Amor­ti­guar la me­no­pau­sia

Me­no­pau­sia de efec­tos con­tro­la­dos Los efec­tos bio­ló­gi­cos del ce­se de la mens­trua­ción no han cam­bia­do des­de los tiem­pos de nues­tras abue­las. Pe­ro sí el co­no­ci­mien­to so­bre ellos y sus tra­ta­mien­tos. Pa­ra la ma­yo­ría de las mu­je­res, cam­biar al­gu­nos há­bi­tos pu

La Vanguardia - ES - - PORTADA - Tex­to Mayte Rius

A me­nu­do se em­plea la ex­pre­sión “es­tás me­no­páu­si­ca” co­mo re­pro­che o co­mo in­sul­to. Pe­ro me­no­páu­si­cas son hoy más de nue­ve mi­llo­nes de mu­je­res en Es­pa­ña y esa con­di­ción es el es­ta­do fi­sio­ló­gi­co nor­mal de la mu­jer du­ran­te más de un ter­cio de su vi­da: acon­te­ce so­bre los 51 años y la es­pe­ran­za de vi­da su­pera los 85. Se­gún los gi­ne­có­lo­gos, ca­si una cuar­ta par­te de las mu­je­res vi­ve es­ta eta­pa vi­tal sin nin­gún sín­to­ma, y de las que sí no­tan los efec­tos de la me­no­pau­sia, só­lo un ter­cio tie­ne repercusiones tan acu­sa­das que al­te­ran su ca­li­dad de vi­da. Los gi­ne­có­lo­gos ase­gu­ran que en­tre los sín­to­mas que más preo­cu­pan o mo­les­tan a las mu­je­res fi­gu­ran la ga­nan­cia de pe­so, los so­fo­cos, la su­do­ra­ción noc­tur­na y el in­som­nio, o la se­que­dad va­gi­nal. Pe­ro en­fa­ti­zan que hay otros efec­tos de­ri­va­dos de la pér­di­da de es­tró­ge­nos que igual no sien­ten ini­cial­men­te pe­ro que tie­nen repercusiones gra­ves en el or­ga­nis­mo a me­dio o lar­go pla­zo, co­mo la des­apa­ri­ción de la pro­tec­ción hor­mo­nal an­te las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, la pér­di­da de ma­sa ósea y los cambios en la piel y las mu­co­sas, que pue­den de­ri­var en atro­fia va­gi­nal. Lo im­por­tan­te, ex­pli­can, es que las mu­je­res co­noz­can bien qué hay de cier­to y qué de mi­to o ta­bú en mu­chos de es­tos ma­les que se atri­bu­yen a la me­no­pau­sia y adopten las me­di­das opor­tu­nas, por­que bas­tan al­gu­nos cambios de há­bi­tos –ha­cer ejer­ci­cio, no fu­mar, no to­mar al­cohol ni ca­fé o ajus­tar la die­ta dia­ria– pa­ra eli­mi­nar o al me­nos mi­ni­mi­zar mu­chos de ellos, y otros tie­nen tra­ta­mien­tos sen­ci­llos, se­gu­ros y efec­ti­vos. El pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la pa­ra el Es­tu­dio de la Me­no­pau­sia (AEEM), Ra­fael Sán­chez Bo­rre­go, ase­gu­ra que los há­bi­tos y la for­ma de vi­da son fun­da­men­ta­les por­que se ha com­pro­ba­do que hay as­pec­tos cul­tu­ra­les que in­flu­yen en la sin­to­ma­to­lo­gía de la me­no­pau­sia y mu­je­res de di­fe­ren­tes cul­tu­ras tie­nen una me­no­pau­sia di­fe­ren­te. “En ja­po­nés no exis­te la pa­la­bra so­fo­ca­ción co­mo sín­to­ma de la me­no­pau­sia”, ejem­pli­fi­ca Mag­da Du­rán, res­pon­sa­ble del área de me­no­pau­sia del hos­pi­tal Clí­nic de Bar­ce­lo­na y au­to­ra de Me­no­pau­sia ¡na­tu­ral­men­te! (Le­xus). Am­bos es­pe­cia­lis­tas coin­ci­den en que, en nues­tra cul­tu­ra, la me­jor for­ma de pre­ve­nir y afron­tar los efec­tos de la me­no­pau­sia es lle­gar a ese mo­men­to sin há­bi­tos tó­xi­cos co­mo fu­mar, be­ber o in­ge­rir ca­fé, ha­cien­do ejer­ci­cio y con una die­ta que evi­te el so­bre­pe­so. Sán­chez Bo­rre­go pro­pug­na “el pro­gra­ma per­so­nal de los 51” años, que es la edad en la que más de la mi­tad de las mu­je­res tie­nen la úl­ti­ma re­gla. “Las mu­je­res de­be­rían apro­ve­char ese mo­men­to pa­ra ha­blar con el mé­di­co con que más re­la­ción ten­gan –mé­di­co de ca­be­ce­ra, gi­ne­có­lo­go u otro es­pe­cia­lis­ta– y es­ta­ble­cer un pro­gra­ma per­so­nal de sa­lud en fun­ción de sus an­te­ce­den­tes fa­mi­lia­res de cán­cer, os­teo­po­ro­sis u en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res y de sus há­bi­tos co­ti­dia­nos pa­ra afron­tar en me­jo­res con­di­cio­nes las do­len­cias que le pue­dan aque­jar tras la me­no­pau­sia”, ex­pli­ca. Tam­bién la doc­to­ra Du­rán acon­se­ja to­mar con­cien­cia de los ries­gos con que ca­da mu­jer afron­ta es­ta eta­pa vi­tal, y pa­ra ello con­si­de­ra im­por­tan­te que se ha­gan una den­si­to­me­tría al al­can­zar la me­no­pau­sia –un año sin re­gla– que per­mi­ta com­pro­bar con qué ma­sa ósea lle­gan, y tam­bién un aná­li­sis de sus ni­ve­les de ti­roi­des pa­ra ob­ser­var si hay al­te­ra­cio­nes. Pe­ro no son es­tas las úni­cas he­rra­mien­tas que per­mi­ten a las mu­je­res con­tro­lar los efec­tos de la me­no­pau­sia. Los gi­ne­có­lo­gos pro­po­nen otros mu­chos con­se­jos y te­ra­pias pa­ra afron­tar los prin­ci­pa­les sín­to­mas. Au­men­to de pe­so No to­dos los gi­ne­có­lo­gos ad­mi­ten que la re­ti­ra­da del pe­rio­do pro­vo­que un au­men­to de pe­so, pe­ro sí re­co­no­cen que con­lle­va un cam­bio en la dis­tri­bu­ción de la gra­sa en el cuer­po de la mu­jer. “Hay es­tu­dios que con­fir­man que no cre­ce la adi­po­si­dad por la caí­da de es­tró­ge­nos pe­ro sí que la gra­sa des­apa­re­ce de mus­los y glú­teos y se de­po­si­ta más en el ab­do­men, y eso tie­ne una im­por­tan­te re­per­cu­sión en las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res”, afir­ma el pre­si­den­te de la AEEM. Otros es­pe­cia­lis­tas, co­mo Begoña Olar­te­co­echea, gi­ne­có­lo­ga de la clí­ni­ca Uni­ver­si­ta­ria de Na­va­rra, y San­tia­go Pa­la­cios, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Pa­la­cios de Sa­lud y Me­di­ci­na de la Mu­jer, sí asu­men que co­mien­do lo mis­mo y mo­vién­do­se igual, las mu­je­res engordan cuan­do lle­gan a la me­no­pau­sia, por lo que acon­se­jan ser más ri­gu­ro­sos de lo ha­bi­tual con la die­ta y el ejer­ci­cio fí­si­co. “Se­gún al­gu­nos es­tu­dios ame­ri­ca­nos se ga­nan unos cin­co ki­los du­ran­te la pos­me­no­pau­sia, de mo­do que lo ideal se­ría lle­gar

EL EJER­CI­CIO ALI­VIA MU­CHOS SÍN­TO­MAS DE LA ME­NO­PAU­SIA CON­VIE­NE CO­NO­CER CON QUÉ MA­SA ÓSEA SE AL­CAN­ZA ES­TA ETA­PA

a la úl­ti­ma re­gla con cin­co ki­los me­nos del pe­so ha­bi­tual o con­tro­lar la ali­men­ta­ción y ha­cer más ejer­ci­cio”, co­men­ta Pa­la­cios. So­fo­cos y su­do­ra­ción Pa­ra mu­chas mu­je­res uno de los sín­to­mas más mo­les­tos del ce­se de la re­gla son los so­fo­cos –olea­das de ca­lor y an­sie­dad pro­vo­ca­das por un au­men­to del flu­jo san­guí­neo en la piel del cue­llo, ca­ra y tó­rax–, que se re­pi­ten va­rias ve­ces du­ran­te el día y que re­sul­tan muy mo­les­tas por la no­che por­que se acom­pa­ñan de su­do­ra­ción, in­te­rrum­pen el sue­ño y di­fi­cul­tan el vol­ver a dor­mir­se. Es­tán di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­dos con la caí­da de los ni­ve­les de es­tró­ge­nos, y lo nor­mal es que es­tos sín­to­mas des­apa­rez­can des­pués de dos o tres años sin re­gla. Los gi­ne­có­lo­gos ase­gu­ran que pa­ra la ma­yo­ría de las mu­je­res se tra­ta de una mo­les­tia to­le­ra­ble que se re­du­ce con la prác­ti­ca de ejer­ci­cio y que tam­bién me­jo­ra o des­apa­re­ce con tra­ta­mien­tos na­tu­ra­les de fi­toes­tró­ge­nos, co­mo la po­pu­lar so­ja. “Cuan­do los sín­to­mas son le­ves o mo­de­ra­dos se re­co­mien­dan tra­ta­mien­tos na­tu­ra­les, tan­to de iso­fla­vo­nas de so­ja co­mo de otras plan­tas co­mo Ci­mi­ci­fu­ga ra­se­mo­sa o ex­trac­tos de po­len”, apun­ta Mag­da Du­rán. Pe­ro tam­bién ad­vier­te que no se tra­ta de in­ge­rir so­ja en la die­ta, sino que ha­cen fal­ta de­ter­mi­na­das can­ti­da­des pa­ra que es­tos pro­duc­tos sean efec­ti­vos y eso só­lo se con­si­gue con los con­cen­tra­dos de far­ma­cia. “Es po­si­ble que la mu­je­res orientales no ten­gan so­fo­cos por­que to­man so­ja des­de ni­ñas, in­clu­so cuan­do es­tán en el vien­tre de su ma­dre, o pue­de que sea por ras­gos aso­cia­dos a la et­nia, pe­ro pa­ra no­so­tras no es su­fi­cien­te con in­cluir la so­ja en nues­tra die­ta a los 40 o 50, y por eso lo me­jor es re­cu­rrir a los con­cen­tra­dos cuan­do ha­ga fal­ta”, coin­ci­de Oar­te­co­echea. Y si los sín­to­mas son fuer­tes y afec­tan a la ca­li­dad de vi­da de la mu­jer, el con­se­jo de to­dos los es­pe­cia­lis­tas con­sul­ta­dos es re­cu­rrir al tra­ta­mien­to hor­mo­nal con es­tró­ge­nos. “Se ha de­mo­ni­za­do la te­ra­pia hor­mo­nal sus­ti­tu­ti­va por­que un es­tu­dio es­ta­dou­ni­den­se aso­ció los tra­ta­mien­tos con es­tró­ge­nos a más ries­go car­dio­vas­cu­lar y de cán­cer de ma­ma, pe­ro el año pa­sa­do to­das las so­cie­da­des mé­di­cas im­pli­ca­das con­sen­sua­mos un do­cu­men­to ex­pli­can­do que, bien uti­li­za­da en cuan­to a tiem­po y do­sis, los be­ne­fi­cios de es­ta te­ra­pia su­pe­ran con cre­ces cual­quier po­si­ble ries­go”, di­ce el pre­si­den­te de la AEEM. In­som­nio e irri­ta­bi­li­dad Los pro­ble­mas pa­ra dor­mir y las al­te­ra­cio­nes de áni­mo se atri­bu­yen al pa­pel de los es­tró­ge­nos en el sis­te­ma ner­vio­so cen­tral y en la sen­sa­ción de bie­nes­tar. No obs­tan­te, la ma­yo­ría de los gi­ne­có­lo­gos ase­gu­ra que es­tos pro­ble­mas sue­len es­tar muy vin­cu­la­dos a los so­fo­cos. “Si una mu­jer tie­ne sín­to­mas muy acu­sa­dos y se des­pier­ta por las no­ches por las olea­das de ca­lor tam­bién es­tá can­sa­da, de­pri­mi­da, irri­ta­ble”, por­que aun­que no ha­ya dor­mi­do ha de se­guir con su vi­da la­bo­ral, fa­mi­liar y per­so­nal un día y otro, co­men­ta Du­rán. Y apun­ta que en esos ca­sos se pue­de re­cu­rrir al tra­ta­mien­to hor­mo­nal sus­ti­tu­ti­vo du­ran­te un má­xi­mo de cin­co años. La doc­to­ra Olar­te­co­echea in­di­ca que a ve­ces los pro­ble­mas pa­ra dor­mir tam­bién es­tán re­la­cio­na­dos con el cam­bio del rit­mo uri­na­rio, y re­cuer­da que la prác­ti­ca regular de ejer­ci­cio tam­bién sir­ve pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad del sue­ño. Pér­di­da de ma­sa ósea La fal­ta de es­tró­ge­nos com­por­ta una dis­mi­nu­ción de la ma­sa ósea –en­tre el 5% y el 7%, se­gún el doc­tor Pa­la­cios– fun­da­men­tal­men­te du­ran­te los cin­co pri­me­ros años tras la me­no­pau­sia. Por eso la res­pon­sa­ble del área de me­no­pau­sia del hos­pi­tal Clí­nic con­si­de­ra im­por­tan­te so­li­ci­tar una den­si­to­me­tría ósea al lle­gar a la me­no­pau­sia pa­ra que ca­da mu­jer se­pa con qué ma­sa ósea cuen­ta. “Si des­de pe­que­ña, en la ado­les­cen­cia y du­ran­te to­da tu vi­da has to­ma­do una die­ta ri­ca en cal­cio, has he­cho ejer­ci­cio y has to­ma­do el sol con mo­de­ra­ción, eso se re­fle­ja­rá en tu ma­sa ósea, y cuan­to ma­yor sea la ma­sa ósea con que lle­gas a la me­no­pau­sia, me­nos da­ños te pro­vo­ca­rá la pér­di­da de­ri­va­da de la caí­da de es­tró­ge­nos”, de­ta­lla. Sán­chez Bo­rre­go sub­ra­ya que se ha de­mos­tra­do que el con­su­mo de ca­fé y de ta­ba­co tie­nen una re­per­cu­sión di­rec­ta en la os­teo­po­ro­sis, del mis­mo mo­do que se sa­be que el apor­te de cal­cio y ha­cer ejer­ci­cio de for­ma regular la pre­vie­nen. “Ca­da vez que el múscu­lo se con­trae y ti­ra del hue­so es­te se es­ti­mu­la y for­ma más hue­so; así que ca­mi­nar o tro­tar es obli­ga­to­rio” pa­ra evi­tar la os­teo­po­ro­sis, in­di­ca Pa­la­cios, que tam­bién acon­se­ja in­cluir en la die­ta dia­ria dos yo­gu­res des­na­ta­dos a par­tir de los 40 años. Olar­te­co­echea en­fa­ti­za que la pér­di­da de

ma­sa ósea es si­len­cio­sa, no da sín­to­mas, pe­ro de­bi­li­ta el hue­so y au­men­ta el ries­go de ro­tu­ras de ca­de­ra, mu­ñe­cas y vér­te­bras. “Es­to a los 60 no tie­ne tan­ta im­por­tan­cia, pe­ro aho­ra que vi­vi­mos 80 y 90 años es re­le­van­te, por­que una ro­tu­ra a esas eda­des dis­mi­nu­ye mu­cho la es­pe­ran­za de vi­da”, re­la­ta. Coin­ci­de en que la me­jor te­ra­pia es el ejer­ci­cio, pe­ro re­mar­ca que ha de ser un ejer­ci­cio que im­pac­te en el hue­so, de mo­do que pa­ra es­ta fi­na­li­dad no sir­ve la natación ni la gim­na­sia en el agua “por­que al flo­tar el hue­so no ha­ce es­fuer­zo”. Y re­cuer­da que pa­ra ab­sor­ber bien el cal­cio tam­bién ha­ce fal­ta vi­ta­mi­na D, por lo que con­vie­ne ase­gu­rar­se una pe­que­ña ex­po­si­ción al sol. “Ca­mi­nar 40 mi­nu­tos al ai­re li­bre es más que su­fi­cien­te sal­vo si hay pa­to­lo­gía”, in­di­ca. Ries­gos car­dio­vas­cu­la­res Los gi­ne­có­lo­gos ad­vier­ten que, a par­tir de la me­no­pau­sia, la mu­jer tie­ne más ries­go que los hom­bres de su­frir un in­far­to u otras en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res. “Au­men­ta la ten­sión ar­te­rial en ge­ne­ral, cam­bia el per­fil li­pí­di­co por­que au­men­ta el co­les­te­rol ma­lo y dis­mi­nu­ye el bueno, lo que ele­va el ries­go de ate­ros­cle­ro­sis”, aler­ta Olar­te­co­echea. Y los cambios en la dis­tri­bu­ción de la gra­sa, que se acu­mu­la más en el ab­do­men, tam­bién in­ci­den en el ma­yor ries­go de en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res. Tam­bién en es­te ca­so la re­ce­ta de los es­pe­cia­lis­tas es cui­dar la die­ta, en es­pe­cial la in­ges­ta de gra­sas, y prac­ti­car ejer­ci­cio. Sa­lud va­gi­nal Otra de las con­se­cuen­cias de los cambios hor­mo­na­les de la me­no­pau­sia es una ma­yor se­que­dad de la piel y de las mu­co­sas, en es­pe­cial de la va­gi­na. “La atro­fia va­gi­nal es un sín­to­ma que nos ex­pli­can un 30% de las mu­je­res me­no­páu­si­cas, y tie­ne una gran co­rre­la­ción con el ta­ba­co y con la au­sen­cia de re­la­cio­nes se­xua­les, de mo­do que si la mu­jer no fu­ma y tie­ne re­la­cio­nes me­jo­ra”, ex­pli­ca San­tia­go Pa­la­cios. Los gi­ne­có­lo­gos sub­ra­yan que igual que con la edad las mu­je­res cui­dan la piel de la ca­ra ca­da día, de­be­rían acos­tum­brar­se a hi­dra­tar tam­bién la de la va­gi­na. La doc­to­ra Du­rán ex­pli­ca que los es­tró­ge­nos in­ter­vie­nen en la lu­bri­ca­ción de la va­gi­na, y al caer los ni­ve­les de es­ta hor­mo­na la mu­co­sa se se­ca, las re­la­cio­nes se­xua­les re­sul­tan mo­les­tas, dis­mi­nu­ye la lí­bi­do y se es­pa­cian las re­la­cio­nes se­xua­les, lo que ade­más de re­du­cir la ca­li­dad de vi­da agra­va el pro­ble­ma de la atro­fia va­gi­nal. Por otra par­te, ad­vier­te que en mu­chos ca­sos esa se­que­dad aca­ba pro­vo­can­do in­fec­cio­nes de ori­na de re­pe­ti­ción. Pa­ra evi­tar to­dos es­tos ma­les, los es­pe­cia­lis­tas acon­se­jan uti­li­zar lu­bri­can­tes o aceites co­mo el de Pom­pe­ya pa­ra las re­la­cio­nes se­xua­les e hi­dra­tan­tes in­tra­va­gi­na­les dos ve­ces a la se­ma­na, aun­que en oca­sio­nes tam­bién re­ce­tan cre­mas u óvu­los de es­tró­ge­nos.

R KRIS­TOF­FER­SEN

RE­ZA ESTAKHRIAN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.