MA­NUAL DE DU­DAS

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO -

¿Por qué se pro­du­ce?

“La me­no­pau­sia se pro­du­ce cuan­do, a pe­sar del es­tí­mu­lo de la hi­pó­fi­sis y del hi­po­tá­la­mo, el ova­rio no res­pon­de y de­ja de ovu­lar y de pro­du­cir pro­ges­te­ro­na y, lue­go, a ve­ces años más tar­de, es­tró­ge­nos. Y cuan­do de­ja de pro­du­cir es­tró­ge­nos en can­ti­dad ele­va­da la mu­jer de­ja de mens­truar”, ex­pli­ca la doc­to­ra Car­me Valls Llo­bet, au­to­ra de Mu­je­res in­vi­si­bles (De­bol­si­llo).

¿A qué edad?

Los gi­ne­có­lo­gos si­túan la edad me­dia de la úl­ti­ma re­gla en los 51,5 años, aun­que con­si­de­ran nor­mal cual­quier me­no­pau­sia en­tre los 45 y los 55. Si se pro­du­ce an­tes de los 45 ha­blan de me­no­pau­sia pre­coz, y ase­gu­ran que en esos ca­sos es im­pres­cin­di­ble la te­ra­pia hor­mo­nal has­ta la edad ha­bi­tual de me­no­pau­sia pa­ra evi­tar otros pro­ble­mas de sa­lud.

¿Me­no­pau­sia o en­ve­je­ci­mien­to?

Al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas, co­mo Car­me Valls, opi­nan que las úni­cas se­cue­las del ce­se de la pro­duc­ción de hor­mo­nas que des­en­ca­de­na la me­no­pau­sia son los so­fo­cos y la se­que­dad de la piel y la va­gi­na. “El res­to de los ma­les que se aso­cian a la me­no­pau­sia en reali­dad tie­nen que ver con el en­ve­je­ci­mien­to, con vi­vir más de cin­cuen­ta años”, ase­gu­ra.

¿Tie­ne ven­ta­jas?

Los es­pe­cia­lis­tas ase­gu­ran que la pér­di­da de la mens­trua­ción tam­bién tie­ne al­gu­nas ven­ta­jas pa­ra las mu­je­res. “Ga­na­mos se­gu­ri­dad, es­ta­bi­li­dad y ar­mo­nía in­ter­na, por­que du­ran­te la eta­pa reproductiva la va­ria­ción hor­mo­nal que acom­pa­ña al ci­clo mens­trual nos ha­ce

li­ge­ra­men­te ines­ta­bles”, ase­gu­ra la doc­to­ra Valls. Pa­ra mu­chas sig­ni­fi­ca tam­bién de­jar de te­ner anemia por los san­gra­dos men­sua­les o dis­fru­tar de unas re­la­cio­nes se­xua­les más sa­tis­fac­to­rias por­que des­apa­re­ce el ries­go de em­ba­ra­zo. “Hay ven­ta­jas emo­cio­na­les y psi­co­ló­gi­cas, por­que es una épo­ca de la vi­da en que la mu­jer ya tie­ne ma­du­rez la­bo­ral, per­so­nal, de pa­re­ja, y pue­de de­di­car­se más a cui­dar de ella”, opi­na Mag­da Du­rán.

¿Con­vie­ne to­mar cal­cio y so­ja an­tes?

Los mé­di­cos con­sul­ta­dos ase­gu­ran que los efec­tos de la me­no­pau­sia van aso­cia­dos a la caí­da de los ni­ve­les de es­tró­ge­nos y con­si­de­ran, en ge­ne­ral, que no sir­ve de na­da to­mar cal­cio, so­ja o hi­dra­tar­se la va­gi­na con ca­rác­ter pre­ven­ti­vo, pues mien­tras se tie­ne la re­gla el efec­to de las hor­mo­nas es muy su­pe­rior. Co­mo pre­ven­ción sí que acon­se­jan de­jar há­bi­tos tó­xi­cos –ta­ba­co, al­cohol o ca­fé, en­tre otros–, lle­var una die­ta me­di­te­rrá­nea equi­li­bra­da y, so­bre to­do, ha­cer ejer­ci­cio.

¿Fun­cio­nan las te­ra­pias na­tu­ra­les?

Los gi­ne­có­lo­gos re­co­no­cen la efi­ca­cia de los fi­toes­tró­ge­nos –es­tró­ge­nos pro­ce­den­tes de las plan­tas– pa­ra ali­viar los sín­to­mas le­ves o mo­de­ra­dos re­la­cio­na­dos con la me­no­pau­sia. Ad­vier­ten, eso sí, que pa­ra ser efec­ti­vos han de to­mar­se en con­cen­tra­cio­nes ele­va­das, de mo­do que no bas­ta con co­mer de­ter­mi­na­dos ali­men­tos sino que ha­cen fal­ta pre­pa­ra­dos far­ma­co­ló­gi­cos que ga­ran­ti­cen las can­ti­da­des su­fi­cien­tes de iso­fla­vo­nas o de otros com­pues­tos be­ne­fi­cio­sos. “Se­gún al­gu­nos es­tu­dios, pa­ra que sean efec­ti­vos es­tos pro­duc­tos de­ben con­te­ner un mí­ni­mo de 15 mi­li­gra­mos de ge­nis­teí­na, al mar­gen de las iso­fla­vo­nas, de las que se re­co­mien­dan en­tre 40 y 80 mi­li­gra­mos dia­rios”, ejem­pli­fi­ca Mag­da Du­rán. Y aun­que las más po­pu­la­res son las iso­fla­vo­nas de so­ja, hay otros pro­duc­tos que tam­bién ayu­dan en sín­to­mas de la me­no­pau­sia, co­mo la Ci­mi­ci­fu­ga ra­se­mo­sa, ex­trac­tos de po­len, lig­na­nos, fi­toes­tró­ge­nos com­bi­na­dos con mag­no­lia, co­lá­geno…

¿Es pe­li­gro­sa la te­ra­pia hor­mo­nal?

Cuan­do los sín­to­mas de la me­no­pau­sia son mo­de­ra­dos o fuer­tes y afec­tan a la ca­li­dad de vi­da lo más efec­ti­vo es el tra­ta­mien­to hor­mo­nal. No obs­tan­te, du­ran­te años ha exis­ti­do mu­cha con­tro­ver­sia so­bre sus efec­tos se­cun­da­rios por­que al­gu­nos es­tu­dios es­ta­dou­ni­den­ses vin­cu­la­ron la te­ra­pia hor­mo­nal a un ma­yor ries­go de en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res y de cán­cer de ma­ma. Los gi­ne­có­lo­gos ase­gu­ran que in­ves­ti­ga­cio­nes más re­cien­tes han de­mos­tra­do que si se tie­nen en cuen­ta los ries­gos de sa­lud de ca­da pa­cien­te, se ajus­tan las do­sis y no se pro­lon­ga el tra­ta­mien­to, los be­ne­fi­cios su­pe­ran a los ries­gos. Y re­mar­can que cuan­do los es­tró­ge­nos se apli­can de for­ma lo­cal, por ejem­plo pa­ra tra­tar la atro­fia va­gi­nal, no tie­nen efec­tos pa­ra el res­to del cuer­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.