LA CHU­PA DE MA­RIO VA­QUE­RI­ZO

Su ca­za­do­ra tie­ne tan­tos años co­mo su re­la­ción con Alas­ka. Se la re­ga­ló la can­tan­te en la épo­ca de los Pe­ga­moi­des

La Vanguardia - ES - - CREAR - Tex­to Mar­ga­ri­ta Puig Fo­tos Xa­vier Gó­mez

Ma­rio Va­que­ri­zo es can­tan­te, aun­que ape­nas can­ta. No es ac­tor, pe­ro en los úl­ti­mos años la au­to­in­ter­pre­ta­ción de sí mis­mo en un su­rrea­lis­ta ejer­ci­cio de te­le­rrea­li­dad le ha da­do un bru­tal ti­rón me­diá­ti­co. Y es mo­reno, mo­re­ní­si­mo (eso sí, te­ñi­do) aun­que li­de­re Las Nancys Ru­bias. Es, en de­fi­ni­ti­va, un per­so­na­je sor­pren­den­te. Ca­paz de echar al tras­te cual­quier idea pre­con­ce­bi­da, au­to­pro­cla­ma­do bi­se­xual, has­ta ha­ce na­da era po­co más que el ma­ri­do de Ol­vi­do Ga­ra, Alas­ka. Pe­ro por mé­ri­tos pro­pios el tam­bién pro­mo­tor y re­pre­sen­tan­te, que en su día lle­vó las rien­das del ta­len­to de Fan­go­ria (por su­pues­to), pe­ro tam­bién de Dover y Mer­che Su­pe­res­tar, ade­más de las ac­tri­ces El­sa Pa­ta­ki y Leo­nor Watling, ha aban­do­na­do su eterno pa­pel de se­cun­da­rio. Sa­be que fue a raíz del éxi­to de la te­le­rrea­li­dad Alas­ka y Ma­rio de MTV Es­pa­ña (don­de in­clu­so se ca­só en Es­pa­ña con Alas­ka pa­ra for­ma­li­zar una re­la­ción que se­lla­ron ha­ce 12 años en Las Ve­gas) cuan­do eclip­só a la lí­der de Fan­go­ria. Des­de en­ton­ces, su po­lié­dri­ca po­pu­la­ri­dad no ha he­cho más que cre­cer. Pa­re­ce em­pe­ci­na­do en dar una ima­gen de lo con­tra­rio, pe­ro es­ta­mos an­te un per­so­na­je que me­di­ta ca­da uno de sus pa­sos. Más allá de sus shows inago­ta­bles, sus des­pis­tes, su es­ti­lo inex­pli­ca­ble, sus ex­tra­va­gan­cias, y mon­ta­jes co­mo las bur­ger­par­ties que fue ca­paz de ex­hi­bir en te­le­vi­sión, es ca­paz de con­tro­lar pa­ra ha­cer cre­cer su cuen­ta y su fa­ma. “Aho­ra hay que apro­ve­char”, cuen­ta un Va­que­ri­zo que ha­ce siem­pre lo que quie­re y que dis­fru­ta cuan­do le re­cla­man pa­ra otra de sus fa­ce­tas crea­ti­vas. “Ten­go mu­chos fans –ex­pli­ca–, y ca­da vez más me re­cla­man co­mo dj”. Le va bien. Y no se que­ja. Ade­más es agra­de­ci­do y tan cer­cano co­mo la fa­ma le per­mi­te. Co­mo pre­mio, en ju­nio se co­ló en ca­be­za de los vi­ra­les de You­Tu­be con Me en­can­ta, su úl­ti­mo vi­deo­clip, que tu­vo me­dio mi­llón de re­pro­duc­cio­nes. “Un ho­me­na­je a La na­ran­ja me­cá­ni­ca y di­ri­gi­do na­da me­nos que por Ale­jan­dro Ame­ná­bar”. Eso se tie­ne que no­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.