FA­SES DE LOS AVI­SOS DE LA EN­FER­ME­DAD

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO -

An­tes de que apa­rez­ca la en­fer­me­dad, el cuer­po pa­sa por un pro­ce­so. En pri­mer lu­gar se pro­du­ce lo que se de­no­mi­na pe­río­do pre­pa­to­gé­ni­co, an­te­rior a que exis­ta nin­gu­na evi­den­cia de­tec­ta­ble de la en­fer­me­dad, se­ña­la Ge­nís Ca­rras­co, mé­di­co y au­tor de en­tre otros li­bros El pa­cien­te in­te­li­gen­te (Se­llo Edi­to­rial). No se diag­nos­ti­ca, no se ve, no hay apa­ren­te­men­te se­ña­les, no hay pis­tas que des­cu­bran y per­mi­tan po­ner so­bre­avi­so de que al­gu­na pa­to­lo­gía es­tá por ve­nir. Que no sea ob­ser­va­ble no sig­ni­fi­ca que no se es­té pro­du­cien­do un da­ño, ex­pli­ca Ca­rras­co. En es­ta pri­me­ra fa­se el da­ño es a ni­vel ce­lu­lar. La si­guien­te fa­se es de­no­mi­na­da pro­dró­mi­co. Apa­re­cen los pri­me­ros sig­nos y sín­to­mas (pró­dro­mos), pe­ro los da­tos aún no son fá­cil­men­te cons­ta­ta­bles. Los sig­nos ya pue­den em­pe­zar a ofre­cer al­gu­nas pis­tas. Los sín­to­mas pue­den ma­ni­fes­tar­se co­mo do­lor por ejem­plo, pe­ro se tra­ta de un da­to sub­je­ti­vo, no me­di­ble ni va­lo­ra­ble por­que só­lo cons­ta lo que ma­ni­fies­ta el pro­pio pa­cien­te, ter­mi­na por acla­rar Ca­rras­co. Pe­ro co­mo re­cuer­da Da­vid Agus, in­ves­ti­ga­dor es­pe­cia­li­za­do en bio­me­di­ci­na del cán­cer y au­tor del li­bro El fin de la en­fer­me­dad (Ed. Ariel), “la me­di­ci­na es el ar­te de la ob­ser­va­ción y la in­ter­pre­ta­ción, dos ha­bi­li­da- des que no se apren­den en nin­gún li­bro”. Es un ar­te pa­ra los mé­di­cos, pe­ro tam­bién el res­to de las per­so­nas pue­den prac­ti­car es­te ar­te y ob­ser­var, aun­que sin caer en la ob­se­sión, ad­vier­ten tam­bién los pro­fe­sio­na­les. Jo­sep Mas­deu re­cuer­da que an­tes de las mo­der­nas téc­ni­cas de diag­nós­ti­co, los pro­fe­sio­na­les de la sa­lud de­bían afi­nar mu­cho la ob­ser­va­ción de cual­quier se­ñal del cuer­po. “Des­de la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na ya se uti­li­za­ban los cin­co sen­ti­dos a con­cien­cia pa­ra de­tec­tar cual­quier tras­torno. Hoy se usa mu­cho me­nos es­te mé­to­do, pe­ro to­do el cuer­po pro­du­ce se­ña­les su­ti­les que a ve­ces pa­san inad­ver­ti­das”. Pa­ra Bel­trán Carrillo hay sín­to­mas que pue­den avi­sar “de una en­fer­me­dad sub­ya­cen­te que ne­ce­si­ta un diag­nós­ti­co y tra­ta­mien­to es­pe­ci­fi­co, pe­ro mu­chas ve­ces no en­con­tra­mos di­cha en­fer­me­dad or­gá­ni­ca fá­cil de tra­tar. Lo que hay es una si­tua­ción de ex­ce­si­vos ra­di­ca­les li­bres que con el tiem­po lle­va­rán a una en­fer­me­dad o a un en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro o ace­le­ra­do”. Carrillo ex­pli­ca que los ra­di­ca­les li­bres son res­tos me­ta­bó­li­cos tó­xi­cos re­sul­ta­do de un pro­ce­so bio­quí­mi­co a ni­vel ce­lu­lar por el que el cuer­po ob­tie­ne ener­gía. Los ra­di­ca­les li­bres “son los res­pon­sa­bles, en gran par­te, de las mu­ta­cio­nes y le­sio­nes del DNA que lle­van a la en­fer­me­dad y la muer­te ce­lu­lar”. Por eso el cuer­po ge­ne­ra en­zi­mas que son las en­car­ga­das de trans­for­mar los ra­di­ca­les li­bres en pro­duc­tos me­nos tó­xi­cos pa­ra el cuer­po. Hay sín­to­mas que ad­vier­ten de es­ta pro­li­fe­ra­ción de ra­di­ca­les li­bres tó­xi­cos an­tes de que se ma­ni­fies­te una en­fer­me­dad en con­cre­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.