­na Sáez

Pa­ra mu­chos, se­gu­ra­men­te, lo que hi­cie­ron Mar­ta Ti­bau y Ma­rià Mi­ño es una au­tén­ti­ca lo­cu­ra. En cam­bio, pa­ra ellos era una ne­ce­si­dad vi­tal. Pron­to ha­rá dos años que se lia­ron la man­ta a la ca­be­za, de­ja­ron sus pues­tos de tra­ba­jo, ven­die­ron su pi­so y con cua­tro aho­rros y mu­chas ga­nas de­ci­die­ron dar un gol­pe de ti­món en sus vi­das. Man­da­ron a la Saio­ne­ta, co­mo han bau­ti­za­do a su fur­go­ne­ta, en bar­co a Buenos Aires y ellos lle­ga­ron des­pués en avión. La idea era vi­vir en ru­ta un tiem­po: recorrer Su­da­mé­ri­ca, dis­fru­tar de la ex­pe­rien­cia e ir gra­ban­do el via­je pa­ra po­der des­pués ar­mar una se­rie de te­le­vi­sión.

Su his­to­ria arran­ca unos años an­tes, cuan­do jun­tos hi­cie­ron un pro­gra­ma pa­ra la Xar­xa de Te­le­vi­sions Lo­cals de Ca­ta­lun­ya que tu­vo mu­cho éxi­to. Se lla­ma­ba Fur­goa­dic­tos y en él ca­da se­ma­na iban a co­no­cer a per­so­nas que te­nían una fur­go­ne­ta cam­per –pre­pa­ra­da pa­ra acam­par– y de­di­ca­ban su tiem­po li­bre a sa­lir con ella; mos­tra­ban el vehícu­lo, iban a que­da­das de es­te ti­po de trans­por­te y en­se­ña­ban tru­cos pa­ra adap­tar­las. Tan­to les gus­tó es­te mun­do que aca­ba­ron por com­prar­se una Volsk­wa­gen Ca­li­for­nia de se­gun­da mano, ha­cer las ma­le­tas y par­tir ha­cia Su­da­mé­ri­ca. “Nues­tra idea ini­cial era via­jar un año y me­dio, des­de Ar­gen­ti­na a Co­lom­bia, pe­ro al po­co nos di­mos cuen­ta de que era una me­ta im­po­si­ble, por­que nos gus­ta que­dar­nos en los si­tios que vi­si­ta­mos, co­no­cer a la gen­te, dis­fru­tar de las ex­pe­rien­cias. Tan­to es así que aún es­ta­mos por el sur de Bra­sil y cal­cu­la­mos que al me­nos aún nos que­dan un par de años o más por La­ti­noa­mé­ri­ca”, cuen­ta Mi­ño, que confiesa que tam­bién les re­vo­lo­tea por la ca­be­za la po­si­bi­li­dad de dar la vuel­ta al mun­do. “Quién sa­be…”, di­ce. Se pue­den se­guir sus pa­sos en el blog, Mm­viat­ges. com, don­de cuel­gan pe­que­ños ví­deos que ex­pli­can des­de con­se­jos prác­ti­cos acer­ca dede có­mo­có­mo so­bre­vi­vir eco­nó­mi­ca­men­te en ru­ta, has­ta as­pec­tos cul­tu­ra­les de los lu­ga­res que vi­si­tan. “No es un año sa­bá­ti­co –pun­tua­li­za Ti­bau–, sino un cam­bio de es­ti­lo de vi­da. Po­der vi­vir en la fur­go­ne­ta y ha­cer­lo ca­da día don­de yo creo que es me­jor, no tie­ne pre­cio. Me cos­ta­ría mu­cho vol­ver a vi­vir en una ca­sa de la­dri­llos. La li­ber­tad que te­ne­mos aho­ra es in­com­pa­ra­ble”. No son los úni­cos que opi­nan así. Pablo Rey y An­na Ca­llau, ar­gen­tino y ca­ta­la­na, lle­van do­ce años dan­do la vuel­ta al mun­do en una Mit­su­bis­hi 4x4.

Han cru­za­do Áfri­ca, han es­ta­do sie­te años en La­ti­noa­mé­ri­ca y aho­ra an­dan por Es­ta­dos Uni­dos (Via­je­ros4x4x4.word­press.com). Aun­que pa­ra ca­so es­pe­cial el de los Zaap, una fa­mi­lia de ar­gen­ti­nos que des­de ha­ce tre­ce años es­tán dan­do la vuel­ta al mun­do en un Graham Pai­ge de 1928, que han per­so­na­li­za­do y cam­pe­ri­za­do; em­pe­za­ron sien­do dos, Her­nán y Can­de­la­ria Zaap, y por el ca­mino y en con­ti­nen­tes dis­tin­tos, han ido na­cien­do sus cua­tro hi­jos. Tie­nen un li­bro, Atrapa tu sue­ño (Ar­gen­ti­naa­las­ka.com), don­de ex­pli­can su aven­tu­ra y que es un su­per­ven­tas.

BRA­SIL HA SI­DO EL ÚL­TI­MO PAÍS EN FA­BRI­CAR LA T2 DE VOLKS­WA­GEN

Otro ca­so co­no­ci­do es el de Fos­ter Hun­ting­ton, un pres­ti­gio­so di­se­ña­dor neo­yor­quino que tra­ba­ja­ba pa­ra fir­mas co­mo Ralph Lau­ren y que ha­ce po­co más de tres años re­nun­ció a su tra­ba­jo, se com­pró un Jeep Co­man­che y em­pren­dió un via­je de mi­les de ki­ló­me­tros por Es­ta­dos Uni­dos. Ex­pli­ca sus aventuras y des­ven­tu­ras en Arestless­trans­plant.com y ha edi­ta­do, ade­más, un li­bro con fo­to­gra­fías ( Ho­me is whe­re you park, el ho­gar es don­de apar­cas) con al­gu­nas de sus ca­sas ro­dan­tes con las que se ha ido cru­zan­do. Fur­goa­dic­tos Mi­les de per­so­nas en to­do el mun­do vi­ven so­bre rue­das y en ru­ta, se­du­ci­dos por la po­si­bi­li­dad de le­van­tar­se ca­da día en el si­tio que real­men­te desean, co­no­cer otras cul­tu­ras, nue­vas gen­tes. Atraí­dos por la li­ber­tad de po­der des­pla­zar­se adon­de quie­ran y vi­vien­do con lo jus­to en unos po­cos me­tros cua­dra­dos, al­go que atrapa a un nú­me­ro cre­cien­te de afi­cio­na­dos a las fur­go­ne­tas. Bas­ta fi­jar­se cual­quier vier­nes por la tar­de en las sa­li­das de las gran­des ciu­da­des pa­ra ver a es­tos vehícu­los di­ri­gir­se ha­cia la mon­ta­ña o la cos­ta. “En ape­nas 80 km te plan­tas en una zo­na de na­tu­ra­le­za es­tu­pen­da. Pa­ras don­de quie­res y duer­mes en rin­co­nes be­llí­si­mos de la na­tu­ra­le­za. Cam­bias el rui­do del trá­fi­co por el de los pá­ja­ros –in­di­ca Ma­rià Mi­ño–. Es co­mo si tu­vie­ras una se­gun­da re­si­den­cia, pe­ro en lu­gar de pa­gar una bar­ba­ri­dad de di­ne­ro e ir a un mis­mo si­tio siem­pre, tie­nes una fur­go­ne­ta en la que pue­des pa­sar las vacaciones, ir a dis­tin­tos lu­ga­res, des­cu­brir co­sas nue­vas”. En Es­pa­ña es­ta for­ma de mo­ver­se y de en­ten­der el via­je le­van­ta pa­sio­nes, so­bre to­do en Ca­ta­lun­ya, País Vas­co, Ma­drid y Ca­na­rias, los si­tios más fur­go­ne­te­ros: des­de pa­re­jas jó­ve­nes que via­jan con ape­nas un col­chón y un fo­gón ti­po cam­ping gas, has­ta fa­mi­lias con ni­ños que in­clu­so se lle­van al pe­rro y a la abue­la y que es­tán muy equi­pa­das; tam­bién surferos, mon­ta­ñe­ros, y sol­te­ros acom­pa­ña­dos de ani­ma­les. Mu­chos, an­tes de pa­sar­se a la fur­go lle­va­ban mo­to. Es el ca­so de Al­bert Fe­rré. “Con mi mu­jer nos ha­bía­mos re­co­rri­do me­dia Eu­ro­pa an­tes de te­ner a la ni­ña. Nos gus­ta­ba via­jar a nues­tro ai­re, sin agen­cias de via­je, ni avio­nes. Nos atraía el he­cho de via­jar en sí, de sen­tir la dis­tan­cia. En mo­to he­mos lle­ga­do a ir has­ta el ca­bo Nor­te, en No­rue­ga”, ex­pli­ca. Tras na­cer su hi­ja, via­jar en mo­to se hi­zo in­via­ble, re­cor­da­ron que en Es­can­di­na­via ha­bían vis­to mu­chas fa­mi­lias en fur­go­ne­ta. Tras pen­sar­lo un po­co, de­ci­die­ron com­prar­se una de se­gun­da mano. De eso ya ha­ce 19 años. Y no que­dó ahí la his­to­ria. Em­pe­za­ron a co­no­cer a más fa­mi­lias a las que les gus­ta­ba pa­sar los fi­nes de se­ma­na co­mo a ellos y jun­tos mon­ta­ron el Club Cam­per Ca­ta­lun­ya. El pri­mer en­cuen­tro se ce­le­bró en 1998, acu­die­ron 20 vehícu­los y en­ton­ces ha­bía unos 15 so­cios. Hoy en día la ci­fra de par­ti­ci­pan­tes en los en­cuen­tros y de so­cios as­cien­de a va­rios cien­tos. Hay reunio­nes ca­si ca­da fin de se­ma­na y en verano más. Al­gu­nas es­tán or­ga­ni­za­das por los clubs y otras mu­chas por los pro­pios cam­pis­tas a tra­vés de fo­ros, co­mo Fur­govw.org, uno de los más po­pu­la­res y fre­cuen­ta­dos. Pa­ra mu­chos, via­jar en una cam­per “es una ma­ne­ra de en­ten­der la vi­da”, con­si­de­ra Fe­rré. No só­lo hip­pies La ca­rre­te­ra atrae a quie­nes po­seen es­tos vehícu­los. Bas­ta ha­blar con unos cuan­tos de ellos pa­ra per­ca­tar­se de que el sen­ti­mien­to que los em­pu­jar a pa­sar­se días, se­ma­nas, me­ses o in­clu­so años encerrados so­bre cua­tro rue­das es el mis­mo: dis­fru­tar del via­je en sí y de la li­ber­tad que te dan es­tos au­to­mó­vi­les pa­ra ir a don­de quie­ras, cuan­do quie­ras y co­mo quie­ras. Y sa­ber que es­tés don­de es­tés, tie­nes una ca­ma có­mo­da es­pe­rán­do­te. Des­de que na­cie­ron, ha­ce ya más de seis dé­ca­das, en Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos, han es­ta­dos siem­pre re­la­cio­na­das con un an­he­lo de li­ber­tad y de aven­tu­ra. Qui­zá por­que cuan­do sur­gie­ron pa­re­cían –y se­gu­ra­men­te eran– la úni­ca for­ma de rea­li­zar un via­je asu­mi­ble y tam­bién fas­ci­nan­te pa­ra pa­re­jas y fa­mi­lias jó­ve­nes. Los hip­pies y los sur­fis­tas con­tri­bu­ye­ron a po­pu­la­ri­zar­los, so­bre to­do, los pri­me­ros mo­de­los fa­bri­ca­dos por Volks­wa­gen, co­mo T1 y T2, las tí­pi­cas fur­go­ne­tas de for­mas re­don­dea­das.

En los años se­sen­ta, era fre­cuen­te ver­las en festivales co­mo el de Woods­tock. “Los hip­pies ti­ra­ban den­tro un col­chón y lis­to. Usa­ban la fur­go­ne­ta por­que era lo úni­co que ha­bía en aque­lla épo­ca que pu­die­ran pa­gar. Hay mu­chas fo­tos de es­te pe­rio­do que han con­tri­bui­do a ven­der la ima­gen ro­mán­ti­ca de que la T1, la fur­go­ne­ta cam­per mí­ti­ca de fa­ros re­don­dos, se fa­bri­ca­ba pa­ra el mo­vi­mien- to hippy, pe­ro ni mu­cho me­nos. An­tes que ellos ya la usa­ban los cam­pis­tas”, reivin­di­ca Fe­rré. Aque­llos pri­me­ros mo­de­los apa­re­cie­ron en la por­ta­da de dis­cos de Bob Dy­lan y tam­bién de los Beach Boys, lo que las re­for­zó co­mo sím­bo­lo de li­ber­tad. Y se di­ce que el crea­dor de Ap­ple, Ste­ve Jobs, tu­vo que des­ha­cer­se de la su­ya a re­ga­ña­dien­tes en los años se­ten­ta pa­ra po­der com­prar­se un ta­ble­ro de cir­cui­tos y aca­bar de mon­tar el pri­mer or­de­na­dor de la com­pa­ñía de la man­za­na. “Las fur­gos más clá­si­cas, co­mo la T1 y la T2, tie­nen ma­gia, en­can­to. Eran un icono con mu­cha per­so­na­li­dad, co­mo te­nía el es­ca­ra­ba­jo. Y sue­len des­per­tar una son­ri­sa en la gen­te cuan­do las ven pa­sar en las au­to­pis­tas o las en­cuen­tran apar­ca­das en al­gún lu­gar. No­so­tros, cuan­do va­mos por la ca­rre­te­ra, nos pi­tan mil ve­ces al día. Su­pon­go que re­sul­ta muy gra­cio­so ver una fur­go na­ran­ja bu­tano, pe­que­ña y redondita, por la au­to­pis­ta”, cuen­ta Lin­da Fa­waz, pro­pie­ta­ria de una Volsk­wa­gen T2. A ella y a su ma­ri­do siem­pre les ha­bía atraí­do ir de cam­ping, via­jar sin pri­sas, sin te­ner que co­rrer pa­ra lle­gar aco­ger un avión. “Siem­pre nos re­pe­tía­mos que aho­rra­ría­mos y nos com­pra­ría­mos una fur­go­ne­ta. Un día, ca­sua­li­da­des de la vi­da, el di­rec­tor de la au­to­es­cue­la en la que en­ton­ces tra­ba­ja­ba me co­men­tó que su hi­jo, sur­fe­ro, se des­ha­cía de una T2 na­ran­ja. La fui­mos a ver y era jus­to la que que­ría­mos no­so­tros, ¡la de Scooby Doo!, una Volks­wa­gen T2 Stan­za. Es­ta­ba com­ple­ta­men­te des­tar­ta­la­da y ya sa­lir del par­king fue to­da una ex­pe­rien­cia. De eso ya han pa­sa­do diez años y des­de en­ton­ces ha si­do nues­tra ca­si­ta con rue­das de vacaciones”, cuen­ta Fa­waz. Ca­da año han in­ver­ti­do un po­co en ella. El mo­tor fue lo pri­me­ro que cam­bia­ron, por­que era de los años se­ten­ta, es­ta­ba muy es­tro­pea­do, y los ha­bía de­ja­do en la es­ta­ca­da en va­rias oca­sio­nes. Lue­go, otra vez cam­bia­ron la ta­pi­ce­ría, que aún era la ori­gi­nal; otra, la pin­ta­ron; otra, ins­ta­la­ron una lo­na. Y así. “Nos per­mi­te sa­lir sin rumbo, co­men­zar a via­jar sin ho­ra­rios apre­ta­dos”, ase­gu­ra Lin­da Fa­waz. “Ca­da vacaciones co­ge­mos la fur­go­ne­ta y va­mos de­ci­dien­do la ru­ta so­bre la mar­cha. Pa­ra­mos en cual­quier lu­gar que nos gus­te. Un año nos fui­mos has­ta Ale­ma­nia por­que se ca­sa­ba mi her­ma­na. Eso sí, an­tes pa­sa­mos por Ita­lia, Fran­cia, Es­lo­ve­nia, Croa­cia y Aus­tria. Di­mos un po­co de vuel­ta”, bro­mea. “Ade­más, co­mo no co­rre a más de 80 km/h, po­de­mos ir vien­do los pai­sa­jes de ver­dad”. Pa­ra mu­chos, uno de los prin­ci­pa­les atrac­ti­vos de es­te vehícu­lo es la po­si­bi­li­dad de per­noc­tar en lu­ga­res muy be­llos. De eso, Jor­di Ven­drell sa­be bas­tan­te. Es afi­cio­na­do a la es­ca­la­da y sue­le ir a los Pi­ri­neos a prac­ti­car­la. Ha­ce dos años y me­dio se com­pró una Mer­ce­des Vi­to de se­gun­da mano. “Hay rin­co­nes muy be­llos en los Pi­ri­neos. En

es­pe­cial, me gus­ta mu­cho un lu­gar en­tre Ca­ta­lun­ya y Ara­gón, en el es­tre­cho del Mon­tsec, que ofre­ce unas vis­tas es­pec­ta­cu­la­res cuan­do se po­ne el sol. Ir­te a dor­mir con esa ima­gen y le­van­tar­te con ella es un lu­jo, una ex­pe­rien­cia muy bo­ni­ta”. An­tes de te­ner la fur­go­ne­ta, a es­ca­lar siem­pre ha­bía ido en co­che, pe­ro eso ha­cía que no pu­die­ra dor­mir cer­ca de la zo­na; o que tu­vie­ra que lle­var una tien­da de cam­pa­ña o ha­cer vi­vac, o ma­dru­gar mu­cho pa­ra lle­gar tem­prano. “Aho­ra no ten­go que preo­cu­par­me de na­da. Sal­go el vier­nes por la no­che, llego a don­de quie­ro, duer­mo allí y, al día si­guien­te, ya es­toy de bue­na ma­ña­na al pie de la pa­red que quie­ro es­ca­lar”. Aun­que las co­sas se es­tán po­nien­do al­go di­fí­ci­les pa­ra se­guir ha­cien­do eso. Los afi­cio­na­dos a las fur­go­ne­tas se que­jan de que en Es­pa­ña, a di­fe­ren­cia de otros paí­ses eu­ro­peos co­mo Ale­ma­nia, Fran­cia, Bél­gi­ca, Ho­lan­da o Es­can­di­na­via, es­tá prohi­bi­do apar­car en la ma­yo­ría de los es­pa­cios na­tu­ra­les y tu­rís­ti­cos, en pla­yas y monta­ñas. “Es uno de los te­mas más de­ba­ti­dos en los fo­ros. En Eu­ro­pa tie­nen lu­ga­res pa­ra au­to­ca­ra­va­nas, con pues­tos de agua, su­mi­de­ros, la­va­bos, por­que sa­ben que ca­da vez hay más tu­ris­mo de es­te ti­po. Aquí, en cam­bio, los si­tios tu­rís­ti­cos, so­bre to­do los cam­pings, coac­cio­nan a los ayun­ta­mien­tos. Nos ven co­mo com­pe­ten­cia. Y los ayun­ta­mien­tos se ve que pien­san que el tu­ris­mo só­lo de­ja di­ne­ro si va a ho­te­les. No­so­tros va­mos al sú­per pa­ra desa­yu­nar y ce­nar, pe­ro a me­dio­día co­me­mos en res­tau­ran­tes y tam­bién gas­ta­mos. Y va­mos a mu­seos y com­pra­mos en la ciu­dad. Aun­que cla­ro, es cier­to que si­gue sa­lien­do mu­cho más ba­ra­to ir en fur­go­ne­ta que el tu­ris­mo clá­si­co de ho­tel y avión. No­so­tros, con 1.000 eu­ros ya te­ne­mos pa­ra to­do un mes. Y se­gu­ra­men­te es­ta es una de las prin­ci­pa­les ra­zo­nes por la que la gen­te aca­ba com­pran­do uno de es­tos vehícu­los”, opi­na Al­bert Fe­rré.

Ju­gan­do al Te­tris Aun­que qui­zás des­de fue­ra pue­dan pa­re­cer in­có­mo­das o de­ma­sia­do pe­que­ñas, lo cier­to es que sor­pren­de ver la can­ti­dad de co­sas que lle­gan a lle­var en es­tos vehícu­los y lo bien equi­pa­dos que es­tán. Hay al­gu­nos que son ver­da­de­ras ca­si­tas, con ca­mas, sa­las de es­tar, la­va­bo, cocina, ca­le­fac­ción, en­chu­fes pa­ra car­gar el or­de­na­dor o el mó­vil, e in­clu­so ducha de agua ca­lien­te. Al fi­nal, to­do de­pen­de de los re­cur­sos eco­nó­mi­cos de ca­da per­so­na y tam­bién de lo ma­ni­tas que sea. Por­que al­gu­nos op­tan por echar sim­ple­men­te un col­chón al sue­lo y dor­mir, co­mo la ma­yo­ría de los surferos, mien­tras que otros se fa­bri­can sus pro- pios mue­bles. Tam­bién exis­te, cla­ro, la po­si­bi­li­dad de com­prar la fur­go­ne­ta mon­ta­da. “Pe­ro así sa­le muy ca­ro –se­ña­la Jor­di Ven­drell–. Un mo­de­lo nue­vo equi­pa­do se te va a los 60.000 eu­ros. Yo en cam­bió pa­gué la mi­tad y me mon­té la ca­ma. Es re­la­ti­va­men­te fá­cil, por­que hay fo­ros en los que la gen­te ex­pli­ca có­mo ha he­cho es­to o aque­llo”. Al­bert Fe­rré es uno de los ma­ni­tas más po­pu­la­res en­tre el mun­di­llo cam­per. Se com­pró su fur­go to­tal­men­te va­cía y, en tres me­ses, de­di­cán­do­le las tar­des, tu­vo lis­ta su ca­sa con rue­das. Tie­ne un blog (Al­ca­sa­bri­cos-al­ca­sa.blogs­pot.com.es), en el que va col­gan­do sus pe­que­ños con­se­jos e ideas pa­ra adap­tar la fur­go­ne­ta. Por ejem­plo, ha­ce un tiem­po ideó una ducha ple­ga­ble, “una es­pe­cie de ca­bi­na, con cre­ma­lle­ra pa­ra du­char­te den­tro de la fur­go. A un fur­go­ne­te­ro de Ca­na­rias se le ocu­rrió pa­sar el lí­qui­do re­fri­ge­ran­te del mo­tor por den­tro del de­pó­si­to de agua con un ser­pen­tín y lis­to, ducha con agua ca­lien­te. He­mos bau­ti­za­do el in­ven­to co­mo ca­len­ta­dor Go­dio, por­que ese es el apo­do de es­te hom­bre en el fo­ro”. El blog lle­va ape­nas un año y po­co y ya cuen­ta con más de 200.000 vi­si­tas de to­do el mun­do Eso sí, por mu­cho que te mon­tes el in­te­rior de la fur­go co­mo te pa­rez­ca, al fi­nal es co­mo aca­bar ju­gan­do al Te­tris. Los fur­go­ne­te­ros son to­do unos es­tra­te­gas del mon­tar y des­mon­tar en ape­nas unos mi­nu­tos. “Si quie­res em­pe­zar a co­ci­nar, qui­tas la ca­ma, la con­vier­tes en asien­to, sa­cas la me­sa que es­tá en el te­cho y ya tie­nes lis­to un co­me­dor pa­ra cua­tro o un es­tu­dio pa­ra tra­ba­jar en nues­tro ca­so”, ex­pli­ca Ma­rià Mi­ño. “La gen­te sue­le sor­pren­der­se cuan­do ve to­do lo que lle­va­mos aquí. Pe­ro es que nues­tra es­ta­bi­li­dad –con­clu­ye Mar­ta Ti­bau– es­tá en una ca­sa con rue­das”.

La pri­me­ra reunión de las cam­per en Ca­ta­lun­ya atra­jo a 80 vehícu­los; en la úl­ti­ma, ca­si 700

Al­bert Fe­rré (en la fo­to, su fur­go­ne­ta) tie­ne un blog don­de ex­pli­ca tru­cos pa­ra adap­tar los vehícu­los

Fur­go­ne­ta de Lin­da Fa­waz, la Volks­wa­gen que po­pu­la­ri­zó la pan­di­lla de Scooby Doo

Ma­rià Mi­ño y Mar­ta Ti­bau pro­si­guen su sin­gla­du­ra, que ya du­ra año y me­dio, por Su­da­mé­ri­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.