OTRAS PAR­TES QUE OB­SER­VAR

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO -

“Nues­tro cuer­po nos avi­sa cuan­do al­go nos pa­sa y de­be­mos apren­der a es­cu­char­lo y dar­le la res­pues­ta a tra­vés de los pro­fe­sio­na­les pa­ra que ac­túen y nos orien­ten y así lle­var una vi­da lo mas na­tu­ral y sa­na po­si­ble”, ex­pli­ca Jo­sep Mas­deu. En cual­quier par­te del cuer­po pue­den apa­re­cer es­tas se­ña­les. En oca­sio­nes pue­den te­ner una im­por­tan­cia re­la­ti­va que re­fle­jan pro­ble­mas nu­tri­cio­na­les u hor­mo­na­les, pe­ro en otras son an­te­ce­den­tes de en­fer­me­da­des gra­ves. A con­ti­nua­ción, Mas­deu rea­li­za unas con­si­de­ra­cio­nes en cuan­to a dis­tin­tas par­tes del cuer­po.

El pe­lo Su as­pec­to na­tu­ral, no el tra­ta­do en se­sio­nes de pe­lu­que­ría, pue­de dar mu­cha in­for­ma­ción vi­tal. A tra­vés de la ca­li­dad, can­ti­dad y co­lor se pue­de lle­gar a sa­ber el gra­do de bie­nes­tar fí­si­co. Las per­so­nas ru­bias son las que más pe­lo tie­nen y las pe­li­rro­jas, las que me­nos. El pe­lo es el se­gun­do te­ji­do del cuer­po que más cre­ce. La caí­da del pe­lo por sí mis­ma no es una se­ñal sin­to­má­ti­ca de al­gún pe­li­gro, pe­ro si se ob­ser­van sig­nos con otros trastornos ca­pi­la­res, se de­be­ría te­ner en cuen­ta y con­sul­tar­lo.

Los ojos Son el se­gun­do ór­gano más com­ple­jo del cuer­po. Des­de la más re­mo­ta an­ti­güe­dad se los con­si­de­ra una po­de­ro­sa fuen­te de mal­dad. De ahí sur­ge la su­pers­ti­ción del mal de ojo. Los ojos trans­mi­ten to­da la ga­ma de emo­cio­nes hu­ma­nas: amor, odio, ale­gría. Pro­por­cio­nan mu­chas se­ña­les, por eso no es de ex­tra­ñar que los pro­fe­sio­na­les de la sa­lud, mi­ren tam­bién los ojos en un re­co­no­ci­mien­to mé­di­co. La cór­nea es el úni­co te­ji­do vi­vo que no con­tie­ne va­sos san­guí­neos. Sín­to­mas do­lo­ro­sos ocu­la­res o cambios sú­bi­tos en la vi­sión o per­sis­ten­tes des­te­llos son mo­ti­vo de con­sul­ta.

El oí­do Su par­te más im­por­tan­te es la for­ma­da por el oí­do in­terno, aun­que su par­te ex­ter­na, la ore­ja, tam­bién es fun­da­men­tal. El ex­ce­so de lim­pie­za pro­du­ce el efec­to con­tra­rio al desea­do, ya que se pro­du­ce más ce­ra. Las se­ña­les de ti­po au­di­ti­vo al­gu­nas ve­ces son di­fí­ci­les de no­tar, pe­ro otras son muy evi­den­tes, co­mo zum­bi­dos, oí­dos ta­pa­dos, ma­reos. Al es­tar in­ter­re­la­cio­na­dos con los otros ór­ga­nos sen­so­ria­les, sue­len ser tra­ta­dos por pro­fe­sio­na­les que tam­bién tra­tan la na­riz y gar­gan­ta.

La bo­ca Es la puer­ta de ac­ce­so pa­ra dis­fru­tar de al­gu­nos pla­ce­res sen­so­ria­les. Los dien­tes, apar­te de mas­ti­car, li­mi­tan el es­pa­cio de la len­gua y ha­cen que es­té en su si­tio. La len­gua tie­ne la mi­sión de mo­ver los ali­men­tos de un la­do a otro pa­ra ser mas­ti­ca­dos, apar­te de la fun­ción que tie­ne en el ha­bla. Nos di­ce mu­chas co­sas so­bre lo que es­tá pa­san­do en el in­te­rior de nues­tro cuer­po. El san­gra­do o mal olor es mo­ti­vo de con­sul­ta con el pro­fe­sio­nal.

El cuer­po Mi­ran­do, es­cu­chan­do, pal­pan­do y olien­do po­de­mos en­con­trar se­ña­les que nos in­di­can, si los ór­ga­nos vi­ta­les fun­cio­nan ade­cua­da­men­te. La postura que man­te­ne­mos, la for­ma del cuer­po, có­mo nos mo­ve­mos y ca­mi­na­mos, son in­di­ca­do­res de nues­tro es­ta­do de sa­lud.

La piel Pro­te­ge del en­torno y es­ta­ble­ce una ba­rre­ra fren­te a las in­fec­cio­nes. Ayu­da a regular la tem­pe­ra­tu­ra del cuer­po y el ade­cua­do equi­li­brio de flui­dos y mi­ne­ra­les. Ade­más, po­see el sen­ti­do del tac­to. Mu­chas se­ña­les del cuer­po se ma­ni­fies­tan en la piel. Las uñas for­man par­te de la piel y su im­por­tan­cia de ca­ra a la per­so­na siem­pre ha si­do más es­té­ti­ca que re­la­cio­na­da con la sa­lud, si bien es­tas re­fle­jan cos­tum­bres en ma­te­ria de ali­men­ta­ción e in­clu­so pue­den pro­por­cio­nar­nos tan­ta in­for­ma­ción co­mo la ten­sión o el pe­so cor­po­ral. De­ben ser cau­sa de con­sul­ta al pro­fe­sio­nal sín­to­mas que im­pli­quen pi­cor, hin­cha­zón, san­gra­do, do­lor o su­pu­ra­ción. Tam­bién de­be te­ner­se en cuen­ta cual­quier cam­bio en el ta­ma­ño, for­ma, textura o co­lor de de­ter­mi­na­das mar­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.